1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Debates feministas en torno a los permisos de nacimiento

En principio parece una conquista inapelable, pero ¿hay unanimidad dentro del feminismo sobre su puesta en marcha o sobre las condiciones en que debería hacerse?

Sarah Babiker 3/10/2018

PIXABAY

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El curso pasado cerró con lo que parecía una buena noticia para el feminismo. El 26 de junio se aceptaba la Proposición de Ley de Permisos Iguales e Intransferibles presentada por Unidos Podemos. “Los hombres de este país les debemos a nuestras madres y a nuestras abuelas hacer por nuestros hijos y nuestras hijas lo mismo que ellas hicieron por nosotros”, defendió Pablo Iglesias en el hemiciclo. Los 341 diputados y diputadas presentes en el Congreso aprobaron con inusual unanimidad la admisión a trámite de la ley; un texto que incluía el diseño de permisos por nacimiento que la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA) viene promoviendo desde 2005. Son más de diez años haciendo campaña para que los permisos de madres y padres tengan la misma duración y estén remunerados al 100% del salario. En septiembre comenzó el periodo de enmiendas a la propuesta de ley. Sin embargo, la votación puede llegar a aplazarse considerablemente, incluso que no llegue a pleno antes de las próximas elecciones generales.

La propuesta es la siguiente: de las dieciséis semanas que corresponderían a cada progenitor, seis serían obligatorias –las dos primeras inmediatamente después del parto o adopción– y diez voluntarias que se podrían tomar durante el primer año. Ninguna de las personas progenitoras podrían ceder parte de su permiso a la otra, de eso se trata la intransferibilidad. La propuesta de la PPiiNA tiene un objetivo claro: combatir la división sexual del trabajo para así aplanar los obstáculos que siguen dificultando el acceso al empleo de las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres, perpetuando, de este modo, su dependencia económica. La apuesta es por un modelo de familia donde hombres y mujeres sean a la vez cuidadores y sustentadores.

“Cuando los permisos son individuales, intransferibles y están bien remunerados tienen la capacidad de incidir de manera efectiva en el comportamiento masculino, ya que la gran mayoría de los padres-varones que tienen derecho a este permiso lo usan durante su total duración:  lo que en la práctica representa la vía de iniciación masculina en las  responsabilidades de cuidado. La misma pauta de comportamiento se repite en todos los países en los que existen estos permisos: actúan como palanca de cambio en el reparto de tiempos y responsabilidades de cuidados”, asegura Carmen Castro de la PPiiNA. Esta economista lleva años investigando la manera en que los Estados organizan sus políticas públicas para alcanzar la igualdad entre mujeres y hombres. Tras estudiar 27 países europeos, afirma que “los permisos por nacimiento ilustran cómo una misma política pública, en función de su diseño, puede servir para reforzar la división sexual del trabajo, alejando a las mujeres totalmente del mercado laboral y manteniendo el modelo de paternidad ausente –o como mucho de colaborador eventual–, o por el contrario, puede servir para acelerar el cambio masculino hacia una mayor corresponsabilidad”.

¿Cómo pueden las políticas públicas perpetuar la división sexual del trabajo? Según las promotoras de la PPiiNA la clave, en lo referente a los permisos, está en si son o no transferibles. En una entrevista de Ctxt, la portavoz de la PPiiNA, María Pazos Morán, apuntaba que dejar la decisión a las familias abunda en el patriarcado del consentimiento, es decir, en pensar que se da libre elección cuando en realidad implica la reproducción de roles de género provenientes de la cultura patriarcal arraigada en nuestros deseos. Así, la transferibilidad para ella implicaría una trampa. Pazos señalaba el precedente de la Suecia de los años 70 como ejemplo: “primero se eliminó el permiso de maternidad y se puso un permiso individual para cada persona progenitora independientemente del sexo, de la situación familiar, etcétera. Porque se pensaba que si las mujeres tenían que estar igual en el empleo, los hombres tenían que estar igual en el cuidado. Pero en el último momento, se coló la cláusula de transferibilidad. Aunque el permiso era individual, en la redacción de la ley se posibilita que, firmando un papel, se pueda ceder el permiso a la otra persona progenitora. Eso finalmente lo que produjo –se trata de la primera vez que un derecho social es transferible– fue que todos los hombres se lo pasaban a todas las mujeres hasta que se fueron estableciendo unos meses solo para padres”.

El debate de la intransferibilidad

La alegría de la PPiiNA por la aprobación a trámite de la ley tuvo que confrontarse, poco después, con un cuestionamiento de la propuesta. La socióloga feminista Carolina del Olmo fue una de las primeras en replicar en una tribuna en la que exponía que: “la insistencia en la intransferibilidad pone el acento en el empleo, no en el cuidado familiar.”  La autora de Dónde está mi tribu. Maternidad y crianza en una sociedad individualista exponía un punto de vista que ha sido expresado a lo largo del verano por otras autoras y colectivos: “las madres queremos trabajar en igualdad, con salarios decentes y con tiempo suficiente para cuidar de los nuestros. Pero no queremos que la única forma de lograr este objetivo sea seguir mutilando nuestra experiencia maternal con unos permisos miserables, entre los más cortos de Europa, mientras esta reforma sitúa a los padres españoles a la cabeza de Europa con permisos más largos que Suecia o Islandia”.

“Esta propuesta beneficia al padre, por encima de las necesidades del bebé y de la madre,” afirma en este sentido la antropóloga especializada en maternidad Maria José Garrido, integrante de PETRA, Plataforma de Madres Feministas por la Ampliación de los Permisos Transferibles con una posición muy crítica con la ley. La cuestión biológica y las perspectivas que hablan de las necesidades de madres y bebés, destacando el vínculo materno como algo más que una construcción cultural, tensionan al feminismo que históricamente ha pujado por la desencialización de los roles de género. “Existe la idea, heredada del feminismo hegemónico, de que el acceso al trabajo remunerado nos haría libres. En aquel momento era necesario luchar por una igualdad real con los hombres. También reclamaron, con toda la razón, que la maternidad fuera una decisión y no una obligación de todas las mujeres, así como el poder de decisión sobre la sexualidad femenina. Sin embargo, en la actualidad, estamos en el lado opuesto, ahora es políticamente incorrecto, dentro del feminismo, reclamar el derecho a la maternidad  y a valorar los cuidados como el eje de la vida, que la sociedad debería cuidar y proteger”, dice Garrido.

En el debate subyace una confrontación que encontramos en otras grandes controversias del feminismo: entre una mirada crítica a la idea de la libre elección –en virtud del mencionado “patriarcado del consentimiento” que naturaliza decisiones que están atravesadas por la cultura– y quienes califican de paternalistas medidas que apuntan a despatriarcalizar las familias a través de las políticas públicas. La economista feminista Lina Gálvez, comentaba en este sentido: “ hay que tener mucho cuidado con este esencialismo vinculado a los cuidados que se está imponiendo bastante entre gente joven dentro del movimiento feminista. Hay que poner sobre la mesa de forma muy clara que el problema no es solamente el mercado de trabajo, el problema también lo tenemos en la familia donde se reparten las tareas de manera muy desigual y que esa revolución es la que necesitamos”. Por su parte, Garrido apunta: “desde PETRA, abogamos por el derecho de las madres a elegir cómo vivir su maternidad sin obligaciones ni presiones: ni por volver al trabajo lo antes posible, ni por no hacerlo si lo desea, por el derecho a optar por la lactancia materna o por la artificial, defendemos, en definitiva, el derecho de todas las mujeres a decidir sobre sus vidas”.

Desde ambas partes del debate se reconoce la división sexual del trabajo como uno de los principales escollos para la igualdad de género. Es en el cómo combatirla, donde se producen los mayores choques y en particular en la disputa sobre la maternidad. “No es una cuestión de tiempos, es una cuestión cultural, que forma parte de la desigualdad estructural de nuestra sociedad y que es la consecuencia de cómo esta sociedad entiende lo femenino y lo masculino, y de cómo, desde la infancia, los niños y las niñas van aprendiendo sobre su lugar en el mundo y en la sociedad, sobre lo que se espera de ambos. Por eso, cambiarlo no puede limitarse a una obligación de licencia parental, que puede no usarse para criar y trabajar en casa, sino para otro tipo de actividades. Nosotras pensamos que obligar a la madre a incorporarse al trabajo y que el padre se quede cuidando de los hijos, puede dar lugar a situaciones mucho más desproporcionadas, si la madre va a tener que seguir encargándose de esas tareas después de su jornada laboral,” afirma en este sentido Garrido. Gálvez por su parte alerta sobre los modelos que se presentan como igualitarios y proponen que la baja se pueda traspasar: “si se nos vende que es un permiso igual aquel que tiene diez semanas transferibles, estamos cayendo en una trampa muy grande porque encima nos van a decir que si finalmente somos nosotras las que cogemos todo el permiso es porque lo hemos elegido así y por tanto no podemos protestar, y eso va a perpetuar esta situación durante mucho tiempo”.

Sin pareja o sin trabajo

Otra contestación que se le hace a la propuesta de la PPiiNA es la que tiene que ver con quiénes quedan fuera: las familias que no cuentan con dos adultos a cargo. La Plataforma de Madres Solteras afirmaba en un comunicado, que si bien reconocían que la medida era una avance para la conciliación y corresponsabilidad, “dicha ley vela exclusivamente por los derechos de las familias biparentales, dejando en desventaja a los menores que solo tienen un/a progenitor/a, situándonos en una clara discriminación”. La propuesta de la PPiiNA prevé catorce días extraordinarios que se podrían añadir a las 16 semanas de baja en el caso de estas familias.

A los permisos también se le señalan otro tipo de límites: el de mejorar a priori la situación de solo una parte de la sociedad, la de los varones integrados en el mercado laboral. “Las madres sin empleo no contarían con ninguna ayuda, por lo que proponemos una prestación básica universal por tener un menor a cargo, como en otros países europeos que disfrutan de políticas sociales avanzadas,” defiende Garrido en referencia a las medidas propuestas por PETRA. Aunque desde la perspectiva opuesta Gálvez advierte contra las transferencias como una de las herramientas de políticas públicas de cuidados que más apuntalan la división sexual del trabajo, y con ella la dependencia económica de las mujeres. Respecto a esto, Caro del Olmo, quien en abril copublicó un artículo defendiendo justamente una política de transferencias a las familias, objeta, “ yo creo que también hay que abrir los ojos a que la sociedad ha cambiado de verdad, no hace falta defender las cadenas del trabajo asalariado para que las mujeres trabajen, las mujeres trabajan porque les da la gana porque nuestra socialización incluye el empleo”.

La disputa sigue abierta, que la ley pasara el primer trámite no garantiza que vaya a permanecer tal cual. Como recuerdan desde la PPiiNA, tanto Ciudadanos como PSOE tienen propuestas alternativas. La primera incide en la transferibilidad, la segunda fija en seis semanas el permiso obligatorio inicial para madres y padres. Desde la PPiiNA consideran que tanta simultaneidad desactiva el potencial transformador de que los hombres deban ocuparse en solitario de sus bebés. Otros movimientos, como la propuesta del presidente Sánchez de que los Permisos Iguales e Intransferibles se apliquen entre el funcionariado en un primer momento, dejando su implementación en el sector privado al diálogo social entre patronal y sindicatos, han sembrado el desconcierto. En cualquier caso, es un debate que se tiene que abordar en una sociedad donde la división sexual del trabajo persiste junto a una creciente dificultad de mujeres y hombres para tener familia –como muestran las bajas tasas de fecundidad–  y para mantenerla en condiciones, según indica la alta tasa de pobreza infantil. 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Sarah Babiker

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí