1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Raíces y alas

Ocho claves para el patriotismo democrático que viene (II)

A propósito de democracia, soberanía y pueblo

Clara Ramas 28/09/2018

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Continuamos la serie iniciada en el anterior artículo, en la que proponemos algunas claves para un patriotismo democrático. Abordamos ahora los puntos Democracia, Soberanía, Pueblo(s); continuaremos con Feminismo, Inmigración, Ecologismo, Identidad, Conservación-progreso-reacción. 

1. Democracia

Si la democracia es la participación de un pueblo en su destino, entonces es claramente incompatible con el capitalismo y el libre mercado. 

Streeck, bajo el elocuente título “Mercados y pueblos”, argumenta que existe desde 1945 una contradicción fundamental entre los intereses del capital y los de los votantes; tensión que se ha ido desplazando sucesivamente mediante un insostenible “pedir prestado al futuro” –expresión también utilizada por Varoufakis-, hasta desembocar en el colapso de 2008. Grecia ha sido el caso evidente de este gobierno de tecnócratas y la imposición de una “coacción fáctica” [Sachzwang]. Nuestros Estados democráticos ya no susurran a oídos del pueblo, sino que escuchan el lenguaje arcano de “los mercados”, dice Streeck: “Dado que la confianza de los inversores es más importante ahora que la de los votantes, tanto la izquierda como la derecha ven la toma del poder por los confidentes del capital no como un problema, sino como la solución.

Esta contradicción fundamental entre capitalismo y democracia se traduce en una contradicción política: democracia y globocracia. ¿Reside el poder en los pueblos, o en élites transnacionales que extienden su poder a lo largo del globo? Las fuerzas democráticas hoy tienen que dar salida al reclamo generalizado de que la toma colectiva de decisiones no se sustituya por la obediencia al Diktat de Bruselas. 

2. Soberanía 

La tradición democrática republicana denomina “soberana” a la voluntad general constituida como sujeto político. De poco sirve en política apelar a un marco jurídico o legal sin considerar la voluntad política que lo sustenta. Kant distinguía entre la forma regiminis, por la que un Estado es de Derecho o no, y la forma imperii, que determina qué tipo de Estado es, esto es, quiéngobierna. Lo primero es ley, norma; lo segundo es soberanía, voluntad. En democracia, como se entiende desde Aristóteles, Cicerón, Rousseau o Robespierre, hay una voluntad general que reside en el conjunto de ciudadanos: mandan obedeciendo. El nombre moderno de este sujeto es la nación. 

En cambio, entender el cuerpo político como un mero conjunto de normas sin referencia a su sujeto unitario constituyente tiene como presupuesto que lo político consistiría en normas que regulan un conjunto previo e independiente de individuos “libres”: la esfera privada de la “sociedad civil”. 

Pero la sociedad no es esta suma de individuos: por eso ninguna Constitución es un mero sistema de normas aplicadas al individuo, sino que comienza en sus primeros artículos definiendo el sujeto colectivo de soberanía. En la actual, “el pueblo español” (art. 1); en la de 1931, “España es una República democrática de trabajadores de toda clase […]. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo” (art. 1); en la de Cádiz de 1812: “La soberanía reside esencialmente en la Nación”, definida como “reunión de todos los españoles de ambos hemisferios” (arts. 1 y 3). O, de modo todavía más claro, en la actual Constitución alemana, recogiendo la formulación de la de Weimar de 1919: “El pueblo alemán […] se ha otorgado a sí mismo esta Constitución” (Preámbulo).

En resumen: la voluntad de democracia es la voluntad de autoconciencia política de un pueblo, que atañe a una determinada relación con sus élites y con una determinada capacidad de configurar su destino; y el modo en que esta conciencia política aparece en la modernidad es la de nación. No hay ciudadanía, reconocía Kant, sin comunidad que dé sentido a la voluntad general de un pueblo.

Una fuerza que hoy se quiera heredera de esta tradición democrática y republicana tendrá que ser capaz de pensar más allá del reparto liberal que reduce la política a la gestión de la esfera pre-política de los intereses individuales. Ello implica una voluntad general popular capaz de dotarse a sí misma de su propio orden y que decida sobre sí misma: soberana. 

3. Pueblo(s)

Esta idea de voluntad soberana es el fundamento de la idea moderna de nación. Y ella no es necesariamente opresiva, sino la mejor herramienta para garantizar los derechos de quienes viven juntos y los más vulnerables. La pregunta es: ¿a favor de quién se ejerce la soberanía? El capitalismo es el primer destructor de fronteras. Adam Smith reconocía que el comerciante no tenía otra patria que aquella donde obtuviera el mayor beneficio, Marx, que los comunistas no pueden destruir la propiedad, la familia o la patria, porque para la mayoría ya los ha destruido el capital. Es decir, ha destruido las estructuras y los vínculos que permiten a los de abajo protegerse y tener bienestar. Para los que no se enriquecen especulando, sino que subsisten trabajando, una patria que les proteja no es un lujo del que puedan prescindir. Hoy por hoy, con una UE reducida a espacio tecnocrático de unión monetaria, y mientras no se vislumbre la posibilidad de constituirse como bloque continental con identidad política y capacidad de agregación, no se ha encontrado otra forma de articularla fuera de los espacios nacionales –sobre esto reflexionamos en Foro Res Publicacon Gallego-Díaz, Álvarez Junco, Martínez-Bascuñán, Franzé, Villacañas o Errejón entre otros.

Para las élites no hay ninguna duda: el neoliberalismo en lo económico ha de acompañarse del globalismo en lo político. Una opción popular no puede sino responder, hoy por hoy, desde lo nacional y sus posibles ulteriores alianzas interestatales. Construir una voluntad general es construir un pueblo: donde lo nacional y lo popular coinciden. Así lo ha pensado la tradición democrática y republicana. Para Sieyès, la nación se constituye cuando la clase potencialmente universal, el Tercer Estado, se constituye como totalidad mediante la exclusión de una clase particular, los privilegiados. Sólo fundan nación quienes logran encarnar y representar el todo social y el interés general. Los privilegiados son la quiebra del “orden común”, un reino dentro del reino, solo una sombra “que se esfuerza en vano en oprimir a una nación entera”. Los de abajo no deben constituir un nuevo orden en los Estados generales, sino una Asamblea Nacional. No son parte, son el todo. 

Una parte de la izquierda ha sido muy crítica con esto, como hemos comprobado en las pasadas semanas en este mismo medio, en forma de intervenciones a veces virulentas. Un texto más antiguo de Fernández Liria, en su obra sobre populismo, decía: “La lógica institucional de la Ilustración no genera pertenencia, sino, más bien, derecho a no pertenecer”. Defendía la prioridad de un “ser humano sin más”, previo a “de cualquier pertenencia tribal, cultural, histórica o social”. En nuestra opinión, esta comprensión de derechos humanos, de raigambre liberal anglosajona (se inicia en la Declaración de Virginia de 1776), nos deja muy desamparados. Algunos oídos se escandalizan con términos como seguridad, orden o pertenencia. Sin embargo, sería un grave error considerar que eso es entrar en el terreno de la derecha: bien al contrario, los más vulnerables son los primeros en sufrir la ley de los “poderes salvajes” de los mercados. No por casualidad el liberalismo se alió históricamente con el darwinismo social en la apología del libre mercado: para Treitschke y Rochau, Estados y regulaciones son lastres, la libertad individual prevalece y, quien quede atrás, es por debilidad y no merece. Es con la falta de orden con lo que la derecha se siente cómoda.

Frente a ello, patria democrática es orden que protege, institucionalidad de un destino común. El liberalismo, esto no es nuevo, tratará de estigmatizar toda posición estatalista, institucionalista o republicana como fascista –antes fue como estalinista o socialista–. Pero no se sostiene: parte del voto a Trump migró desde voto de Obama, desde Brexit a Corbyn, desde Le Pen a Mélenchon. ¿Son Obama. Corbyn o Mélenchon “fascistas”? O, aún más, ¿lo es Nancy Fraser (!)? Obviamente no. De poco sirve apelar a supuestos “engaños”: en política no hay falsa conciencia. Lo que ocurre es que mucha población demanda una opción que ofrezca seguridad, solidaridad, protección, garantía de derechos y comunidad con un horizonte de trascendencia por encima de la economía y el libre mercado; esto, más allá de fobias o provocaciones varias, era el fondo relevante de la polémica abierta con los artículos de Monereo, Anguita e Illueca. 

En el caso de España, hay dos dificultades principales para su construcción popular como patria. En primer lugar, la usurpación de la bandera y la identidad nacional por la dictadura franquista, régimen violento e impotente que tuvo que masacrar y expulsar como “anti-España” a la mitad del país real que no era capaz de integrar. La resistencia, recogiendo hilos de la historia española de levantamientos populares, fue a la vez democrática y patriótica, nacional y popular, contra la considerada invasión extranjera alemana e italiana. Como explica el reputado historiador José Luis Martín Ramos, la noción de patria soberana en España se construye como reacción popular a la ocupación francesa; afirmar que el término “patria” es propiedad del franquismo o el centralismo denota la más abyecta subordinación cultural a los mismos y la impotente incapacidad de proponer un horizonte emancipador. 

En segundo lugar, la insoslayable plurinacionalidad de España, como subrayábamos en la sesión del Foro Res Publica enlazada arriba. Quien no comprenda esto no tiene un problema con Cataluña o con País Vasco, lo tiene con España: un país cuya diversidad es una riqueza incalculable, expresada en instituciones locales y autonómicas, lenguas y tradiciones populares vivas, que pujan por existir como identidad propia. Nuestra mejor tradición democrática, plural y federal jamás ha olvidado este punto sin dejar de ser, aún más, por ello siendo, patriota.

No será, pues, posible construir un patriotismo democrático en España sin atender a las distintas identidades nacionales que la conforman y a las experiencias históricas que se expresaron como reivindicación de una patria democrática y popular. 

---------------------------------

Clara Ramas es doctora Europea en Filosofía (UCM). Investigadora post-doc en UCM y UCV. Tratando de pensar lo político hoy desde un verso de Juan Ramón Jiménez: “Raíces y alas. Pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen”. @clararamassm

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Clara Ramas

es doctora Europea en Filosofía (UCM). Investigadora post-doc en UCM y UCV. Tratando de pensar lo político hoy desde un verso de Juan Ramón Jiménez: “Raíces y alas. Pero que las alas arraiguen y las raíces vuelen”.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

13 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. BLA BLA BLA PALABRAS BLA BLA BLA REVISIONISMO BLA BLA BLA SEIS MIL EUROS AL MES BLA BLA BLA UNIDOS P

    - Buenas tardes, mire usted, es que me estoy muriendo de hambre - No se preocupe, le voy a dar todas estas palabras - Quizá no me he explicado bien... es que tengo hambre y necesito comer - Qué pesado es usted: tome usted este tochazo sobre hegemonía cultural y cállese de una vez ya, que así no puede hacer uno la revolución tranquilo

    Hace 3 años 3 meses

  2. Mascarilla nasal

    Cayetano, en primer lugar decirte que reivindico una República para eso que llaman España (desgraciadamente Reino). Y la situación catalana actual es una ocasión de oro para lograrlo si la izquierda española espabila. Pero, quizá convendría empezar por diferenciar nacionalismo de independentismo, el independentismo no necesariamente es nacionalista como la timorata izquierda española se empeña en hacer creer. No entender que, muchos catalanes -sin ser nacionalistas ni patriotas- quieren la independencia de Cataluña simplemente para poder mejorar sus condiciones materiales de vida en un marco democrático como una República, al margen de un Reino retrógrado derechón como el español que lo impide, es no entender nada. Intentar ventilar el asunto aduciendo que todo es nacionalismo “egoísta” aplicando con calzador viejos esquemas obsoletos del siglo XIX no sirve para explicar la realidad catalana. Quien quiera que la patria española (Reino según la “carta magna”) huela a otra cosa que no sea franquismo tendría que empezar por defender y exigir el democrático derecho de autodeterminación y de decisión de los catalanes que quieran, si esa es la voluntad mayoritaria, constituirse en República. Posibilitando únicamente eso abriríamos una brecha nada desdeñable en las estructuras estatales reaccionarias precintadas en el Régimen del 78 para sacudirnos de una vez a la monarquía española. Condición sine qua non si lo que se pretende es que esa patria española pestilente pueda empezar a “resignificarse”. Pero, insisto, mientras persista la monarquía, la bandera rojigualda y la represión a todo aquel que ose decidir su futuro democráticamente, la patria española seguirá siendo lo que es. Un baluarte de la derecha y de los vencedores de la guerra a la que se suman obispos y algún “excomunista” resentido que supura ultranacionalismo por los cuatro costados como Francisco Frutos. Marear la perdiz sacando a pasear el concepto “patria” como si cambiando únicamente su significado vamos a aglutinar a no sé qué clases populares, sin tocar todo su contenido reaccionario actual, real y tangible, es engañarse una vez más. O empezar la casa por el tejado.

    Hace 3 años 3 meses

  3. Mascarilla nasal

    Cayetano, en Cataluña que yo sepa es República, no patria. Mejor sería también que en España se luchara por una República y dejarse de rollos patrióticos y resignificaciones absurdas. Menos marear la perdiz, República ya!

    Hace 3 años 3 meses

  4. cayetano

    A Mascarilla nasal, si la patría es catalana, pregunto ¿no atufa? ¿es posibler resignificarla o esta significada de serie? Un cordial saludo.

    Hace 3 años 3 meses

  5. Mascarilla nasal

    Sugerencia para que Clara Ramas la tenga en cuenta a la hora de modelar esa patria que pretende configurar: La actual patria española tiene un tufo franquista pestilente. Dudo mucho de que, por mucha “batalla cultural” que se de tal significante pueda resignificarse sin previamente democratizar el Reino de España. Para eso en primer lugar habría que instaurar una República, cambiar de bandera y permitir el derecho a decidir. A partir de aquí, podríamos seguir pero respecto a lo citado anteriormente cabría señalar que el independentismo catalán (Puigdemont y Torra incluidos) ha hecho más por democratizar España que la timorata izquierda española en 40 años. Defender y posibilitar que Cataluña ejerza su democrático derecho a la autodeterminación supondría una ocasión de oro -que no convendría desaprovechar- para cambiar un Estado anquilosado en el régimen del 78. La izquierda española y sus actores (el mediático José Sacristán entre otros convertidos en referentes “intelectuales”) debería espabilar y exigir sin complejos un referéndum de autodeterminación en Cataluña no ya por el bien de los catalanes sino por el de los propios españoles que aspiran a vivir en una “patria” que no de vergüenza como la de ahora. Aunque sinceramente, pediría a la autora algo más de originalidad a la hora de denominar las cosas porque la marca “patria” atufa hasta con mascarilla puesta.

    Hace 3 años 3 meses

  6. cayetano

    Partiendo de Ozewi, sí, hay razón en lo que dice. Pero cae en la cuenta de que requieres articular una mayoría social, y paradójicamente el marco estatal es clave para ello. El Estado es elemento fundamental en el desarrollo del capitalismo, de un lado como hacedor y al tiempo como resultado de equilibrios políticos, sociales, económicos, culturales… Al punto, que el Estado acaba por ser espacio de desarrollo de un concreto modelo social, económico…, en cuyo marco bullen las contradicciones comunes a su colectividad, y desde esas concretas contradicciones comunes debemos dar respuesta y articular sujetos, mayorías sociales. Y ello porque no podemos sólo pretender dar respuesta ideológica, futurible, sino inmediata a dichas contradicciones y efectos que son concretos-espaciales constitutivos de una comunidad (diversa pero comunidad), no intemporales y universales, con propuestas políticas para hoy, no con infantilismo izquierdista. Cuando dices que no hay solución a escala nacional, planteas acaso la revolución internacional. Igualmente cabría preguntarle sobre dicha revolución a Julio Anguita cuando habla de no aceptar la Dictadura de los Mercados (aunque más parece que la usa como símil de UE, en cuyo caso, debiera especificar). Y bien dices, cuando indicias que dicha dictadura de los mercados, existe con y sin UE, la contestemos desde donde sea. Pero paradójicamente, la articulación social del sujeto político ha de ser prioritariamente estatal. Algunos compañeros han hablado de contestaciones laborales supraestatales en algunas empresas “extremas”, que llegan a desnacionalizar los puestos de trabajo usando argucias legales, para explotarlos. Pero de momento, dichas realidades son marginales; aunque si hay condiciones de sojuzgación ante iguales instituciones y dinámicas, pero sin efectos semejantes. Y aunque dichas condiciones extremas ocurrieran y provocaran una reacción, la base de las mismas sería estatal o con mirada de globo, local. Así ocurrió por ejemplo con las revoluciones nacionalistas de 1820 al 30 en Europa, precursoras del Estado Moderno y la consolidación del capitalismo. Igualmente con las revoluciones obreras de 1848, tras la Crisis agraria y financiero-industrial del 47. Ahora bien, que el sujeto político haya de articularse en el marco del Estado (por posibilidad), y sus concretas capacidades de respuesta de cada uno, no infiere inconsciencia frente a los retos globales. Entre ellos, la contradicción entre Mercado y Democracia, o el Cambio Climático. Y es que estamos en un debate deslavazado y cacofónico. Por un lado pretendemos articular respuesta a diversas contradicciones, mezclando realidad con fenómenos y planos diferentes de análisis y propositivos. En un gazpacho de ideología, política, ética, principios, conceptos, conclusiones procesos y argumentos. Más que un debate parece un pandemónium de nuestros propios miedos y/o recelos, en que nadie intenta eliminar ruido para escuchar, sólo vociferar sus miedos respecto al otro (y todavía hay quien no mira cara a cara y reconoce a la emoción en el discurso político). Organizar este debate con el interés de abrirlo, no de ganarlo, es lo que toca ahora mismo, tener una perspectiva abierta para discutir de contenidos. En España, todavía podemos hacerlo, las ondas del 15M y la coyuntura de Unidos Podemos, así como el gobierno de Pedro Sánchez lo posibilitan. Intentemos desbrozar el camino de ruido, vayamos a lo sustancial desde la comprensión y confianza, sin adelantar la diversidad y diferencia que es sana. A estas alturas las resistencias numantinas a innovar la respuesta ante la ultraderecha, ha quedado invalidada por su avance, realicemos un debate abierto, intentando comprender y entendernos, antes de adolecer al compañer@, preguntemos por el sentido de los planteamientos, pidamos aclaraciones. A veces es tan tragicómico el “espectáculo”, que podríamos jugar con el Título de “No me chilles que no te veo” Un cordial saludo.

    Hace 3 años 3 meses

  7. Federico Soto

    Arroparse en los historiadores no sirve (Martín Ramos,en este caso; pero también lo hacía lo propio Cesar Rendueles: “El otro día un historiador me explicaba que la construcción colectiva de la idea de España había sido exitosa hasta principios del siglo XX”). Un eminente –sin duda– historiador, Álvarez Junco, defendía que “El Estado español moderno —radicalmente distinto a la monarquía imperial de los siglos XVI a XVIII— había nacido en Cádiz, en 1812”. Es una tesis disparatada, como las fantasías que pretenden soslayar la dificultad que el patriotismo españolista representa, no ya para la izquierda, sino para la democracia. La Constitución de 1812 (la Pepa, como la quiso motejar la reacción) fue un pastiche sin pies ni cabeza, que no sobrevivió al fuego cruzado de la lucha por la independencia de los "españoles" americanos, por una parte, y, por otra, de la reacción frailuna, que consiguió del rey felón, Fernando VII, la abolición de esa Constitución y, de paso, la restauración de la Inquisición (1814; menos de dos años "oficiales" de vigencia). La impotencia de aquellos constituyentes, no emancipados de sus dependencias ideológicas (católicos), políticas (monárquicos), económicas (imperiales, sobre América), etc. es obvia a lo largo de todo el texto; la “nación” que pretendieron nunca pasó de ser una “nación moribunda” como se la diagnosticó el Parlamento británico en los debates sobre la guerra de Cuba (1898). Finalizada la guerra librada en la Península Ibérica entre Inglaterra y Francia (que el patriotismo españolista conoce como de la Independencia) el Marqués de Sargadelos (pionero de la industrialización) es asesinado por las turbas gremiales, atizadas por el clero medieval; Francisco de Goya se refugia de la reacción borbónica en Burdeos (donde, pese a su avanzada edad aprende la técnica del gravado: los Toros de Burdeos, los Caprichos o los Desastres de la guerra que salen de su pluma desmienten la tesis del nacimiento de España en esa fecha. Asumo la condición de “abyecto subordinado cultural”, nada menos que del franquismo; pero afirmo que España es el proyecto político de la Generación del 98; que la IIª República fue el primer intento fracasado y que el segundo intento es el de Franco: España es la obra de este asesino. Su éxito lo ilustra la anécdota sucedida en el Mayo del 68, en París, que Juan Goytisolo relata: “La misma desconfianza y pánico atenazaban a nuestros compatriotas. Recuerdo la reacción inesperada de la asistenta ante los gritos de los manifestantes que desfilaban junto a casa mientras proferían gritos contra el General [De Gaulle]: «¡No sería nuestro Franco quien se dejaría insultar así!». Por esas fechas presencié igualmente con desaliento la cola bulliciosa formada en la acera de una sucursal bancaria española de la avenida de la Ópera: había corrido la voz de que el franco francés se hundía y los inmigrantes se precipitaban a retirar de allí sus ahorros”. La pobre emigrante española sentía, allá por el Mayo del 68, en París, el orgullo patriótico de ser súbdita de "nuestro Franco" (súbdita, que no ciudadana); tal vez, hoy pertenezca a uno de esos partidos de izquierda que se sumaron a la manifestación reaccionaria en la que el actual Ministro de Asuntos Exteriores, José Borrell, hizo ondear en Barcelona la bandera rojigualda, codo con codo con el "leninista" Paco Frutos, rodeados y jaleados por todo el fascismo catalán.

    Hace 3 años 3 meses

  8. Ozewi

    Me parece un error grueso seguir insistiendo en el concepto de país-nación y tratar de pelear el concepto de "patriotismo". Es un concepto obsoleto, superado. Las personas abarcamos cada vez más mundo con la mirada. Las fronteras se difuminan y eso no es malo. Lo malo es que mucha gente de la izquierda no entiende que no hay solución a escala nacional. Hay que pensar a nivel planetario.

    Hace 3 años 3 meses

  9. cayetano

    Reflexionando sobre la entrevista a Julio Anguita aquí en CTXT, aparece la idea de apropiación del Estado para poder contestar al Mercado. Apropiación como meta, pretendida desde un espacio concreto y una mayoría social concreta, a articular como sujeto desde la identificación con unos intereses transversales y patrióticos determinados, frente al Mercado Globalizado. Tiene sentido lógico, y es una razonamiento plausible, para dar respuesta al vacio que están cubriendo las ultraderechas en Europa, y que podría repetirse en España si las ondas del 15-M pasaran a quietud de charco. Aunque pudiera enmarcarse dentro de otro discurso supraestatal y soberano. En cualquier caso, sigue siendo una reflexión abierta, un debate por concluir que es necesario.

    Hace 3 años 3 meses

  10. Repartidor de pizzas

    Leyendo el artículo de Clara Ramas, me da la sensación de que estoy ante una nueva “fórmula magistral” caracterizada por algunas obviedades, ninguna concreción y sobre todo palabras, muchas palabras. Significantes, significados, definiciones, conceptos y términos, una especie de mini diccionario enciclopédico que vendría a dar cuerpo a ese gran descubrimiento que emerge en el nuevo significante estrella “patria”. Una palabra que, testificada en el postmoderno laboratorio de izquierda de Clara y asociados, urge resignificar y cuyas virtudes convendría no echar a perder porque si no a todos los que subsistimos trabajando solo nos queda el desamparo y probablemente la desnutrición. “Un lujo del que no podemos prescindir” según la autora. Se acabo eso de exigir garantizar las condiciones materiales básicas de las personas; con el potencial “protector” de la palabra “patria” nadie pedirá nunca más una Renta Básica Incondicional (RBU). Su capacidad “performativa” hará que pueda transformarse en alimento si es necesario y así podremos comer patria al horno, en salsa o con un poco de mayonesa. Marchando una de patria con bravas!

    Hace 3 años 3 meses

  11. Aramis

    DEMOCRACIA entendida como «participación de un pueblo en su destino», que conforma «la voluntad general que reside en el conjunto de ciudadanos: mandan obedeciendo», como definición de «nación», como «sujeto colectivo de soberanía», relacionada «con una determinada capacidad de configurar su destino»… es todo un ejemplo canónico de FALACIA DE CIRCULARIDAD en torno al concepto de EL DESTINO; toda vez que si hablamos de destino hablamos de una clase de determinismo teológico donde huelga la democracia. SOBERANIA; aquí la búsqueda del ¿quién? se pierde entre tanto transito teórico entre los de abajo y los de arriba, los de dentro y los de fuera, la parte y el todo, el orden y el desorden; binomios todos que la autora hace finalmente converger sobre su obsesión del «destino común» con una convicción idealista incontrastable cuando afirma arbitrariamente que; «patria democrática es orden». IDEALISMO CIEGO; toda vez que en España el problema es ESPAÑA, no una plurinacionalidad místicamente idealizada en categorías de supuestos «sujetos colectivos» de soberanías desagregadas. El idealismo ciego de Clara conculca los más mínimos parámetros de la realidad real toda vez que el independentismo catalán responde más bien a los intereses de la élite privilegiada catalana que manipula la autoconciencia política del supuesto categórico de nación catalana. Lamentablemente la autora levita en esta segunda entrega por la metafísica más confusa de la terrorífica idea de la España imperial como comunidad homogénea y uniforme de UNIDAD DE DESTINO UNIVERSAL. Pésimo camino para una izquierda de amanuenses de una raquítica universidad anti intelectual española.

    Hace 3 años 3 meses

  12. gracianito

    Y dale con la patria.... Si esta es la joven promesa de la filosofía española... apañaos vamos. Es más rancia que un savater...

    Hace 3 años 3 meses

  13. cayetano

    Compartiendo lo dicho, no se responde a la contradicción que se plantea entre mercado y democracia. Que se requiere democracia, soberanía, pueblo, patría, ..., no explica en modo alguno como resuelve la contradicción con Mercado. Renombrando la cuestión, no habla de los límites de la alternativa o de la voluntad general. Un cordial saludo.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí