1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

POSTPROCESANDO

Torrent, el brazo tonto del Procés

El presidente del Parlament, como saben niños y niñas, ha elegido la opción que no está penalizada con la hoguera, y JxC ha elegido el cisma, con la firme voluntad de que eso repercuta electoralmente y en la vida eterna

Guillem Martínez Barcelona , 16/10/2018

<p>El president del Parlament, Roger Torrent, comparece para anunciar aplazar la sesión de investidura, el 30 de enero. </p>

El president del Parlament, Roger Torrent, comparece para anunciar aplazar la sesión de investidura, el 30 de enero. 

Job Vermeulen/Parlament de Catalunya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

1- Hola. Aquí postprocesando. La única sección del mundo mundial que les explica toda la verdad. Es decir, también la mentira. Bueno. Desde la última vez la Cosa ha sido rica en movimientos, ese concepto amplio que abarca también el concepto estertores. Vamos que nos vamos.

2- Torrent, el presi del Parlament, ha evitado el empure por enésima vez. Sus esfuerzos para evitar los muros de la cárcel sólo son comparables, en el tiempo, a los de ese otro gran ideólogo, distinto y distante, que fue el Lute. El próximo paso lógico sería que Boney M se volviera a juntar e interpretara una canción sobre Torrent. La cosa Torrent ha sido tan divertida que se merece un punto, al que llamaré 3. Igual también el 4, que nos reiremos. 

3- La situación era esta. Siguiendo la doctrina Llarena, los dipus exiliados y en el trullo, que ya no cobran como diputados, debían ser sustituidos –esto es, debían elegir un dipu de su grupo, que les sustituyera; con ello, no perderían su condición de diputados–. Se votó al respecto una moción procesista –esto es, se votaba desobediencia, pero, a la vez, se comían lo de Llarena con patatas–. Pero, en el último momento, los dipus de JxC afectados pasaron de nombrar un substituto. ¿Eso es desobediencia? No, jamais. Eso es dejar que Torrent decida si en una votación acepta el voto de los dipus de JxC suspendidos o no. Es, vamos, obligar a que Torrent, de cara la galería, se raje, pierda la pardida de chicken game, quede como un tibio, y ERC pierda e=mc2 votos, en la confianza de que el electorado procesista siga prefiriendo épica a dirty realism.

4- En el momento álgido de la partida de chicken game, la cosa estaba –agárrense–, entre elegir la opción sustituir dipus o delegar dipus. Ambas cosas consisten, básicamente, en lo mismo. Pero con una vas al trullo. Sí, penalizar la política por la vía judicial tiene estos detalles. Se trata de una batalla nominal que, como todas las batallas nominales, es cutre, pero sangrienta. Recuerden, exemplum, cuando hace chorrocientos siglos llegamos a las manos por otros conflictos nominales, como aquel en el que se discernía si la naturaleza del Espíritu Santo emanaba de Padre, o del Hijo y el Padre. El carácter chorra de esa polémica teológica indica donde estamos. Estamos en una suerte de siglo VII. Y con líderes muy de misa/muy de teorías nominales.

5- La partida de chicken game prosigue. Es decir, Torrent, como saben niños y niñas, ha elegido la opción que no está penalizada con la hoguera, y JxC ha elegido el cisma, con la firme voluntad de que eso repercuta electoralmente y en la vida eterna, hermanos. 

6- Pero lo divertido –esto es una juerga– es que la elección de JxC tiene más consecuencias. Por ejemplo, el pack Procés ha perdido la mayoría absoluta en el Parlament. El Govern, vamos, se va a cansar de perder votaciones. Que se dice rápido.

7- ¿Esa decisión obedece a un plan? Me temo que no. Es puro chicken game. Es decir, un año después de todo aquel cúmulo de desplanificaciones patrióticas, caóticas y sin futuro, sólo ordenadas por las reglas abstractas fijadas por la Federación Mundial de Chicken Game, seguimos jugando al chicken game. Incluso ahora, cuando ERC ha abandonado la partida.

8- Pero todo ello tiene otras repercusiones, que ilustran, tal vez, el futuro del Sur. En el Sur, un Gobierno como el cat –una metáfora de la ausencia de soberanía pero también de otras ausencias: como el sentido de la época, el alcance de la crisis democrática europea o, incluso, ausencia de conocimientos; el Sur, vamos; esto no es Dinamarca; ni siquiera Dinamarca es Dinamarca–, puede renunciar a la mayoría parlamentaria, esto es, a las políticas. E ir tirando con reafirmaciones y escenografías y lacitos amarillos.

9- Pero también tiene repercusiones más locales. Y que, en el tiempo, pueden ser trascendentales. En Cat se puede chapar el parlamento por meses, se puede renunciar a la mayoría parlamentaria, a la capacidad de hacer políticas. Es decir, en Cat, de manera implícita, el autogobierno no es importante. Puede existir Gene y Parlament sin autogobierno efectivo. Incluso sin ganas de que lo haya. Se puede ir tirando con reafirmaciones y escenografías. Y lacitos. Como se entere la otra derecha nacionalista –C's, el partido más votado en Cat–, o como se entere una mayoría social, esto puede ser de chiste. Más, quiero decir.  

10- Más consecuencias. Con la pérdida de la mayoría absoluta del pack Procés, la CUP ha dejado de ser necesaria. Vamos, que da igual. Se tendrán que buscar otros apoyos. Se supone que Comuns. Igual, esta es toda la meditación que ha venido de Waterloo al respecto. Que Comuns se coma el marrón. El marrón –las legislaturas desde 2010, desde que en Cat hay una crisis de Régimen, democrática, económica y social–, ha sido gestionado por el campo semántico CDC, pero con el apoyo, en el tiempo, de PP, ERC y CUP. Y ahora, tal vez, Comuns. En todo este periplo, el partido del Govern siempre ha salido indemne. Pero no sus aliados. ¿Comuns puede irse al garete por su aproximación a esa trituradora llamada CDC/PDeCAT/JxC/Crida/como-se-llame-esta-mañana? 

11- Comuns está cachas en el ámbito municipal. Pero pichi en el cat. Su secretario general se fue por piernas después del verano. Por razones personales. Lo que no descarta que hayan sido las mismas razones personales que hicieron que un presidente de la I República pronunciara, por primera vez en la historia, una frase en cat en un Consejo de Ministros. Esta: “Tincs els collons plens de tots nosaltes”. Lo que es, a su vez, una de las mejores y más cariñosas autodefiniciones de nosotros, las izquierdas.

12- Colau, a su vez, defiende algún tipo de pacto de estabilidad con PDeCAT/como-se-llame en Ajuntament, Parlament y Congreso. Tres puntos inestables. Y uno muy peligroso históricamente para las izquierdas: el Parlament. Cuando hablan allá no se las entiende. Aquí, inciso, o punto 13.

13- Josep Pla decía que Cat es la parte más Occidental de Italia. Es decir, una suerte de Sardegna. O, glups, Sicilia. Esos lugares en los que nadie dice lo que piensa, sino que utiliza otros recursos para que le entiendan. Es más, pobre de ti si dices lo que piensas y no utilizas esos recursos. Las izquierdas, snif, carecen, o no van sobradas, de esos recursos, de esos lenguajes autoreferenciales. O no. Vean el punto 16.

14- Ese pacto en tres instituciones, si llegara a existir, repercutiría, lo dicho, en tres instituciones. En el Ajuntament, aportaría relajo. Y en el Congreso. Congreso: informa Pedro Vallín, en La Vanguardia, que el Grupo Socialista son 6 personas. Vamos, que el resto es susanista, y su tendencia es pasar de Sánchez/el Gobierno. De hecho, el Gobierno ha perdido alguna votación. Cuando la votación del capo de RTVE, dos dipus socialistas, que eran dipus desde preescolar, se hicieron un lío y se equivocaron de botón/hala-no-sé-lo-que-me-ha-pasado. Incluso cuando todos los dipus socialistas se animan y votan lo mismo, son necesarios los votos de PDeCAT y ERC para que se aprueben medidas y presupuestos en la lógica de algo parecido a socialdemocracia, políticas de choque frente a los alquileres, aumento del salario mínimo... Políticas que, en fin, entroncan con la socialdemocracia, que molan pero que, snif, no plantean que el Estado del Bienestar ha desaparecido como un ninja, que en la UE están proscritas –literalmente, que se dice rápido–, políticas de reparto de la riqueza y, no te digo más, políticas keynesianas. Vamos, que lo del salario mínimo Casado lo va a recurrir a Bruselas. Y, posiblemente –otro snif– con toda la razón del mundo. Vamos, que el mundo, tal y como nos va quedando, carece de razón. El dilema europeo es, por cierto, el siguiente: enfrentarse a Europa –derechas populistas; en el poder en Italia–, o evitar el enfrentamiento e intentar sisarle la calderilla –izquierdas ibéricas–. Lo de Grecia –chulear a la UE con una idea de bienestar y una lectura política de la deuda– ya, snif, pasó. Y ganaron los malos. No molan los maximalismos. Mola, por tanto, sisar. Pero da como pena, con lo que fuimos.

15- Un pacto con el pack Gene, a su vez, repercutiría en menos estrés económico para el Ajuntament. Verbigracia: la Gene, esa cosa que no ejerce, ha denegado, con la que está cayendo, el 73% de las peticiones de Renta Garantizada. El 73%. Hala. Lo que ha aumentado en más del 100% el gasto en ayudas sociales municipales al pago de alquileres, becas para comedores y esas cosas para cuando no tienes cosas. Que es lo que hay. Lo que hay es que no hay, vamos.

16- Los abrazos de oso, no obstante, pueden ser peligrosos. Sobre todo, para el no-oso. Está por ver, lo dicho, si Comuns puede llegar a ser el único partido que se aproxime a PDeCAT y que no se vuelva majara. Majara: verse arrastrado a compartir políticas sin políticas, de mera comunicación, que consumen el tiempo, la adrenalina y la inteligencia desde hace tiempo. El otro día hubo un conato de ello. Comuns propuso y ganó una resolución republicana en la que se pedía la abolición de la monarquía. ¿Mola? Mola. Pero no tanto. O, incluso, no mola nada. Es decir, que una resolución no es nada. Cuando Miss Universo aboga por dedicar su reinado a que los niños no lloren de hambre y frío, está haciendo una resolución parlamentaria/nada. En cada cena de Navidad, uno hace varias resoluciones, para llevarse bien con el cuñado y que todo acabe rapidito. No obligan a nada, en fin. La política cat –en el tiempo, tal vez la de Sur–, consiste en emitir resoluciones chachis, y que no aspiran jamás a plasmarse en leyes. El Procés/la nada es, de hecho, una serie de resoluciones, y dos leyes de absoluta desobediencia que fueron tratadas –igual por costumbre– como resoluciones. Vamos, que pasaron hasta ellos. Un futuro de resoluciones en la derecha y la izquierda, un futuro de nada, es un futuro Mad-Max. 

17- Esa resolución, por otra parte, apareció el mismo día en el que Podemos anunciaba su gran logro/el aumento del salario mínimo. Vamos, que informativamente se lo comió con guarnición. Lo que ilustra cierta descoordinación entre los dos parlamentos. Así perdimos la guerra/tincs-els-collons-plens-de-tots-nosaltres, etc. Sánchez, a su vez, tuvo que decir algo de cara a la galería, en la misma linea de lo que decía Rajoy en cada resolución cat. Con la diferencia de que, luego, Rajoy enviaba la caballería/los jueces, algo que, por ahora, no ha hecho Sánchez. Parece ser que lo hará el viernes. Lo que supone, si no se practica ninguna variante, volver al lío. Una resolución, en fin, no es nada y no sirve para nada. Salvo para demostrar que un parlamento tiene libertad de expresión. Poco más. Tirar la caballería es no reconocer eso tan importante. Sánchez/el Gobierno, por otra parte, últimamente se porta con el Govern y el pack resoluciones como mi padre cuando yo tenía 15 años. Hace ver que no te ve y no te escucha, de manera que, como resultado, la sangre no llega al río. Es más, Batet ha emitido que el 155 –el 155 no existe, que son los padres; concretamente, la propuesta de Fraga, padre de la Consti, para el 155 que, finalmente, no fue aceptada; el 155, una abstracción en un Estado sin Estados federados, no da ni para lo que dio– no es la solución al conflicto Cat. También parece que el Gobierno va a tomar alguna medida restaurativa, como tirar para atrás el decreto que facilitó en su día, hace un año, la estampida de empresas fuera de Cat. Lo que, cabe suponer, no provocará ninguna estampida inversa. 

18- Por cierto, el diario Ara informa que el Gobierno Rajoy participó en esa estampida, sacando todo la pasta depositada en los dos bancos ex-cat. Y –tachán-tachán– también participó en la juerga el rey, con llamadas en las que, bajo el formato Diálogos con el Banc de Sabadell, mostró su preocupación ante el hecho de que la empresa llamada para mostrar su preocupación no hubiera pedido aún el traslado de su sede. Hala. Esto, hasta los años 30, se le llamaba borboneo. Hoy, no se le llama de ninguna manera. Es decir, que ningún gran diario ha publicado esta info. En fin, sinopsis: el Procés ha sido una animalada, sin planificación alguna, pero la respuesta del Estado ha sido otra animalada, sin planificación alguna. La apuesta por solucionarlo todo con jueces traerá cola. Y la apuesta por el uso de la fuerza. Y la actitud del rey, el 3O y cuando le dieron un teléfono, pues también. Con la pasta que costó montar una monarquía, y viene el nuevo y la lía. No es elegante llamar a La Meca para mostrar tu profunda preocupación. Pero, mucho menos, a Barcelona. O no. Que igual es lo mismo.

19- Prosigo con los signos de distensión emitidos por el Gobierno. La SER informa que fiscalía seguirá aplicando la acusación de rebelión. Pero que, en vez de pedir los 30 años al uso, pedirá la pena menor. De 10 a 15 años. Una juerga. Tal como está la cosa, no hay solución posible al tema presos, salvo estas: a) condena por rebelión bajita a tutiplén, b) condena por rebelión bajita + indulto –poco probable, me dice un españólogo–, c) condena a rebelión bajita y aplicación rapidita de beneficios carcelarios, d) que se descarte en el juicio el delito de rebelión y, de paso, el de malversación, que también son añitos, e) que se aplique la doctrina Botín: todos a la calle y, además, solemne entrega a cada uno de un jamón y sorprendentes beneficios en corticoles. La e), como que no. Se supone que, en estos momentos, debe de haber contactos entre defensa y fiscalía para pactar el delito menor. O el menos insatisfactorio. Por lo que la defensa tendrá que decidir si apuesta por un juicio político, o por un apaño razonable. Los juicios por lo penal, en ese sentido, son la pera/los más raros del mundo. En la prensa cat se están filtrando informaciones –declaraciones políticas épicas de los presos ante el juez, y declaraciones todo-lo-contrario– que apuntan que todo está muy abierto.  Importante: hoy se cumple un año del ingreso en prisión de los Jordis, quizás el caso más llamativo de prisioning preventiving by the face. Amnisty se ha pronunciado contra esos encarcelamientos.

20- Los presos lo es todo en Cat. Lo que es normal. Si bien no es normal la ausencia de políticas no folcklóricas incluso ante ese tema, y la sustitución de todas las políticas por ese tema. Exemplum: el único objetivo gubernamental que une a JxC y ERC es ir tirando hasta la sentencia. Se supone que para intentar rentabilizarla, posteriormente, por separado.

21- Por lo demás, después de la decisión de Torrent, ERC se ha instalado, en los medios procesitas, en el campo semántico chicken, mientras que el Govern/JxC sigue instalada en el delirio de defender la desobediencia y elaborar lo contrario. Lo que le conduce, cada cinco segundos, a la disciplina del fake news, en la que antaño tanto brilló. La última: Torra ha afeado a Sánchez que aún no haya anulado las sentencias franquistas –lo que en efecto, da cosa–, para luego agregar que eso ya lo hizo el Parlament en la pasada legislatura. Y, en efecto, la Gene, gracias a una ley procesista –una ley-resolución, sin contacto con la realidad– entrega diplomas conforme la sentencia por la que se fusiló a tu abuelito ha sido anulada. Si bien, no ha sido anulada ni lo será. Sigue intacta en la nevera, o lo que sea, en la que el Ministerio de Justicia guarda las sentencias. Procesismo. Resoluciones. Gobiernos del Sur. Nada.  

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

El 10-O

Guillem Martínez · Barcelona

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí