1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Obreras y feministas: las últimas cigarreras de Lavapiés

La Fábrica de Tabacos de Madrid se levantó en 1790. Durante el s.XX, acogió al entramado empresarial público y privado asociado al franquismo. Dos décadas después de su cierre, aloja uno de los centros sociales autogestionados reconocidos por el Estado

Miguel Ezquiaga Madrid , 27/09/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 

Sentadas sobre taburetes, las operarias rasgaban con cuchillas los fardos de tabaco caliente que, al abrirse, liberaban un vapor espeso y plateado. El humo se restregaba contra las paredes mientras ellas agarraban las manillas de hoja candente para separarlas del mazo y batirlas después. El polvo de la picadura volaba hasta el techo; hería pituitarias, escocía los ojos. Escupideras en cada esquina. Para protegerse, las mujeres cubrían su cara como forajidos en un western. Bochorno.

Así evoca María Antonia Montiel la Tabacalera de la calle Embajadores que conoció en 1974, cuando entró allí por vez primera. Llevaba trabajando desde los 14 años y se incorporó a esta fábrica con la mayoría de edad recién cumplida. “Al llegar, pensé que no podría soportarlo. Las cigarreras caían redondas por las altas temperaturas y la falta de ventilación”, recuerda. Y agrega: “Aquello parecía un túnel en el tiempo”. 

Del edificio que entonces acogía la producción de Tabacalera S.A. salían cigarrillos desde el reinado de José Bonaparte. Antes, se elaboró aguardiente, naipes y papel sellado, explotaciones exclusivas del Estado

Lo era. Del edificio que entonces acogía la producción de Tabacalera S.A. –un entramado empresarial fundado por Franco para gestionar el monopolio del tabaco y el timbre– salían cigarrillos desde el reinado de José Bonaparte. Antes, se elaboró aguardiente, naipes y papel sellado, explotaciones exclusivas del Estado. La estructura del trabajo poco había cambiado desde entonces: sostenido por mujeres y gobernado por hombres. “Cuando me incorporé”, rememora Maria Antonia, “ellos mandaban y nosotras obedecíamos”. Si en la segunda mitad del siglo XIX la fábrica llegó a concentrar a casi 6.000 personas, a mediados de los años setenta la plantilla oscilaba en torno a las 600. La inmensa mayoría, en ambos casos, eran cigarreras. Los hombres quedaban a cargo del almacén, el mantenimiento, la clínica y conformaban la dirección. La misma sirena con más de un siglo de diferencia resonaba por todo Lavapiés y anunciaba la hora de entrada. El mismo ajetreo inundaba las calles cuando tocaba la salida y tantas familias aguardaban en la puerta.

En la producción de tabacos, las labores se distribuían verticalmente, de abajo a arriba.  María Antonia trabajaba en la última planta, al final del proceso, en la zona de liado. Hoy está cerrada por riesgo de derrumbe. La máquina era como una prolongación de su cuerpo; se encargaba de alimentarla manualmente y mantenerla en buenas condiciones. No podía moverse de su puesto más que a la hora del descanso. El oficio que ahora ejercía siempre fue femenino. A las mujeres se les suponía destreza en la preparación del tabaco. También, quizá, sumisión, como señala Paloma Candela Soto en su monografía sobre las cigarreras madrileñas. 

Esa creencia quedó desmentida en el pasado: las cigarreras del país abanderaron el movimiento obrero durante buena parte del siglo XIX. Históricamente, habían heredado la profesión de madres a hijas, de abuelas a nietas. El salario les otorgaba una relativa autonomía para la época. Según datos del registro municipal de Madrid, en 1871 casi un 90% vivía en el mismo distrito de la fábrica. Así pues, estaban unidas por lazos vecinales, familiares y laborales. Una densa red en la que se apoyaban para compatibilizar la vida familiar con la laboral.

De vuelta en la década de los 70, el ingeniero brujuleaba entre las máquinas del taller. Parecía pasar revista, como en el cuartel. Por el rabillo del ojo, sus zapatos aparecían en el campo de visión de alguna operaria, que rápido corregía el rumbo de su mirada. Del bolsillo de su bata azul, una de ellas sacó un pitillo que encendió con fingida naturalidad. Allí las mujeres no podían fumar, no lo habían hecho nunca. Con dos dedos y sin mediar palabra, el jefe le sacó el cigarrillo de entre los labios. “Fue muy chulo”, evoca María Antonia, que presenció la escena.

Al día siguiente, a cada paso del ingeniero en su inspección, las trabajadoras encendieron una a una un cigarrillo y acabaron para siempre con aquella ley no escrita. Desde entonces, fumaron en la fábrica como lo habían hecho los hombres desde su fundación. Pero no fue todo. “Las mujeres jóvenes que entramos esos años rompimos moldes”, afirma María Antonia. Comenzaron, con este, otros gestos: dejaron de callar ante las miraditas o los sobeteos, a agachar la cabeza ante las malas contestaciones y a cumplir las órdenes arbitrarias.

Para exigir guantes, mascarillas o calzado de seguridad paraban las máquinas. Pasaban del estruendo al silencio en unos segundos

Para exigir guantes, mascarillas o calzado de seguridad paraban las máquinas. Pasaban del estruendo al silencio en unos segundos y el suelo dejaba de vibrar. Lo difícil era ser la primera, cuenta María Antonia: “Muchas veces me tocaba a mí”. Los trabajadores de otras plantas subían rápido y la reunión daba comienzo. Ahí mismo organizaban los siguientes paros, hasta conseguir el material necesario. Los mayores no daban crédito. Años después, por convenio conseguirían unas horas semanales de asamblea dentro de la jornada laboral.

La puerta derecha, reservada para las mujeres, desde 2010 da acceso al centro social autogestionado. Ocupa solo la planta baja y el sótano, rehabilitados con una donación pública de 15.000 euros –un euro para cada metro cuadrado aproximadamente– por los nuevos inquilinos. Se trata de una cesión del Ministerio de Cultura, que abre, al tiempo, su propia sala de exposiciones, programada por el Museo Reina Sofía. La otra mitad del edificio está clausurada. Aún puede leerse Jefe en lo alto de una cartela que enmarca el despacho del director. Ahora es el cuarto para las asambleas.

Cuando cada día acompañaba a su madre al mercado de San Fernando, Isabel Gómez pasaba por la puerta de Tabacalera. Un día de 1976 decidió entrar a ver si buscaban personal. Y así fue. Su abuela, a quien no conoció, también trabajó allí. Isabel aún conserva una fotografía tomada dentro de la fábrica en 1936, tres días antes de las elecciones que dieron el triunfo al Frente Popular. En ella, su abuela posa junto a otra veintena de trabajadores. Por el encuadre asoman las bateas de madera y una máquina. El gesto dominante es serio, pero se escapa alguna sonrisa. A la espalda, una bandera reza Viva el triunfo proletario.

Tras la guerra hubo purgas. Algunas cigarreras fueron detenidas por sindicalistas, la mayoría afiliadas a la Federación Tabaquera; como Eulalia Prieto, su fundadora, que conoció la muerte

Tras la guerra hubo purgas. Algunas cigarreras fueron detenidas por sindicalistas, la mayoría afiliadas a la Federación Tabaquera; como Eulalia Prieto, su fundadora, que conoció la muerte. A otras, las raparon en el patio antes de firmar su despido. La tradición revolucionaria de las cigarreras se quebraba. “Hubo un choque generacional”, dice Isabel, “porque las mujeres que quedaron en la fábrica eran adeptas al régimen. Nosotras, sin embargo, lo cuestionamos”.

Si bien comenzó en la limpieza, como estudiaba electrónica, cuando quedó una vacante en el mantenimiento, Isabel se convirtió en la primera electricista del país, algo que le valió una entrevista en Televisión Española. Vendía clandestinamente en la fábrica bonos de ayuda a las Comisiones Obreras. “Te llama el jefe”, escuchó una vez. “Nos han dicho que tienes propaganda subversiva en la taquilla”. El corazón a mil. La habían delatado. Dentro encontraron la caja de resistencia destinada a una compañera despedida. “La portera sacó la cara por mí, dijo que aquello era una tradición en la empresa, sin ningún significado político. Si no, tal vez hoy no estaría aquí”.

Isabel se resarció cuando el Partido Comunista fue legalizado. Lució una hoz y un martillo en la solapa del uniforme sin que nadie pudiera decir nada. Con ella, también lo celebró Manuela Ayuso, quien recuerda: “el trabajo era duro, pero lo vivíamos con mucha alegría, porque eran tiempos de esperanza”. Su primo, el pintor de la Tabacalera, su prima, cigarrera. Ella pasó 13 años limpiando la fábrica, pero su pasión era la peluquería. Por eso lavaba y cortaba a las compañeras en ocasiones especiales. Se reunían en la celebración, también en la tragedia.

La verja de Tabacalera que mira hacia Embajadores está pintada por un artista urbano. Rosa, amarillo, blanco y verde. Coloridas formas abstractas sin un patrón fijo. Allí, en esa misma glorieta, el 13 de enero de 1979 los estudiantes Emilio Martínez Menéndez y José Luis Montañés Gil fallecían a causa de los disparos de la policía. Sucedió al término de una manifestación contra el proyecto de ley del Estatuto de los Trabajadores, discutido en aquellas fechas por el Pleno del Congreso. Un testigo aseguró entonces al diario El Pais escuchar hasta quince tiros dirigidos contra el grupo de manifestantes que rodeaba a los agentes y les lanzaba objetos. Tras esos balazos, distinguió un cuerpo abatirse bajo su balcón. El fuego era directo.

El Gobierno Civil de Madrid suspendió cualquier protesta y acordonó al día siguiente el lugar de los hechos, a pesar de lo cual allí se depositaron flores e insignias de la izquierda extraparlamentaria, que convocaba una marcha en repulsa sin autorización. A ella se sumó la plantilla de la Fábrica de Tabacos –situada a escasos 300 metros–  y la glorieta quedó preñada de monos y batas azules con crespones negros.

Desafiaban al gobernador Juan José Rosón, que dirigió la policía en la capital durante buena parte de la transición. Había ocupado cargos institucionales en el franquismo y se convertiría en ministro de Interior meses después, con los gobiernos de Suárez y Calvo-Sotelo. Su pasado en la dirección del Sindicato Español Universitario –fundado por Falange e impulsado personalmente por José Antonio Primo de Rivera– le dio fama de anticomunista. Ese día las cargas no se hicieron esperar.

“Éramos un blanco fácil”, asegura Isabel en referencia a sus uniformes. “Se nos veía mucho y golpeaban en las corvas para inmovilizarnos”. Corrieron a refugiarse en el interior de la fábrica, pero una compañera, afiliada a Fuerza Nueva, cerró para impedirlo. Arremolinadas en la entrada, consiguieron ponerse a salvo cuando una mano amiga abrió por fin de nuevo el portón. La policía les seguía de cerca pero el jefe de personal impidió su acceso sin una orden por escrito. En un comunicado, denunciaron aquella “agresión fascista” y publicaron el nombre y apellidos de quien la cometió.

Las antiguas fábricas se fueron vaciando poco a poco. La de Embajadores cerró definitivamente en 2000

A partir de la década de los 80, la empresa centralizó su producción en la planta de El Sequero, en Logroño. Las antiguas fábricas se fueron vaciando poco a poco. La de Embajadores cerró definitivamente en 2000. Algunas cigarreras, tras cursos de contabilidad o mecanografía promovidos por la propia Tabacalera, pudieron reubicarse antes en las oficinas. “Pero ya no era lo mismo”, asegura Manuela. “Nosotras conocimos el auténtico significado de la solidaridad”. Su hijo, sostiene, no puede decir lo mismo. “El mundo del trabajo ha cambiado mucho”.

Construido por Manuel de la Ballina, discípulo de Juan de Villanueva, arquitecto del Museo del Prado, la Tabacalera es uno de los pocos edificios industriales de estilo neoclásico en la capital. Sus fachadas, de líneas austeras, muestran cornisas separando las cuatro alturas y frontones en cada esquina. Allí donde estuvo el acceso de carros y camiones cargados de tabaco hoy hay un huerto; en el torrefactor ahora se hacen conciertos. Suena eco. El interior está oscuro, iluminado esencialmente por tres patios rectangulares. En la puerta principal, resaltada con un balcón corrido, hay una placa pintarrajeada. Es del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y recuerda el valor del edificio. Aunque habitaron la fábrica y poblaron el barrio durante casi dos siglos, en ella no se dice nada de las cigarreras, forajidas al asalto de la Historia.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manuel

    Impresionante relato que conozco de primera mano. Verdaderamente así fue de dura esa etapa para las en ese momento jovencísimas mujeres trabajadoras de esa fábrica de Tabacos y del resto de España. Me alegro de que por fin se publique parte de esa historia real de lo que les sucedió a esas valientes trabajadoras madrileñas. Un abrazo para todas ellas. Gracias compañera de la vida.

    Hace 3 años 1 mes

  2. ignacio

    En aquella época, todos los jóvenes, estábamos ilusionados y las mujeres...eran la leche y similar estaba el caso de las trabajadoras de Induyco. Era un feminismo por los mismos derechos y una cultura obrera de unidad y lucha. Aquello pasó, pero las injusticias siguen.

    Hace 3 años 1 mes

  3. santiago

    Bienvenido! Otras cigarreras recordadas, como la antigua fabrica en Alicante capital, hablan de como se organizaban para mantener la rutina familiar alrededor del puesto de trabajo. Ver exposicion de Teresa Lanceta (Camino de las Cigarreras. Las cigarreras, Centro de Arte contemporáneo. Alicante).

    Hace 3 años 1 mes

  4. Lucas

    El final del reportaje apunta en una dirección clara: las cigarreras madrileñas merecen un homenaje de su ciudad. Igual que sucedió recientemente también en Lavapiés con la Plaza de Arturo Barea

    Hace 3 años 2 meses

  5. Noemi

    Como lectora, GRACIAS por contar esta historia. Conmovedora.

    Hace 3 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí