1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El cero a la izquierda del Niño de Elche

El ilicitano revoluciona la Bienal de Flamenco de Sevilla en una actuación histórica en el Lope de Vega

Carlos H. de Frutos 29/09/2018

<p>El Niño de Elche sobre el escenario del teatro Lope de Vega, Sevilla.</p>

El Niño de Elche sobre el escenario del teatro Lope de Vega, Sevilla.

Carlos H.F.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Teatro Lope de Vega, Sevilla. El distinguido público de la Bienal de Flamenco espera la salida a las tablas de la bombonera de el Niño de Elche, plato fuerte de la vigésima jornada del ciclo. Sin embargo, es Francisco Contreras Paco el que sale a escena. Pantalones vaqueros, zapatillas y una camisa beige un par de tallas grande, bajo la cual asoma una camiseta escogidamente profética con las palabras Cabaret Voltaire, le visten. Con la parsimonia de quien anuda el anzuelo al sedal, Paco comienza a desnudarse con la mirada fija en la exagerada lámpara de araña que preside la sala. Una vez en calzoncillos, recoge por piezas el traje de pana que a su lado sostiene su pianista, al tiempo que parece comenzar a escucharse el zumbido del rasgueo de pluma de la decena de críticos que salpican el patio de butacas. “Lo que hoy ocurra sobre el escenario es lo menos“, comentaba el protagonista de la noche en el ensayo previo al show, "las críticas vienen ya escritas de casa".

Ya con la platea en penumbra, y el Niño de Elche sobre el escenario, el trío completado por Raúl Cantizano a la guitarra y percusión y Susana Hernández a las teclas y programaciones, se lanza a interpretar los dos primeros temas de un repertorio monopolizado por su Antología del cante flamenco heterodoxo. Las primeras sonrisas arrancadas a los asistentes por la breve presentación del segundo de ellos, Seguriyas del silogismo, permite trazar la línea de trincheras que permanecerá estancada entre la audiencia del Lope durante el resto de la noche. Entre ellas, la de Pedro G. Romero destila una particular complicidad. La figura del director artístico del espectáculo -bautizado por la crítica como “uno de los grandes tongos del flamenco de hoy”- sobrevuela todo lo que acontece en escena, omnipresente en cada una de las puntadas del discurso que el de Elche arranca con su incendiario: “buenas noches, público inteligente”. 

“En el flamenco las cosas importan. Yo vengo de un ámbito, como es el del arte contemporáneo, en el que no es así. Puedes orinar en una galería y da igual. La gente que lo presencia lo sopesa, lo juzga y emite una opinión. Aquí se indignan, y con razón. El que se orina en una galería busca indignación, pero en el mundo del arte todo eso está ya muy anestesiado. En el flamenco hay respuesta, y eso es fascinante”, comenta Romero en una charla horas antes de la actuación. El onubense, residente en Sevilla, es uno de artistas contemporáneos nacionales con mayor proyección exterior. Aunque es eminentemente escultor, su carácter multidisciplinar y conocimiento del flamenco le han llevado a convertirse en una figura fundamental del flamenco más experimental. “Esa respuesta de la que hablo es algo que transmite una energía increíble para trabajar. Lo he comprobado con Israel (Galván), con Rocío Molina y también con el Niño de Elche. Son figuras que logran, como en las artes marciales orientales, que toda esa energía que les viene en contra se convierta en una energía que les hace crecer, que les hace más fuertes”, añade.

Pedro G. Romero.

El Niño de Elche macera el cebo a medida que incorpora elementos a su meditada performance. Con su interpretación de El prefacio a la malagueña de El Mellizo, entre las butacas del Lope de Vega empiezan a picar: 

  • ¡¿Esperas aplauso?! ¡Ese órgano ahí comiéndose todo!
  • Déjale, tendría hambre. Normal… cada vez se come peor en Sevilla. Pero por favor, no abramos la caja de los truenos todavía, que queda mucha noche…

Al pie de lo predicho por su compadre, el cantaor ilicitano se hace grande sobre el escenario. 

Apurando la hora de rigor, comienza el esperado goteo de críticos enfilando el pasillo de salida. Manuel Martín, crítico de El Mundo, argumenta en su crónica la espantada: “Tras ver cómo se ultrajaba a la cultura en la que me he criado, cómo vomitaba sobre el flamenco este cantamañanas con el dinero de nuestros impuestos gracias al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y al director de la Bienal, Antonio Zoido, me levanté y me fui a arrojar a la calle buscando el por qué.”  En la misma línea, Alberto García Reyes del ABC catalogaba a El Niño de Elche de “farsante sin los recursos mínimos para presentarse como cantaor”. Denunciando su falta de respeto a la cultura jonda: “se aprovecha de ella, la manosea. Lo digo más claro: se cachondea de la mano que le da de comer”. Lo que Pedro G. Romero denomina “el triunvirato“ es completado por Manuel Bohórquez, anteriormente crítico de El Correo de Andalucía, quién tampoco escatima imaginación en su crónica. En esta ocasión, el Niño de Elche era definido como un “engendro musical“ que “odia el flamenco hasta el punto de ridiculizarlo“, llevando a cabo lo que el periodista lamenta como “lo más lamentable y penoso en el festival“, en “un día negro para la Bienal“.  Y olé. 

¿Malas críticas? “Pasamos toda la noche celebrando que el famoso triunvirato de críticos haya declarado el concierto por unanimidad como el peor concierto de la historia de la Bienal. ¡En 18 años! Es decir: un mito, lo que es literalmente un mito”, celebra Pedro G. Romero. Y añade: “las críticas han sido buenísimas, hay cosas maravillosas. Por ejemplo, el crítico del ABC habla de La Farruca de Vallmitjana: dice que el Niño no es capaz de hacerlas bien. Los únicos que han recuperado La Farruca hemos sido nosotros, y el único que la ha grabado ha sido el Niño de Elche. No existe más literatura que la que acabamos de publicar hace apenas seis meses, pero ya hablan de Vallmitjana como un clásico de principios del siglo XX que hacía farrucas en catalán. Creo que el crítico del ABC no se dio cuenta que no es que no pronunciara, sino que la letra era en catalán. Ese tipo de fenómenos, que solo pasan aquí en Sevilla, en realidad son interesantes”. 

En una línea muy distinta a la de sus colegas, se manifestaba acerca de la propuesta de el Niño de Elche el crítico José Manuel Gamboa en una conversación días después del concierto. “Fue de los pocos conciertos que de verdad he disfrutado en esta Bienal. Lo pasé estupendamente“, manifestaba. “Como era de esperar hay gente a la que, evidentemente, no le iba a gustar desde el principio, lo raro es que les hubiera gustado. Creo que con estas propuestas el flamenco se ve vivo. Un órgano que no se utiliza se atrofia, y el flamenco se tiene que mover, si no se hubiera muerto. Es algo muy positivo para este arte”.

Opinión, en esencia, compartida por otro de los nombres importantes de la música andaluza: Gonzalo García Pelayo, productor musical de los míticos Triana, entre otros, y director de la película documental Nueve Sevillas que se rueda estos días en la ciudad hispalense con motivo de la celebración de la Bienal. “En el concierto de El Niño de Elche vimos a un artista. Un artista cuya postura vital es el flamenco, que lo utiliza como herramienta, pero tan solo como una de las muchas que él maneja. Está haciendo una fusión entre diferentes estilos de música entre los que se mueve, como hicieron en su momento artistas como Miles Davis. Es un músico que, partiendo del flamenco, está contextualizando su arte en su tiempo”, opina García Pelayo, quién califica de “polémicas sanas“ todo lo relacionado con la controversia que circunda la actuación del cantaor.   

Casi dos horas y media después, el Niño de Elche recoge carrete. Se despide del Lope de Vega esperando –en su enésima provocación– poder volver a actuar de nuevo allí en su reinauguración, “porque ya sabemos que todos estos teatros suelen incendiarse alguna vez en su historia, y hay que reinaugurarlos“. Y dedicando su última intervención a los amigos, las caras conocidas, y también a aquellos "voyeurs del flamenco" que habían acudido al Lope para ver “qué pasaba”. "Pues ya lo han visto. Nada, no ha pasado nada. Esto es una tontería como otra cualquiera. Un cero. Un cero a la izquierda".

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. djs

    El flamenco necesita una nueva crítica que sea capaz de superar las limitaciones de los dos grandes grupos de la crítica actual. De un lado la crítica cabal o (la caspa) cuya única estrategia es la de tener una idea del canon y aplicarla a rajatabla y sin pensar mucho para embalsamar al flamenco y dejarlo listo para ser exhibido en la repisita del señorito o en el escaparate de la tienda de souvenirs. De otro lado la crítica de la prensa de prensa nacional y de diarios digitales que no sabe de flamenco y se limita a describir los espectáculos y parafrasear los dosieres de prensa de los propios artistas. A mí, que no soy un “entendido” ni un “aficionado” me gustaría una crítica que fuera capaz de crear un nuevo público acorde al flamenco actual en toda su diversidad. Es necesario construir un horizonte de recepción que supere el integrismo cerril de lo puro, lo jondo y el duende y que construya (o contribuya a hacerlo) un espacio vivo y plural para el flamenco que se hace ahora. Una crítica que “eduque”, que “enseñe”, que valore, que haga investigación histórica y otras muchas cosas. Supongo que continuar la línea de la Plataforma Independiente de Estudios Flamencos Modernos y Contemporáneos pero buscando nuevos canales y formas de expresión e intervención. Hacen falta más “pedroges” porque algo así no puede ser cosa de una sola persona. ¿Existe ya esa crítica? ¿Dónde escribe? ¿Dónde habla?

    Hace 2 años 6 meses

  2. Giovanni Simone.

    Andrés Raya, tu eres de la inquisición o talibán? El sexo anal es estupendo. Un saludo.

    Hace 2 años 7 meses

  3. Ratael

    ¿La foto está tomada durante el concierto como parece indicar? Me gustaría ver e los puristas y "expertos" si hubieran vivido en los comienzos de cualquier palo.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Andrés Raya Saro

    ¡Qué pena de Gamboa! Le he tenido siempre un gran respeto, pero esto que dice de Niño de Elche, me da que pensar. ¿Otro que se pasa al bando de los "moderneros"? (Llamo "modernos a los que defienden lo moderno simplemente por serlo)

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí