1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La Liga maltrata a los aficionados

¿Se imaginan ir a un cine, un teatro o un restaurante donde el suelo estuviera lleno de basura, los aseos presentaran un aspecto insalubre y los asientos no se hubieran limpiado desde hace meses?

Ricardo Uribarri 29/08/2018

<p>Javier Tebas</p>

Javier Tebas

CARLOS MARTINEZ

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

 

Javier Tebas es, posiblemente, el mejor presidente de LaLiga que pueden tener los clubes. Él hace a la perfección el trabajo que le han encomendado: sacar el máximo dinero posible para las entidades que le han contratado. Tan contentos están con él que hace unos meses votaron a favor, con unas pocas excepciones, de doblarle el sueldo con tal de que no se fuera a Italia. En ese marco debe entenderse su decisión de llevar un partido del campeonato español a Estados Unidos durante los próximos 15 años. ¿Ustedes han oído a algún presidente quejarse por ello aunque ni siquiera les hayan consultado? No. Todo sea por la pasta. ¿Y los aficionados? ¿Qué pasa con ellos? ¿Alguien les tiene en cuenta?

Hartos de tener que aguantar partidos en horarios infames, en días laborables, con entradas a unos precios desorbitados, de estar recluidos en gradas con redes o mamparas que dificultan la visión cuando van de visitantes, de que a las peñas ya no les dejen ni poner sus pancartas y de ver cómo, ahora, pueden dejarles sin ver en directo un encuentro que ya han pagado por él, los seguidores han empezado a poner el grito en el cielo. Se han convertido en el último eslabón de la cadena de un negocio llamado fútbol. En el más prescindible. En el que nadie piensa. Son extras de un espectáculo cuya utilidad se reduce a que el mayor número de ellos se sienten en la grada opuesta al tiro de cámara para que el producto sea lo más “vendible” posible.

Asociaciones como la Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español (FASFE) pretende articular “una respuesta contundente que muestre el hartazgo de las aficiones con este modelo de gestión” y anuncian movilizaciones en próximas fechas. La Asociación del Pequeño accionista del Valencia también ha hecho pública su intención de poner una demanda judicial contra LaLiga si finalmente se juega el partido en EE.UU. En la plataforma Change.org hay una petición dirigida al Ministerio de Cultura y Deportes para que los partidos no salgan de España que cuenta ya con 7.000 firmas de apoyo. “Pero si sólo es un partido de los 380 que se juegan en el campeonato”, argumentan algunos para defender la decisión de Tebas. Hoy es un partido. Pero, ¿quién dice que mañana no se lleva otro a China o a Dubai? Todo dependerá de si hay una buena oferta económica. El dinero manda.

Emilio Abejón, secretario general y portavoz de FASFE, señala a CTXT que “la idea de jugar un partido en Estados Unidos nos parece no sólo aberrante, sino el producto de un discurso y de una visión del fútbol y de los clubes totalmente opuesta a la que tenemos nosotros y la mayor parte de los aficionados que vamos a los campos. Un club es una institución social y cultural muy implicada en su comunidad. Entenderlo como una mera empresa de provisión de entretenimiento con vistas a apertura de mercados en otros continentes, choca frontalmente con nuestra mentalidad. Ha sido además una iniciativa totalmente opaca, tomada personalmente por Tebas, sin ni siquiera hablar con la Asamblea de LaLiga, sin haber consultado a la mayoría de los clubes, de tapadillo y en medio de agosto”.

Ya en 2008 la Premier League propuso jugar una jornada de partidos fuera de Inglaterra durante la temporada 2010-2011. La Federación de Asociaciones de Fans (FSF) la bautizó como Gam£39 y abanderó una campaña de oposición, con el apoyo del periódico Daily Mail, por tratarse de una “profanación escandalosa del juego nacional”. Las protestas de los seguidores, la falta de unanimidad entre los responsables de los equipos y la opinión contraria del entonces presidente de la FIFA, Sepp Blatter, acabó por enterrar la idea.

En España tenemos un campeonato en el que mientras se regulan aspectos como el tamaño que deben tener las mascotas de los clubes, el color que deben tener las redes de las porterías o cuantas botellas debe haber en la mesa donde dan las ruedas de prensa los entrenadores, LaLiga permite que se jueguen partidos en estadios en obras donde un niño se cae por un agujero sin tapar, como ocurrió en Vallecas hace unos días, un recinto deportivo que lleva sin pasar la Inspección Técnica de Edificios desde 2012. Cómo será la situación, que la Comunidad de Madrid, propietaria de la instalación, no ha tenido más remedio que prohibir la disputa de más eventos deportivos hasta que no esté en condiciones. Prueben a ver qué les pasa si les pillan conduciendo un coche que no haya pasado la ITV desde hace seis años. Con el agravante de que en este caso, el dueño es un organismo público.

Algo no cuadra en esta Liga con apariencia de oropel y brillantina que quieren exportar fuera de nuestras fronteras. ¿Se imaginan ir a un cine, un teatro o un restaurante donde el suelo estuviera lleno de basura, los aseos presentaran un aspecto insalubre y los asientos no se hubieran limpiado desde hace meses? ¿Cuánto tiempo durarían abiertos? Pues este es el panorama que se encuentran muchos sufridos aficionados en algunos estadios. Da igual mientras la televisión siga pagando y sosteniendo el negocio.

Es inexplicable que un campeonato que pretende ser el mejor del mundo permita que se disputen partidos en un terreno de juego tan lamentable como el del campo del Valladolid, que perjudicó el desarrollo del juego y que podía haber provocado una lesión a los jugadores. La foto de Jordi Alba con un tepe de césped en la mano es demoledora para la imagen del torneo. A los pocos minutos de acabar el choque escribía Javier Tebas en twitter que  “el estado del césped del José Zorrilla no reunía las condiciones mínimas exigidas para una competición como LaLiga”. ¿Por qué nadie de la organización vigiló en las horas previas esta circunstancia? Piqué no pudo ser más contundente: “si queremos vender el producto fuera y viajar a Estados Unidos, primero sería bueno que miráramos lo que tenemos en casa”.

En realidad, los aficionados al fútbol no deberían de dirigir sus iras sobre Tebas. Deberían hacerlo sobre los presidentes de sus equipos, que son los que han vendido su alma al máximo dirigente de La Liga a cambio de billetes. Tebas hace y deshace a su antojo porque los demás así lo han querido. ¿Les compensa a los responsables de los clubes esta huida hacia delante a la que no se le ve final? Hasta el momento parece que sí. Quizá si los aficionados hicieran escuchar su voz con fuerza y protagonizaran acciones de protesta llamativas, empezarían a pensar de otra manera.

Se rumorea que el partido elegido para disputarse esta temporada en Estados Unidos sea el Girona-Barcelona. Aparte de las dificultades que supone ese desplazamiento al coincidir en medio de una eliminatoria de Copa,  ¿cómo se piensa compensar a los aficionados del equipo gerundense por perderse uno de los partidos que seguramente les hace más ilusión presenciar en directo? Incluso aun devolviéndoles la parte proporcional del abono ya pagado, habrá seguidores que preferirían ver ese encuentro a que les reembolsen una cantidad de dinero.

Ante la situación planteada, la FASFE no piensa quedarse de brazos cruzados. Abejón explica los posibles pasos a dar. “Nuestros abogados nos dicen que hay varias posibilidades desde el punto de vista legal. Hay una muy evidente relacionada con el consumo. A día de hoy hay seguidores que han comprado abonos y habrá algún partido que se van a perder. Eso es una vulneración del derecho de consumo y abre una vía individual o colectiva para los aficionados afectados. Además, entendemos que esa medida no la puede tomar unilateralmente LaLiga. Es una entidad privada que agrupa a clubes y que organiza la competición en Primera y Segunda división en virtud de unas competencias delegadas de la Federación Española, que a su vez provienen de la Ley del Deporte. Por eso, lo primero que hemos hecho es instar a la Federación y al Consejo Superior de Deportes a que ponga freno a esto. Queremos reunirnos con ellos y explicarles nuestro punto de vista. Pero si esto sigue adelante nos plantearíamos otro tipo de acciones. Incluso se está pensando, aunque aún está a un nivel muy temprano de debate, el hacer una huelga o algún tipo de demostración de los aficionados. Nosotros estamos dispuestos siempre a tener conversaciones con LaLiga, pero la realidad es que se empeña una y otra vez en ignorar la realidad de las aficiones de España. A un consumidor de cualquier sector se le atropella mucho menos que al aficionado al fútbol. El entorno en el que se mueve es de todo menos amigable”.

En el centro de este asunto está también el colectivo de los jugadores que, de momento, han mostrado su rechazo a la iniciativa, especialmente por no haber sido consultados previamente. La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) que preside David Aganzo, no ha descartado incluso ir a la huelga si LaLiga no les da una respuesta satisfactoria en una próxima reunión. Sin embargo, hay quien califica esta posición de fuerza como hipócrita teniendo en cuenta que en las pretemporadas hay muchos equipos que ya disputan partidos en Estados Unidos y en otros países y los jugadores no se han negado. Tampoco levantaron la voz cuando hace pocas semanas  la Supercopa de España se jugó en Tánger, siendo los aficionados los grandes perjudicados de nuevo. Además los grandes beneficiados de esta búsqueda de la patronal de los clubes de conseguir más recursos económicos son los propios jugadores, cuyos contratos no paran de crecer en los últimos años.

¿Cómo puede conjugarse la defensa del fútbol más tradicional con las necesidades económicas de los clubes? Abejón entiende que “una actividad donde hay unos profesionales a los que hay que pagar altos salarios necesita tener una serie de recursos. Pero la solución no es una huida continua. Si se hace ese partido en el extranjero y se logra un 10% o un 15% más de ingresos, automáticamente serán absorbidos por los salarios de los jugadores y de los representantes. LaLiga tiene el doble de ingresos que hace unos años y sin embargo mantiene los mismos problemas estructurales. La Premier tiene unos ingresos notablemente superiores a los de LaLiga y tiene perdidas casi cada año. Se comen todo lo que ingresan. Hay unos incentivos perversos, sobre todo a nivel de inflación de salarios y de otros gastos de tipo deportivo, que habría que recortar. En la NBA, que se pone tantas veces de ejemplo, tienen unos topes salariales. Necesitamos un control financiero más estricto. El sector hay que regularlo más de lo que está. La Ley del Deporte que se encuentra en estudio debería incluir un sistema completo de regulación y factores que corrigieran los males que provoca el cortoplacismo de que muchos clubes sean sociedades mercantiles con ánimo de lucro”.

Tebas ha hecho buenas cosas al frente de LaLiga, como fomentar el control económico de los clubes para reducir sus deudas o la batalla contra la violencia y los ultras. Pero su sensibilidad hacia los aficionados ha sido nula durante su mandato. No tienen más que hacer una encuesta  entre ellos para ver lo que opinan de él. Puede que no le importe. Seguramente será así. Se siente fuerte porque tiene el respaldo de los clubes. No se trata de quedarse anclado en el pasado. Se trata de ir de la mano con los aficionados, de convencer y no de imponer. Se trata, o se debería de tratar, de colocar al aficionado a la altura que se merece aunque su importancia en la cuenta de resultados de los clubes sea cada vez más pequeña. Como dice la Asociación del Pequeño accionista del Valencia, “debe empezar la Liga de las Aficiones”. 

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí