1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Valls. Y ¿quién es él?

Un catalán expresidente de Gobierno (francés) se presenta a la alcaldía de BCN. El éxito del candidato por el tercio Banca/C’s dependerá de si los barceloneses compran que BCN necesita un Ministro de Interior

Guillem Martínez Barcelona , 29/09/2018

<p>Manuel Valls</p>

Manuel Valls

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Esta semana Manuel Valls ha anunciado que se presenta a la alcaldía de BCN por el tercio C’s. Lo ha hecho en un acto en el CCCB, a tutiplén. Lo seguirá haciendo en los próximos meses –Valls, todo apunta a ello, se presentará más veces y en más actos que un tupperware–, pues ahora mismo se ha presentado por los pelos y minimal. Poco se sabe de su candidatura, sobre quién la integra, sobre cuál es su equipo / de qué árbol ha caído, sobre su programa y, tachán-tachán, sobre quién paga la fiesta, algo a lo que el candidato no ha contestado a ningún medio francés –aquí, somos más senequistas, y esas cosas no nos interesan–, y que ha suscitado cierta polémica, al menos, en Francia –Valls aún posee, en el momento en el que escribo estas líneas, su cargo de diputado en la Asamblée Nationale, y no queda bien invertir lo que se cobra en otro proyecto político en otro Estado–. Un catalán expresidente de Gobierno se presenta a la alcaldía de BCN. No es algo muy común. De hecho, es algo estadísticamente improbable si pensamos que el último catalán presidente del Gobierno o del Estado –español–, en lo que es una historia abreviada de España, se produjo en 1873, que se dice rápido. Bueno. Valls, momento fundacional, alcaldía. Es un bello momento para preguntarse y quién es él, de dónde viene y hacia dónde puede ir. Como en todas las historias barcelonesas, la cosa empieza en el siglo XIX y con un tipo en el dólar, y con el mismo apellido que el candidato.

¿Y quién es él? En Barcelona, la base de la pirámide trófica reposa en personas sin abuelo. Es decir, que o tienes abuelo o, en cierto target, estás bajo sospecha. El caso de Valls es, en ese sentido, espectacular. No sólo tiene abuelo, sino bisabuelo. Por lo que, en efecto, está capacitado no sólo para dirigir Barcelona, sino para, en caso de vacío de poder, ser obispo emérito. Su bisabuelo, ya lo habrán adivinado, no es otro que Josep María Valls i Vicens, abogado e hijo –guau, Manuel Valls tiene tatarabuelo, lo que también le daría derecho a incendiar el Liceu cuando quiera y recalificarlo– de Magí Valls, fundador de la banca Hijos de Magí Valls, uno de los hombres de La Reinaxença, el movimiento cultural que quería jubilar el catalán por todo lo alto, con poemas, y fundirse, tras esa pompa fúnebre, con el nacionalismo español. No fue posible, pues el nacionalismo español no aceptó como animal de compañía ni siquiera a un zombie. Ese rechazo es el origen del catalanismo, me temo, tal y como apuntan las ultimísimas investigaciones del filólogo Josep Lluís Marfany. Bajo pseudónimo, el bisabuelo renaixentistapublicó ensayo, poesía, teatro y novela en catalán. El hermano de este prócer era a su vez Agustí Valls, amigo personal de Torras i Bages –el obispo que recondujo el carlismo gagá hacia la primera formulación del catalanismo conservador y católico; su eslogan“Catalunya”glups“serà cristiana o no serà”; Prat de la Riba, a principios el siglo XX, fue quien le dio un toque al corpus; Jordi Pujol le dio el tercer toque; ahora, le están dando el cuarto a ver cómo queda; quedará formalmente radical, pero reconocible para Torras i Bages; el catalanismo de izquierdas ha tenido otro recorrido; a ver si lo sigue teniendo; vaya, que paréntesis más largo–. Curiosidad: Agustí hizo un poema patriótico sobre Rafael de Casanova –el conseller en cap del Consell de Cent, cuando 1714–, leído a Rubió i Ors –junto a Milà i Fontanals, los Menéndez Pelayo cat– en un acto. Moló mucho en su día, hasta el punto de que ese poema es el posible origen de la celebración anual de los 11S posteriores. 

The next generation. Josep María Valls tuvo, a su vez, dos hijos: Magí y Nolasc Valls i Martí. Magí Valls fundó la Banca Ponsa i Valls –supongo que, como su nombre indica, junto al señor Ponsa–, que se fue al garete en los años 20, momento en el que optó por la enseñanza. Fue miembro de la histórica Associació Protectora de l'Ensenyança Catalana, y colaboró con medios del Noucentisme, como en D'ací d'allà, su capilla Sixitina. Nota a pie de página: el Noucentisme es la forma cultural del catalanismo conservador tras la Renaixença; aún perdura en estilo lingüístico, dinámicas, verticalidad y límites; formulado con la primera autonomía, la Mancomunitat de Prat de la Riba, es la cultura de Estado más dilatada en el Estado. Fue fundador e, importante jefe de redacción de El Matí, el diario conservador y católico cat, vinculado en breve a UDC –a UDC la reconocerán de otras películas; en CiU era la U–, un partido raro y, hasta cierto punto, único en el Estado. Fundado ya con la República, era un partido conservador, católico pero netamente republicano; a su fundador se lo pelaron los malos en Burgos, cuando el tsunami–. Magí, un hombre que lo pasó mal durante la revolución anarquista de BCN –escondió curas–, y luego, en el nacional-catolicismo de Franco –fue depurado–, fue el padre del padre de Manuel Valls, Xavier Valls i Subirà, pintor. El hermano del abuelo Magí, Nolasc Valls, fue también, por cierto, pintor. Fundó la Acadèmia Valls, donde fueron alumnos Modest Cuixart y Antoni Tàpies. Anécdota que explica BCN en su brutalidad. Años después de todo eso, un día coincidieron Tàpies y Xavier Valls, padre de Manuel Valls y sobrino de Nolasc, el antiguo profe de Tàpies. Para explicar que, como pintor, jugaba en otra Liga, Tápies le preguntó a Xavier que qué coche tenia. "Un Dos Cavalls", dijo. Tàpies: "Quèeeeee? Jo tinc un Mercedes!". Sí, Barcelona, bajo su manto de silencio y rollo cívico, es un bombardeo continuo.

Rayos, voy a cambiar de párrafo. Xavier Valls, el padre de Manuel, disfrutó de la vida cultural de la BCN de postguerra. Una juerga. Reflejada en esta anécdota en la que no participó, pero que vale su peso en oro. En una sesión clandestina de poesía, realizada en casa de Carles Riba, el gran poeta vivo y no exiliado del momento, el joven poeta Josep Palau i Fabre leyó La sabata, un poema dedicado a una puta. Por lo que, acto seguido, tuvo que emigrar por piernas a Francia ante el escándalo y el vacío posterior de la BCN de pocos apellidos que hablaba rimado. Es posible que algo así de pequeño y estrecho sucediera en la vida de Xavier Valls, que se fue en los años 40 a París, a intentar llevar una carrera razonable de pintor –figurativo, algo raro en el París de entonces, y común en España–. Se casó con Luisangela Galfetti, suiza italiano-hablante. Se instalaron en un piso de propiedad municipal, del que sólo salieron cuando, hala, les echaron. Al parecer, llevaron una vida difícil y con alegrías esporádicas del artista consolidado, pero no tanto. En los 60 se produce cierto reconocimiento, que llega a Esp en los 70, y a Cat en los 80. Sea como sea, la familia consiguió comprar una casa modernista en el barrio de Horta –un barrio cutre-mono, bello y con algún asesinato urbanístico–, a la que venían cada verano. En uno de esos veranos, nació, zas, Manuel Valls i Galfetti, aka Manuel Valls, barcelonés de casualidad, como todo el mundo. 

Dublineses. ¿Quién es Manuel Valls? Es tras Pasqual Maragall –y su hermano Ernest–, el político con ese valor agregado barcelonés de tener el abuelo mas chachi. Un abuelo, en el caso de Valls, en las antípodas vitales e ideológicas de Joan Maragall, el poeta y periodista de mayor entidad de su época. Si bien católico, comprendió la magnitud y el interés del anarquismo barcelonés. Desapareció del mapa, por cierto, tras los sucesos de 1909, cuando escribió pidiendo el perdón para Ferrer i Guàrdia y demás condenados por el primer levantamiento anarquista barcelonés del siglo XX. El Noucentisme y los escasos apellidos de esa burguesía coquetona, pero salvaje y a navaja, le dieron para el pelo. Esa ciudad, esos escasos apellidos, como en las novelas de Marsé, ríen la gracia, hasta que dejan de reírla. Y no perdonan. Los Valls, ubicados más a la derecha que los Maragall, parece que recibieron ese trato marginal dispensado al que se arruina en una ciudad de escasos apellidos no arruinados, al que tiene un dos-cavalls, y no un Mercedes. Lo que pudo haber dibujado cierto gamberrismo en las últimas generaciones de Valls. Barcelona, es, en fin, una ciudad con modales, si bien con una dureza descomunal en sus élites. Es difícil entrar en ellas, pero muy fácil salir. Basta con ser raro más tiempo y con mayor intensidad de lo deseado, o con tener una economía rara. Uno de los pensadores barceloneses más sólidos del siglo XX –Johan Cruyff–, explicó que "del Barça se sale en globo". Es decir, rodeado y entre horcas y antorchas. Algo parecido sucede en esta ciudad que no se habla de Diagonal abajo, si bien no lo parece. Es decir, una ciudad clasista, dura y con capacidad finolis para no hacerlo perceptivo. Desde 1909. Que se dice pronto.

¿De dónde viene? Manuel Valls se cría en Francia y veranea en BCN. Vive en el seno de una familia conservadora y católica, que ha huido de un país y de una ciudad conservadora y católica. Lo que ilustra que posee un izquierdismo y un conservadurismo de difícil traducción peninsular. O, incluso, universal. Conserva la fe católica familiar hasta edad tardía. Su hermana –vive en la casa de Horta; por lo visto es procesista, como su propia madre; en algún tuit ha afeado la conducta de su hermano y rememorado al avi Magí al respecto, un tipo al que no le hubiera hecho mucha gracia su acercamiento al nacionalismo esp/C's; en la actualidad, apoya la candidatura de su hermano, de manera que incluso fue al acto de presentación– ha apuntado que en algún momento Valls pudo haber valorado el sacerdocio como salida espiritual y profesional. Sea como sea va a la universidad –Historia– donde milita en sindicatos universitarios. En el acto de la presentación de su candidatura, el dato más importante y nítido que emitió es que, en todo caso, no acabó sus estudios. Carece de titulación / se formó en las aulas de Nuestra Señora de la Calle. Sí, pero, ¿en qué calle? 

La calle es de quien la trabaja. A los 17 años se afilia al PSF –Partido Socialista francés– y engrosa sectores más conservadores que el de tonton Mitterrand, que en 1981, cuando Alaska y los Pegamoides, aún lleva en su programa la nacionalización de la banca. A los 20 años se naturaliza francés –algo importante; su hermana, por ejemplo, conserva la doble nacionalidad; esa decisión explica una apuesta, tal vez política–. A los 24 años estrena cargo. En el ConsejoZzzzz RegionalZZZZ de Île-de-France –rayos, como disfruto poniendo la ^–, donde pica piedra. Va alternando ese biotopoZzzz con otros cargos, mayormente internos. Va subiendo en el ascensor del partido. En los 90 es el capo de comunicación del partido. Y, ojo, cuidadín, en el interín 1997-2002 fue el jefe de comunicación en el gabinete de Jospin. Vamos, que sabe un huevo de comunicación, oficio aprendido en París, donde hay botón nuclear, grandeur, un poder efectivo, y unas puñaladas efectivas, mayores y más trascendentes que las emitidas por aquí abajo. En 2001 y 2002 le cambia la vida. Es elegido alcalde de Évry, un suburbio de París, y diputado en la Assamblée. Toca cacho, vamos. 

Vida de un alcalde. Importante: llegó a Évry en paracaídas. No conocía nada del municipio. Y se especializó en lo que las derechas llaman seguridad ciudadana, y las izquierdas no suelen llamar de ninguna forma. Eso le populariza, glups, en el municipio y en el partido. Medita presentarse a la primarias presidenciales. Pero no lo hace. Tras la elección de Hollande, es nombrado Ministro de Interior en el Gobierno de Ayrault, por sus aportaciones en el campo de la seguridad –otro cuidadín– en Évry. Como Ministro de Interior, y en un momento de auge para el Frente Nacional, Valls parece incorporar a sus políticas discursos y actitudes frentenacionalistas. Se centra en la cosa inmigración y, con mayor brillo, en la cosa gitanos. Practica expulsiones, batiendo el récord de lepenismo institucional con 10.000 en un año, y como la gitanofobia le hace cada vez más famoso, se gusta y ejecuta algunas plásticamente llamativas, como la de una niña gitana, Leonarda Dibrani, de 15 años, que fue detenida en plena excursión escolar, como si hubiera matado a Kennedy. Posteriormente fue deportada a Kosovo, la Dinamarca del Mediterráneo –Dinamarca del siglo X, quiero decir–. No se traga con Hollande, pero es el miembro más popular del gabinete. Ya había empezado, en fin, esa dinámica del Sur europeo, en la que los ministros más populares eran los de Interior. 

CATALÀ UNIVERSAL. En 2014, tras una crisis de Gobierno, es nombrado Primer Ministro. Junto a Andreu Nin –alto cargo en la Internacional Sindical Roja–, o Joan Antoni Samaranch –alto cargo del COI–, entra en el Olimpo de los catalanes que han llegado más lejos como autoridad. No hay mucho de eso, en efecto. Su obra es una mezcla de las aportaciones de ZP –inaugura, por todo lo alto, la crisis terminal de la socialdemocracia en Francia, al optar por la austeridad y por una poética gore para la reforma laboral; eso le crea problemas a su izquierda y a su derecha/Macron–, y del patriota europeo al uso, anclado en la derecha y especializado en el tema minorías étnicas. Consciente del creciente papel central del tema de la inmigración en Francia, participa en él con propuestas de regulación del velo en espacios públicos, y poniendo, como Sarkozy, a los gitanos en el punto de mira. La gestión de los atentados integristas en París y Niza supuso también un endurecimiento de la seguridad, cierta excepcionalidad permanente y una intensificación de la solución policial sobre todas las cosas. En 2016 dimite. Se presenta a las primarias del PS y propone cambiar el nombre al PS. Las pierde ante Hamon, a quien sólo conoce su madre a la hora de comer. Coquetea con Macron, su antiguo empleado/ministro, que se hace el sueco. Elegido como diputado socialista en 2017, no tarda en abandonar el PS. Pide su entrada en el bloque de Macron. Se la dan, pero de rasqui. Participa en el bloque, si bien no es un diputado adscrito a él. La sensación es que es un hombre con mucho tiempo libre. Es decir, con una carrera política finalizada. En Francia, al menos, es una especie, de un sólo individuo, que tiene chungo existir a su izquierda y a su derecha. Algo ha pasado que ya no se puede ser el límite conservador en la izquierda bajo la forma y las políticas de Valls. Hasta que, de pronto, en las 2015, pasa algo raro. Valls se deja ver haciendo campaña con C's para las elecciones cat. Lleva barba. Cuando un tipo sin barba se deja barba es que o bien se ha divorciado, o bien está acometiendo cambios aún más importantes, para los que se requiere máscara. Una barba es, técnicamente, una máscara. 

GIRA EL MÓN I TORNA AL BORN / CIRCUNVALA EL MUNDO Y VUELVE AL BORN. Sí, hace algún acto de campaña para C's. C's es un partido raro. Aún, a estas alturas, no se sabe si es un partido esp o cat. Es el partido cat no procesista –primera fuerza cat tras las elecciones de 2017– que más ha comprendido, en su mecánica, al Procés. De manera que lo reproduce. Por otra parte, es un partido frágil y raro en Cat. Su staff es ultra-nacionalista y con líderes con tics, prosodia y, en algunos casos, pasado, vinculados a la derecha esp. Sus votantes, según las encuestas, no. Por lo que podrían salir pitando en caso de intensificación, oral o escrita, de ese nacionalismo. Valls, en ese sentido, daba lustre a C's en aquella campaña. Aportaba su pasado PS, la cosa republicana francesa –un acceso al nacionalismo de Estado menos bestia y cañí, y más efectivo, que los accesos locales–. Y la barba. Por otra parte, era espectacular tener un Primer Ministro en un acto electoral. Daba proyección y situaba a C's como un objeto moderado y tabulado en Europa. Por lo demás, la asociación de Valls con C's no cuadraba. Faltaban piezas para entenderla. Unos meses después, empezaron a aparecer piezas del puzzle, que otorgaban al todo un sentido. Valls empezó a hacer cenas en BCN. Con grupos profesionales y de amistad, por lo general, me dicen, relacionados con los escasos apellidos barceloneses. Trascendían de esas cenas, a partir de artículos de opinión publicados en la prensa, grandes frases y actitudes de Valls. Trascendió así que se piró de un cenorrio, después de afear la conducta al pack burguesía BCN. Eso, me dicen compis franceses, es el sello de Valls, ese antiguo jefe de comunicación: la filtración beneficiosa. Hace meses que se ha instalado en la ciudad. Tiene guasa, pero vive en el Carrer París. Y parece aclimatarse al terruño. Este verano, informaba la prensa del cuore, se lió con una espécimen, recién divorciada, del colectivo de apellidos carolingios millonetis barcelonensis. Eran felices y comían perdices RH-. 

Más piezas sobre el puzle de la unión Valls + C's, no tan natural y sencilla, al punto de que, en el primer acto de presentación del candidato, no asistió el grueso del equipo municipal de C's. El hecho de que se presente como una plataforma –“horizontal”, como todo en Cat desde 2012–, supone a) nada, y b) un cambio radical en C's, que tiende a rehuir coaliciones y esas cosas –la última, en unas europeas, acudió coaligado con un partido ultra irlandés; no le fue bien, y hoy aún se hacen chistes al respecto–. En una ciudad de pocos apellidos, pero muchos de ellos un tanto bocazas, se dice que C’s ha desaparecido del trade-mark de la lista por sugerencia de los financieros de Valls, que por supuesto no dan la cara. La idea es que, una vez dominada la bestia procesista, ahora conviene dominar la otra bestia: un ayuntamiento de izquierdas no olímpicas.

¿Hacia donde va? Una ciudad, especialmente BCN, la ciudad más grande de Europa que no es capital de Estado, con un ayuntamiento descomunal –poseedor de grandes atribuciones en educación, en sanidad, en asistencia social, por ejemplo–, y con una sociedad diversa y complicada, es algo difícil de aprehender cuando aterrizas en paracaídas. Lo que dificulta el triunfo de Valls, un barcelonés viejo –ese tipo que mola en la política BCN y cat–, pero lejano, muy lejano. ¿Hay partido? Hay partido. Puede haberlo. ERC ha substituido a su candidato –zas– por Ernest Maragall, hermano de Pasqual Maragall. La acción ha supuesto un símbolo de rebeldía en ERC frente a la máquina procesista, un indicio de que no jugará la carta de la banderita, sino la municipalista, así como el dato de que, bien gane ERC, o bien ganen Comuns, puede haber un Ajuntament de izquierdas. Esa carta procesista, todo apunta, la jugará PDeCAT, o la Crida, que no se sabe cuál será el nombre artístico. Se barajaban como candidatos a Ferran Mascarell –exchico Maragall, pasado con armas y tropas al procesismo; pocas armas y tropa, por cierto–, y Pilar Rahola –tertuliana, es decir, una política de riesgo; todas las instituciones por las que ha pasado, ya sea el Congreso o el Ajuntament, han resultado ser, posteriormente, territorio quemado–. Con la elección de Maragall, la cosa ha quedado un poco en bolas. Sea cual sea el candidato, jugarán la baza de que ganando BCN, la República se hará en un plis-plas, por aclamación en Europa, y aún nos darán un juego de sartenes. Sí, es inverosímil, pero esas cosas cuelan en cada elección desde 2012. Si consiguen que estas elecciones municipales sean patrióticas, y no municipales –algo muy probable o, al menos, posible–, C's/Valls pueden comerse una rosca. Una rosca de ingestión difícil. El PP –un partido residual en BCN y en Cat– ha anunciado, sí, que llegaría a un acuerdo con Valls posteriormente a las elecciones. Pero es difícil que alguien más apoye a Valls, por lo que tendría que ganar por KO. En este momento, algo poco verosímil. Colau/Comuns parece estar bien situada/situados. También parece que el tema común del grueso de las candidaturas será la seguridad, la suciedad, el turismo, y esos temas que, tradicionalmente, las derechas sobreactúan y dominan con luz propia. Y, dentro de ellas, Valls, el hombre que llegó a Ministro de Interior y a Primer Ministro gestionando esos temas en un municipio de 50.000 habitantes. Muy posiblemente, la apuesta implícita de su candidatura es, de hecho, un mensaje sencillo, derechista, cargado de riesgo social y éxito electoral: BCN necesita un Ministro de Interior.

 

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Sara

    Relato que la ministra Celáa calificará de fake. Or something. Pasen y vean. http://mujeresalbordedeunataquederisa.blogspot.com/2013/10/ese-gacho-me-robo-mis-acais.html?m=1

    Hace 3 años 2 meses

  2. Au

    En cambio hay 26 capitales de estado menores que Barna por 13 que son mayores. Diríase que el tamaño no importa.

    Hace 3 años 2 meses

  3. Au

    Visca cat lliure, pero en honor a la verdad, Estambul, San Petersburgo y Hamburgo son mayores que Barcelona y no son capital de estado. Sin entrar en el proceloso mundo de las áreas metropolitanas.

    Hace 3 años 2 meses

  4. Sergio

    La quennelle es la razón principal de que Francia no soporte a este gandul. Y que sea legal donar dinero a Israel y que te permita pagar menos impuestos.

    Hace 3 años 2 meses

  5. zyxwvut

    Pues un excelente análisis, como siempre, y un texto para formar opinión. Enhorabuena y que siga así, señor Martínez.

    Hace 3 años 2 meses

  6. pgb

    desde francia (finistere breton, donde el breton no se habla porque la prohibicion fue mas bestia que con franco) concuerdo con uno totalmente. lo que he visto lo apoya. y sobre valls, decir que ya tiempo antes habia defendido que los socialistas dejaran de serlo, y que tras presentarse a las primaras de izquierda y perderlas, pidio el voto para macron. si el candidato ganador hubiera tenido el apoyo claro del aparato socialista, un candidato a la izquierda del partido y no del aparato podria haber recogido voto util a ambos lados, y pasar a la segunda vuelta para enfrentarse a lepen y ganarla. pero el apoyo de parte del aparato (valls el mas importante y claro) para macron, dio a este votos de la derecha socialista, favoreciendo que hubiera votos de izquierda a un partido nuevo (de un politico viejo). entiendo que valls fue clave en la victoria de macron por romper la unidad socialista desde arriba (tras presentarse a las primarias y perderlas, traicion sin lugar a dudas, no reconocer el resultado de una eleccion a la que se presento como candidato tras perderla). a en marcha no le interesaba tener a valls en el partido porque queria ir de novedad. que se vaya a ciudadanos y hunda ciudadanos como hundio al socialismo frances, dando alas a macron (el ciudadanos frances, politica disfrazada de decisiones tecnicas) no seria una mala noticia

    Hace 3 años 2 meses

  7. Josep Pujol Andreu

    La redacción me parece muy chulesca e impropia de un peroodista de investigacion.

    Hace 3 años 2 meses

  8. Anatole le Français

    Le pouvoir, le pouvoir à tout prix ! (El poder, cual sea el precio!) Me lo han negado en Francia (nunca me ha elegido nadie en ningún lugar), a ver si los Catalanes me lo conceden por fin ! Me lo merezco. Soy un líder nato. Tengo que liderar. Todos los políticos son gente medio enferma, pero a este no le queda una pizca de vergüenza ni orgullo. No lo votéis, porfa

    Hace 3 años 2 meses

  9. Andeloqueande

    Milan, xiquet. Conurbación de 7 millones de almas. Y qué cosa eso de llamarlas almas. Por lo demás, bien como siempre, aunque hoy te has pasado más de la cuenta con las subordinadas

    Hace 3 años 2 meses

  10. Jordi

    Habla de nacionalismo, no de estado.

    Hace 3 años 2 meses

  11. fer

    Y tú,de quien eres? Cuánta caspa tienen los "anarquistas"

    Hace 3 años 2 meses

  12. Uno

    " Aportaba su pasado PS, la cosa republicana francesa –un acceso al nacionalismo de Estado menos bestia y cañí, y más efectivo, que los accesos locales–. " ¿Perdón? Si hay un estado monstruoso y totalitario, ese es el francés. Basta con pasearse por esos distritos creados ex nihil en estilo neoclásico por iniciativa estatal para darse cuenta. España será cutre, pero como Estado bestia no le llega al gabacho ni a la suela de los zapatos.

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí