1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Abolir la comida casera. Sobre lactancia materna y feminismo

Las feministas debemos afrontar este tema como un reto: asegurar que las mujeres puedan elegir libremente el tipo de maternidad y lactancia que quieren

Ángela Ballester 7/08/2018

Cyberex

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Observo que se abre (o se retoma) el debate sobre la lactancia materna (y de paso sobre la maternidad) en el movimiento feminista, un debate que solo puede partir de una premisa: la libertad de las mujeres para elegir el tipo de maternidad que quieren vivir, sin juicios ni reprimendas de ningún tipo. Explicitar esta premisa, cuando se habla de este tema, es casi una obligación, porque parece que las defensoras de la lactancia materna pretenden obligar a todas las mujeres a practicarla. Como cuando los antiabortistas han acusado a las defensoras del aborto de querer obligar a abortar a todas las mujeres. A mí me parece una obviedad, pero como seguro que ayuda a que no desviemos la atención hacia la imposición, ahí queda: nadie puede obligar ni presionar a una mujer para que alimente a sus hijos con lactancia materna.

Este debate es una respuesta, entiendo, al resurgimiento de la lactancia materna que se ha producido en nuestro país y en Europa en las últimas décadas, defendido por profesionales de la salud materna e infantil o por organizaciones poco sospechosas de machistas como Unicef. Este resurgir está ligado –aunque no siempre–, a una demanda o tendencia a un tipo de crianza conocida como natural o con apego, sin que eso signifique una doctrina definida sino una voluntad de las mujeres (sí, de las mujeres) de poder decidir sobre nuestro propio cuerpo y sobre la forma en la que parimos o criamos a nuestros hijos e hijas, procesos muchas veces dirigidos y decididos por profesionales (hombres). Este resurgir de la lactancia materna está también relacionado con un cambio de enfoque con respecto a la infancia, un enfoque de derechos que poco a poco se va abriendo espacio en la sociedad y en las políticas públicas.

Pero centrémonos en la lactancia y en las posiciones de un sector del movimiento feminista, que hace un diagnóstico: la lactancia materna nos vuelve a recluir a las mujeres en el hogar. Y una propuesta: no hay que promover la lactancia materna. Trataré de desmontar ambos supuestos y de apuntar algunas vías para abordar este tema desde políticas feministas.

“La lactancia materna vuelve a recluir a las mujeres en el hogar”

Al principio de su vida los bebés necesitan mamar muchas veces al día y muchas horas. Y eso, efectivamente, hace que las madres tengamos que estar pegadas a ellos todo el día. Pero eso no es exclusivo de la lactancia, los bebés necesitan atención permanente las 24 horas del día. Conozco a pocas madres que no hayan pasado los primeros meses de vida de sus bebés pegadas a ellos, para eso hemos luchado por unos permisos que no nos hagan volver al trabajo nada más parir. Hay mujeres que no lo hacen, es cierto, porque no pueden: las autónomas. Y tendremos que ver cómo cambiamos su situación para que puedan disfrutar de los mismos permisos que el resto. Y hay mujeres que no lo hacen, porque no quieren, porque deciden libremente volver inmediatamente a sus trabajos, su vida social o su “lo que sea”, y es absolutamente respetable.

Por tanto, la mayoría de madres, con o sin lactancia materna, está muy pendiente de sus bebés en sus primeros tiempos, muy pegadas a ellos y muy “en el hogar”. Lo hacen porque pueden (y hay que trabajar para que todas podamos sin que nos pase factura) y quieren. 

los permisos iguales e intransferibles para madres y padres son un paso, un primer paso

Pero –¡atención!– conozco a muchos hombres que también han vivido pegados a sus bebés las primeras semanas de vida, todas las semanas que les ha permitido el permiso de paternidad. Porque los hombres también quieren cuidar (y en realidad también quieren parir y amamantar, pero se tienen que fastidiar). Y por supuesto es algo que tenemos que trabajar, para que tengan el derecho y la obligación de cuidar, y para que cuidar y ser madres no nos penalice a las mujeres. Ahí los permisos iguales e intransferibles para madres y padres son un paso, un primer paso porque quedan muchos más para conseguir dos metas: la igualdad salarial (con sus muchas consecuencias, destacando la autonomía económica de la mujer) y que la maternidad no esté estigmatizada y penalizada social y económicamente.

Por cierto, los hombres quieren cuidar, pero solo podemos amamantar nosotras. Y mientras lo hacemos, sentadas durante horas en el sofá, ellos deben encargarse de cocinar, lavar, planchar, barrer y lo que nos haga falta a las madres. Esa es mi recomendación, la de los grupos de lactancia y la que aparece en todas las guías de lactancia materna que he visto.

Sigamos con el diagnóstico. Cuando los bebés ya no son tan dependientes (y cuando se acaban los tan cortos permisos de maternidad y paternidad que tenemos en España), las madres que amamantan no están recluidas en el hogar, como argumentan algunas feministas o como desearía el sistema patriarcal. Y para que no parezca que hablo desde la teoría, ahí va mi experiencia. Soy valenciana y residente en Bellreguard (un pueblo pequeño al que no llega, de momento, ningún tren que nos comunique muy bien con el mundo), soy dirigente de una organización política (con sus tiempos acelerados y su dedicación full time) que celebra la mayoría de reuniones y actividades en la ciudad de Valencia y soy diputada en el Congreso de los Diputados (en Madrid). Como podéis ver, la mayor parte de mis tareas se sitúan a más de una hora de distancia de mi hogar, y os puedo asegurar que estoy en él mucho menos tiempo del que me gustaría. Además de todo eso soy madre de un bebé de 11 meses al que sigo felizmente amamantando (los días que estoy en casa, claro). Y a pesar de todo esto no merezco ninguna medalla, porque como yo hay otras diputadas, periodistas, artistas, abogadas, empresarias… millones de mujeres que alimentan a sus hijos e hijas con lactancia materna durante años sin renunciar a su vida profesional, a sus viajes, a sus estudios o a sus diversiones y fiestas. Y por si faltaba algo, alimentamos a nuestros bebés en casa, en el súper, en un bar, en la playa o en un banco en plena calle.

la lactancia materna no nos recluye en el hogar, lo hace una sociedad y una estructura machista 

Conclusión: la lactancia materna (dure meses o años) no nos recluye en el hogar, lo hace una sociedad y una estructura machista con unos roles muy definidos para hombres y mujeres, en la que tradicionalmente se nos han reservado a las mujeres todas aquellas tareas exclusivas de un ámbito privado que cada día lo es menos, gracias al trabajo y los avances del movimiento feminista.

“Dejar de promover la lactancia materna”

A pesar de todo lo expuesto, sigue habiendo voces contrarias a la supuesta involución para los derechos y la igualdad de la mujer que supone la lactancia materna. Y lo más curioso es su propuesta: criticar y apostar por dejar de promover la lactancia materna. Porque las mujeres nos hemos encargado tradicionalmente de las tareas del hogar, de la cocina, de los cuidados y de la lactancia (evidentemente), y lo seguimos haciendo en el s.XXI, y esa distribución de tareas nos ha mantenido recluidas en el ámbito doméstico y alejadas de los lugares donde se toman las decisiones. Pero no he oído una sola voz en contra de la limpieza de las casas o de las escaleras, o en contra de que las personas nos atendamos y nos cuidemos unas a otras, o a favor de que lo hagamos solo un poco, unos meses. No he oído a nadie criticar la comida casera como causante de nuestra reclusión en los fogones del hogar y defender la comida preparada o congelada, y eso que de prepararla nos hemos encargado siempre las mujeres. Sin embargo, no paro de escuchar argumentos en contra de la lactancia exclusiva hasta los 6 meses y complementaria hasta los dos años, que es lo que recomiendan Unicef y todas las asociaciones de pediatras del planeta.

Mi propuesta: debate y políticas feministas

Hubo un tiempo en que una parte del movimiento feminista consideraba machista (o al menos no feminista) que las mujeres se vistieran, peinaran o maquillaran para sentirse guapas y femeninas, como si la belleza estuviese reñida con la lucha por la igualdad. Por suerte ese debate ya casi no existe, pero existen otros como el de la lactancia materna. Debatamos, solo así el feminismo será cada día más fuerte y con más capacidad de transformación, pero no le regalemos al machismo ni la belleza ni la lactancia materna. Estigmatizar la maternidad y la lactancia es hacerle el juego precisamente a quienes entienden la maternidad y la lactancia, pero también los cuidados y las tareas del hogar funciones femeninas que determinan nuestra posición subordinada en la sociedad y la desigualdad entre hombres y mujeres. 

no le regalemos al machismo ni la belleza ni la lactancia materna. Estigmatizar la maternidad y la lactancia sería hacerle el juego

Y claro que hay movimientos ultraconservadores que defienden la lactancia materna como una forma de regreso de la mujer a los límites del hogar, pero esa no es la realidad y no deberíamos zanjar así el debate. Que algunas feministas defendamos lo mismo que movimientos ultraconservadores no significa que seamos ultraconservadoras. Igual que si algunas feministas critican la lactancia materna no estaría bien acusarlas de ser un instrumento al servicio de las grandes multinacionales de la industria de la leche en polvo, esas que pretenden hacer negocio con las vidas de las mujeres y los niños y niñas incluso en países donde no tienen ni para comprar biberones.

Las feministas debemos afrontar este tema como un reto: asegurar que las mujeres puedan elegir libremente el tipo de maternidad y lactancia que quieren y promover políticas públicas que garanticen la igualdad, el derecho a la salud sexual y reproductiva, que atiendan adecuadamente la maternidad, el parto y la lactancia materna y que nos permitan decidir sobre nuestro propio cuerpo.   

Esta es mi propuesta: debate, políticas públicas feministas y olvidarnos de abolir la comida casera.

-------------------------------------

Ángela Ballester es diputada en el Congreso por Valencia (Unidos Podemos).

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ángela Ballester

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

17 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Hanna Angelo

    CÓMO OBTENGO A MI EX ESPOSO DE NUEVO CON LA AYUDA DEL DR ADELEKE Quiero decirles a todos que pude poner fin a mi problema de divorcio y restaurar mi matrimonio nuevamente, porque nunca quise que sucediera. No sé qué pasó con mi esposo que estaba tramitando el divorcio, traté de hablar con él fuera de eso, pero no me escuchó, no tuve otra opción que buscar la ayuda de un lanzador de hechizos. y ahora me alegro de haberlo hecho. Porque si no fuera por la ayuda del hechizo, no sé qué habría sido de mí ahora porque amaba tanto a mi esposo que no podía soportar perderlo. Vi una publicación en un "foro de amor y relación" sobre un lanzador de hechizos que ayuda a las personas a lanzar hechizos sobre cuestiones de matrimonio y relaciones, cuando contacté a este lanzador de hechizos por correo electrónico, él me ayudó a lanzar un hechizo de unión y mi esposo cambió y vino disculpándome a mí y a los niños. Póngase en contacto con este gran lanzador de hechizos para su relación o problemas de matrimonio en. (aoba5019@gmail.com) o puede llamarlo o whatsapp en su línea directa (+27740386124). y él te ayudará a resolver todos tus problemas

    Hace 1 año 10 meses

  2. Melanie Case

    Hello everyone out there, I'm here to give my testimony about a herbalist doctor who helped me. I was infected with HERPES SIMPLEX VIRUS in 2011, I went to many hospitals to heal myself but there was no solution, so I was thinking how I can get a solution so that my body can be well. One day I was in the river thinking about where I can go to get a solution. so a lady walked towards me telling me why I'm so sad and I open everything by telling her my problem, she told me she could help me, she introduced me to a doctor who uses herbal medicines to cure the SIMPLEX HERPES VIRUS and gave me your email, so I sent you an email. He told me everything I had to do and also gave me instructions to take, which I followed correctly. Before I knew what was happening after two weeks, the SIMPLEX HERPES VIRUS that was in my body disappeared. therefore, if you also have a broken heart and need help, you can also send an email to {oliha.miraclemedicine@gmail.com}or whatsapp him number: +2349038382931 or Facebook page https://www.facebook.com/drolihamiraclemedicine/ Contact him today and he will have a testimony ... Good luck! Dr. OLIHA also cures: 1. HIV / AIDS 2. HERPES 1/2 3. CANCER 4. ALS (Lou Gehrig's disease) 5. Hepatitis B 6. chronic pancreatic 7. emphysema 8. COPD (chronic obstructive pulmonary disease)

    Hace 3 años

  3. Elsa

    Una pena que ninguna de las personas que han dejado comentarios haya entendido realmente a lo que se refiere el artículo. Porque empieza diciendo que lo importante es dejar que cada mujer decida cómo vivir su maternidad. Elegir entre lactancia materna y lactancia artificial es una decisión personal y no se es mejor/peor madre por elegir una u otra cosa. Hasta que no paremos de juzgarnos las unas a las otras por cómo criamos a nuestros hijos e hijas, no empezaremos a construir una sociedad más inclusiva e igualitaria, basada en la libertad de cada quien para tomar sus propias decisiones. Gracias Ángela Ballester por el artículo. Todo un regalo.

    Hace 3 años 5 meses

  4. Rocio

    No estoy de acuerdo con el artículo. La autora habla de volver a su trabajo felizmente a las 16 semanas, viajando de un lado al otro trabajando mucho .. esto no es posible con una lactancia materna exclusiva. Lo siento pero es una mentira que nos están vendiendo los medios. Las madres que vuelven al trabajo a las 16 semanas pasan el día entero pegadas a un sacaleches, son semanas que recuerdan con angustia y horror, en las que no llegan a todo, ni al trabajo ni a su hijo. Una hora aproximadamente es lo que se tarda en sacar leche para llenar el biberón que se toma en 5 minutos, y teniendo en cuenta que toma uno cada dos-tres horas ... Pues súmale 8 horas de trabajo, sus respectivas ida y vuelta, tus 4 horas de sacaleches, tus no dormir ya que el bebé mama durante toda la noche cada 1-2 horas (a veces media)... Ya me dirán cómo se concentra esa señora para realizar su trabajo eficazmente. Además de esto tantas horas sin el bebé también puede producir obstrucciones en el pecho, con el consecuente malestar y riesgo de mastitis. Creo que el partido debería estar más a la altura en este tema y tener por lo menos profesionales informadas de cosas como la exterogestacion o la evolución integral de los bebés. Y si no están informadas pueden hacerlo fácilmente en internet. Hacía falta ampliar el permiso paternal, pero ampliar el maternal es mucho más urgente.

    Hace 3 años 5 meses

  5. 09051200278

    Hola, soy Burkett Sherry Lynn de EE. UU., Quiero compartir mi testimonio sobre cómo obtuve un buen lanzador de hechizos que me ayudó a recuperar a mi esposo. Dr. OGU JAZAZA. Después de haber estado en relación con mi esposo durante años, rompió conmigo. Hice todo lo que estaba a mi alcance para devolverlo, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tan mal por el amor que sentía por él, le suplicaba con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y ella sugirió que debería contactar a un lanzador de hechizos que podría ayudarme a lanzar un hechizo para devolverlo, no tuve más remedio que intentarlo. Le envié un mensaje al hechicero Dr, OGU JAZAZA, y él me aseguró y me dijo que no hay problema de que todo estará bien antes de tres días. Lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, mi esposo me llamó. Estaba tan sorprendido y conmocionado, respondí la llamada y todo lo que dijo fue que lo sentía por todo lo que había sucedido. Quería que volviera con él. Él también dijo que me amaba mucho. Estaba tan feliz y fui a él que así fue como empezamos a vivir felices juntos otra vez y también le agradezco mucho al Dr. OGU JAZAZA por todo lo que ha hecho por mí. Si alguien necesita ayuda, puede ponerse en contacto con el Dr. OGU JAZAZA, el hechizo de los echadores en la dirección de correo electrónico es: (drogujazazasolution@gmail.com). Puede enviarlo por correo electrónico si necesita su ayuda en su relación o en cualquier otro caso. El Dr. OGU JAZAZA podría ayudarlo con lo siguiente: si quiere arreglar su matrimonio o una relación rotos. (1) Si quieres encontrar el amor verdadero. (2) Si desea reavivar una relación con su ex. (3) Si quiere detener la infidelidad en su relación / matrimonio. (4) Si deseas enamorarte de tu pareja para siempre. (5) Si quieres nunca separarte de tu amante. (6) Él también tiene un hechizo para traer nuevamente su exviralo / SIDA, enfermedad de Parkinson. Contáctelo en cualquier momento del día, si tiene algún problema, lo ayudará a resolverlo de inmediato. su dirección de correo electrónico es: (drogujazazasolution@gmail.com). gracias de nuevo mi buen y encantador Dr. OGU JAZAZA, Dios te bendiga más.

    Hace 3 años 5 meses

  6. 09051200278

    Hola, soy Burkett Sherry Lynn de EE. UU., Quiero compartir mi testimonio sobre cómo obtuve un buen lanzador de hechizos que me ayudó a recuperar a mi esposo. Dr. OGU JAZAZA. Después de haber estado en relación con mi esposo durante años, rompió conmigo. Hice todo lo que estaba a mi alcance para devolverlo, pero todo fue en vano, lo quería de vuelta tan mal por el amor que sentía por él, le suplicaba con todo, hice promesas pero él se negó. Le expliqué mi problema a mi amiga y ella sugirió que debería contactar a un lanzador de hechizos que podría ayudarme a lanzar un hechizo para devolverlo, no tuve más remedio que intentarlo. Le envié un mensaje al hechicero Dr, OGU JAZAZA, y él me aseguró y me dijo que no hay problema de que todo estará bien antes de tres días. Lanzó el hechizo y sorprendentemente en el segundo día, mi esposo me llamó. Estaba tan sorprendido y conmocionado, respondí la llamada y todo lo que dijo fue que lo sentía por todo lo que había sucedido. Quería que volviera con él. Él también dijo que me amaba mucho. Estaba tan feliz y fui a él que así fue como empezamos a vivir felices juntos otra vez y también le agradezco mucho al Dr. OGU JAZAZA por todo lo que ha hecho por mí. Si alguien necesita ayuda, puede ponerse en contacto con el Dr. OGU JAZAZA, el hechizo de los echadores en la dirección de correo electrónico es: (drogujazazasolution@gmail.com). Puede enviarlo por correo electrónico si necesita su ayuda en su relación o en cualquier otro caso. El Dr. OGU JAZAZA podría ayudarlo con lo siguiente: si quiere arreglar su matrimonio o una relación rotos. (1) Si quieres encontrar el amor verdadero. (2) Si desea reavivar una relación con su ex. (3) Si quiere detener la infidelidad en su relación / matrimonio. (4) Si deseas enamorarte de tu pareja para siempre. (5) Si quieres nunca separarte de tu amante. (6) Él también tiene un hechizo para traer nuevamente su exviralo / SIDA, enfermedad de Parkinson. Contáctelo en cualquier momento del día, si tiene algún problema, lo ayudará a resolverlo de inmediato. su dirección de correo electrónico es: (drogujazazasolution@gmail.com). gracias de nuevo mi buen y encantador Dr. OGU JAZAZA, Dios te bendiga más.

    Hace 3 años 5 meses

  7. Xil

    Me confundí, es BIBERONES el absurdo...

    Hace 3 años 5 meses

  8. Xil

    Querido Henry oscuro, que te parezca a ti que un niño/a quiera amamantar, sea "perverso y absurdo"... me deja a cuadros

    Hace 3 años 5 meses

  9. Lorch

    Igualar la comida casera con la lactancia me parece tramposo. La lactancia, el embarazo y el parto son exclusivamente de mujeres. Hacer comida casera en ningún caso. Que la realidad no te estrepee un buen titular. Y siempre para la lactancia, el embarazo y el parto se puede y debe recibir toda la ayuda para esas necesidades en sí, además de la normal distribución de tareas del hogar.

    Hace 3 años 5 meses

  10. Mario

    Parece que ahora se está inventando lo de tener hijos, cuidarlos, amamantarlos para que se alimenten....de esto hace miles de años. Como lo harían? Una cosa es la ideología política y otra la vida, la naturaleza, la realidad

    Hace 3 años 5 meses

  11. Carles Besada

    Bah, cosas de tías. Ni nos va, ni nos viene.

    Hace 3 años 5 meses

  12. Maternal

    Es mejor el comentario de BIBERÓN que todo el artículo.

    Hace 3 años 5 meses

  13. Biberon

    Es mejor el primer comentario que el artículo.

    Hace 3 años 5 meses

  14. Casandra

    Lo que se debe evitar es que algunas comadronas presionen a las futuras parturientas. El papel de la comadrona no debe de ir más allá de informar. Conozco a mujeres que se han sentido muy presionadas para amamantar a sus hijos y esto no puede seguir así. Tan importante como la lactancia es el acompañamiento de las madres y ese es un tema sobre el que pocos hablan y que nuestras antepasadas tenían muy claro. Ya esta bien de tanto sectarismo. Todos y todas sabemos que en épocas de falta de trabajo se intenta que las mujeres vuelvan al hogar. ¿Por qué no os preocupáis de denunciar la falta de guarderías y de ayudas un poquito y dejáis a las madres que decidan en paz? Me gustaría que las autoridades sanitarias tomaran cartas en el adoctrinamiento a favor de la lactancia materna por parte de algunas profesionales de la sanidad.

    Hace 3 años 5 meses

  15. TETAS

    Ai, q lo único que puedes hacer por tu hijocasa es darle un biberón? Mira, si los "tios" queréis hacer algo por la crianza, primero, PRIMERÍSIMO, INFÓRMATE: hace siglos que de sabe que la lactancia materna no.provoca caries y que hasta los 7 años REFUERZA su sistema inmunológico. Aparva tus carencias (no tener glándulas mamarias) y estudia un poquito más antes de opinar a la ligera soltando MITOS SIN ARGUMENTO CIENTÍFICO. Puedes hacer millones de, cosas para CRIAR a tus hijos e hijas y darles el EJEMPLO de ser un humano coherente y una buena persona. Mintiendo y escupiendo bazofia lo único que les enseñaras es a ser basura. Por cierto, yo me sacaba la leche y el padre demi hijase la daba en biberón, y él nuca se ha sentido inferior o DESPLAZADO como tú. Háztelo mirar, me recuerdas a mi reino por un caballo. Podríais cojeros de la manita e ir a llorar a una esquina juntitos por lo poco útiles que os sentís por no tener glándulas mamarias. Besis.

    Hace 3 años 5 meses

  16. HenryDark

    #1 Hay que trabajar la comprensión lectora.

    Hace 3 años 5 meses

  17. Biberones

    Los hombres no tienen leche pero tienen manos y hay BIBERONES, parece que la palabra BIBERÓN os pone a todas de uñas, en realidad sí te condiciona y mucho la vida tener que dar la teta y ni te cuento a niños que ya comen sólido. Porque es la incapacidad de destetar que tienen muchas señoras que así se sienten empoderadas y tienen a sus hijos pendientes de ellas lo que resulta enfermizo. El destete es algo normal y mamífero, dar la teta a niños mayores es tan perverso como absurdo,y además, la leche materna a críos con el sistema inmunitario desarrollado no les hace nada, solo cariar los dientes. Y pasar la vida pendiente del niño mantiene ese hermoso sistema patriarcal que tanto decís despreciar. Que los hombres empiecen a cuidar a su prole desde bebés es el primer paso para repartir tareas Y PARA ESO EL BIBERÓN ES MUY NECESARIO. Sí, ese artefacto maligno inventado por las empresas de leches artificiales. Queréis que los tíos cuiden niños pero poco, ojo, no sea que el bebé vaya a tener trauma si se separa de los tetos cinco minutos. Si es qué...lo de la teta es una secta, queridas. Ni la leche es la panacea ni dar bibe es destruir al niño. Ni nuestro cuerpo es un templo del que salen líquidos curativos.

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí