1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Mujeres y Estado: el debate inacabado sobre la autonomía corporal

La negativa del Senado argentino a la legalización del aborto evidencia la necesidad de constitucionalizar los derechos sexuales y reproductivos en el marco de un nuevo pacto constitucional

María Concepción Torres Díaz 10/08/2018

<p> Pañuelazo por el derecho al aborto en Santa Fe, Argentina. 20 de julio de 2018</p>

 Pañuelazo por el derecho al aborto en Santa Fe, Argentina. 20 de julio de 2018

Lara Va

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

El pasado jueves 9 de agosto pudimos conocer los resultados de la votación en el Senado de Argentina sobre la Proposición de Ley en materia de interrupción voluntaria del embarazo. Una Proposición de Ley aprobada en la Cámara del Congreso el pasado 14 de junio y que no ha conseguido sortear la votación de la Cámara Alta: 38 votos en contra frente a 31 a favor y dos abstenciones. Por tanto, el escenario no deja de ser desolador desde el punto de vista de la subjetividad jurídica y política de las mujeres en tanto en cuanto la interrupción voluntaria del embarazo sigue manteniéndose como delito penado con hasta cuatro años de cárcel por mor de la dicción literal de los artículos 85 y 86 del Código Penal.

Téngase en cuenta el artículo 1 de la Proposición de Ley, donde se establece el reconocimiento del derecho a decidir voluntariamente sobre la interrupción del embarazo

En este punto, debemos tener en cuenta los siguientes párrafos del artículo 85, anteriormente mentado: “El que causare un aborto será reprimido: (…) 2º Con reclusión o prisión de uno a cuatro años, si obrare con consentimiento de la mujer”. En la misma línea, leyendo el contenido textual del artículo 86: “Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además, inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo (...)”. A mayor abundamiento, repararemos en los supuestos de despenalización recogidos en el propio artículo 86 CP –cuya redacción data de 1921– en tanto que preceptúa: El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer en cinta, no es punible: 1º Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; 2º Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.  Por contra, téngase en cuenta la dicción literal de la Proposición de Ley objeto del presente texto, y, específicamente, sobre su artículo 1, donde se establece el reconocimiento del derecho a decidir voluntariamente sobre la interrupción del embarazo durante las catorce primeras semanas de gestación a todas las mujeres en el marco del ejercicio del derecho humano a la salud.

Cuesta comprender el porqué de la negativa del Senado teniendo en cuenta la dimensión internacional del texto constitucional argentino

Las lecturas propuestas obligan a reflexionar sobre el lugar que ocupan las mujeres en (y ante) el discurso jurídico y el lugar dónde dicho discurso –en general– las (nos) sitúan en relación al sujeto abstracto y universal. Cuesta entender la negativa a nivel parlamentario (y no sólo) en relación al reconocimiento del derecho a decidir de las mujeres sobre su maternidad en el marco del reconocimiento de los derechos sexuales y derechos reproductivos. Cuesta asumir el ostracismo jurídico al que se ven abocadas muchas mujeres –normalmente pobres o con escasos recursos– ante la negativa al reconocimiento de la autonomía corporal en el ámbito de la salud sexual y salud reproductiva. Pero es más, cuesta comprender el porqué de la negativa del Senado teniendo en cuenta la dimensión internacional del texto constitucional argentino (y su carácter normativo) tras la revisión de 1994, en donde incorporó una serie de tratados internacionales en materia de derechos humanos ampliando el corpus de derechos a nivel interno.

Recuérdese las obligaciones de los Estados Partes, en el marco de la diligencia debida, con respecto a la erradicación de la discriminación contra las mujeres que se derivan del artículo 2 de la CEDAW

De especial mención resultan la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (1966) y, específicamente, la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, 1979). Sobre este último texto tráigase a colación la delimitación normativa (y conceptual) de “discriminación contra la mujer”, y recuérdese que, con tal expresión, se alude a toda distinción o exclusión basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la base de la igualdad del hombre y la mujer, de los derechos humanos y libertades fundamentales en las esferas políticas, económica, social, cultural y civil, o en cualquier otra esfera. A su vez, recuérdese las obligaciones de los Estados Partes, en el marco de la diligencia debida, con respecto a la erradicación de la discriminación contra las mujeres que se derivan del artículo 2 de la CEDAW, en cuanto instan a llevar a cabo y desarrollar políticas encaminadas a eliminar cualquier forma de discriminación contra las mujeres y, de forma particular, a consagrar, en las constituciones nacionales (o cualquier otra legislación apropiada), el principio de igualdad y a asegurar por ley u otros medios apropiados la realización práctica de dicho principio.

Llegados a este punto –y de forma sucinta– reflexionemos sobre las siguientes interrogantes:

- ¿Qué efectos sobre la vida de las mujeres va a tener el seguir penalizando la interrupción voluntaria del embarazo en los términos de los artículos 85 y 86 del CP de 1921?

- ¿Qué mensaje se envía a nivel social en relación con la subjetividad jurídica y política de las mujeres?

- ¿Son las mujeres sujetos jurídicos/políticos en los mismos términos que los varones?

- ¿Ejercen las mujeres los derechos de ciudadanía –donde cabe englobar el derecho a la autonomía corporal– en los mismos términos que los varones?

- ¿Desconfía el Estado –en líneas generales– de las decisiones de las mujeres en el ámbito de su salud sexual y salud reproductiva?

- ¿Y tras el veto del Senado y la negativa al reconocimiento de la sexuación de los sujetos de derechos qué?

Por último, sólo quedan dos apuntes más: (1) la negativa del Senado constituye un acto de discriminación contra las mujeres en el marco de la CEDAW, incomprensible en pleno siglo XXI, y (2) evidencia la necesidad de constitucionalizar los derechos sexuales y reproductivos en el marco de un nuevo pacto constitucional en el cual las mujeres sean verdaderas artífices y destinatarias del pacto de convivencia social. Un nuevo pacto para este avanzado siglo que debe garantizar el derecho de todas las mujeres a la autonomía corporal y a decidir libres de coerción, discriminación y violencia sobre su maternidad.

* A continuación, y para completar el análisis, se incluyen dos cuadros en donde se recogen los votos a favor y en contra por Grupos Parlamentarios en el Senado y por sexo, respectivamente.

VOTOS NEGATIVOS 38

VOTOS AFIRMATIVOS 31

ABSTENCIONES 2

Cambiemos --- 17

Cambiemos --- 8

Cambiemos --- -

Argentina Federal --- 11

Argentina Federal --- 12

Argentina Federal --- 1

FPV --- 1

FPV --- 8

FPV --- -

Partidos provinciales --- 5

Partidos provinciales --- -

Partidos provinciales --- -

Interbloque Federal --- 3

Interbloque Federal --- 1

Interbloque Federal --- 1

Unidad Justicialista --- 1

Unidad Justicialista --- -

Unidad Justicialista --- 1

Frente Progresista ---

Frente Progresista --- 2

Frente Progresista --- -

 

VOTOS NEGATIVOS 38

VOTOS AFIRMATIVOS 31

ABSTENCIONES 2

Senadores 24

Senadores 17

Senadores -

Senadoras 14

Senadoras 14

Senadoras 2

 -----------------------------------------------------

María Concepción Torres Díaz es profesora de Derecho Constitucional, abogada y secretaria de la Red Feminista de Derecho Constitucional

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

María Concepción Torres Díaz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rachid ELAÏDI

    La société argentine est une société plus chrétienne et donc par voie de conséquence, l’Église a son mot à dire dans tout ce qui est mariage,le droit du fœtus,divorce,...qui se résume par ''tout ce que dieu a fait unir par l’Église,personne ne peut les séparer'' . Les députés au parlement argentin ne sont qu'un reflet de la société et donc je pense que le vote est juste et la société argentine est heureuse de ce vote. Il est vrai, d'un côté le camp des laïques se développe de plus en plus. Le côté juridique est le contre courant des préceptes de l’Église. Ce qui me semble un point encore obscur car ces deux extensions politiques;une nationale et, une autre régionale et internationale sont deux faces d'une même monnaie. Car,pour faire court, les citoyens ne sont que rarement intéressés par ce qui se passe dans les pays voisins ; ils veulent vivre selon leur rythme et leur conviction et en fin de compte, ils sont contre tout avortement et quelle que soit la ou les raisons ! Et puis, il y a les autres couches de la société , dites classe moyenne et classe riche qui voient plus vers l'international et par voie de conséquence, ces citoyens sont pour l'avortement car la plupart ''à mettre entre les pincettes'' contestent même un certain autoritarisme de l’Église . Ces citoyens sont donc des laïques et cherchent des voies plus intellectuelles pour se faire entendre, par exemple, le côté juridique de la question qui sert de petite échelle !!. Néanmoins, le creuset se creuse entre les différentes couches de la société et la question resterait en suspens ,pendant un temps qui dépendra du niveau intellectuel de toute une société. Je fais remarquer que parmi les citoyens qui obéissent aux préceptes de l’Église, il y a un bon nombre des intellectuels et depuis toujours par exemple,en France ,Bernanos...et puis ceux qui font partie des deux classes aisées... La classe politique en Argentine est de plus en plus laïque mais corrompue qui rend donc la donne encore plus complexe. Pour s'y faire ,me semble -t-il , le politique argentin doit faire le distinguo entre l’Église et l’État et que la société argentine doit empreinter la voie du modernisme et calculer ses risques et donner une évaluations claire des dommages que les citoyens argentins ont à subir;car personne ne peut faire une omelette sans casser d’œuf ! Il devient donc impératif de tenir compte et de la source et des coutumes des argentins et en même temps de l'évolution du temps. Le problème semble sclérosé et ressemble de plus en plus à une autre lutte juridique , en Égypte, où la société vit de plus sous règne dictatorial de Sissi qui contrôle tout et les femmes de Maespero qui donne une vue de la société égyptienne ,telles, Ada Ibrahim, Safae Higazi, Rania Dib, Mouna Choukre , Faouzi, Hind , l'actrice Yasmine Abdelaziz,...sont bloquées par les restrictions de la politique de Sissi qui se donne la priorité à lui Président et, rien d'autres y compris AlAzhar lieu des mollahs de l'Islam qui à leur tours sont bloqués par les consignes de Sissi . Heureusement , pour l'Argentine qui n'est plus dans une dictature depuis 1982 car ici, l'armée s'est déviée de ses objectifs de rendre l’Argentine une véritable démocratie et le maréchal Sissi est aujourd'hui dans cette même pente !!la société égyptienne chavire chaque jour ;le droit à l'avortement n'est plus à l'ordre du jour ,ce qui fait que les égyptiennes se cachent pour commettre leur crime ou comme les portugaises qui se rendaient en Espagne pour se faire avorter ou les polonaises en Allemagne ... et le débat qui s'impose, effectivement, est-ce un crime de se faire avorter et au nom de quoi ,comme preuve matérielle, l’Église comme la mosquée interdit ce genre de pratique et seules les femmes qui sont dans la nécessité et qui donne la priorité à la vie ,à la femme plutôt qu'au fœtus ?! En Argentine , le vote des députés ne signifient en rien sur les pratiques des citoyennes argentines. Et il est certain, le côté juridique est pour donner plus de transparence à des pratiques des siècles d'obscurantisme. Et donc , il me semble que les deux choses publiques à la fois et une légalisation et une pratique sauvage ne vont pas de paire . Le droit donne un sens à un acte mais ne peut rien devant la volonté des femmes de disposer de leur corps , elles font ce que cela leur semblent bon et à tout moment de la grossesse et, les pratiques sont indépendantes d'un droit écrit car ces femmes sont plus influencées par l’Église, par l'entourage direct et jamais par un international moderne. Donc se sont les hommes de l’Église qui devraient faire un autre effort ,comme le consul de 1963 pour un débat plus approfondi sur le pour un modernisme à définir et les préceptes de l’Église qui dure maintenant plus de 2000ans ,est-ce toujours valables ou faut-il ajouter un peu d'eau à la coupe !!car disait Jésus si un pauvre fait la manche ,ce pauvre est Jésus qui peut être compris par la société faible ici l'avortement, le divorce, le mariage,les marginalisés...et dont les hommes de l’Église en Argentine ont pour charge de clarifier et de faciliter la voix du Christ qui consiste à rendre à César ce qui est à César et à dieu ce qui est à dieu, car l'avortement est un sujet qui divise toute une société contraire de la lettre messianique du Christ et de l'esprit du Jésus. Pour l'Islam qui dure maintenant ,plus de 1400 ans est clair ,car le prophète Mohamed disait que les préceptes de l'Islam est entre vous ''الإسلام شورة بينكم '', vous faites évoluer l'Islam selon votre temps ,votre époque''كل مائة سنة،يبعث الله من يجدد إسلامها '' ,... mais le genre de Sissi en Égypte et dans les 23 pays arabes a sclérosé la société arabe et par voie de conséquence de même chez les musulmans non arabes...

    Hace 3 años 3 meses

  2. Rachid ELAÏDI

    La société argentine est une société plus chrétienne et donc par voie de conséquence, l’Église a son mot à dire dans tout ce qui est mariage,le droit du fœtus,divorce,...qui se résume par ''tout ce que dieu a fait unir par l’Église,personne ne peut les séparer'' . Les députés au parlement argentin ne sont qu'un reflet de la société et donc je pense que le vote est juste et la société argentine est heureuse de ce vote. Il est vrai, d'un côté le camp des laïques se développe de plus en plus. Le côté juridique est le contre courant des préceptes de l’Église. Ce qui me semble un point encore obscur car ces deux extensions politiques;une nationale et, une autre régionale et internationale sont deux faces d'une même monnaie. Car,pour faire court, les citoyens ne sont que rarement intéressés par ce qui se passe dans les pays voisins ; ils veulent vivre selon leur rythme et leur conviction et en fin de compte, ils sont contre tout avortement et quelle que soit la ou les raisons ! Et puis, il y a les autres couches de la société , dites classe moyenne et classe riche qui voient plus vers l'international et par voie de conséquence, ces citoyens sont pour l'avortement car la plupart ''à mettre entre les pincettes'' contestent même un certain autoritarisme de l’Église . Ces citoyens sont donc des laïques et cherchent des voies plus intellectuelles pour se faire entendre, par exemple, le côté juridique de la question qui sert de petite échelle !!. Néanmoins, le creuset se creuse entre les différentes couches de la société et la question resterait en suspens ,pendant un temps qui dépendra du niveau intellectuel de toute une société. Je fais remarquer que parmi les citoyens qui obéissent aux préceptes de l’Église, il y a un bon nombre des intellectuels et depuis toujours par exemple,en France ,Bernanos...et puis ceux qui font partie des deux classes aisées... La classe politique en Argentine est de plus en plus laïque mais corrompue qui rend donc la donne encore plus complexe. Pour s'y faire ,me semble -t-il , le politique argentin doit faire le distinguo entre l’Église et l’État et que la société argentine doit empreinter la voie du modernisme et calculer ses risques et donner une évaluations claire des dommages que les citoyens argentins ont à subir;car personne ne peut faire une omelette sans casser d’œuf ! Il devient donc impératif de tenir compte et de la source et des coutumes des argentins et en même temps de l'évolution du temps. Le problème semble sclérosé et ressemble de plus en plus à une autre lutte juridique , en Égypte, où la société vit de plus sous règne dictatorial de Sissi qui contrôle tout et les femmes de Maespero qui donne une vue de la société égyptienne ,telles, Ada Ibrahim, Safae Higazi, Rania Dib, Mouna Choukre , Faouzi, Hind , l'actrice Yasmine Abdelaziz,...sont bloquées par les restrictions de la politique de Sissi qui se donne la priorité à lui Président et, rien d'autres y compris AlAzhar lieu des mollahs de l'Islam qui à leur tours sont bloqués par les consignes de Sissi . Heureusement , pour l'Argentine qui n'est plus dans une dictature depuis 1982 car ici, l'armée s'est déviée de ses objectifs de rendre l’Argentine une véritable démocratie et le maréchal Sissi est aujourd'hui dans cette même pente !!la société égyptienne chavire chaque jour ;le droit à l'avortement n'est plus à l'ordre du jour ,ce qui fait que les égyptiennes se cachent pour commettre leur crime ou comme les portugaises qui se rendaient en Espagne pour se faire avorter ou les polonaises en Allemagne ... et le débat qui s'impose, effectivement, est-ce un crime de se faire avorter et au nom de quoi ,comme preuve matérielle, l’Église comme la mosquée interdit ce genre de pratique et seules les femmes qui sont dans la nécessité et qui donne la priorité à la vie ,à la femme plutôt qu'au fœtus ?! En Argentine , le vote des députés ne signifient en rien sur les pratiques des citoyennes argentines. Et il est certain, le côté juridique est pour donner plus de transparence à des pratiques des siècles d'obscurantisme. Et donc , il me semble que les deux choses publiques à la fois et une légalisation et une pratique sauvage ne vont pas de paire . Le droit donne un sens à un acte mais ne peut rien devant la volonté des femmes de disposer de leur corps , elles font ce que cela leur semblent bon et à tout moment de la grossesse et, les pratiques sont indépendantes d'un droit écrit car ces femmes sont plus influencées par l’Église, par l'entourage direct et jamais par un international moderne. Donc se sont les hommes de l’Église qui devraient faire un autre effort ,comme le consul de 1963 pour un débat plus approfondi sur le pour un modernisme à définir et les préceptes de l’Église qui dure maintenant plus de 2000ans ,est-ce toujours valables ou faut-il ajouter un peu d'eau à la coupe !!car disait Jésus si un pauvre fait la manche ,ce pauvre est Jésus qui peut être compris par la société faible ici l'avortement, le divorce, le mariage,les marginalisés...et dont les hommes de l’Église en Argentine ont pour charge de clarifier et de faciliter la voix du Christ qui consiste à rendre à César ce qui est à César et à dieu ce qui est à dieu, car l'avortement est un sujet qui divise toute une société contraire de la lettre messianique du Christ et de l'esprit du Jésus. Pour l'Islam qui dure maintenant ,plus de 1400 ans est clair ,car le prophète Mohamed disait que les préceptes de l'Islam est entre vous ''الإسلام شورة بينكم '', vous faites évoluer l'Islam selon votre temps ,votre époque''كل مائة سنة،يبعث الله من يجدد إسلامها '' ,... mais le genre de Sissi en Égypte et dans les 23 pays arabes a sclérosé la société arabe et par voie de conséquence de même chez les musulmans non arabes...

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí