1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué hacemos con las trabajadoras sexuales?

Los modelos de legalización de Holanda y Nueva Zelanda y el abolicionista de Suecia y Noruega tienen fallos y ventajas, y una cosa en común: el estigma de las prostitutas permanece

Eva Ferreras 17/10/2018

<p>La Toilette. </p>

La Toilette. 

HENRI DE TOULOUSE-LAUTREC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El debate sobre prostitución comporta una extraordinaria polarización dentro del feminismo, como ha quedado de manifiesto con la polémica desatada tras el registro del sindicato OTRAS. Para analizar las implicaciones de los diferentes marcos legales sobre prostitución, en este reportaje se analizan tres países que habitualmente se toman como ejemplo de los diferentes modelos: Holanda, Nueva Zelanda y Suecia.

Fuente: John B123 vía Wikipedia

Existe una importante falta de referencias a fuentes y datos fiables –las cifras sobre esta cuestión son muy variables de una fuente a otra–, lo que conlleva una distorsión de la discusión. Ocurre, por ejemplo, con los datos relativos a la trata de personas con fines de explotación sexual. Mientras que numerosos estudios alegan que la regulación provoca un aumento de la trata, otros tantos afirman que este es el precisamente el efecto provocado por los sistemas abolicionistas. Amnistía Internacional, por su parte, considera que ninguna de las cifras existentes pueden considerarse fiables debido a la dificultad de su contabilización.

La legalización en los casos de Holanda y Nueva Zelanda

Aunque en ambos países es legal la prostitución, fuentes expertas insisten en diferenciar entre los modelos legalistas (Holanda o Alemania) y el de Nueva Zelanda, que consideran despenalizador. El gobierno holandés estableció en el año 2000 una situación de completa legalidad para la prostitución, lo que, para el gobierno, formaba parte de un enfoque pragmático a las temáticas sociales. Por su parte, el gobierno de Nueva Zelanda argumentó que la Ley de Reforma de la Prostitución (LRP) de 2003 fue una transición desde un enfoque moralista a otro que pone en primer plano la salud y los Derechos Humanos. Paralelamente a estas leyes, en ambos países se introdujeron nuevos artículos en el Código Penal para hacer punibles todas las formas de explotación en la prostitución.

La industria sexual en Holanda está regida por la misma ley que el resto de mercados laborales, con los mismos derechos y obligaciones (aunque hasta el 2011 el Gobierno no recaudó impuestos a las prostitutas), y la edad legal para ejercer son 21 años. En Nueva Zelanda, que fijó la edad legal en 18 años, la prostitución está reconocida como trabajo por el Ministerio de Trabajo, aunque éste no puede promocionar el empleo en el sector de la prostitución ni sugerir a nadie que se introduzca en él. 

Un aspecto común de las legislaciones de Holanda y Nueva Zelanda es que dotaron a las municipalidades de poder para diseñar políticas complementarias relativas a la prostitución. Fruto de esta diferenciación entre zonas, este artículo de El País de 2002 señalaba que en Holanda se produjo un desplazamiento de la prostitución hacia las zonas con legalidad más laxa, algo que un informe oficial atribuyó al desinterés administrativo. Las incoherencias entre diferentes niveles de restricción en Nueva Zelanda también fueron señaladas por el informe realizado por el Comité de Revisión de la Ley de Prostitución (CRLP) cinco años después de la entrada en vigor de la ley. 

La actividad sexual en Holanda debe desarrollarse en clubes, escaparates, casas privadas o agencias deescorts, normalmente a través de un sistema de licencias. Como explica Catherine Murphy, asesora en Igualdad de Género en Amnistía Internacional, en países como Holanda o Alemania las exigencias para conseguir estas licencias hacen muy difícil a las trabajadoras sexuales operar de forma independiente respecto de los propietarios de burdeles. Este es el motivo, según Murphy, de que en Alemania proliferasen durante los primeros años los “megaburdeles”. Además, en una página dependiente del Gobierno se especifica que muchos propietarios de burdeles no contratan formalmente a las prostitutas bajo el argumento de que solo ofrecen un soporte a los servicios que las prostitutas dan por sí mismas. Por el contrario, la legislación de Nueva Zelanda sí facilita la autoorganización de las prostitutas, aunque solo hasta cuatro trabajadoras pueden operar juntas sin necesidad de obtener un certificado. No obstante, para dirigir un negocio en el que trabajan más de cuatro personas, en Nueva Zelanda se observa el mismo problema de la exigencia de licencias.

La ley holandesa se ha modificado con el tiempo para intentar paliar los abusos que se estaban cometiendo en la industria sexual. El exalcalde de Amsterdam, Job Cohen, alertó de que la legalización no había tenido el efecto deseado: dos años después de la legalización, solo 921 de las cerca de 30.000 prostitutas habían legalizado su actividad, y en la esfera ilegal continuaban dándose situaciones de trata y explotación; aunque el dato sea antiguo, supone un buen reflejo de las implicaciones que la ley tuvo a corto plazo. Como consecuencia de las posteriores modificaciones, el pasado año se abrió en Ámsterdam un “burdel municipal” (conocido así por la implicación que el Ayuntamiento tuvo en las negociaciones) dirigido por prostitutas de la Fundación My Red Light.

Identificación

De la misma forma, también ha habido restricciones posteriores en Alemania: tras el aumento de prácticas como la “tarifa plana de sexo” –el cliente paga una entrada y puede tener todo el sexo que quiera–, en julio de 2017 entró en vigor una ley que prohibía modelos que “atentaran contra la dignidad humana”. En esta misma ley se recogía la obligación de llevar un documento de identificación. Sobre estas cuestiones que atañen a la protección de la privacidad, como los sistemas de obtención de licencias, se han pronunciado duramente diferentes organizaciones en defensa de los Derechos Humanos. En Holanda, las prostitutas deben registrarse para recibir una identificación con fotografía y número de registro, aunque no aparece el nombre ni los datos personales. La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) ha expresado su preocupación por que estos sistemas de registro puedan empujar a las prostitutas a trabajar ilegalmente. En el caso de Nueva Zelanda, la ley no contempla la identificación de las prostitutas, y los certificados solicitados (por ejemplo, para tener una empleada a cargo) son guardados de forma confidencial por el juzgado.

Uno de los grandes vacíos en estos sistemas es que crean una jerarquía según la cual algunas prostitutas están criminalizadas y otras no, dejando desprotegidas a las que lo están. Según explica Murphy, en Holanda esto ocurre con la criminalización de la prostitución callejera, que por el contrario es legal en Nueva Zelanda. Esta jerarquía está presente en ambos países cuando hablamos de inmigración. Por ejemplo, en Holanda es necesario un permiso de residencia para quienes no pertenecen al Espacio Económico Europeo, incluyendo Suiza, o si el país de origen es Croacia, y el trabajo sexual en estos casos no puede hacerse como empleada. A diferencia de otros sectores laborales, puede prohibirse la concesión de permisos de trabajo y residencia a inmigrantes ilegales que ejerzan como prostitutas. Precisamente es la parte relativa a la inmigración la que más críticas suscita en Nueva Zelanda, donde el trabajo sexual está prohibido a las inmigrantes. A este respecto se pronuncia el informe sobre Nueva Zelanda realizado por la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW, por sus siglas en inglés), que critica el poder abusivo que esto da a los clientes.

Otro punto llamativo del modelo neozelandés es la implicación de las prostitutas en el proceso de elaboración de la ley y en su posterior revisión, algo sobre lo que Murphy se pronuncia favorablemente: “Cuando los gobiernos consultan estas cuestiones, raramente cuentan con las prostitutas. No les preguntan qué medidas pueden ayudarlas si desean dejar de ejercer la prostitución o qué puede ayudar a mejorar sus condiciones si deciden continuar”. Cabe aclarar que para Murphy la decisión de permanecer en la prostitución puede tener que ver con situaciones de discriminación, adicciones o falta de alternativas. De acuerdo con el informe del CRLP, la mayoría de las trabajadoras sexuales a quienes se preguntó en Nueva Zelanda indicaron que la razón para entrar en la industria del sexo fue económica; un pequeño porcentaje hizo alusión a la flexibilidad horaria, y algunas participantes adujeron curiosidad por la industria del sexo. 

El caso sueco: el modelo nórdico abolicionista

El primero de los países nórdicos en legislar mediante un modelo abolicionista fue Suecia, en 1999. El objetivo de esta ley fue erradicar la existencia del trabajo sexual, que desde la postura abolicionista del feminismo es considerado como un pilar fundamental de la explotación por parte del patriarcado, dado que su existencia afirma el derecho de la sexualidad masculina sobre el cuerpo de las mujeres. Esta fórmula busca la eliminación de la demanda de prostitución mediante la criminalización de la compra y del intento de compra de los servicios sexuales. La venta no se considera ilegal, por lo que el ejercicio de la prostitución en sí está despenalizado. 

En Suecia, los clientes pueden enfrentarse hasta a un año de cárcel, aunque según cifras de 2015 todas las detenciones se han saldado con multas económicas. Desde la puesta en práctica de la ley se han habilitado teléfonos anónimos para denunciar a quien paga por sexo, y desde el gobierno llevan a cabo un sistema de vigilancia; durante los arrestos, las prostitutas son testigos del interrogatorio al que se somete al comprador. Para la experta en género de Amnistía Internacional estas medidas suponen un problema ya que, aunque no pretendan criminalizar de forma directa a las prostitutas, sí tienen un impacto negativo en ellas. En el informe de seguimiento realizado en Nueva Zelanda, las prostitutas apuntaban a los daños psicológicos derivados de las detenciones, que viven como un proceso “humillante y degradante”. 

A nivel social, el gobierno sueco presta servicios de acogida y reinserción con el objetivo de ayudar a cualquier prostituta que quiera dejar de serlo, así como para ayudar a las que son extranjeras a volver a sus países (si así lo desean) sin el peligro de ser localizadas por quienes las explotaban. Además, el gobierno ofrece programas de sensibilización a la ciudadanía, poniendo el objetivo en los potenciales clientes, y ofrece a quienes compran sexo servicios sociales a los que poder recurrir.

Según datos del Instituto Sueco, diez años después de la entrada en vigor de la norma el número de compradores de sexo había descendido desde el 13,6% a menos del 8% de la población. Como concluye Gunilla Ekberg, de esta ley se puede extraer que la prostitución se vuelve menos lucrativa en estas legislaciones, por lo que los traficantes eligen destinos más rentables. A este respecto se destaca la importancia de tomar medidas que prevengan desplazamientos hacia países con fronteras comunes que tengan una legislación menos restrictiva. Por otra parte, las voces críticas piden precaución al analizar los datos sobre disminución de la prostitución, ya que afirman que ha habido un aumento de la prostitución ilegal que ha proliferado especialmente en Internet. 

El problema de la estigmatización

Ninguna de las tres legislaciones ha sido efectiva para terminar con el estigma sufrido por las prostitutas. Resulta muy importante tener en cuenta esto: según el informe de seguimiento de Nueva Zelanda, el estigma fue señalado por las prostitutas como uno de los principales motivos para no denunciar cualquier tipo de abuso. 

En los modelos regulacionistas, las leyes no se vieron acompañadas de medidas efectivas para reducir el estigma. Por el contrario, la imagen de las prostitutas en la opinión pública empeoró tras la entrada en vigor de la ley, cuando empezaron a ser vistas como víctimas de explotación y coacción. En esta misma línea incide el informe del GAATW, Las trabajadoras sexuales se organizan por el cambio, en el que se pone de manifiesto el arraigo que este estigma tiene en la sociedad. Una autora neozelandesa indica que, quince años después de la entrada en vigor de la ley, en Nueva Zelanda la opinión pública continúa configurando a las prostitutas como un colectivo totalmente diferenciado de las “personas normales”

Esto provoca situaciones como las que describen las prostitutas en el informe de la CRLP, donde explican sus reticencias a hablar a los médicos de su ocupación por miedo al trato que puedan recibir. En Holanda, después de la legalización, las prostitutas prácticamente no tenían acceso a préstamos bancarios, tarjetas de crédito o hipotecas, y encontraban muchas dificultades para encontrar casa u otro trabajo. Este problema lo describe Melissa Ditmore en The affective turn: Theorizing the social, donde explica que en la India –donde la prostitución es legal– el trabajo del Durbar Mahila Samanwaya Committe (DMSC) consiguió cambiar esta situación con la creación de un banco para las trabajadoras sexuales. El DMSC, una de las mayores organizaciones de trabajadoras sexuales en el mundo, también cuenta con un comité (formado por prostitutas, representantes de organizaciones y personalidades políticas) que se hace cargo de las negociaciones directas con la policía y los juzgados, así como de otras cuestiones burocráticas. Es necesario destacar que dicho estigma en estos casos recae solo en quienes ejercen y no en los clientes, algo que ha sido muy criticado desde el feminismo.

En Suecia, aunque se ha intentado desplazar el estigma a quienes pagan por sexo, las prostitutas lo continúan sufriendo. En el informe realizado por Amnistía Internacional sobre el modelo nórdico (centrado en Noruega pero que apunta a elementos comunes de países del entorno como Suecia) se hace hincapié en el tipo de informaciones sensacionalistas que los medios de comunicación dan sobre prostitución. También se apunta al perjuicio que conlleva ser consideradas como víctimas por parte de la sociedad. 

Romper las inercias de un sistema que despierta tantos intereses es una tarea muy compleja. Prestando atención a la información disponible se puede concluir que ninguno de los sistemas legales analizados está exento de problemas. Por una parte, porque las legislaciones regulacionistas no se han mostrado efectivas en asegurar la independencia de las prostitutas con respecto a terceros y se siguen produciendo situaciones de explotación; por otra, porque en las legislaciones abolicionistas se observa un empeoramiento de las condiciones de quienes continúan ejerciendo; por último, porque en cualquiera de las legislaciones las putas siguen sufriendo un estigma que condiciona sus vidas. Por todos estos motivos resulta necesario que en el debate público sobre legislación estén presentes las prostitutas: es a ellas a quienes más van a afectar sus consecuencias.

-------------------------

Eva Ferreras (@evatman) es periodista especializada en igualdad de género. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Tercero

    Alcanza tus sueños en 72 horas, es posible y confiable. Eres una persona honesta y de buen carácter. No tiene un ingreso que le permita alcanzar sus pagos mensuales. Somos una empresa que abre nuestras puertas a aquellos que necesitan asistencia al brindarle ofertas desde 2000 € o $ 250,000 €. o $ bajo condiciones muy simples. Ustedes que buscan un préstamo para reactivar sus actividades, para la realización de un proyecto, disfrutan de las mejores condiciones de financiamiento para sus proyectos en general (compra de automóviles, estudios de vivienda para sus hijos). etc ...) Póngase en contacto con nosotros por correo electrónico: microcreditrapide@outlook.fr o por nuestro número de WhatsApp +5511967241160 Por favor, también proporcione esta información si realmente lo necesita: País: ........................? Número de teléfono de WhattsApp: ..............? Su correo electrónico: ...........................? Gracias y esperando leerte de nuevo.

    Hace 2 años 8 meses

  2. tolegarpio

    XX , las estadísticas, de momento, no dejan lugar a dudas. La gran mayoría de las prostitutas sufrieron agresiones físicas, la práctica totalidad sufren miedo a diario. La norma habitual entre las que ejercen por su cuenta es pedirles a las demás que memoricen matrículas y personas porque van claramente "vendidas" en manos de cualquier desalmado. Y no hace falta recordar la extrema vulnerabilidad de una mujer desnuda encerrada en una habitación o en cualquier lugar con hombres desconocidos de todo pelaje.

    Hace 2 años 11 meses

  3. Edorta Oscoz

    Que les den de alta en la seguridad social y que les hagan revisiones como a cualquier trabajador, y por supuesto que coticen parta el día de mañana tener una jubilación.

    Hace 2 años 11 meses

  4. Fried Carol- fake

    Vaya fake la respuesta 3, ¡¿ Curaron el cáncer !? , cuidado con los engañabobos

    Hace 2 años 11 meses

  5. xx

    todo es tan relativo, la abolición para la explotación es perfecto, pero hay gente (mujeres y también hombres) que van por libre y lo hacen con libertad que tendrían que poder legalizar tu trabajo.

    Hace 2 años 11 meses

  6. tolegarpio

    Yo me inclino por la abolición. Algo tan íntimo, tan relacionado con la demostración de afecto, con la reproducción y con las apetencias, pulsiones e idiosincrasias más personales, me parece que no debería estar en venta. No sé ustedes, pero yo no le doy un beso íntimo a cualquiera, mi educación y mi instinto me dicen que eso es solo para ciertas ocasiones, relacionadas con el sexo duradero o superficial pero siempre en busca del goce consentido, para expresar afectos humanos o para disfrutar de un juego con muchos matices emocionales. ¿Dónde metemos el dinero en esta ecuación? Fuera de eso, lo que definitivamente marca como una "profesión" inadecuada, puede desvelarse haciendo una pregunta como esta a una prostituta: ya que es un trabajo normal, ¿educarías a tu hija para que me mayor sea prostituta? Una respuesta sincera dejará a esta "profesión" en lo que hoy es: una inadecuada forma de explotación específicamente femenina y de venta de la intimidad. Y no me digan que cualquier cosa puede ser intercambiable por "consentimiento". Un ejemplo: hace años, en una discoteca había un concurso de "lanzamiento de enanos". Se prohibió, claro. Es cierto que no les hacían daño y que ellos consentían a cambio de dinero, pero es una profesión claramente degradante e indigna. Como la prostitución.

    Hace 2 años 11 meses

  7. fried carol

    Mi nombre es Fried Carol, y estoy en Colombia. ¡Mi vida está de vuelta! Después de un año de matrimonio, mi esposo me dejó tres hijos, sentí que mi vida había terminado, casi me suicidé, estuve emocionalmente deprimida por mucho tiempo. Gracias a un lanzador de hechizos llamado Dr. Oziza, a quien conocí en línea. En un día fiel, mientras navegaba por Internet, encontré muchos testimonios sobre esta bruja en particular. Algunas personas dijeron que trajeron a su ex novio, otras confesando que restauraron el útero, curaron el cáncer y otras enfermedades, otras declararon que podían deletrear el divorcio, y así sucesivamente. También me di cuenta de un testimonio especial, una mujer llamada Ahiga, que testificó cómo había traído a su ex novio en menos de dos días, y al final de su testimonio, dejó el correo electrónico dirigido al Dr. Oziza después de lo que hizo. Esta lectura, decidí intentarlo. Me puse en contacto con él por correo electrónico y le expliqué el problema. En apenas 24 horas, mi marido volvió a mí. Hemos resuelto nuestros problemas y estamos más felices que antes. El Dr. Oziza es un hombre realmente talentoso y no lo detendré, publicándolo porque es un hombre maravilloso ... Si tiene un problema y está buscando un verdadero y auténtico lanzador de conjuros para resolver todos sus problemas. Pruebe al Dr. Oziza en cualquier momento, él podría ser la respuesta a sus problemas. Aquí está su contacto: wiseozizaspiritualhome@gmail.com. Llama o ayuda +2348111448971

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí