1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Vox abre la puerta

Que Vox logre o no alcanzar la capacidad e influencia de sus vecinos europeos dependerá, en buena medida, de la habilidad o torpeza de sus rivales políticos

Guillermo Fernández 10/10/2018

<p>Mítin de Vox en la plaza de Vistalegre, Madrid.</p>

Mítin de Vox en la plaza de Vistalegre, Madrid.

G. F.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

El domingo 7 de octubre Vox logró lo que llevaba tiempo buscando: su bautizo como un actor político relevante en la esfera pública española. Lo hizo llenando el palacio de Vistalegre de Madrid con 10.000 simpatizantes y dejando a un millar de personas fuera por falta de espacio. La elección del emplazamiento no es casual: Vox busca explícitamente los paralelismos con el primer Podemos. Desea convertir la indignación política de un cierto sector de la derecha española en capital político. Y para lograrlo espera usar el trampolín de las elecciones europeas. No se olviden de esto: hay personas en la formación de Abascal que han estudiado la campaña de Podemos en 2014.

Fuera del recinto un grupo de voluntarios de Vox ataviados con el chaleco verde distintivo del partido se acercan a un coche de la policía nacional y regalan a su conductor una pulsera con el color de la bandera de España, gesto que el policía agradece amablemente. Unos metros más allá, dos puestos callejeros venden abundantes banderas rojigualdas. “Hemos venido aquí con mucha ilusión”, comenta Maite antes de entrar en el acto, “necesitábamos que alguien dijera lo que nadie, por miedo o por no sé qué motivo, se atreve a decir”. “Vox se atreve con todo”, apostilla Luis, su marido.

Dentro de la mítica plaza de toros donde Podemos celebró sus dos grandes congresos y José Luis Rodríguez Zapatero organizó varias de sus más potentes actuaciones públicas en 2004, 2007 y 2009, el ambiente es de fiesta. Casi de euforia. “Lo hemos conseguido”, dice Manuel, vicesecretario de comunicación del partido y responsable de prensa. Suena Manolo Escobar junto a otras canciones más modernas: rumba y un sorprendente (y a la postre controvertido) Coque Malla. En un receso entre canción y canción el público corea el ya famoso “A por ellos” con un entusiasmo y vitalidad notorios. El alborozo aumenta cuando desde megafonía se informa de que tres mil personas se han quedado fuera del acto por falta de sitio. Santiago Abascal, líder del partido, y Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, salen al exterior para encaramarse a uno de los mamotretos de hormigón que flanquean la entrada de Vistalegre y, megáfono en mano, arengar a los abajo reunidos con un discurso improvisado, conformando una escena que recuerda a otros acontecimientos vividos en la política española de los últimos años.

En la arena, mucho más allá del burladero, se sitúa una primera fila en la que se sienta el escritor Fernando Sánchez Dragó, el torero Morante de la Puebla, el historiador José Luis Esparza o los periodistas Hermann Tertsch y Luis del Pino; así como también el secretario general del sindicato policial SIPE, Alfredo Perdiguero, el general de la Infantería de Marina, Juan Chicharro, el presidente del grupo Intereconomía, Julio Ariza, e incluso Salvador Monedero, padre de uno de los fundadores de Podemos. Las presencias dan que hablar en los corrillos de periodistas y alimentan una idea estereotipada de la derecha española más montuna. Sin embargo, sorprenden más las ausencias: Vox había invitado a personalidades extranjeras de otros partidos políticos europeos, tanto del grupo parlamentario ENL (que reúne en Bruselas al Frente Nacional, la Liga Norte, el FPÖ austríaco o el Partido de la Libertad de Geert Wilders) como del grupo parlamentario de los Conservadores y Reformistas Europeos, donde se encuentran los conservadores polacos, checos y británicos. Pero ninguno asistió. Tampoco Stephen Bannon, con cuya presencia se especuló unas semanas antes.

Las propuestas, cien medidas que Vox pone en el escaparate de su comunicación pública, vienen en cascada: supresión de las comunidades autónomas, ilegalización de los partidos separatistas, derogación de la ley de memoria histórica, derogación de la ley de violencia de género, defensa de las fronteras, deportación inmediata de los inmigrantes ilegales a sus países de origen y rebaja fiscal drástica. También hay lugar para menciones al aborto y la eutanasia: “defenderemos la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, frase que, una vez pronunciada, suscita un gran aplauso del público.

Los distintos portavoces que suben al estrado se reparten los papeles: Rocío Monasterio, presidenta de Vox en la comunidad de Madrid, emplea una forma política de hablar que discurre paralela al discurso religioso haciendo uso de expresiones como “dar testimonio”, “predicar con el ejemplo” o “defender el carácter sagrado de la persona”. La verdad os hará libres, viene a decir Rocío Monasterio enfatizando el acento bíblico-político. Javier Ortega Smith, secretario general del partido, prefiere el tono épico que aspira a dar al discurso del partido una misión y engarce históricos. Por eso comienza su intervención refiriéndose a la batalla de Lepanto, esa que, según sus palabras, “lideró una coalición española hace 447 años y derrotó a la mayor flota turca salvando la independencia, la soberanía, la libertad y la civilización occidental frente a la barbarie”.

Si Rocío Monasterio quiere vincular a Vox con ciertos colectivos de la iglesia católica española, Ortega Smith desea ligar el nuevo proyecto con el fondo ideológico y discursivo de la extrema derecha española. Por eso no es casual que entre el público emerjan invocaciones a los tercios de Flandes o a la España imperial. La idea es la misma: España como nación en peligro de disolución por el conflicto territorial y por la invasión extranjera necesita reenganchar con sus mitos fundantes. Nunca se debe perder de vista que tanto la extrema derecha actual como la pasada siempre han entendido a las naciones como organismos vivos susceptibles de vivir períodos de decadencia (por enfermedad, cansancio o falta de confianza en sí mismas) y períodos de renacer o florecimiento (cuando la nación encuentra dentro de sí misma la energía para superar el estado de doblegamiento o apatía). Toda la retórica de Vox se incrusta en este macizo ideológico. De ahí que el eslogan utilizado en Vistalegre, aparte del apremiante #EleccionesGeneralesYa, fuera #LaEspañaViva; o sea, el fondo de energía espiritual que le queda a una nación exhausta para levantarse.

A este lenguaje heredero de la tradición reaccionaria se le une en Vox una impronta léxica que bebe e incluso en ocasiones imita el habla de Donald Trump. Ignacio Garriga, uno de los oradores elegidos para la ocasión, sorprendió a todo el mundo con expresiones como “que Dios os bendiga y que Dios bendiga a España”. A esta importación norteamericana le sucedieron otras como “hacer España grande otra vez” o “España primero”. En el ambiente dominical y carabanchelero de Vistalegre se mezclan las rumbas del “Puigdemont te van a meter en prisión” con la aplicación esmerada de algunas de las lecciones que la “Alt Right” americana aprendió en la escuela comunicativa de Breitbart News.

“Mira, esto es muy sencillo: estamos hartos de un país que ya no funciona”, comenta David en las entrañas de Vistalegre mientras espera a comprar un bocadillo junto a toda su familia venida esa misma mañana desde Zaragoza. “Cataluña nos despertó, fue como si nos dijeran ‘esto se va a pique’, ‘esto ha sido una estafa’, todos estos años de democracia robando y poniendo a sus amiguitos en los cortijos de las comunidades autónomas. ¿Recuerdas 1898? Pues esto es igual: hace falta una regeneración”. Su hija Mercedes va en la misma línea: “a mí no me importa decir que siempre he votado al PP, pero es que esto ya es demasiado, que si los robos por un lado, que si los independentistas por otro...pues no me parece normal”. 

Escaleras abajo un grupo de voluntarios del partido con rasgos adolescentes siguen el acto con atención. Se muestran encantados de responder: “yo es la primera vez que vengo a un mitin”, afirma Ana, “mi madre es del PP y dice que le gustan nuestras ideas, pero que por voto útil no va a apoyarnos”. “En algunos de nosotros sí se da eso que algunos dicen: los padres del PP y los hijos de Vox”, reconoce Daniel, a su lado. “No, no, en mi caso no es así: mi padre está muy lejos del PP”, protesta Miguel. ¿Es de izquierdas? Silencio, Miguel hace el gesto de que no puede decir nada. “Pero”, advierte, “mi abuelo no ha votado nunca y ahora dice que va a votar a Vox”.

Santiago Abascal sube al estrado entre gritos de “¡presidente! ¡presidente!”. Su discurso se estructura siguiendo una coletilla muy trumpiana: “fachas, muy fachas”, repite irónicamente para referirse al modo en que son tratados por los medios de comunicación; coletilla que recuerda a la frase que pronunció Stephen Bannon en el último congreso del Frente Nacional francés celebrado en marzo pasado: “dejad que os llamen racistas, dejad que os llamen xenófobos, dejad que os llamen nativistas, y llevad estos insultos con honor. Porque, al hacerlo, cada día que pasa nosotros somos más fuertes y ellos más débiles”. El mensaje es claro: en momentos de hartazgo los insultos de la élite política y mediática son un regalo. Por eso Santiago Abascal en lugar de evitarlos los busca. Sólo hace falta pasearse por las cuentas de Twitter e Instagram tanto de Abascal como del partido para que esto aparezca de una manera nítida. 

Mientras Abascal interviene 10.000 personas siguen el mitin por youtube y el chat de quienes ven el acto por streaming bulle de comentarios satisfechos. Hay en todo el fenómeno de Vox un punto de rebelión contra el régimen del 78 que se retrotrae al período pre 15-M y a la crítica contra el estado de las autonomías, el despilfarro (las famosas mamandurrias), la clase política y el sistema de partidos que entonces articulaban periodistas como Federico Jiménez Losantos (muy popular en aquella época, recordémoslo, entre ciertas capas populares), César Vidal y medios como Intereconomía, 13tv, la COPE o La Gaceta. El mérito de Vox, lo que le ha permitido llenar Vistalegre, es haber logrado coordinar una serie de sentimientos de humillación y agravio que una parte de la sociedad española ha sentido a lo largo de los últimos años, y singularmente tras la crisis catalana de otoño de 2017. En este sentido Vox es el mecanismo de compensación psíquica de una parte de la sociedad española que percibió la crisis catalana como un desprecio propio; es, por decirlo así, el plus nacionalista que recompensa el orgullo narcisista herido de una patria en apuros. Pero, cuidado, no es sólo nacionalismo español en forma de boomerang: el partido de Santiago Abascal se propone coordinar también el sentimiento de abandono de las zonas rurales de la España interior (de la que hubo varias menciones en todo el acto imitando el estilo de Marine Le Pen), el miedo respecto a una hiperbólica “invasión extranjera” (durante el mitin hay varias alusiones a los “asaltos” a la valla de Ceuta), así como también una suerte de reacción anti-feminista por oposición a las movilizaciones del 8 de marzo pasado. De hecho, a la salida, una mujer de mediana edad explica el por qué de su asistencia a Vistalegre aludiendo a esta cuestión: “no se puede culpabilizar así a los hombres, no me parece justo”. Otros tantos militantes lo mencionan como uno de los principales motivos de su compromiso político. 

La estrategia de Vox de cara al ciclo electoral del año que viene reposa sobre tres pilares: apelar a un voto de convicción, emplear un lenguaje políticamente incorrecto y señalar muy claramente a sus enemigos. A saber: el independentismo catalán, el feminismo y la inmigración. Con esos mimbres el partido de Santiago Abascal tratará de escandalizar a todo el que pueda, meterse en todos los charcos y, a la postre, dar la campanada. Algunas encuestas señalan que Vox alcanzará previsiblemente representación parlamentaria en el Parlamento europeo y que podría ser determinante a la hora de decantar los equilibrios entre izquierda y derecha en algunas regiones como Madrid o Murcia.

De nuevo en la calle un grupo de simpatizantes hace un pasillo a un coche de la Policía Nacional mientras aplaude y anima a sus ocupantes. Es la hora de comer y la gente comienza a dispersarse. Vistalegre dibuja a Vox como la expresión de que una parte de la derecha “neocon” española se ha desgajado de la nave nodriza del Partido Popular a raíz de la gestión catalana y aspira a articular políticamente el desencanto de un sector de la sociedad exasperado por las reivindicaciones territoriales, el denominado “dominio cultural de la izquierda” y el impulso hegemónico de las demandas feministas. Con el tinte a la vez trágico y épico de quien piensa que su país está embarrancado en un problema existencial.

El populismo de derechas de Vox no es estatista como el de Marine Le Pen, tampoco tiene el anclaje popular del que goza Matteo Salvini, pero busca en la tradición política española un lenguaje propio que le permita conectar con el movimiento de insurrección nacionalista que encabeza Stephen Bannon. De hecho, varios de los principales grupos euroescépticos del Parlamento europeo comienzan a mirar con simpatía e interés al partido de Santiago Abascal. Que Vox logre o no alcanzar la capacidad e influencia de sus vecinos europeos dependerá, en buena medida, de la habilidad o torpeza de sus rivales políticos. 

El domingo 7 de octubre Vox logró lo que llevaba tiempo buscando: su bautizo como un actor político relevante en la esfera pública española. Lo hizo llenando el palacio de Vistalegre de Madrid con 10.000 simpatizantes y dejando a un millar de personas fuera por falta de espacio. La elección del emplazamiento no...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo Fernández

Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, Estados Unidos y estoy felizmente casado con un esposo encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por un divorcio. dijo que nunca más quiso quedarse conmigo y que ya no me amaba. Así que se fue de la casa y nos hizo pasar a mi ya mis hijos por fuertes dolores. Intenté todos mis medios posibles para que regresara a través de muchas súplicas pero todo fue en vano. Finalmente, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más quiso volver a verme. En una tarde fatídica, cuando regresaba del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que me dijo que la única manera de recuperar a mi esposo es visitar a un lanzador de hechizos porque a ella también le ha funcionado. Por el contrario, nunca creí en el hechizo, pero no tenía más remedio que seguir su consejo. Ella me dio la dirección de correo electrónico del lanzador de hechizos que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com" Así que a la mañana siguiente, envié un correo a la dirección que ella me dio y el lanzador de hechizos me aseguró que recuperaré a mi esposo dentro de dos días. ¡Qué increíble declaración! jajaja !!! Nunca creí, así que habló conmigo y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, sorprendentemente, mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me llamó para informarme que volvería. . Tan increíble, ¿verdad? Bueno, así fue como regresó ese mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por los dolores que causó a mí y a mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte de lo que era antes. Gracias por la ayuda de este gran lanzador de hechizos. Mi consejo para todos los que están pasando por diferentes desafíos es contactar a este gran hombre y, al igual que lo hizo conmigo, él resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que iba a contarle a todo el mundo acerca de sus magníficos poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en una condición como esta, o si tiene algún problema relacionado con "traer a su ex. No solo eso puede ayudarlo. 1) ser promovido en cualquier cosa que hagas. 2) Gane un buen dinero o gane una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar caso judicial. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control sobre su matrimonio. 9) recibir favor y ganar atracción de las personas. 10) recuperar el dinero perdido. (11) sanarte de todas las enfermedades. curable e incurable como el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su dirección de correo electrónico una vez más es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactarlo a través de whatsapp en +2348111448971

    Hace 5 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí