1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

A quién beneficia el fascismo

Jonathan Martínez 13/10/2018

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hace unos días, después del sold out de Vox en Vistalegre, la presentadora Ana Pastor se preguntaba en El Objetivo cómo abordar desde los medios de comunicación la pujanza de la extrema derecha en España. En un ambiente de perplejidad y preocupación, cuatro tertulianos desmenuzaban las claves del abascalismo y se unían al desconcierto general de los grupos de prensa. Qué hemos podido hacer mal, nos gustaría saber, para que 10.000 personas jaleen discursos de odio y naftalina entre himnos legionarios y canciones de Manolo Escobar. Soy el novio de la muerte, Puigdemont a prisión, a por ellos oé. Era el domingo de llevarse las manos a la cabeza, del ya lo dije yo, de tirarse de los pelos y de culpar a cualquiera que se tuviera a mano, a los independentistas, a las feministas, al buenismo, al carril bici.

Dos días después, olvidado ya el susto y sin indicios de escarmiento, la extrema derecha volvió a demostrar en Valencia que la memoria de algunos medios es frágil y volandera. Que el fascismo hispano, vestido de levita o de capucha, ha florecido entre titulares permisivos e incluso elogiosos, muchas veces al calor de los focos de la televisión, como si reivindicar la xenofobia o el legado de Franco fueran opciones respetables y dignas de propaganda. Este 9 de octubre otra vez han salido a las calles valencianas las consignas nacionalsocialistas, los polluelos rojigualdas, los Sieg Heil y los brazos extendidos a la romana frente a una inmensa multitud demócrata que no estaba dispuesta a admitir un nuevo episodio de agresiones ultras. “Manifestaciones de signo contrario”, rotulaba La Sexta. “Choque entre manifestantes afines al independentismo y un grupo de ciudadanos con banderas españolas”, había titulado Antena 3 un año antes mientras la ultraderecha salía de caza a puño limpio.

En demasiadas ocasiones, la normalización del fascismo no obedece a deslices esporádicos o a una predilección por los eufemismos sino a una meditada línea editorial. Cataluña se ha convertido este último año en un laboratorio de confusión mediática donde la necesidad de construir un relato contra el referéndum republicano exigía hacer la vista gorda ante las travesuras del españolismo más recalcitrante, su parafernalia nacionalcatólica, sus esvásticas tatuadas y sus incursiones violentas. En un informe basado en fuentes periodísticas y policiales, el fotoperiodista Jordi Borràs contabiliza 101 agresiones ultras durante los tres meses más intensos del proceso catalán. El propio Borràs terminó con la nariz fracturada después de que un inspector de policía de paisano le golpeara al grito de “viva España y viva Franco”. El desembarco de antidisturbios y la retórica belicista del 155 han alimentado en la prensa la cantinela de la mano dura que tan buenos réditos ha dado a Ciudadanos y que Vox ondea ahora con un rentable entusiasmo.

Nos asusta pensar en Vox como un fenómeno reciente, como una extensión carpetovetónica de la nueva extrema derecha europea. Sin embargo, aunque existan motivos comunes como el recurso a la alerta migratoria, la islamofobia o la exaltación nacional, es justo reconocer algunas características diferenciales en los ultras patrios. Después de todo, nuestra fachundia hunde sus raíces en la España victoriosa del 39 y sus diversas ramificaciones ya se manifiestan en las distintas familias del franquismo. Tenemos la fachundia católica a machamartillo, bisnieta de las jerarquías eclesiásticas y enemiga declarada de los derechos de las mujeres. Tenemos la fachundia obrerista, heredera del falangismo. Tenemos la fachundia armada, infiltrada en los cuerpos policiales y el ejército. Y tenemos la fachundialiberal, vestida de gestor intachable, retoño de aquellos tecnócratas del tardofranquismo que urdieron la transición como un traje a medida de las élites empresariales y financieras. Vox no es un fenómeno inédito ni inesperado, sino la expresión más desnuda de un régimen totalitario que se vistió de demócrata en el 78 sin haber purgado sus responsabilidades. Vox no es un alumno novato sino un fascismo longevo que ha sabido vestirse de camuflaje. Hace ya más de diez años, los que ahora son primeros espadas de Vox se manifestaban junto a la AVT contra la paz vasca negociada por Zapatero. Por entonces, aquella AVT de Francisco José Alcaraz ya lideraba su propia cruzada contra las mezquitas. No recuerdo que los grandes medios se atrevieran entonces a denunciar lo que se ha demostrado una incómoda evidencia: que algunos colectivos de víctimas han incubado durante años el discurso troglodita que el domingo pasado llenó Vistalegre.

Dice el periodista Pedro Vallín que la mejor contribución que pueden hacer los medios si quieren poner freno al fascismo consiste en no difundir su agenda. De nada sirve que comprobemos las modestas cifras de población inmigrante en España si los telediarios siguen generando una falsa sensación de invasión africana que Pablo Casado aprovecha para esparcir sus paparruchas etnicistas. Es inútil que demostremos los índices de criminalidad más anecdóticos del mundo si los matinales se regodean en la crónica de sucesos, en el morbo y en las vísceras. La apelación permanente a la seguridad ciudadana es el mejor fertilizante de la extrema derecha, sobre todo si se vincula con sutileza o con descaro a una tenebrosa plaga extranjera. Mirad a Xavier García Albiol, que estos días promociona sus aspiraciones a la alcaldía de Badalona con un vídeo casero en el que ejerce de matón de playa y paladín de la propiedad privada contra una familia de okupas. Haced caso a Vallín: no existe una guerra civil de lazos amarillos, no hay excarcelaciones masivas de terroristas, no hay hordas de manteros que arruinan el comercio minorista ni padecemos una invasión de narcopisos. Hay, eso sí, un periodismo infiel a la verdad y yonqui de escándalos y audiencia.

“Manifestantes con banderas españolas”, llamaba TVE a los fascistas del Movimiento Aragonés Social que en septiembre de 2017 acorralaron a los militantes de Podemos en su asamblea de Zaragoza. “Personas con banderas españolas”, llamaba Antena 3 a los nazis de Hogar Social Madrid que increpaban a Joan Josep Nuet y Anna Simó en la estación de Atocha el pasado noviembre. Uno de los exaltados, por cierto, resultó ser portavoz sindical de la Policía de Madrid. También en noviembre, El Mundo relataba la lacrimógena historia de una pareja que se tuvo que ir de Mallorca porque “los vecinos les llamaban fachas”. Ella resultó ser miembro de la Fundación Círculo Balear, un colectivo de extrema derecha entretenido en la persecución contra la lengua catalana. Ya en diciembre, no hubo medio que no abriera sus brazos a Cristina Arias, la consternada vecina de Balsareny que denunciaba un intento de homicidio por culpa de la bandera rojigualda de su balcón. La agresión homicida resultó ser un minúsculo fuego en un portal y la afectada resultó ser simpatizante del grupo ultra Hermandad Hermanos Cruzados. “El mural de apoyo a los condenados de Alsasua provoca altercados en Valencia”, titulaba en junio el ABC mientras España 2000 vandalizaba una obra del artista Elías Taño y desafiaba a la policía. “¿Dónde van los fascistas españoles de vacaciones?”, se preguntaba Vice en marzo de 2017 en un reportaje sobre las excursiones de los pupilos de Melisa D. Ruiz. “Matteo Salvini: el hombre que se ríe de Europa”, llevaba a portada XL Semanal el pasado julio con una sensual estampa del ministro italiano semidesnudo entre sábanas.

Los ejemplos se multiplican y es difícil poder atribuirlos a un descuido inocente o a la mala praxis de un becario inexperto. Parece más bien que las grandes corporaciones de la información, al son del orden establecido, utilizan la extrema derecha como una vacuna frente a las insurrecciones populares. Nos inoculan pequeñas dosis controladas de la enfermedad para después proponer a los suyos como milagro terapéutico. El fascismo sirve al poder para establecer una falsa simetría con la izquierda militante y ocupar por descarte el justo fiel de la balanza. El estribillo perverso de los extremos que se tocan. La extrema derecha es el portero de discoteca del capital, el maromo hormonado que garantiza el derecho de admisión a los dueños del cortijo. Lo decía Nuria Alabao en estas páginas: necesitamos un periodismo antifa que no permita concesiones al programa político de la intolerancia y el miedo. Un periodismo que señale cualquier atisbo de manga ancha con los discursos de odio. No basta con llevarse las manos a la cabeza ante el ascenso de Vox, hay que preguntarse también quién lo fomenta. Y por encima de todas las cosas, esta es la clave, hay que preguntarse a quién beneficia.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    En cualquier caso, si se esta jugando con la extrema derecha, en tiempos convulsos como los actuales es jugar con fuego. Que se lo cuenten a Soros en relación a quién ahora preside Hungría. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 1 mes

  2. FREDY JOSE ARAUJO ROMERO

    Aaludos desde Venezuela Bolivariana No al Facismo

    Hace 3 años 1 mes

  3. Joan Colera

    Fascismo preventivo, la nueva estrategia de los del 'si no quieres arroz, dos tazas'... Buen artículo para los que sabemos que el centro político siempre está donde el poder quiere que esté...

    Hace 3 años 1 mes

  4. Joan

    «“Manifestantes con banderas españolas”, llamaba TVE a los fascistas del Movimiento Aragonés Social que en septiembre de 2017 acorralaron a los militantes de Podemos en su asamblea de Zaragoza.» Entonces... no eran compañeros?

    Hace 3 años 1 mes

  5. Joan Colera

    No hay pujanza de la extrema derecha. Hay una pujanza extrema de patriofutbolerismo llevado a la política. Pasó el 9 de octubre en València con las hordas del Valencia CF queriendo apalear a los manifestantes 'catalanistas'... La conexión es el fútbol y el boca a boca. La extrema derecha ha copado los centros de la testosterona. Es simple nacionalismo españolista de los de Ejército, Iglesia y Monarquía, que se convierte en fascismo cuando el pueblo estulto se deja arengar por los dedos acusadores del poder (y así a ver si esta vez caemos del lado del vencedor). Esto tiene tantos años como las piedras y salivazos que lanzava el populacho a los condenados por la inquisicón... Por la inquisición a las órdenes de Castilla y sus clases dirigentes...

    Hace 3 años 1 mes

  6. PaP

    Hola Jonathan, haz como yo. Lucha contra el avance de la ultraderecha exigiendo el cierre de las mezquitas salalfistas y la deportación de los inmigrantes ilegales.

    Hace 3 años 1 mes

  7. z

    excelente descripción. este neofascismo histérico no es más que una parte del viejo y extendido autoritarismo nacionalista latente saliendo por fin del armario. para completar la foto faltaría la fachundia 'progre', esos progresistas de boquilla que conforman la cúpula del psoe y buena parte de la base y son cómplices sin complejos de la derecha. así se comprende hasta qué punto es asimétrico este fascismo latente que lleva impregnando prácticamente todo el espectro político, y por qué no hay nada que hacer contra él en españa hasta que no se produzca un revulsivo social realmente regenerador, que ni está ni se le espera ...

    Hace 3 años 1 mes

  8. matriouska

    Un análisis brillante. Nota: Me parece acertadisimo el término 'prensa corporativa' para referirse al fenómeno (no aislado, ni exclusivo)

    Hace 3 años 1 mes

  9. FRANCISCO VEGA CRESPO

    FRANCO: ASESINO, CRIMINAL,GENOCIDA,TERRORISTA Y CATÓLICO, SIN MÁS.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí