1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Ser feminazi hoy

La libertad de las putas

Anita Botwin 17/08/2018

Nina A. J. G.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Algunas voces hablan de libertad a la hora de decidir sobre nuestros cuerpos. Normalmente esas voces se centran en hablar sobre nosotras en materia de prostitución, cosificación y pornografía. Muchas de esas voces jamás tendrán que usar sus cuerpos para pagarse un plato de comida. Especialmente porque muchas de esas voces provienen de hombres blancos, heteros y privilegiados. 

No podemos hablar de libertad si existe un intercambio monetario de por medio. ¿Acaso existe libertad en gran parte de los trabajos precarios de este y otros países? No creo que alguien si pudiera elegir estaría currando en un McDonalds voluntariamente, como si de una ONG se tratara. ¡Me encanta el Mcflurry, no me importa trabajar 12 horas como un esclavo, yupi!

Es curioso que podamos verlo más claro y entenderlo cuando se trata de trabajos que compartimos hombres y mujeres y que no tienen que ver con los cuerpos femeninos como moneda de cambio. En los que puedes dar la vuelta a una hamburguesa sin necesidad de que nadie te viole –por muy esclavo que sea el trabajo-. 

el sexo le gusta a casi todo el mundo y no por ello tienes que sufrir explotación para disfrutarlo

Ellas tienen libertad de elegir, dicen. Una mierda. Ellas prefieren follar a limpiar escaleras, dicen. Ellas, ellas, ellas. Ellas sólo tratan de salir adelante, como la mayor parte de las mujeres de este planeta. ¿Creen que quieren aguantar a cerdos que abusan de ellas en el mejor de los casos? Es que a algunas les gusta el sexo, dicen. Claro, el sexo le gusta a casi todo el mundo y no por ello tienes que sufrir explotación para disfrutarlo.

Es el oficio más antiguo del mundo, dicen otras voces. Claro, por eso precisamente vamos un poco tarde para abolirlo. También las guerras, la tortura, la esclavitud la muerte de miles de personas por hambre son antiguas como la vida misma y no por ello estamos a favor de regularlas.

Es que hay hombres que, pobrecillos, de otra forma nunca podrían follar y sería mucho peor. MUCHO PEOR. Para estas personas la prostitución existe para evitar posibles violaciones. En lugar de no educar en la violación, se da por sentado y ya que existe, vamos a hacer todo lo posible para que los pobres violadores no cometan ningún delito y se desahoguen con mujeres prostituidas. Porque en las mujeres, pobrecillas, las que no se comen un rosco, ¿a quién les importa? Ellas no dan beneficios si no son putas. 

Algunas, dicen, están satisfechas con su trabajo. Ganan bastante dinero a cambio de prestar sus cuerpos. Pero esas pocas “privilegiadas” –alrededor de un 5% en nuestro país- dentro de un mercado de explotación a nivel mundial no hace más que dañar al resto de mujeres que no pueden decidir. Estas experiencias positivas no dejan de ser excepcionales, y de carácter individualista y neoliberal. Como a ellas les va bien, como supuestamente pueden elegir a sus clientes, el resto debe sufrir explotación, violencia y pobreza.

La prostitución mueve diariamente cerca de 10 millones de euros en nuestro país, unos 3.500 millones al año, un 0,35% del PIB

La realidad es que este negocio mueve diariamente cerca de 10 millones de euros en nuestro país, unos 3.500 millones al año, que representan un 0,35% del PIB. No es posible que hablemos de libertad cuando se trata de un mercado que mueve tantísimo dinero y en el que la mayor parte de las putas ejercen en contra de su voluntad. ¿Qué libertad es esa?

Es que ya que trabajan, tendrán que luchar por sus derechos y tener sanidad y cotizar. Este suele ser el argumento más escuchado de los y las regulacionistas. Ejemplos como el alemán o el holandés nos hablan de fracaso a la hora de legalizar la prostitución. Sin ir más lejos, la ley de 2002 de Alemania ha hecho que aumenten los grandes prostíbulos y prácticas como la ‘tarifa plana’ de sexo (sexo con varias personas a un precio fijo). Algo así como minutos ilimitados en el móvil. Eso es lo que valemos.

La prostitución no es una salida laboral para las mujeres libres, sino para las mujeres pobres, y regularla no es más que normalizar una opción precaria más en un mercado neoliberal en el que no existen derechos de ningún tipo. La libertad deja de existir en el momento en el que un hombre paga a cambio de un producto –mujer– para someterla y ejercer su poder sobre ella.

Un abuso sexual no se transforma en un empleo por el mero hecho de que se pague una cantidad de dinero. Normalizar la práctica de la prostitución no ayudará en absoluto a construir sociedades libres, igualitarias y por supuesto, feministas.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Anita Botwin

Gracias a miles de años de machismo, sé hacer pucheros de Estrella Michelin. No me dan la Estrella porque los premios son cosa de hombres. Y yo soy mujer, de izquierdas y del Atleti. Abierta a nuevas minorías. Teclear como forma de vida.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Clitemnestra

    La protitución no esta prohibida, y las protitutas ya tienen derecho a la sanidad y a cotizar, lo que esta prohibido es el proxenetismo, así que cada vez que oigáis decir "deberían regularla porque es mejor para las prostitutas" lo que esta diciendo ese violador de pago o libfem con el cerebro lavado por el lobby proxeneta, es que quieren legalizar a los chulos y darles derechos de cliente a los puteros, quienes violan, roban, golpean y matan a las mujeres y niñas prostituidas. Así que por mi podéis moriros, el mundo será mucho mejor para las mujeres y niñas pobres sin vosotros, besos. Por cierto, Amarna Miller es una proxeneta y productora de porno que "empezó" vendiendo fotos de otras mujeres desnudas, a las que engañaba diciéndoles que era "artístico" gana mucho dinero en base a mentir porque antes no la conocía ni su padre, Cristina. Tal vez deberías preguntarte porque Amarna Miller es tan "cool" y Mia Khalifa es el demonio para los liberales y "progresistas".

    Hace 2 años 2 meses

  2. jose

    "La prostitución no es una salida laboral para las mujeres libres, sino para las mujeres pobres". Pues claro ¿y están dispuestas las abolicionistas a hacer una revolución social que las saque de su pobreza? O su solución es que se liberen fregando suelos a 800 € mes, 10 horas día y 500 € de alquiler?

    Hace 2 años 11 meses

  3. Tomás

    En este artículo queda patente que la palabra "libertad" es un arma de doble filo: bien puede servir para justificar la prostitución como para posicionarse en contra. La razón es bien sencilla, es un término que solo cobra sentido cuando se pone en el contexto de tus valores y creencias. Quizá sería más útil plantear el problema desde otra perspectiva.

    Hace 3 años 3 meses

  4. Cristina

    Disculpa, me gustaría saber entonces qué piensas de todas aquellas mujeres (Amarna Miller, Paula Bonet y otras tantas "artistas") que defienden la legalización y regularización de la prostitución y del trabajo sexual en general (pornografía, etc). Ellas no son «voces provienen de hombres blancos, heteros y privilegiados», se autodefinen como libres y empoderadas y, qué curioso, esgrimiendo precisamente el argumento de «libertad a la hora de decidir sobre nuestros cuerpos». Y bien, ¿qué piensas sobre ellas? Ya está bien de sectarismos, por favor, y empecemos a utilizar el sentido común, que no es monopolio de ningún sexo. Y, creo, el sentido común jamás animaría a ningún individuo a vender su cuerpo de ninguna de las maneras posibles.

    Hace 3 años 3 meses

  5. c

    Hoy en dia que hay tantos cafres, los feos y timidos a nada que sean amables y sensibles tienen muchas posibilidades. Pero tiene su contradiccion que ellos feos se quejen de que les rechazan cuando es el machismo que exige a la mujer unos canones de belleza estipulados . El feminismo es anticapitalista o no es posible, porque solo las pobres se pornifican y prostituyen. Nos lo quitan todo para revendernoslo cada vez mas caro despues d eexplotarnos y follarse a las pobres, Las suyas las reservan para cocineras y incubadoras a las que llaman "madres" a las que aveces pegan violan matan y llaman putas. Defender la prostitucion es alargar este problema. El debate de la legalización de la prostitución es falso y amañado : por un lado las putas pueden darse de alta en la Seg-social ( si no lo hacen es para trabajar en negro y ganar mas ) y por otro tienen sanidad universal, luego si protestan no es por sus derechos, sino por los puteros, para que no se le persiga y si defienden los derechos de los puteros 1º avalan el machismo 2º no les hace falta ya que trabajan y si quisieran cotizarian, (pero no lo hacen la inmensa mayoria), asi que son muy sospechosas de ser grupos pagados por grandes mafias del proxenetismo para decir que protegen sus derechos pero en realidad proteger al putero y 3º habría que preguntarse-les si cuando empezaron d putas tuvieron otra opción. Ademas las putas que trabajan por su cuenta para protegerse les tratan con asco-dureza-desprecio y las otras no por que están esclavizadas. Los puteros van de putas para huir del "maltrato" feminista – hembrista...que provocan ellos. Siempre se prostituyen los pobres, las elites acaparan poder manipulando la riqueza para follarse a las mujeres familiares de quienes explotan : Son mucho ppatriota$ ademas de no empatia humana jeraquicos competitivos materialistas superficiales autoritarios Las feministas que avalan la prostitucion se pegan un tiro en el pie ya que dan alas al machismo : son topos La PProstitucion da alas al machista que carece de respeto y empatia hacia las mujeres es como una violacion pagando donde hay algo menos de violencia y la misma falta de respeto por la mujer ¿ las pputas salen mas baratas ? Eso lo dice alguien que no sabe que con amor las noches de sexo , los polvos y las mamadas son mas y mejores que con una ppilingui que muchos no pueden pagar mas de 20 min cada semana...Y tbn lo dice quien no sabe las ventajas de dormir cada noche con una mujer que te quiere por que la quieres y viceversa . El mercantilismo machista vende la prostitucion a las mujeres como una libertad por que le interesa pero luego de libertades para las mujeres hasta ahi y poco mas, siempre que no le interese al machismo mercantilista caPPitalista. ¿Y quien necesita prostitución cuando hoy en dia se tolera y practica el poliamor con prevencion-etc ? Asistencia sexual : es una terapia, el feminismo no está contra por que : no hay explotación de pobres, no hay trata de blancas, no hay lucro para proxenetas, lo hacen personas licenciadas con formación muy específica bajo control estatal, es para una serie de personas muy concretas. Quienes andan en silla de ruedas podrian intentar ligar con quienes estan igual . En algunos paises de la UE y estados de USA ya existe la asistencia sexual hecha por sicolog@s . - putas y corrupcion : http://ctxt.es/es/20180509/Politica/19567/corrupcion-prostitucion-trata-de-mujeres-gil-punica-gurtel-cursach-nuria-alabao.htm La ultraderecha se financia con prostitucion y el PP la ha metido en el Pib por algo ( "Volquetes de Pputas" dijo alguien del PP en la trama corruPPta de las tarjetas black ) La mayoria de las pputas son esclavizadas y forzadas-etc, por tanto ni aun legalizando habria pputas. Y las que estan voluntarias declaran que estan hartas de babosos aun ganando un paston que podrian ganar por su valia en un curro sin sexo explicito. Babosos que son tratados despreciativamente por las putas que trabajan libremente Tienen las feminas de derechas la costumbre de desnudarse por dinero : hormigos, obregon, marta sanchez, chenoa, LA sobrina de aznar, lopez de C$, por ejemplo, etc son Insolidarias ya que no apoyan el feminismo que a ellas tambien les dio derechos y por tanto apoyan la explotacion de mujeres al apoyar a partidos machistas Si las putas fueran sus hermanas mujeres hijas ¿ ya les importaria a los pputeros ? Solo las pobres se prostituyen y la pobreza es creada por el capitalismo que convierte en lujo hasta la comida : antes todo era de todos y ahora nos explotan para revendernoslo cada vez mas caro. Es mentira que el capitalismo elimina pobreza, eso lo hace el marxismo en su fase productiva-distributiva, pero el capitalismo regala los benefios de producir a unos pocos . Hoy para sacar una familia dlte deben trabajar los dos...y el capitalismo-machista le permitea ella el tajo de puta . Pero la prostitución es una aberración donde solo se prostituyen l@s pobres y que da alas al machismo . http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/la-asistencia-sexual-busca-el-empoderamiento-erotico-de-las-personas http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2017/01/22/sociedad/cuando-las-palabras-no-son-suficientes Asi se crea la identidad digital de una mujer alienada con el machismo : http://blogs.publico.es/victor-sampedro/2018/03/09/la-pechotes-o-el-internet-de-las-chonis/ http://culturainquieta.com/es/foto/item/13131-la-vida-en-un-burdel-de-bangladesh-por-sandra-hoyn.html https://www.eldiario.es/andalucia/5porlaigualdad/fenomeno-creado-abastecer-prostitutas-industria_0_762573913.html

    Hace 3 años 3 meses

  6. J. Besora

    Eres monja?

    Hace 3 años 3 meses

  7. Candela

    "Una parte importante de ser feminista es darles a otras mujeres la libertad de tomar decisiones que tu posiblemente no tomarías." Una vez más, un artículo en el que: 1) La autora omite las reivindicaciones y obvia los argumentos de las verdaderas protagonistas: las trabajadoras sexuales (prostitutas, putas...elijan el término que prefieran) 2) No hace referencia a los colectivos en los que se organizan muchas de las trabajadoras (más allá de las que tan alegremente llama "privilegiadas"), seguramente porque los desconoce (Internacional Activa de Catalunya - Unión Sindical de Trabajo Sexual, Génere CGT, Colectivo Prostitutas Sevilla, Putas Indignadas, Hetaira...) 2) Como favorece a su argumentario, mezcla identifica sin matices "trata" con trabajo sexual, cuando la realidad es diferente y más compleja (pero no le interesa conocerla). Hemos pasado de que los hombres organicen debates, realicen actos o legislen sobre mujeres sin las mujeres, a que algunas feministas desde su situación privilegiada (afortunadamente no todas) organicen debates y realicen charlas o eventos sobre las prostitutas sin las prostitutas (trabjadoras sexuales / putas). Ahora pretenden también que se legisle y promulguen leyes sobre el trabajo sexual sin contar con las trabajadoras. Seguramente la autora desconoce este artículo de la feminista mexicana Marta Lamas. https://www.nexos.com.mx/?p=22354

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí