1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ángela María Robledo / Candidata a la vicepresidencia de Colombia

“Este país sigue extrañando al padre autoritario, como muestra lo que ha pasado con Álvaro Uribe”

Sonia Ariza Navarrete/ Jose Castellanos 3/10/2018

<p>Ángela María Robledo</p>

Ángela María Robledo

DAVID JIMÉNEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Ángela María Robledo ha dedicado su vida al conocimiento y a la política. Psicóloga de formación, entró a la administración pública al lado de Antanas Mockus, cuando fue elegido alcalde de Bogotá por segunda vez (2001-2003), como directora del entonces Departamento Administrativo de Bienestar Social, donde trabajó de la mano de los que ella llama “sujetos excluidos”. Dirigió la fundación Restrepo Barco, en la que trabajó con organizaciones de mujeres jefas de hogar y, según ella, fue allí donde descubrió el activismo feminista. Fue decana de la Facultad de Psicología de la Universidad Javeriana, una labor en la que buscó “porosidad en las disciplinas”, y en la que a veces se sentía “más antropóloga, socióloga o politóloga que psicóloga tradicional”. Ha participado de grupos de investigación adscritos al Instituto Pensar y al Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, en los que ha investigado sobre la forma en que colectivos de jóvenes y mujeres hacen política. Fue elegida múltiples veces como la mejor congresista mujer por su trabajo como representante a la Cámara por el partido de centro Alianza Verde (2010-2014 y 2014-2018).

Como ella misma cuenta, estaba dispuesta a volver a la academia cuando recibió una llamada de Gustavo Petro, quien la invitó a ser su fórmula vicepresidencial en las pasadas elecciones en Colombia. Le tomó un par de horas aceptar la propuesta y estuvo cerca de ser la primera mujer vicepresidenta del país, cargo que ahora regenta la conservadora Marta Lucía Ramírez. Ahora, volvió a la Cámara de Representantes a ocupar la curul que le corresponde por haber sido candidata a vicepresidencia de la segunda fórmula más votada, como establece la reciente Ley de Equilibrio de Poderes. 

En esta entrevista Ángela María Robledo deja ver su visión estructural de la política contrahegemónica. Es, sin matices, feminista y entiende que la política de “las nuevas ciudadanías” solo es posible si se articula con las luchas sociales que han sido históricamente relegadas y ridiculizadas. Hay en sus ideas una visión compleja e integral de la política como el verdadero agente de cambio y mejoramiento de las condiciones de existencia de las personas. En sus palabras se nota un proyecto que se funda sobre la idea de deconstruir la política existente, con los síndromes patriarcales y caudillistas que han permeado todos los proyectos políticos. Su mirada está puesta sobre el futuro y sobre la necesidad de que la oposición política que le ha tocado ejercer sea hecha desde las causas y no desde una mirada centralizada y paternalista.

Nos gustaría comenzar recordando el momento en que entra a la política. ¿Cómo fue ese tránsito?

Llegué a la política como funcionaria del segundo gobierno de Antanas Mockus. Fue una relación muy agónica y estimulante, porque su postura siempre ha sido muy kantiana, universal, abstracta, pero mi mirada como feminista era muy crítica de esa ciudadanía pensada desde el hombre blanco y propietario. Después entré nuevamente en la política representativa con la Alianza Verde como representante a la Cámara por Bogotá durante dos legislaturas. Y luego, cuando ya quería de nuevo volver a la universidad, Gustavo Petro me hizo la propuesta de ser su fórmula vicepresidencial.

En mi vida he sido arriesgada. He dado pasos al vacío y quizá el más grande fue acompañar a Gustavo. Sin embargo, la propuesta de la Colombia Humana era la que recogía mis luchas de mujer feminista desde hacía muchos años, además de mi tarea en la academia y mis luchas en el congreso, que fueron la salud, la educación, el agua, las mujeres, las víctimas, la guerra, una economía con capacidad de redistribución. Aunque para mucha gente fue muy sorprendente, para mí aceptar entrar en este proyecto fue una transición muy orgánica. 

¿Qué necesita la academia de la política y qué la política de la academia?

La universidad, incluso la pública, tanto en Latinoamérica como en Europa, se ha vuelto una empresa. Creo que este funcionamiento capitalista ha entrado como racionalidad a las universidades y les ha quitado libertad en la producción académica. En mi opinión, les hacen falta dos cosas: ser representantes de un espíritu de producción de conocimiento en libertad, y reconocer que existen otros saberes. Ambas son ideas muy políticas.

Y a la política le falta mayor rigor tanto en el discurso como en la presentación de sus tareas.  Es necesario que los políticos en su ejercicio abran espacios de vínculo con la academia porque, a pesar de todas sus falencias, las universidades son lugares en donde se produce conocimiento e intercambio de saberes. Sería mejor la academia y sería mejor la política. Sin embargo, en lo que hemos podido ver de este nuevo gobierno y en regímenes autoritarios en general, las universidades son vistas con sospecha. Aquí ya se han hecho declaraciones expresas que cuestionan, por ejemplo, el papel contrahegemónico de los profesores universitarios.  

¿Cuál es su diagnóstico del estado actual del ejercicio político en el país?

Cuando estuve en la Javeriana, conformamos un grupo interdisciplinario en el que trabajamos con jóvenes de movimientos sociales. Teníamos la hipótesis de que los jóvenes hacían política de maneras diferentes a las tradicionales, que pasaban por la subjetivación de su relación con el poder. Sentimos, sin embargo, que había algo que no estábamos entendiendo desde nuestras disciplinas: la forma en que los jóvenes se encontraban con ese mundo adulto, institucional, de un Estado frío, a partir de nuevas expresiones de ciudadanía y de ejercicio de la política. Trabajamos, por ejemplo, con los jóvenes de la teología de la liberación y su actividad parroquial, o con la escuela de formación de grafiteros en Soacha, y encontramos que la experiencia (no como la acumulación de tiempo) te abre a la posibilidad del encuentro con el otro. Esa idea fue fundamental en esta campaña, porque nos encontramos con formas diversas de hacer política: nos encontramos con los afro, con los indígenas, con los campesinos, con formas inéditas de hacer política como las de los animalistas, los veganos, los ambientalistas. Si entendemos estas experiencias como las nuevas formas de emergencia de la política en el país, tendremos la fuerza para enfrentar lo que se viene con este gobierno, que quiere devolvernos a propuestas de la constitución de 1886. 

Usted ha encontrado un lugar específico en la política colombiana, tan conservadora, para hablar de género. ¿Qué nos puede decir sobre ese proceso de consolidación de su figura política como abiertamente feminista? 

El feminismo tiene en mi historia dos perspectivas. La primera es la de la activista, que empecé a descubrir cuando trabajaba en la Fundación Restrepo Barco con organizaciones de mujeres jefas de hogar. Yo intuía que ellas tenían una manera distinta de mirar la economía, de entender los binomios privado/público, productivo/reproductivo, hombre/mujer. En ese activismo me encontré con una perspectiva crítica de la sociedad, pero quizá fue mi paso por la academia lo que me permitió desarrollar la otra perspectiva: la epistemológica, esa mirada crítica sobre el funcionamiento de la sociedad. Lo más lindo es que en esa mirada, que parecería muy occidental y contemporánea, me encontré con lo más ancestral de este país: los pueblos indígenas. También me encontré con las comunidades negras, particularmente con Francia Márquez. Conocerla y escuchar su historia me hizo pensar que compartimos, desde perspectivas distintas, una mirada y una apuesta importantes.

En la campaña, mucha gente me decía que no dijera que soy feminista. Discutimos largamente esa posibilidad, porque decirlo no era fácil: por un lado, Gustavo Petro, “el exguerrillero” y, por otro, Ángela Robledo, “la feminista”. Pero creo que fuimos claros y eso se nos ha reconocido y reivindicado con mucha fuerza: tuvimos el coraje de decir cuáles eran nuestras formas de habitar el mundo, no desde el dogma, sino desde el desafío. No hay duda de que temas como el aborto y la planificación provocaron mucho escándalo, pero teníamos que decirlo, reconocer un lugar de enunciación. Eso le sirve mucho al mundo de la política y en especial a las mujeres, para que sintamos que no tenemos que renunciar a nuestras luchas, porque lo único importante no son los votos.  Creo que sobre eso tenemos una contradicción con Marta Lucía Ramírez, la vicepresidenta: si no reconocemos que hay que transformar las prácticas de producción y reproducción, si no reconocemos que el capitalismo está íntimamente ligado a las formas patriarcales de ejercer el dominio, no vamos a lograr avanzar como esperaríamos.

Eso quiere decir que usted tiene,  por un lado, una agenda política marcada por el feminismo, pero también una forma de hacer política que, desde esa perspectiva, es crítica con las formas tradicionales.

Mi agenda como feminista en el Congreso tuvo un sello central: la paz, con la necesidad de reconocer el espacio de las voces de las mujeres no solo como víctimas, sino como reserva ética, así como el cuerpo como primer territorio de guerra. En el caso de las mujeres hay una continuidad de la violencia desde el espacio doméstico hasta el público, exacerbada en los momentos de guerra, que es tan patriarcal. Trabajamos en la consolidación de las comisarías de familia, que es el primer lugar al que las mujeres llegan a pedir protección. Acompañamos un proyecto de Angélica Lozano sobre derechos sexuales y reproductivos. Además, trabajé sobre la economía del cuidado, un tema muy bello que, entre todos, es el que menos despierta exacerbación, aunque es fundamental pues busca reconocer el aporte de las mujeres al mundo de la economía. Claro que hay miradas críticas que creen que eso es hacerle una concesión al capitalismo, pero creemos que en esta economización del mundo, las relaciones sociales y familiares también están economizadas, así que trabajamos con un nicho fundamental: el de las mujeres rurales.

La invitación fue a reconocer también que, aunque a muchos colectivos y movimientos sociales no les gusten los espacios institucionales del Congreso, hay que llegar aquí y que eso no significa perder lo que se ha ganado política, ética y estéticamente. Esa ha sido mi agenda, en ella signo insistiendo y veremos qué tanto de ella podremos trabajar en este nuevo gobierno, en medio de un debate muy fuerte sobre la búsqueda de espacios de conciliación con Marta Lucía Ramírez, quien va a coordinar la tarea de género. Es un debate vigente muy interesante, pero tengo claridad que desde mi tarea de oposición en el congreso debemos buscar iniciativas para mejorar las condiciones de las mujeres, aunque temas como el aborto, el matrimonio y la adopción igualitarios,  nos diferencian radicalmente de las posiciones conservadoras del gobierno actual.

En cuanto al manejo de la violencia también hay diferencias muy grandes entre usted y el Gobierno. La muerte sistemática de líderes y lideresas tiene un sesgo de género muy importante, porque las formas que ha tomado esta violencia no son iguales para varones y mujeres. Es necesario verlo así, pero parece que no se está haciendo desde el gobierno.

Tenemos una hipótesis y es que el trabajo de las mujeres frente a la guerra o en los territorios de la Colombia profunda no se había hecho tan visible, por lo que su creciente visibilidad social ha hecho que sean más vulnerables. Hace quizá seis años salió una providencia judicial que puso la primera alerta, pues surgió de una serie de demandas de mujeres que alegaban que su activismo político las había hecho mucho más vulnerables y hoy, según los datos de INDEPAZ, la violencia contra ellas ha aumentado significativamente. Puede ser, en parte, porque sus causas se han hecho mucho más visibles y entran en clara contradicción con los grandes intereses económicos. En esto ha habido un tránsito de lo social a lo político, porque sus causas son el agua, la tierra, la sustitución de cultivos, causas que van más allá de pedir salud y educación para sus hijos. La ley que hicimos con Iván Cepeda, la 1719, mostró el repertorio de violencias que se ejercen sobre el cuerpo de las mujeres, generalmente con un componente simbólico significativo. Por eso he buscado que la Unidad Nacional de Protección tenga protocolos diferenciados para las mujeres, o que Justicia Especial para la Paz tenga una perspectiva diferencial y de género. La gran desilusión es que darle materialidad a las normas no es tan fácil. 

Ustedes llegaron a este lugar con ocho millones de votos y una agenda absolutamente progresista que logró algo sin precedentes: poner otro lenguaje en la política, hacer la política en otros términos. ¿Cómo hace para seguir avanzando sobre estas agendas y para que ese cambio en el lenguaje no se pierda? 

Hay condiciones que están haciendo la tarea muy difícil, como el hecho de que nos hayan negado la personería jurídica. A mí me parece arriesgada e interesante la interpretación de la Corte Suprema en su sentencia: plantea que la oposición necesita condiciones materiales que hagan realidad esa segunda opción por la que votó una gran parte de la ciudadanía. En esto tenemos una diferencia con Gustavo y su invocación de las ciudadanías libres, que yo llamaría “nuevas ciudadanías”... Él le está apostando a algo inorgánico, mantenido con la fuerza de la gente, con la rebeldía y el coraje en las regiones. Si bien yo reconozco que es muy valioso operar por redes, por nodos y sin jerarquías (y esto quedó muy claro en los estatutos del movimiento), creo que la normatividad facilitaría esta tarea. Tendremos que esperar la reforma política para revisar cómo ganamos garantías para los movimientos significativos. Lo que pasó el sábado en la Plaza de Bolívar dice mucho: miles de personas se movilizaron, incluso tras horas de viaje, para acudir a la convocatoria de la fundación del movimiento. Sin embargo, muchas de esas personas nos dijeron que necesitaban ayuda para poder contribuir desde sus regiones. Lo electoral en Colombia es particularmente antagónico.

Por ahora, seguiremos haciendo la oposición desde el Congreso, que tampoco es muy fácil, aunque, quizá, el endurecimiento progresivo de este gobierno nos ayude a conformar un trabajo más colectivo,como el que creamos con el Frente Amplio por la Paz. Espero que no sea como la tarea de Sísifo.

Parte de este nuevo movimiento sobre la ciudadanía que significó la Colombia Humana fue aglutinar a una cantidad de jóvenes que funcionaron de una forma muy orgánica, incluso sin vincularse directamente la campaña, y realizaron pedagogía en las calles para conseguir votantes. ¿Cómo hacer para mantener ese entusiasmo de los jóvenes y que no sea algo que solo surge en coyunturas electorales?

Creo que ha habido tres momentos muy interesantes de movilización juvenil: el Sí a la paz, la campaña presidencial y la consulta anticorrupción. Eso nos dice que sí se puede hablar de que se viene consolidando un proceso que es tanto entusiasmo como acción política, y que no solo se trata de momentos aislados. Quizá, uno de los retos es el encuentro intergeneracional, pero eso nos exige a todos estar muy alertas a los nuevos caminos que los jóvenes señalan, eso que los mueve: el agua, los animales, la tierra, las nuevas identidades. Son todos temas de una fuerza enorme que, sin embargo, deben atarse al fluido más constante de los derechos civiles, que quizá es una forma más tradicional de hacer política, pero también un punto de encuentro. Para nosotros, en el mundo de la política, el reto es estar atento a la emergencia de esos nuevos sujetos. En el encuentro generacional está la clave para darle mayor continuidad a esto, porque los fogonazos son necesarios, pero la tarea es colectiva y de largo aliento. 

¿Cómo es de valiosa la nueva figura del Estatuto de Oposición? ¿Cómo podemos leer el futuro que puede tener? 

Oposición siempre ha habido en Colombia. Se ha intentado exterminarla, sí, pero la vida florece en medio de las dificultades. Yo soy partidaria del mínimo de organicidad y, por lo tanto, de que tenemos que seguir insistiendo en buscar la personería jurídica. Además, el Estatuto tiene perspectiva de género, y eso tenemos que aprovecharlo. Sin embargo, Gustavo, con su estilo confrontacional, me decía hace unos días que él siempre ha hecho oposición y nunca ha necesitado ni un estatuto ni garantías particulares, así que la Colombia Humana podrá hacerlo igualmente, con institucionalidad o no. Que no nos den personería jurídica no significa que nos arrebaten la posibilidad de hacer oposición. Será más difícil, claro, pero no imposible. 

¿Cómo ve usted esa posición de puente entre el autodenominado “centro” y la izquierda progresista que surge de su tránsito entre la Alianza Verde y la Colombia Humana ?

Yo le he oído decir a Gustavo que él no quiere hablar de “petrismo”, porque no quiere reproducir el uribismo, tan caudillista, aunque los hayan querido igualar. Él mismo es muy consciente de que hay que deconstruir esa imagen. Yo creo que mi tarea, la de la tejedora que había trabajado con varios partidos, se notó en la segunda vuelta, cuando ya se habían quemado muchas naves. Ahora debo seguir trabajando en las alianzas, con la perspectiva de un frente amplio. El reto, sin embargo, es sentir que tiene que ser un trabajo sin pirámides, sin tarimas, por decirlo simbólicamente. Gustavo está muy contento con la tarea que realizamos para la segunda vuelta, pero mucha gente le exige ponerse en el lugar del caudillo, una figura que no radica en él mismo, sino en la forma en que se le ha instituido desde muchos lugares, en una lectura que se ha hecho de él.
Sin embargo, este país sigue extrañando al padre autoritario, como lo muestra lo que ha pasado con Álvaro Uribe. Es un fenómeno muy interesante en términos psicoanalíticos. Yo creo que solo destituyendo al padre se puede crecer, y que aquí necesitamos una gran matria de muchas madres. Por ahora tenemos un tenue nosotros diverso que debemos seguir construyendo.

Terminemos por el gran tema de actualidad: la posibilidad de una guerra con Venezuela. Ha sido evidente que el Centro Democrático y la Colombia Humana tienen dos posturas enfrentadas acerca del rol que debe cumplir Colombia en la región. ¿Cuál es nuestro papel? 

Para el Centro Democrático, Venezuela ha sido un tema sumamente rentable: lo fue en el plebiscito por la paz y en la campaña presidencial, y lo seguirá siendo. Se trata, claro, de su fetiche con la guerra: tanto la interna como la externa. No podemos dejar que los grandes imperios nos produzcan una guerra en la que no queremos estar. Ya lo hicieron en Irak y en Siria, así que lo pueden lograr en Colombia. Tenemos que ser absolutamente claros sobre que no se puede alentar en lo más mínimo una intervención bélica, porque incluso en cálculos meramente militares nos iría muy mal, así diga Estados Unidos que nos defiende.

En campaña, nosotros siempre dejamos claro que se debe tratar de una ayuda multilateral a la crisis humanitaria y de una salida diplomática. Colombia debe desarrollar una política migratoria que nunca ha tenido, porque hemos sido un país de exiliados, de diáspora, pero esta es la primera vez que debemos recibir a nuestros vecinos. La Carta Interamericana de Derechos Humanos tiene que ser nuestra guía para presionar una salida democrática en Venezuela.

Así como salimos a defender la paz, tenemos que salir a defender que bajo ninguna circunstancia nos podemos ir la guerra. No podemos ser idiotas útiles de Trump, que está intentando por todos los medios retomar su popularidad para las elecciones que se le vienen pronto. Y a eso se le suma la preocupante debilidad de Iván Duque, con sus gestos vergonzosos de llevar camisetas de jugadores de fútbol a los presidentes que visita, ese deseo de agradar a los poderosos.

A uno le enseñan los pobres de este país que la solidaridad no solo existe en la riqueza. Es el momento de la solidaridad. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sonia Ariza Navarrete/ Jose Castellanos

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí