1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Brasil, una elección para los equilibrios del mundo

Siendo tendencia general, la multipolaridad está bien lejos de ser un camino inexorable

Rafael Poch 3/10/2018

<p>Fernando Haddad y López Obrador.</p>

Fernando Haddad y López Obrador.

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

 

Las elecciones de Brasil (el domingo 7 de octubre la primera vuelta, el 28 la segunda) son importantes por dos motivos. La elección enfrentará al candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, con el de la izquierda laborista representada por Fernando Haddad. Con Lula en la cárcel, está en juego un veredicto sobre el golpe de estado mediático-judicial con el que la oligarquía local ha restablecido su dominio tradicional en el país, anulando el proyecto que Lula encarnó en la primera década del siglo. Pero hay más.

El liderazgo de este país-mundo de más de 200 millones de habitantes, el mayor de América Latina, puede ser decisivo para dar el tono a un continente en plena fase de reacción. Los avances de América Latina, sacudiéndose gran parte del tradicional tutelaje del vecino del norte, han conocido inquietantes reacciones, tanto en Brasil como en Argentina y Ecuador, por no hablar de la caótica Venezuela chavista que paga por  innumerables defectos, pero ninguno tan decisivo como el imperdonable delito de haber repartido entre los pobres renta petrolera. La victoria de López Obrador en México, el pasado julio, no parece suficiente para cambiar ese vector continental.

El nuevo presidente mexicano goza de una mayoría holgada en cámaras representativas, estados y municipios. Esa mayoría no abarca, por supuesto, el control sobre los poderes fácticos, económicos y financieros, de las fuerzas de seguridad y del narcotráfico, de la dependencia hacia Estados Unidos y demás. Con eso le sobran al presidente grandes trabajos y dificultades. No parece que López Obrador tenga propósitos de encabezar un liderazgo hacia la soberanía continental semejante a los de Lula y Chávez durante la década anterior.

Aunque la victoria de Lula en Brasil fue mucho menos completa desde el punto de vista institucional que la de López Obrador, y aunque sus reformas tuvieron poco impacto social-transformador, más allá del progreso material de millones de brasileños de clase baja incorporados al consumismo, sí  había esa ambición. Y aquello tuvo grandes consecuencias para la emancipación continental y la construcción del mundo multipolar: América Latina, con su enorme fuerza y vitalidad humana, maduraba como actor internacional en el mundo, con sus nuevas instituciones y acuerdos supranacionales. Una victoria del candidato de la izquierda en Brasil, ¿dará nuevos impulsos a todo aquello? El interrogante es aún más amplio. 

Siendo tendencia general en el mundo de hoy, la multipolaridad, la configuración de un orden con diversos polos de poder, está bien lejos de ser un camino inexorable. El avance de los presuntos aspirantes a configurarla, rellenando los vacíos dejados por Estados Unidos, es todo menos claro. En América Latina tenemos el descrito parón. Bajo el torpe dominio de la derecha alemana, la Unión Europea a la que se daba como seguro poder ascendente, está sumida en una seria y paralizante crisis desintegradora. Rusia registra innegables avances con Putin desde el punto de vista de su papel mundial (y esa es la razón de su intensa demonización), pero más allá de lo militar su fragilidad interna es grande, y está asumiendo riesgos considerables en el exterior. Oriente Medio está más desorganizado y tenso que nunca con la novedad de que ninguna potencia externa –y desde luego tampoco Estados Unidos, gran factor de caos allá– es capaz de intervenir con eficacia determinando el curso de los acontecimientos. Así, al lado del hecho del declive de Estados Unidos (50% de la economía mundial en 1945, 25% en los años setenta y alrededor del 15% actualmente, es decir un declive relativo porque viene de lejos y no impide su preponderancia), solo queda China.

Con ese ambiguo mosaico, el resultado puede ser no una verdadera multipolaridad, un nuevo orden mundial con pluralidad de actores en equilibrio o tensión, sino algo mucho menos estable y equilibrado de lo que se suele darse por supuesto cuando miramos hacia el futuro. Veremos a qué contribuye la elección brasileña de este mes.

 

Las elecciones de Brasil (el domingo 7 de octubre la primera vuelta, el 28 la segunda) son importantes por dos motivos. La elección enfrentará al candidato de la extrema derecha, Jair Bolsonaro, con el de la izquierda laborista representada por Fernando Haddad. Con Lula en la cárcel, está en juego un...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rafael Poch

Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona) fue corresponsal de La Vanguardia en Moscú, Pekín y Berlín. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania  de la eurocrisis.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cayetano

    Existen dos órbitas, una dominada por el sistema financiero institucional o a la sombra, cuyo valor de cambio es el dolar. La vida de éste sistema depende de tasas de beneficios o ganancias muy altas, que sólo pueden ser alimentadas por macromanipulación de los precios, constituyéndose en motor del crecimiento de la economía productiva. De otro orden, existe otra dinámica o vida basada en el crecimiento productivo y real de la riqueza, siendo el valor añadido productivo la base del crecimiento económico. Estas dinámicas estan interrelacionadas entre sí, pero si bien la financiera al corto genera más beneficios, también descapitaliza la productiva al reventar sus burbujas o dinámicas piramidales (economías Ponzi). La madurez diferencial del capitalismo, con sus distintos orígenes, establece a su vez dos polos geoestratégicos que la representan, los EE.UU. la dinámica financiera actual, China la dinámica productiva. Por ello, EE.UU. desde el ala dura, se repliega y reorienta sus fuerzas hacia el caos para mantener su predominancia a bajo coste por la vía de la debilidad y confrontación fuera de sus fronteras. China pretende sinergias exteriores sobre las que consolidar su crecimiento económico productivo, con las ventajas de jugar cuando menos con la planificación estratégica intervenida por el Estado y no por las transnacionales financieras. Desde la II Guerra Mundial, todas las potencias mundiales se habían sostenido y caido desde el favor o no de EE.UU. en sus relaciones comerciales. Sin embargo, ahora mismo estamos ante una inercia de perdida en el PIB de EE.UU. y por ende en las relaciones comerciales; y China con su inmenso mercado interno ha sabido jugar las reglas del juego sistémico con las instituciones de su socialismo real. Todo ello, enmarcado en una transición de las infraestructuras, energías, medios y modos de producción, que no sólo es invención o innovación sino renovación de los viejos capitales fijos. China a la hora de implementar la masificación de las nuevas tecnologías tiene muchas menos resistencias de las que ofrece EE.UU.; que de otra parte no sólo presenta más resistencias corporativas, sino que al tiempo cuenta con menos estímulos, dado que el elemento prioritario de reproducción del Poder se funda en el Sistema Financiero y no el productivo. La cuestión es que la interrelación de estas dinámicas, enmarcadas en la concreción del tablero geoestratégico mundial, nos llevan al humanicidio. Requerimos que EE.UU. se replantee su laissez faire respecto del sistema financiero (y que dentro del mismo reflexionen al respecto sus think thank), y jueguen un papel sinérgico productivo en el Mundo, junto al resto de potencias internacionales; que pasen a una posición estructural que les permita ser factor de equilibrio y desarrollo. Ahora bien, los intereses in y mediatos suelen alentar la reproducción de las inercias que los sostienen, y los intereses suelen determinar la forma de pensar gregaria y mayoritaria. Hemos olvidado otra tensión importante a futuro, los límites físicos del Planeta y la necesidad de crecer económicamente y demográficamente, no es casualidad la explosión demográfica en los últimos siglos que coinciden con el capitalismo. La subsistencia no sólo lo es a nuestro humanicidio apocalíptico-nuclear..., también lo es a la aceleración inadaptable de la humanidad a los cambios climatológicos y sus fenómenos extremos. Es un panorama alarmante lo cojas por donde sea, pero sólo el reconocimiento de su realidad y conocimiento del funcionamiento sistémico, nos puede permitir evitar el Fin de Fukuyama, pero a lo bestia. Los científicos que nos advierten no son agoreros locos en pelis de Terror. Actuar en lo local sin perder de vista lo global, es la fórmula, para que tod@s, podamos aportar nuestro grano a la era común, por incomodos que puedan ser algun@s comuner@s. Respecto a Brásil, decía en una entrevista hoy en Público, Pierre Sané, exdirector general de Amnistia Internacional, que en Brásil se ensaya un pseudo golpe de Estado, al que para bien y mal están mirando desde África. Pero estas dinámicas, de Brásil y otras, son hijas de la inestabilidad como apuesta geoestratégica, que en ocasiones coincide y otras no, en mayor o menor medida, con las inercias impulsadas desde más allá de las fronteras estatales. Brasil es un partido importante, pero en cualquier caso, ganar la partida requiere el concurso de todos, y eso hoy, parece que es descartable, mañana ya veremos, esperemos que como en otros momentos reine la cordura, y nos impongamos consensos. Un cordial saludo.

    Hace 3 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí