1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Por qué resulta tan fácil engañar a la gente? El extraño caso de la tendencia al enfriamiento en EE.UU.

Ugo Bardi 29/08/2018

<p>Efectos del cambio climático.</p>

Efectos del cambio climático.

wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El gráfico, que representa la tendencia al enfriamiento en EE.UU., lo colgó en su blog Steven Goddard (también conocido como Tony Heller), bajo un título llamativo, “El deplorable blog de ciencia climática” (lo cierto, es que en el mismo blog hay publicado uno algo distinto, pero que no aporta más que una pequeña diferencia en el método de suavizamiento).

Media de temperatura máxima en verano vs. Años 1918-2018. En todas las estaciones de la red de climatología histórica en EE.UU. La línea roja representa la media de 15 años.

Media de temperatura máxima en verano vs. Años 1918-2018. En todas las estaciones de la red de climatología histórica en EE.UU. La línea roja representa la media de 15 años.

El mundo se torna cada vez más y más complejo. Y cuanto más complejo se torna, más difícil resulta comprenderlo. A su vez, se multiplican las ocasiones para engañar a la gente: estamos saturados de noticias y no tenemos ni las competencias ni el tiempo para verificar lo que nos ofrecen los medios.

De modo que, durante este mes de agosto, el señor Tony Heller, bajo el pseudónimo de Steven Goddard, publicó en su blog el gráfico anterior en el que se muestra una clara tendencia al enfriamiento en EE.UU. No nos equivoquemos, son datos reales o eso se nos dice. Y, ciertamente, muestran que los veranos han tendido a ser menos calurosos. Pero, ¿y qué hay de las olas de calor que estamos experimentando en la actualidad? Aparentemente, no es más que una impresión, puesto que los datos reflejan lo contrario. Entonces, ¿qué hay del cambio climático? No es más que una ilusión, un fraude, probablemente.

El gráfico, que se ha difundido bastante en las redes sociales y que hasta James Delingpole publicó una versión inicial en Breitbart, su web de noticias, no tardó en convertirse en un meme que provocó tanta mofa como elogios, dependiendo de la posición de quien hiciera los comentarios. Como es habitual, el debate sobre el cambio climático en las redes sociales es como una jaula de grillos. 

A Tamino, experto en la materia, le llevó cierto trabajo poder diseccionar la historia del gráfico en su blog, Open Mind, y poner de manifiesto las triquiñuelas que escondía. Su post se reproduce completo más abajo.

En pocas palabras, el post de Steven Goddard es una ejemplo de manual del recurso a dos métodos de propaganda bien conocidos. Carlo Kopp describe la técnica denominada “engaño por omisión”, destacando el hecho de que funciona siempre y cuando “la víctima no esté bien informada a priori o no esté informada en absoluto y carezca de una interpretación clara de lo que el atacante presenta como una imagen de la realidad”. También destaca que el engaño por omisión va con frecuencia acompañado por “engaño spin”, que consiste en limitarse a ofrecer la información favorable a cierto punto de vista en torno a una cuestión en concreto.

Conviene tener en cuenta que ni el engaño por omisión ni spin recurren a la mentira. No es más que una manera de presentar (o no) los datos. Esto es lo que hace  Goddard cuando selecciona cuidadosamente los datos de NOAA para presentar únicamente los que sustentan la idea de que en EEUU se ha producido un enfriamiento, y no un calentamiento, a lo largo del último siglo más o menos. Esto no es cierto, pero el truco está en tener la habilidad suficiente para demostrar con datos reales una tesis errónea.

Y he aquí la cuestión más sorprendente: lo poco que cuesta engañar a la gente. Para crear una realidad alternativa completamente nueva solo se necesita tener un poco de paciencia y la habilidad de un estudiante de secundaria para manipular los datos. Goddard no es ningún agente del gobierno ni le paga PTB. Basta con ser un lone troll con un interés personal.

Ahora bien, detengámonos por un momento a pensar: ¿qué pasaría si los verdaderos espías pretendieran engañarnos para siempre? Quiero decir, los gobiernos tienen unos recursos y unas competencias propagandísticas infinitamente mayores que las de cualquier individuo. ¿Pero qué sería de nosotros si nos condujeran a una percepción completamente errónea de la realidad? ¿Recuerdan la historia de las “armas de destrucción masiva” en la época de Sadam Hussein? Ahora han perfeccionado sus técnicas. Sí, nos pueden engañar. Y es muy probable que lo hagan, que lo estén haciendo en este mismo instante. 

Entonces, ¿qué es lo que está pasando? El antropólogo Roy Rappaport nos hablaba de “mentiras diabólicas” definidas como aquellas mentiras que alteran la propia estructura de la realidad. Puede que se esté produciendo la destrucción de toda nuestra civilización a base de mentiras, diabólicas o no, y necesitamos desesperadamente dotarnos de una nueva epistemología que nos permite reconstruir la confianza en nuestras instituciones y en nosotros mismos, como seres humanos. Los primeros pensadores cristianos se empeñaron en esta misma tarea en un tiempo en que las mismas verdades sobre las que se había construido otra civilización, la romana, la destruían desde dentro, convertidas en mentiras diabólicas. En palabras de Poul Andersen, “todo el mal es el bien corrompido”palabras que sirven perfectamente para describir nuestra actual situación. 

Llegados a este punto, no puedo más que recomendarles la lectura del post de Tamino, más abajo. Por lo menos, contribuye a clarificar una parte de nuestra percepción del universo.

La temperatura de EEUU: ¿me puedo quedar contigo?

Tamino

Supongamos que me propusiera convencer a la gente de que la temperatura en EE.UU. no se está incrementando sino descendiendo. ¿Cómo lo haría? Probemos con la temperatura media anual en los Estados Unidos contiguos, conocidos también como “los 48 estados inferiores” (me referiré simplemente a ellos como “EE.UU.”).

Bien, esto no me sirve. Muestra que la temperatura ha subido, y no bajado. Por cierto, que he incluido dos estimaciones de tendencia. La línea recta azul es una estimación lineal de tendencia ascendente. La línea roja curva es una estimación no lineal de tendencia, ha subido y bajado y subido, y ahora asciende rápidamente. Da miedo cómo asciende. Así que no, definitivamente, este gráfico no sirve a mis propósitos.

Pero, ¡un momento! La temperatura que muestra es la temperatura media, es decir la media de los valores altos y bajos. ¿Y si recurro únicamente a los valores bajos?

Tampoco me sirve. La subida da miedo. 

¿Y con los valores altos?

Pues tampoco me sirve, pero es un poquito mejor. Hay una joroba más pronunciada en la década de 1930, que corresponde con la época del dust bowl. ¿Podría quizá sacar más partido a estos datos?

Probemos con esto: miremos las temperaturas altas durante las diferentes estaciones del año. A fin de cuentas, sabemos que el invierno se está haciendo más cálido con mayor rapidez que el propio verano, por lo tanto, si solo nos fijamos en el verano, o en una única estación, obtendremos una imagen más útil “para quedarnos con la gente”. He aquí las temperaturas altas medias de las cuatros estaciones por separado:

¡Esto ya es otra cosa! En términos generales, la temperatura alta del verano ha seguido subiendo, sin embargo, esos datos de los años treinta (el dust bowl) son mucho más pronunciados. ¿Quizá pueda sacarle a esto mayor partido?

Quizá, me podría librar de algunos datos que no me convienen. No me puedo librar de los más recientes porque entonces la gente se daría cuenta de que les estoy vacilando. Pero, ¿y si me libro de los datos más tempranos? Voy a empezar desde 1918 en vez de desde 1895, que es la primera fecha a partir de la cual se han obtenido datos. Nos dejaría lo siguiente:

¡Por fin tengo un gráfico que parece mostrar que no tenemos por qué preocuparnos! La tendencia lineal es tan pequeña que casi no se aprecia que sigue aumentando (apenas), y ha bastado con escoger una de las 12 combinaciones posibles (media/temperaturas altas/bajas a lo largo de invierno/ primavera/ verano/otoño), dejando fuera los primeros datos. Pero, qué ingenioso.

No obstante, la tendencia sigue siendo al alza, aunque sea ligeramente. Y eso con respecto a la tendencia lineal; si nos vamos a la no lineal, la tendencia parece más bien bastante al alza últimamente, incluso acercándose a la del verano de la era dust bowl. ¿Cómo podría yo arreglar esto?

¡Pues claro que puedo! En lugar de recurrir a los datos de los “expertos”, esa gente de la Administración Nacional de la Atmósfera y de los Océanos (NOAA por sus siglas en inglés), que se creen tan listos sólo porque se han pasado estudiando durante décadas todas esas “matemáticas” y aprendiendo a hacer las cosas “bien”, me limitaré a utilizar los datos brutos y a calcular una media sencilla. Los de la NOAA te dirán que no es un cálculo correcto, que a lo largo de los años, contamos con nuevas estaciones, y que algunas de las más antiguas ya no se utilizan y que tenemos que tener eso en cuenta. Hablarán de rollos matemáticos molones como la “ponderación de datos”. Pero esas son las triquiñuelas de la NOAA, ¿no son un atajo de farsantes? Podemos ignorar absolutamente el hecho de que a lo largo de los años, la localización media de todas las estaciones que aportan datos se ha desplazado ligeramente hacia el norte, hacia un territorio más frío:

Qué narices, podemos ignorar todo lo que han aprendido para poder hacer las cosas bien… fundamentalmente porque, si nos limitamos a coger una media sencilla, obtendremos el resultado que deseamos.

Está circulando por internet un gráfico de Steve Goddard, también conocido como Tony Heller, que afirma que la temperatura de EEUU ha ido en descenso, y para demostrarlo recurre únicamente a las temperaturas altas, a las del verano, solo con datos desde 1918, basados en una simple media sin tener en cuenta las nuevas estaciones online ni las viejas en desuso ni la ponderación ni cualquier otro rollo “experto”:

Media de temperatura máxima en verano vs. Años 1918-2018. En todas las estaciones de la red de climatología histórica en EE.UU. La línea roja representa la media de 15 años

Media de temperatura máxima en verano vs. Años 1918-2018. En todas las estaciones de la red de climatología histórica en EE.UU. La línea roja representa la media de 15 años.

 

-------------------------

Este artículo se publicó en ingés en cassandralegacy.blogspot.com

Traducción de Olga Abasolo

 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. javier

    Todo el mundo se ha tragado eso de que el hombre pisó la luna, y lo de las torres gemelas.

    Hace 2 años 8 meses

  2. antonio

    Si bien es muy acertado este artículo, su error consiste en pensar que el estado no emite propaganda y manipulación para tener a sus ciudadanos adormecidos. Si no lo hiciera la sociedad ya habría derrotado al capitalismo.

    Hace 2 años 8 meses

  3. Javier RP

    Sergio B. comete Ud algunos errores de filosofía de la Ciencia que ya han sido superados: 1.- El método científico incluye experimentación... o no. Según su criterio no serían ciencias la Astrofísica, la Sismología, o la Astronomía, por poner algunos ejemplos. 2.- Que el clima sea caótico no quiere decir que los “modelos climáticos” lo sean. Y en cualquier caso, “caos” no es sinónimo de “absoluta impredecibilidad” [y sí, los modelos climáticos predicen, aunque Ud. crea que no] En cuanto a su incomprensible parrafada final, cae fuera de mi ámbito de conocimiento.

    Hace 2 años 8 meses

  4. Hotwuis

    ¿ Y por qué no apagamos un rato la radio, la tv y el "internete" y nos encendemos nosotros ? Somos una inmensa legión de diletantes a merced de las ondas de radiocontrol.

    Hace 2 años 8 meses

  5. marcus

    Gran artículo La manipulación sobre el Cambio Climático es brutal por los intereses espurios de los poderosos...evitar los agujeros de la capa de ozono o emitir gases invernadero saldría muy caro a muchas empresas...por ello es más sencillo negar el Cambio Climático y que políticos corruptos apoyen tu tesis, o que medios de comunicación con un gran porcentaje de su accionariado en manos de empresas poderosas mientan y manipulen sobre el tema, o pasar de puntillas sobre él, para que nadie se entere... La manipulación fue inventada ya antes de los nazis de Goebbels, y como vemos sigue muy presente en nuestra vida diaria.

    Hace 2 años 8 meses

  6. Antonio

    Y si nos pusiéramos a revisar en revisar desde el punto de vista de la fría ingeniería y en serio las explicaciones oficiales que se dan a la caída de las torres gemelas, alucinaríamos en colores.

    Hace 2 años 8 meses

  7. Javichu

    Estoy con Sergio. No has explicado tampoco quién mató a JFK ni dónde está Antonio Anglés (modo sarcamo off). Me ha gustado el artículo. Sigue así.

    Hace 2 años 8 meses

  8. Sergio B

    Dimelo tu, sabras que segun el metodo cientifico hay una parte que incluye experimentacion, que como bien sabras, debe de ser controlado, como carecemos de capacidad de controlar la atmosfera y los modelos matematicos atmosfericos basados en lo que podemos experimentar son caoticos y no preveen absolutamente nada, que la temperature media este subiendo, no significa, cientificamente, que vaya a seguir subiendo, no significa, cientificamente, nada. Sin embargo un tonto usa un metodo aun menos escrupuloso que el tuyo y tu lo utilizas enseguida para dar mas veracidad a tu falacia, como se llama ese tipo de engano? Que conste que yo creo en el cambio climatico y que si a se relaciona con b, entonces seguramente es debido al carbon que emitimos como idiotas, pero no es algo que crea cientificamente, por que no puedo hacer ningun experimento o modelo para probarlo. Por cierto, yo no me crei lo de las armas de destruccion masiva, ni casi nadie, que yo recuerde por la oposicion a la guerra, y no, los agentes del gobierno no son mas inteligentes que el ciudadano medio, menos son mas inteligente ahora que en el pasado y tampoco tu eres mas listo que tu abuela, por si lo piensas tambien. Buscate un blog de divulgacion cientifica, no el de Tony por favor, y veras que se basan en algo muy simple, todo el mundo puede entender todo si lo explicas correctamente, otra cosa es que a la gente le de igual, pero entonces no los estas enganando, es que estan pasando de ti y cogen un dato como otro cualquiera, por ejemplo, si no te gusta el futbol seguro que te puedo colar todos los bulos sobre futbol que quieras por que ni sabes ni te interesa, eso no te convierte en menos inteligente, a que no? Pues ya sabe, si a implica b....

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí