1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Grandes días históricos de ayer y de hoy

Con ustedes el 1-O

Cuando equiparamos la protesta a un referéndum estamos reduciendo el marco de la democracia, y ampliando la capacidad gubernamental de fijar qué es o qué no es democracia

Guillem Martínez Barcelona , 2/10/2018

<p>Votación en Guinardó, Barcelona, en el referéndum del 1 de octubre de 2017.</p>

Votación en Guinardó, Barcelona, en el referéndum del 1 de octubre de 2017.

Teresa Grau Ros

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El mito. Hola. Pues aquí, en el Parlament. Sinopsis: hoy votan acatar lo de Llarena y suspender al pack de diputados presos y exiliados. Quiniela: votarán desobediencia, según los medios procesistas. Pero, básicamente, obedecerán. JxC, C's y PP, por motivos distantes, y distintos dirán que esto es desobediencia por un tubo. Pero el resto y los hechos, que no. Dipus fuera, zas. Esto, en fin, a pesar del griterío, se ha acabado. Habrá algún estertor. Igual es hoy. Ni idea. Pero pinta que no. Llega un momento en el que, o tiras la bomba atómica, o pierdes la guerra. En su día –octubre de 2017– no se tiró la bomba atómica. Por varias razones. La más divertida: no había bomba atómica. Bueno, en otro momento les explico todo eso. Las líneas de hoy, escritas en un Parlament paralizado desde hace meses, pues no se ponen de acuerdo en escenificar el raje, son para hablar del primer aniversario del 1-O. Sin duda, un mito. Los mitos son tan sobrecogedores porque están repletos de hechos reales. Zeus, en fin, era el dios de los hombres y del rayo tal vez porque los hombres, en ocasiones, huelen a rayos.

1-O, the movie. Los días 6 y 7 de septiembre de 2017 se produjo un acto de desobediencia en el Parlament. Por primera vez y con todas las letras. Curiosamente –esto es procesismo, no independentismo–, no con todas las letras pequeñas. Lo que aleja la Cosa del campo semántico rebelión. Es decir, se votaron dos leyes de ruptura, sí. Pero no se cumplieron. Ni un solo instante. Desde el 6-S al 1-O quien quiso pudo observar que lo que iba a celebrarse carecía de la posibilidad de ser un referéndum. Pese a ello, el Gobierno se comportó como si lo fuera. Es decir, le dio la entidad de referéndum e, incluso, su legitimización. El mismo 1-O le dio más. Todo. Un Gobierno y un Estado que no había tenido que emplearse a fondo para que el referéndum dejara de serlo –exempla: bastó una multa para que desapareciera, como un ninja, la Junta Electoral, la viga maestra de un referéndum– empleó una violencia descomunal y fuera de lugar para evitar algo ya inevitable: una protesta mutitudinaria y grandiosa. Un Gobierno y un Estado humillado, porque no había encontrado las urnas y las papeletas, actuó como un mono con una pistola. Literalmente. Incumplió, además, la ley: a) hay más de 20 piolines identificados y encausados por uso de violencia desproporcionada, y b) a pesar de tener en Cat la VI Flota, no pudo cumplir el mandato judicial de hacerse con las urnas y retirarlas ese mismo día. Provocó, con todo ello, la indignación en los medios internacionales, si bien no en la Comisión Europea –¿ese era el objetivo de aquella maniobra absurda? ¿Ver hasta dónde se podía llegar internacionalmente? ¿El discurso del rey del 3-O era para explicar que, en efecto, se podía llegar, tranquilamente, a la represión física para solucionar un problema político?–. Un año después de esa fecha, el Gobierno y el Estado siguen en zona de confort. Pero la erosión del momento –que puede aumentar con otra brutalidad futura– sigue haciendo su labor. De la actuación gubernamental de aquel día, intolerable, nace el mito procesista del 1-O. Mito, sinopsis: fue un referéndum, salvo en los tramos que elidió el Gobierno con su represión. En tanto que referéndum ganado, supone un mandato. Se debe asumir. Ese mandato. Es democrático. No hacerlo es antidemocrático.

La violencia. Hay muchos tipos de violencia, no sólo las que señalan los gobiernos. Existe, por ejemplo, la violencia económica, de la que nadie habla. Duele. Es cotidiana. No existe, no se verbaliza. Existe la violencia de Estado, de la que sin duda el 1-O fue una muestra. Y existe otra violencia que es la mentira de Estado. La practicó el Gobierno al desmentir y reducir sus actos el 1-O. Y la hizo la Gene, al mentir sobre el referéndum. Al mentir, incluso hoy, diciendo que se produjo.

El referéndum, ese género. Un referéndum es una disciplina internacional y tabulada. Eso es así para que Idi Amin no haga lo que quiera y luego lo llame referéndum. Las diferencias de lo celebrado el 1-O con un referéndum son categóricas o de matices. Les paso las más llamativas.

– Un referéndum se hace para solucionar un marrón, no para aumentarlo. Con esto no estoy diciendo que sea contraproducente para la sociedad un referéndum Cat de autodeterminación. No creo que lo sea. Y, si lo es, la vida es así. Pero lo que es problemático es convocar un referéndum que no se hará y, además, para no hacerlo. La intención del Govern, en todo caso, no era hacer un referéndum. Sabían, por ejemplo, que la convocatoria sólo interpelaría a una parte y que en ningún momento se alcanzaría un estándar internacional. La cosa iba, como siempre, de construir un objeto con el que negociar, no necesariamente sobre el tema, con el Estado. Se puede y se debe valorar el carácter ético de esa decisión, que expone a su sociedad a la violencia y a la propaganda. Y a la reducción del concepto democracia. No creo que se haya hecho.

– Debe haber una junta electoral plural y no de una parte. No la hubo. Supongo que, en un caso aparentemente extremo como el cat, podría haber dado el pego una junta electoral parcial, pero formada por personas reconocidas. No fue así. La junta electoral fue lo primero que desapareció del compendio. Lo dicho, con una multa. Lo que dibuja la participación del Govern en todo esto. Poca. De hecho, por lo que se sabe, salvo en lo del censo, todos los tramos en los que un Govern se exponía a cárcel –adquisición de materiales, por ejemplo–, fueron realizados por particulares. Las personas que se dejaron partir la cara en los colegios electorales, así, hicieron lo contrario que su Govern.

– Debe haber un censo. Lo hubo. Pero se desconoce su origen y elaboración, y quién quedaba excluido de él. En general, el Estado –la Gene no es una ONG– no puede hacer listados de ciudadanos, salvo en las instituciones a las que se señala que así se haga para un fin. Por ejemplo, un censo. En el resto, debe imperar la protección de datos, o cágate-lorito. La existencia de un censo irregular y no verificable fue todo un éxito del 1-O. Esto es, en una protesta ciudadana. Pero un fracaso en un referéndum. 

– No debe haber un listado de DNIs de personas que votan. Eso, por cierto, se realiza usualmente en todo el Estado en cualquier elección, para escándalo de los observadores.

– Debe garantizarse el secreto del voto. Para ello, debe haber un protocolo en el colegio que evite las aglomeraciones, y se debe proveer a cada colegio de un número de cabinas individuales de voto. Estos dos hechos, por cierto, son usuales en todo el Estado para cualquier votación, para escándalo de etc.

– No puede haber policía en el colegio, frente a él y en sus cercanías. Eso no lo respetó, claro, Piolín. Pero tampoco los Mossos. La presencia de policía en los colegios es algo común en las elecciones de todo el Estado, para escándalo de etc.

– No puede haber símbolos políticos en un colegio, en su fachada o en sus inmediaciones. Algo, por otra parte, común en las elecciones en todo el Estado, para escándalo de etc.

– Y, ya que hablamos de observadores, es preciso señalar que lo de los observadores internacionales causó escándalo entre los observadores internacionales. Debe haber observadores imparciales y no remunerados por una parte. Usualmente, en estos casos, el grueso viene de la OSCE. Los observadores del 1-O venían de una fundación de La Haya, a la que se le pagó un monto. No hay, me dicen, precedentes de eso. Es decir, el Govern sabía que no era un referéndum al contratar observadores. Curiosidad: los observadores pagados por la Gene, en su informe, poco publicitado, reconocían que el 1-O, como referéndum, no cumplía condiciones mínimas. 

– Los miembros de una parte o de un partido no pueden presidir o ser cargo en una mesa electoral. 

– Debe haber un recuento fiable. Es decir, la parte no puede contar. Me dicen en Xnet que el recuento fue fiable. Y lo que ellos me dicen, para mí va a misa. Pero no es verificable que lo sea –recuenta una parte–. La verificación de papeletas electorales en todo el Estado, por cierto, y en lo que causa estupor en los observadores, no es una posibilidad en el Estado en el que las papeletas son incineradas más rápidamente de la zona euro.

– Las sedes electorales no pueden ser ocupadas por una parte. Las ocupaciones fueron determinantes, por otra parte, en la protesta del 1-O. Sin ellas, no se hubiera producido la votación y la protesta. Algo que el Gobierno no quería pero que, por lo que se va intuyendo, tampoco un Govern, que se contentaba con la foto de los colegios cerrados. Si hubo desobediencia ese día, una voluntad contrastada de ruptura, fue en la sociedad. Ignoro –dato importante– si la sociedad desobedeció creyendo que detrás tenía un (proto)Estado, o no. Es decir, ignoro hasta qué punto su desobediencia fue obediencia a un gobierno. 

La importancia de un referéndum. Es importante que haya un referéndum sobre autodeterminación. Por lo mismo, es importante que no se llame referéndum a lo que no lo es. Y es importante que la sociedad se escandalice ante la mentira y el engaño. Es importante que la sociedad gane cuotas de poder, y que organice consultas que sean moralmente o efectivamente vinculantes y que, cada vez más, se vayan pareciendo a un referéndum. Es importante que, en ese trance, no le rompan la cara. No es sencillo. Para ello es preciso no llamar a una protesta referéndum. Es preciso señalar, en ese sentido, que hubo localidades en las que el día, en tanto a su dinámica y participación, fue un día de elecciones normal, si bien el compendio carecía del aspecto y las garantías de un referéndum, y de la voluntad de dos Gobiernos para que lo fuera. Es importante saber que una protesta, a la que muchos ciudadanos acudieron para protestar –por ejemplo, yo; voté nulo–, no puede ser tabulada como un referéndum que dio pie a un mandato. Los mandatos, por otra parte, suelen importar una higa a los Gobiernos. El Govern, desde la Generalitat, ha incumplido varios mandatos electorales. En 2012 tenía el mandato de un referéndum. En 2015, el de independizar Cat en 18 meses. Hoy –se lo explico en breve– se han pelado otro por todo lo alto. Cuando adoptamos la protesta –épica, descomunal, frente a una violencia también descomunal– como un referéndum y un posterior mandato, estamos reduciendo el marco de la democracia, y ampliando la capacidad gubernamental de fijar qué es o qué no es democracia. Por ahora, el procés ha servido para eso. Rajoy recortó democracia. El procés, también. A través de discursos democráticos que tiran de espaldas, y que, en ambos casos, tiran de espaldas al observador internacional que uno lleva dentro. Cuidadín.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    De acuerdo con Ahiga Audrey en todo. Estremecedor testimonio. NO ESTÁS SOLA HAMIJA

    Hace 3 años 1 mes

  2. ahiga Audrey

    Mi nombre es Ahiga Audrey, vivo en Ohio, Estados Unidos y estoy felizmente casado con un esposo encantador y cariñoso con tres hijos. Un gran problema ocurrió en mi familia hace un año, entre mi marido y yo, tan terrible que llevó el caso a la corte por un divorcio. dijo que nunca más quiso quedarse conmigo y que ya no me amaba. Así que se fue de la casa y nos hizo pasar a mi y a mis hijos por fuertes dolores. Intenté todos mis medios posibles para que regresara a través de muchas súplicas, pero todo fue en vano. Finalmente, confirmó que había tomado su decisión y que nunca más quiso volver a verme. En una tarde fatídica, cuando regresaba del trabajo, conocí a un viejo amigo mío que le preguntó a mi esposo. Le expliqué todo a ella, así que me dijo que la única manera de recuperar a mi esposo es visitar a un lanzador de hechizos porque a ella también le ha funcionado. Por el contrario, nunca creí en el hechizo, pero no tenía más remedio que seguir su consejo. Ella me dio la dirección de correo electrónico del lanzador de hechizos que es "wiseozizaspiritualhome@gmail.com" Así que a la mañana siguiente, envié un correo a la dirección que ella me dio y el lanzador de hechizos me aseguró que recuperaré a mi esposo dentro de dos días. ¡Qué increíble declaración! jajaja !!! Nunca creí, así que habló conmigo y me dijo todo lo que tenía que hacer. A la mañana siguiente, sorprendentemente, mi esposo, que no me ha llamado durante más de un año, me llamó para informarme que volvería. . Tan increíble, ¿verdad? Bueno, así fue como regresó ese mismo día, con mucho amor y alegría, y se disculpó por sus errores y por los dolores que causó a mí y a mis hijos. Desde ese día, nuestra relación ha sido más fuerte de lo que era antes. Gracias por la ayuda de este gran lanzador de hechizos. Mi consejo para todos los que están pasando por diferentes desafíos es contactar a este gran hombre y, al igual que lo hizo conmigo, él resolverá todos sus problemas. Puede enviarle un correo electrónico a través de esta dirección de correo electrónico. Le prometí que iba a contarle a todo el mundo acerca de sus magníficos poderes. (wiseozizaspiritualhome@gmail.com), si está en una condición como esta, o si tiene algún problema relacionado con "traer a su ex. No solo eso puede ayudarlo. 1) ser promovido en cualquier cosa que hagas 2) Gane un buen dinero o gane una lotería. 3) Lograr el éxito en los negocios. 4) problemas espirituales. 5) ganar caso judicial. 6) Busca a tu compañero de vida. 7) Obtener un trabajo bien pagado. 8) ganar el control sobre su matrimonio. 9) recibir favor y ganar atracción de las personas. 10) recuperar el dinero perdido. (11) sanarte de todas las enfermedades. curable e incurable como el VIH / SIDA, el cáncer, cualquier cosa (12) resolver problemas de embarazo y bendecirte con bebés. su dirección de correo electrónico una vez más es (wiseozizaspiritualhome@gmail.com) también puede contactarlo a través de whatsapp en +2348111448971

    Hace 3 años 1 mes

  3. Ignasi

    Por si acaso, obviendo el tono jocoso de algún párrafo, deberías informarte bien sobre lo que hablas o, si estás bien informado, no mentir tan descaradamente (ni siquiera la ironía o el sarcasmo aguantan una mentira detrás de otra). Gracias.

    Hace 3 años 1 mes

  4. Esdrubal

    Sea legal o ilegal un referendúm nunca se tiene que utilizar la violencia a quien deposita el voto, porque cohartas la libertad de expresión de la gente que desea la paz y la concordía. En Irak hace un año se hizo un referendúm de independencia y lo curioso que el gobierno no empleo la fuerza para cohartar la libertad de expresión recogidos en los derechos internacionales de todo el mundo, simplemente no le dieron validez. Pero la validez o la Invalidez de un Referendúm no es más que una utopia de personas que trabajan para el poder de turno. Dices bien que se puede manipular las votaciones y por eso tu mismo exiges que se haga en condiciones en la cual la gente pueda expresar su ideólogia que tiene que ser respetada , aunque esta salga fuera del marco del constitucional, porque el respeto es lo que dignifica a las personas. Nunca he sido independentista, pero las formas y la dureza de la situación siempre me pondrá a favor de las injusticias cometidas por un gobierno que tiene dos varas de medir, una la de su ideólogia nacional española que tienen todos los derechos y otra la del nacional catalan que se ha quedado desmarcado de todas sus demandas y es el culpable de una imposición que está por encima de dios.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí