1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Mentidero

Operación Triunfo, la juventud que viene

@PabloMM 20/10/2018

<p>María y Miki interpretando 'Quédate en Madrid', de Mecano, en la gala de 'OT 2018'.</p>

María y Miki interpretando 'Quédate en Madrid', de Mecano, en la gala de 'OT 2018'.

Operación Triunfo Oficial

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si quieres contribuir a nuestra libertad y nuestra salud, dona aquí:

Los primeros recuerdos de mi infancia están escritos con las letras de Mecano. Mi padre era un acérrimo seguidor del grupo y sus canciones se escuchaban a todas horas desde cualquier rincón de aquel piso de orgullosa clase obrera. Salvo honrosas y flamencas excepciones no compartíamos gustos musicales, pero a día de hoy sigo escuchando los gorgoritos de Ana Torroja porque su voz es uno de los recuerdos más nítidos de la memoria extinta de mi viejo.

Tengo 34 años, pero ya pinto canas, en el pelo y en los oídos. Lo viejo me deja un cálido regusto añejo y lo nuevo me sabe raro. Para mi madre sigo siendo un chaval y para mis sobrinos soy un pollavieja. Los años pesan diferente según la balanza con los que se midan y aunque la juventud son apenas unos cuantos gramos de inocencia, vienen cargados con la frescura de los nuevos tiempos, un peso pluma capaz de tumbar de un derechazo al boxeador más experimentado. 

Estos días, Mecano ha vuelto a ser noticia debido a una polémica surgida en Operación Triunfo. Resulta que a dos chavales que participan en el concurso les ha sonado raro la palabra "mariconez", que se escucha en la canción 'Quédate en Madrid', uno de los éxitos más recordados de la banda madrileña: “Siempre los cariñitos me han resultado una mariconez y ahora hablo contigo en diminutivo con nombres de pastel”. 

El lenguaje casi nunca es inocuo, siempre tienen una carga ideológica con la que se pretende transmitir un mensaje, pero a la hora de realizar un análisis hay que tener en cuenta dos factores de especial relevancia; el emisor y el tiempo. Mecano son los autores de 'Mujer contra Mujer', una canción que se convertiría en un himno para la normalización de las relaciones lésbicas, y el tema de marras, 'Quédate en Madrid', salió al mercado en 1988, cuando estaba socialmente aceptado relacionar a la homosexualidad, especialmente la masculina, con debilidad y falta de hombría. 

Estoy seguro de que José María Cano, autor de la letra, no tenía intención de deslizar mensaje homófobo alguno, pero si bien todos somos prisioneros de nuestros pasado también tenemos la oportunidad de reflexionar, más aún si con ello contribuimos a empoderar discursos más acordes con el presente. De no hacerlo, se corre el riesgo de convertirse en una antigualla, un costoso jarrón chino, como decía Felipe González, que nadie sabe dónde colocar por miedo a que se parta en mil pedazos.

De milenaria artesanía asiática ha sido la reacción de dos de los componentes del grupo. Ana Torroja escribía en Twitter: “Yo no he autorizado a nadie cambiar la letra de una canción que sigo cantando hoy en día. No estoy de acuerdo en cambiarla y no soy quien para hacerlo”, y José María Cano, ahora reconvertido en pintor de renombre, trasladaba un mensaje similar; se negaba a la petición de los concursantes, que solicitaron cambiar el término “mariconez” por uno más aséptico e inofensivo. 

A la polémica se han sumado otros personajes con una fuerte presencia en las redes sociales, como Nega, rapero de Los Chikos del Maíz y Riot Propaganda, que decía: “He escrito unas cuantas barbaridades y cuando una letra es una mierda tienes dos opciones: reconocer que es una mierda y asumir que los tiempos y las sociedades cambian (y que todo el mundo se equivoca). O encabronarte y no bajarte del burro como Ana Torroja” o Diostuitero que, por contra, opinaba “1968: Sexo, drogas y rock and roll. 2018: Cámbiame esta palabra de la letra de Mecano”. De un lado, los que piensan que es necesario rectificar para contribuir a borrar el estigma de colectivos tradicionalmente discriminados, y del otro, los que creen que el policorrectismo nos ha transformado en una sociedad anodina donde hasta la mayor de las nimiedades se convierte en motivo de ofensa y escarnio. Y ambos tienen parte de razón. 

Evolucionar, siempre que sea para dar un paso hacia delante, no significa renegar del pasado. Los artistas son los escribanos de su tiempo, del momento y el instante que les ha tocado vivir, y su obra, por tanto, una imagen fija que con el paso de los años puede quedar caduca. Pero también es cierto que estamos educando a las nuevas generaciones en una fantasía artificial con la que se darán de bruces cuando alcancen la madurez. Una sociedad igualitaria no se mide por el nivel de ofensa que tengan sus ciudadanos sino por la capacidad para transformar todo aquello que realmente nos impide avanzar como colectivo, sin perder el tiempo en las medianías y en los cepos de las luchas identitarias que el capitalismo deja ocultos en el camino. 

Pueden parecer dos visiones opuestas, pero siempre hay una tercera vía que transita en la frontera de las posturas antagónicas, encarnada en esta historia por Noemí Galera, directora de la academia de Operación Triunfo. Galera le comunicó a los chicos la negativa de José María Cano a modificar la letra de la canción: “Llevo 30 años escuchando esta canción y tengo el mariconez implantado en mi disco duro y nunca me había planteado que podía ser ofensivo, porque no está escrito con esa intención, pero me hace replantearme que las letras, con el paso del tiempo, pueden tener otro significado. Yo voy a seguir cantando mariconez porque lo tengo asumido, pero me gusta ver que chicos de 20 años me hacen cuestionarme cosas y yo os quiero dar las gracias por eso, porque no os calláis y yo es la juventud que quiero que mis hijos tengan como referentes”. 

Tengo 34 años, pero ya pinto canas, en la cabeza y en los oídos. Yo también seguiré cantando mariconez, es una parte de mi infancia y del recuerdo de mi padre, pero celebro que los más jóvenes, los que se encargarán de construir el relato de los días venideros, lo hagan con conciencia crítica y sentido de la justicia, aunque de vez en cuando se pierdan en los impulsos tan propios de la edad. 

No sigo Operación Triunfo, el sabor que desprenden me resulta, en ocasiones, excesivamente azucarado, y quizá estamos cargando demasiada responsabilidad sobre unos hombros que no están preparados para soportar tanto peso. “Las causas están bien elegidas pero nos estamos equivocando con los referentes”, decía Bob Pop, subdirector de Late Motiv, en referencia a este tema. 

La lucha contra la discriminación es una batalla necesaria que tenemos que seguir librando cada día, pero ni Mecano es el paradigma de la homofobia ni unos chavales de un concurso de talentos son el estilete más adecuado para marchar a la guerra. 

Puede que ellos sean la generación de los “ofendiditos”, pero nosotros somos la que heredó a Serrat y a Lluís Llach, crecimos con Extremoduro, La Polla Records o Nacho Vegas y sin embargo hemos dejado como legado los romanticidios de Alejandro Sanz. 

Los jóvenes tienen el derecho biológico de quejarse, contra todo y contra todos, y en un horizonte donde ya se vislumbran a los Bolsonaro, Le Pen, Rivera, Casado o Abascal, vamos a necesitar a un montón de chavales dispuestos a cagarse en La Falange. 

Si con apenas 20 años, una mariconez les hace rechistar, puede que a los 40 no pongan una banderita en el balcón.

CTXT organiza las I Jornadas Feministas en Zaragoza el 8 y 9 noviembre. Durante dos días, más de 40 ponentes debatirán para cambiar el mundo desde el feminismo. Puedes mandar tu idea a jornadasctxt@gmail.com. Si...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jose

    ¿Sabes cual es el problema? Precisamente que no se callan. Están tan acostumbrados desde que son niños a que les den la razón siempre, que no se paran a pensar ni dos segundos en lo que dicen muchas veces: sueltan lo primero que se les pasa por la cabeza y, por supuesto, siempre son ellos los que más saben de todo. Lo de tener respeto a la experiencia y a la edad, aunque solo sea por prudencia, por supuesto tampoco lo tienen implantado. Eso nos lleva a que todo les ofende, cualquier tontería que cualquiera con unos años, de esos de peinar canas, sabe que se puede decir en muchos tonos y que no todos deben ser ofensivos, a ellos les produce escándalo y ofensa. Un buen retrato de esta generación es esa viñeta que circulaba, con un dibujo de un vaso a medio llenar y como lo iba viendo el optimista, el pesimista... y llegaba al "milenial" que apostillaba: "el vaso me está ofendiendo". Si a unos chavalotes mayores de edad y, como poco, con la ESO, no les da la cabeza para comprender que las obras de arte son hijas de su tiempo y, como tales, hay que contemplarlas, estamos haciendo las cosas mucho peor de lo que pensamos. Lo cojonudo es ver que alguno defiende la postura de "cambiarlo por algo más acorde con los tiempos"... supongo que será gente que no soportará una visita al Museo del Prado, o la lectura de cualquier libro anterior al año 2000. Es el problema de haber criado a esta generación entre algodones y a base de "niño no me molestes juega con algo".

    Hace 2 años 11 meses

  2. jose manuel santiago pita moure

    Algunos de los que conseguimos la transicion, eran otros tiempo, comprendo,vuestra frustracion . El sistema liberal sta acabando con el el empleo fijo y os v a a convertir en unos precarios cronicos sin futuro. Poductos de marketing politico como los partidos que tenemos nos os van a solucionar el futuro. Son tiempos dificiles y lo que toca es tomar decisiones apretarse los machos y buscar otra luna . Si yo fuera joven como vosotros me iria a paises del oeste que es donde la clase media esta crecidndo Esto es lo que os pudeo decir por el momento Buena suerte

    Hace 2 años 11 meses

  3. Elio

    Totalmente de acuerdo con Alfredo. Solo añadir que me llama la atención lo mucho que esta memez ha repercutido en los medios y una gran contradicción: la gran mojigatería con respecto a la palabra "mariconez" y lo mucho que se está fomentando la palabra "pollavieja" (muy correcta y nada sexista...). En la época de esa canción los maricones eran maricones, nadie se definía como "gay" y mucho menos como LGTBHJIXYZ... Y precisamente ellos usaban con profusión términos como mariconear, mariconismo, mariconez... precisamente para quitar hierro y dignificar la palabra. La lucha entonces era "maricón ¿y qué...?" y ahora la lucha es arrancarle páginas al diccionario.

    Hace 2 años 11 meses

  4. Pablo A.

    Pablo, tu artículo me ha parecido muy correcto y apropiado. No obstante, por lo que se refiere al tema de OT, considero que hay que ser coherente con las reivindicaciones. Por una parte no pueden pretender que un autor autorice un cambio de sus letras en un abrir y cerrar de ojos y mediante una comunicación tan poco ortodoxa como la que presupongo que recibió. Si la canció se considera ofensiva, el propio programa debería haberla cambiado por otra canción y eliminarla de su repertorio. Por otro lado, y aquí viene lo de la coherencia, deben tener claro si lo que les ofende es una palabra malsonante o inapropiada, o si les ofende una canción formada por palabras preciosas pero que transmiten un mensaje denigrante para algún colectivo. Enfin, supongo que se enbalentonaron por su nueva posición en un reality y les traicionó el impulso de la juventud.

    Hace 2 años 11 meses

  5. Alfredo

    Mucho debate sobre la letrita de marras pero yo pienso: ¿Por qué no componen ellos un tema con su propio lenguaje y lo cantan? ¿Soy el único al que le parece que un programa tan chungo y mediocre como Operación Triunfo, que tiene que ver con la música poco o poquísimo, debería desterrase de un medio de comunicación público?

    Hace 2 años 11 meses

  6. Hanna

    ¿La rojigualda? La pondrán igual, Pablo, esa u otra, porque la cuestión no va de género ni de feminismo, sino de lecturas, de cerebro y de grado de madurez alcanzada. Conocía este asunto muy por encima, quizá porque ese "feminismo" me da risa, ese fijar los ojos enrabietados, y estrábicos por la proximidad y la superficialidad, en el lenguaje, me da risa, los tiquismiquis que sermonean sin conocimiento de causa me dan risa... A lo mejor es que, desde mi juventud hasta esta abuelez actual, he sido más varonera que feminista para los feministas (siempre el género no marcado, inclusivo, por cierto; todo lo demás es coña en estado puro) que ignoran que hay feministas de verdad, o mejor, que algunas -en especial, pero no únicamente, también algunos- fuimos feministas ya en el seno materno. Y por cierto, varonera sin haber sido prostituta, etarra o porrera, no vaya a ser que los castos y tiernos oídos niños se nos espanten. Regalito ilustrativo acerca de mujer varonera: https://www.youtube.com/watch?v=QXEIqCTgKXY&list=RDQMGjMJqALkR7k&index=29

    Hace 2 años 11 meses

  7. juan

    Ya, mucha queja de la palabla, pero al final la cantaron. Las ideas se defienden hasta el final o, como decía el drogata del eclipse, "el que dice que tiene una pistola y no la enseña es un parguelas"

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí