1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Querida Rosalía, disculpe las molestias

Algo se mueve en la juventud andaluza. De las letras de los Carnavales al auge de cuentas de humor andalucistas en redes se percibe un movimiento de reclamación y dignificación de la identidad cultural de Andalucía

Jesús Jurado 1/08/2018

<p>Rosalía, en una imagen del vídeo de 'Malamente'.</p>

Rosalía, en una imagen del vídeo de 'Malamente'.

Canada

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Como están los ánimos caldeados con este tema, querría comenzar haciendo dos puntualizaciones. La primera, que sin llegar a ser fan, sigo con agrado el trabajo de Rosalía desde que publicó Los ángeles en 2016. La segunda, que todo lo que viene a continuación es más una intuición que una certeza; un intento de comprender el surgimiento de esta polémica más que una toma de posición ante la misma. Una forma, en fin, de sacar algo en claro de esta y otras discusiones, tan acaloradas como efímeras, que vemos con frecuencia en las redes sociales.

Suele situarse el origen de la polémica en este hilo de Noelia Cortés, publicado en los últimos días de 2017, poco después de la aparición del single Aunque es de noche en el que Rosalía versionaba a Enrique Morente. El debate sobre el antigitanismo y la apropiación cultural saltó pronto de Twitter a prensa, con artículos como éste de Víctor Lenore, para después apagarse durante algunos meses y volver con más fuerza aún en mayo de 2018 con la publicación de Malamente y en estos días con la llegada de Pienso en tu mirá.

Como aficionado a Rosalía esta polémica me suscitaba y suscita sentimientos contradictorios. Por un lado reconocía la razón de quienes denuncian la invisibilización de artistas gitanas y andaluzas y la arrogancia de algunos críticos que se lanzaron alegremente a hacer odiosas comparaciones que Rosalía no necesita; por otro me rechinaba profundamente censurar a una artista que en sus primeros trabajos había sido capaz de recuperar y actualizar con éxito canciones olvidadas para el gran público, y que ahora proponía, con audacia, nuevas formas de fusión que podían tener un potencial inmenso a la hora de mantener al flamenco como un arte vivo y de vanguardia. Pero, ante todo, la polémica me suscitó una gran pregunta: ¿por qué surge en ese momento y no antes, por qué contra Rosalía y no contra cualquier otro músico de todos cuantos han empleado, con mayor o menor fortuna, elementos flamencos en sus producciones?

Vamos primero con el momento en que surge esta polémica. Quienes sean adictos a Twitter recordarán que la de Rosalía no fue la única polémica en enero de 2018. Fue inmediatamente seguida de otra mucha mayor sobre el uso del acento andaluz en La Peste, la superproducción histórica de Movistar+, que llevó a tuitear hasta a la presidenta andaluza, Susana Díaz. De igual modo recordarán que a mediados del pasado mayo no sólo discutimos sobre Malamente sino también sobre la carta de Kichi a Monedero en la que el alcalde gaditano explicaba al profesor, entre otras cosas, que a los andaluces “nos molesta como una ardentía que imiten nuestro acento, que toqueteen nuestro arte con descuido, con malaje”. El último episodio, del mes de julio, coincidió también con otro menor aunque acalorado debate sobre Al Ándalus y la Edad Media andaluza. ¿Tienen algo que ver? ¿Son meras coincidencias temporales o expresan una corriente de fondo, un cierto estado de las cosas? Mi intuición, después de debatir largo y tendido con varios amigos por mejores medios que el intercambio de tweets, es que están íntimamente ligadas y son síntomas de un mismo fenómeno: la emergencia, todavía incipiente y difusa, de un nuevo andalucismo.

El 65,5% de los andaluces considera que en la esfera pública “se sigue utilizando el acento andaluz de forma ridícula, como si fuera inferior”, según el último Barómetro Audiovisual de Andalucía; 23 puntos porcentuales más que hace diez años. Entre estudiantes, la cifra se eleva al 76%. Puede que sea efecto de una década de crisis que se ha vivido en Andalucía de forma más intensa y duradera que en el resto del Estado, puede que sea reflejo del conflicto catalán, puede que sea simplemente un agotamiento de la cultura de la transición en su declinación andaluza, puede que sea todo esto a la vez. Pero lo cierto es que algo se mueve en la juventud andaluza. De las letras de los Carnavales al auge de cuentas de humor andalucistas en redes sociales, de los monólogos de Manu Sánchez al rap de Gata Cattana, se percibe en los últimos años un cierto movimiento de reclamación y dignificación de la identidad cultural andaluza.

Un movimiento que se esfuerza en resignificar en clave moderna, progresista y feminista elementos culturales largamente asociados a una cultura conservadora y casposa y que reivindica, disputando el relato histórico oficial, las fuentes gitanas, árabes o africanas de la cultura andaluza. En este sentido entronca fuertemente con los propósitos del andalucismo cultural de los setenta y ochenta, los años del éxito del flamenco protesta y el rock andaluz. Si, en palabras de Antonio Manuel, “entonces ser andaluz era ser moderno, una declaración de principios frente al tardofranquismo”, hoy ser andaluz quiere significar otra cosa que participar en el programa de Juan y Medio.

Si este es el contexto que puede ayudar a comprender por qué la polémica nace ahora y no hace unos años, queda responder a la segunda cuestión. ¿Por qué contra Rosalía? Sin duda la introducción de nazarenos y toreros en el videoclip de Malamente levantó algunas ampollas entre quienes están cansados de verse siempre reflejados en los mismos estereotipos. Pero imagino, llevando la hipótesis algo más lejos, que el problema es más profundo. Si este nuevo andalucismo reivindica las producciones culturales que actualicen en clave feminista y moderna la identidad andaluza; entonces el éxito de Rosalía es, en cierto modo, una ofensa y un obstáculo a sus propósitos. Una ofensa porque, sin cuestionar su mérito, el éxito de Rosalía es también fruto de las ventajas comparativas derivadas de producir desde una metrópoli global como Barcelona y no desde una localidad andaluza. Y un obstáculo porque el origen catalán y el discurso cosmopolita de Rosalía desligan esta nueva ola de fusión flamenca de una identidad netamente andaluza, desactivando en cierta medida su potencial político. 

Sostengo que estamos, sí, ante una disputa política. Muchos se preguntan, con razón, qué sentido tiene hablar de apropiación cultural cuando todos los estilos musicales en boga son hijos del mestizaje más promiscuo. Pues bien, discutimos sobre apropiación cultural cuando se construye un sujeto colectivo que reivindica determinados elementos culturales como propios. O podemos plantearlo a la inversa: sólo es posible construir una identidad colectiva reclamando la propiedad sobre determinados elementos culturales, y esa es una operación que sólo se puede realizar denunciando su apropiación por parte de un otro. Que no se me malinterprete: esto no quiere decir que yo defienda un flamenco sólo, por y para andaluces, entre otras cosas porque es, desde 2010, patrimonio inmaterial de la Humanidad. Lo que intento hacer comprender es la importancia o, si se prefiere, la inevitabilidad de que surjan denuncias de apropiación cultural cuando hay un proceso de construcción nacional/popular en marcha, aunque sólo sea como manifestación de una disputa hegemónica, de una batalla cultural por definir qué define a quién. Pero cuidado, si asumimos este debate como síntoma de una disputa política de fondo, conviene no perder de vista el riesgo real de tomar el síntoma por la verdadera dolencia; de caer en una suerte de esencialismo identitario que, lejos de contribuir a la construcción de una Andalucía abierta y progresista, acabe estrechándola más y más en pos de una pureza imposible. 

Como  decía el cartero de Neruda, “la poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita”. Y hoy las andaluzas y andaluces necesitamos con urgencia reapropiarnos de la poesía, la música, el cine y la cultura para (re)constituirnos como una comunidad con voz propia y superar la brecha que nos condena a tener vidas más breves y más duras que las de nuestros vecinos del norte. Querida Rosalía, disculpe las molestias, pero nos estamos levantando. 

---------------------------

Jesús Jurado (@JJuradoAn) es politólogo. Andaluz en el exilio madrileño.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jesús Jurado

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Roberto

    A lo mejor Jesús Jurado debería conocer mejor Barcelona, que está llena de andaluces y gitanos. O es que no lo sabía? A mi me parece que en el fondo os molesta que Rosalía sea catalana. Y hasta parece que os empiezan a molestar los andaluces-catalanes, que los hay, los andaluces-catalanes que viven aquí son una mixtura propia de la integración de la inmigración de hace un par de generaciones de andaluces en la cultura catalana. Que esto os quita pureza andaluza? Pues estamos en el andalucismo esencialista entonces?

    Hace 3 años 5 meses

  2. luis

    Creo que alguien ha visto otro video, o no se entera de qué va o es solo por soltar el planfleto, para esto último no hace falta mentar a Rosalía.

    Hace 3 años 5 meses

  3. Delgado

    No, Gorda, yo lo que digo es que, según este artículo, la auténtica cultura andaluza solo puede ser flamenca. Pink Floyd nunca podría ser andaluz, salvo en versión aflamencada.

    Hace 3 años 5 meses

  4. Gorda

    Lo que es triste, @delgado, es que hayas entendido eso si hasta en el artículo hay una frase que te lo rebate literal: «Que no se me malinterprete: esto no quiere decir que yo defienda un flamenco sólo, por y para andaluces». // Gracias por escribir un análisis así, sosegado y complejo, como merece el tema.

    Hace 3 años 5 meses

  5. Jose de Alcalá

    Traducción al andaluz: killa chate pallá pichita quel'arte y er salero es to nuestro y tenemo máh hambre cun caracó nun espejo miarma

    Hace 3 años 5 meses

  6. Eduardo

    Reconozco no entender nada. ¿Apropiación cultural o aportación cultural de primer nivel? ¿Identidad andaluza o universalidad? ¿El flamenco producto andaluz o creación mestiza en viajes de ida y vuelta? Me quedo con Rosalía, con Las Migas, con Sílvia Pérez Cruz que suman y no restan.

    Hace 3 años 5 meses

  7. Musooo

    Hablando de apropiación cultural. El flamenco es gitano, pero bueno.( Apropiación cultural, término norteamericano muy discutido y ridiculicado allá que nos hemos apropiado, oh ironía, aquí acriticamente). Después pueden hacer todo tipo de ejercicios historicistas, que si las bailarinas de Gades, etc. Pero sigue siendo gitano.

    Hace 3 años 5 meses

  8. Fernando

    Andaluces levantaos contra Susana Díaz, o contra Rebujitos, Fondo Flamenco, Las Niñas, David de María, Decai, La Húngara, Kiko & Shara, Los Caños, El Arrebato, Sergio Contreras,... que lo suyo si que es destruir un patrimonio histórico a conciencia, y dejemos tranquila a Rosalía, que ya van como 30 artículos con lo mismo.

    Hace 3 años 5 meses

  9. Delgado

    Según este artículo, la auténtica cultura andaluza es el flamenco, y solo los andaluces pueden hacer flamenco de verdad. Por lo tanto, este artículo apuntala la imagen tópica del andaluz agitanado, la andaluza de faralaes. ¿La cultura andaluza es todo flamenco, solo flamenco y nada más que flamenco? Triste panorama, desde luego.

    Hace 3 años 5 meses

  10. Gilenx

    Interesantísimo y necesario artículo. Coincido y comparto totalmente que estamos en una nueva ola andalucista cultural, con la lingüística como eje central. P'alante!!

    Hace 3 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí