1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Alhambra Nievas / mejor árbitro de rugby del mundo

“Las deportistas profesionales esperamos el reconocimiento a ejercer la maternidad”

Gorka Castillo 1/08/2018

<p>Alhambra Nieva durante la entrevista.</p>

Alhambra Nieva durante la entrevista.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

“Cuando era pequeñita me pasaba los veranos en el pueblo de mis abuelos, en Beas de Granada, un lugar precioso cerca del Puerto de la Mora y del Parque Natural Sierra de Huétor. Allí forjé un poco mi resistencia a las expectativas que había sobre mí. Yo siempre quise correr, no coser. Y por eso algunos me llamaban marimacho. Pero resistí hasta que comprendieron que no jugar con muñecas para una niña no es el fin del mundo”. Alhambra Nievas (Granada, 1983) encierra una historia extraordinaria. No sólo porque ha roto todas las barreras deportivas imaginables sino porque ha triunfado en un territorio ajeno para España como es el rugby, del que ya es una pionera. Fue la primera mujer del planeta en actuar como asistente en un partido internacional masculino al máximo nivel y dirigió la final olímpica femenina de los Juegos de Río entre Australia y Nueva Zelanda. En 2016 llegaron los reconocimientos. El más destacado, sin duda, fue el de mejor árbitra de rugby del mundo, superando la competencia de las grandes naciones que practican este deporte. Desde entonces, esta joven granadina forma parte de esa casta de genios improbables que cada cierto tiempo produce el deporte español, como Carolina Marín, Severiano Ballesteros y alguno más. Pero el caso de Alhambra, que comenzó en el rugby como jugadora en 2002 y llegó a ser internacional, obliga a pensar sobre los estereotipos sexistas que a menudo construye la sociedad. Pasional, culta y sobrada de determinación, renunció a ejercer como ingeniera de telecomunicaciones por arbitrar partidos donde bisontes empapados en testosterona y las cejas abiertas aceptan sus explicaciones sin rechistar. Sólo con verla en el campo Central de la Ciudad Universitaria se percibe que es un prodigio natural.

Llamándose Alhambra sólo podía ser de Granada, ¿no?

Así es. Ahora estoy muy orgullosa de que mi madre eligiera este nombre pero cuando era pequeña lo pasé mal. Los niños pueden ser muy malvados y se metían mucho conmigo. Me llamaban alambrada, alambre y cosas así. Ahora me siguen haciendo bromas con el nombre de la cerveza y nos echamos unas risas. Pero como soy una enamorada de la Alhambra de Granada es un premio llamarme así. Me encanta. Aporta personalidad.

Como Carolina Marín en bádminton o Javier Fernández en patinaje sobre hielo, usted encarna el prototipo del deportista español que triunfa en una disciplina minoritaria.

Pues sí, soy un bicho raro (risas). Tengo un nombre raro y practico un deporte poco conocido en España que suelen asociar con la violencia o, al menos, con la agresividad. El que lo conoce sabe que no lo es. ¡Y encima, árbitro! Definitivamente soy un espécimen un poco rarillo pero me encanta. Siempre he creído que el mundo necesita gente diferente. Al final, mira, si tienes un sueño y una pasión hay que arriesgar para conseguirlo. Está claro que requiere mucho sacrificio pero con el tiempo te das cuenta de que tanto esfuerzo proporciona buenos momentos. De los malos se aprende para no desfallecer.

Dirigió la final olímpica de rugby femenino en 2016.

Sí. Fue un premio a la apuesta que hice por el arbitraje, algo que no resultó sencillo porque tuve que renunciar a la ingeniería de telecomunicaciones que estudié y que, probablemente, me hubiese reportado una estabilidad laboral más consistente. Pero bueno. Arbitrar la final olímpica entre Australia y Nueva Zelanda me produjo una inmensa alegría porque en ese partido se materializaron dos de los grandes sueños de mi vida: el de acudir a unos Juegos Olímpicos y el de jugadora de rugby al máximo nivel.

¿Qué le dijeron en casa cuando planteó que lo suyo es el rugby y no las telecomunicaciones?

Reconozco que mi madre no lo llevó bien. De hecho, cuando comenzaron a convocarme para la selección me pidió que lo dejara porque veía que le dedicaba demasiado tiempo y encima llegaba a casa con golpes y esas cosas. No le hacía mucha gracia, la verdad, pero como yo era feliz tuvo que aceptarlo. Creo que a mis padres no les quedó otro remedio que hacer su propio proceso mental para entender que el rugby es una parte muy importante de mi vida. Hoy se han convertido en grandes seguidores y están orgullosos de mi carrera.

Pero la vida del deportista es corta y el rugby no mueve el dinero del fútbol. ¿No le resultó difícil tomar la decisión?

Cuando comencé en el rugby nunca imaginé que me dedicaría de forma profesional. Pero, mira, no me arrepiento en absoluto porque soy feliz. Además, a raíz del arbitraje, de conocer las estructuras internas que rigen este deporte y de estar en contacto con las distintas federaciones me ha surgido la posibilidad de trabajar en World Rugby –la federación internacional– justo en el momento en el que termino mi etapa activa. También tengo motivos personales para dejar de arbitrar que no quiero posponer. Hay gente que me dice por qué lo dejo en un momento tan bueno.

las niñas hoy en día empiezan a tener referentes femeninos en el deporte nacional y practican especialidades muy diferentes. Ya no sólo hacen danza y gimnasia sino que juegan al fútbol, al rugby o ciclismo

¿Por qué?

Tengo 35 años y quiero formar una familia. He disfrutado mucho de estos años y ojalá disfrute a partir de ahora con la misma pasión.

Por cierto, otra granadina como usted, María José Rienda, se ha convertido en la primera mujer que dirige el Consejo Superior del Deporte en España. ¿Qué valor otorga a este nombramiento?

Es muy importante. Conozco a María José Rienda desde hace tiempo porque ya trabajó como directora de Deportes de la Junta de Andalucía y su nombramiento supone una inmensa alegría. Es un referente para muchas de nosotras, esquiadora olímpica, y, además, paisana. Que lidere este nuevo proyecto del deporte nacional es una garantía porque tiene capacidad, conocimiento y es mujer. Estoy segura de que lo va a hacer muy bien.

Estoy convencida de que promoverá cambios positivos porque ya lo demostró en Andalucía introduciendo un apartado específico para que las mujeres tuviéramos el mismo marco de alto rendimiento que tienen los hombres y el reconocimiento del derecho de las mujeres a la maternidad sin tener que renunciar al profesionalismo, algo que no está contemplado hoy en día. Seguro que María José toma medidas para que se refleje nuestra situación, se valore nuestros méritos y nuestros éxitos.

Entonces, ¿hay discriminación por género en el deporte español?

Las cosas están cambiando pero seguimos arrastrando una pesada carga cultural. La mujer en España ya no está tan limitada como hace unos años pero quedan muchas cosas por hacer para que tengamos una igualdad real con los hombres. Y esto afecta a todos los ámbitos de la vida. Pero es innegable que se está produciendo un cambio progresivo. Por ejemplo, las niñas hoy en día empiezan a tener referentes femeninos en el deporte nacional y practican especialidades muy diferentes. Ya no sólo hacen danza y gimnasia sino que juegan al fútbol, al rugby o quieren ser ciclistas. Se está haciendo un esfuerzo desde las instituciones para cambiarlo aunque siempre podría ser mayor, empezando en nuestra propia casa, eliminando el lenguaje sexista.

Pocos en España saben que la selección femenina de rugby ha conseguido más éxitos internacionales que la masculina.

No me gustan las comparaciones pero es cierto que el mérito de las chicas es tremendo porque teniendo peores condiciones para desarrollarse como deportistas, al menos hace unos años, han mantenido una enorme consistencia para jugar al máximo nivel en el rugby mundial.

Alhambra Nieves.

En 2016, fue nombrada mejor árbitro de rugby del mundo. ¿Qué tiene usted que no tengan sus colegas inglesas o neozelandesas, tan familiarizadas con este deporte?

Creo que valoraron mi continuidad en un nivel alto de rendimiento. También influyó mi responsabilidad a la hora de dirigir una final olímpica. Premiaron mi trabajo y, por qué no decirlo, sirvió para enviar un mensaje al mundo de que este deporte sabe reconocer la labor que realizan países como el nuestro que no forman parte del primer nivel del rugby.

Lo que a veces ocurre en España es que primero te tienen que premiar en el exterior para considerar la verdadera dimensión del reconocimiento

Y en España, ¿se valoró este galardón?

Sí, claro que se valoró. Lo que a veces ocurre en España es que primero te tienen que premiar en el exterior para considerar la verdadera dimensión del reconocimiento. Evidentemente, recibí muchísimo cariño pero llegó a raíz de la concesión del premio World Rugby. Eso no es óbice para decir que me siento agradecida, querida y valorada en mi región, en mi país y en mi ciudad, Granada.

No debe ser sencillo arbitrar un partido al máximo nivel. ¿Cómo encaja un jugador de dos metros y 120 kilos que una mujer le diga que está expulsado?

No es fácil explicárselo, no. He arbitrado algunos partidos importantes masculinos donde se han producido situaciones de esas pero cuando tienes claro los criterios del juego y el sentido de la justicia no cuesta tomar la decisión. Al menos, no para mí. Se lo explico al jugador con tranquilidad y no hay problema. La gente del rugby acepta estas decisiones de buen grado porque es respetuosa.

¿Nunca le han increpado en un campo por ser mujer?

Tuve una situación muy desagradable, y no fue por parte de los jugadores sino de la grada, que me hizo pensar que la gente está enferma. Era un club español que estaba en plena formación y toda la gente que acudía a ver los partidos procedía del fútbol.

¿Cree que ha roto moldes en el deporte español?

Bueno, en cierta modo sí. Nunca imaginé que mi pequeña historia pudiera tener la repercusión que ha generado pero creo que puede resultar muy positivo para empezar a normalizar ciertas situaciones que deberían ser de lo más naturales. En mi casa, siempre se ha respetado las ideas de cada uno, incluso cuando alguien como yo propuso dedicarse a algo tan extraño como árbitro profesional de rugby.

A menudo se habla de los valores positivos que conserva este deporte en comparación con el fútbol. ¿Cuál es el secreto?

Los aficionados al fútbol suelen sorprenderse de los respetuosos que son los jugadores cuando ven un partido de rugby. A mi me sucedió con mi abuelo. Le llamaba la atención que hablaran tanto con el árbitro y que siempre lo hicieran con una actitud positiva. Pues esa es la grandeza de este deporte. Los jugadores saben que sin el árbitro no se puede disputar el partido pero aceptan que puede cometer fallos igual que les puede suceder a ellos. Y este sencillo principio de respeto mutuo provoca una empatía que facilita una comunicación en el campo entre jugadores y árbitro que está al mismo nivel. A mí no me gusta ver cómo un árbitro de fútbol impone su ley por encima de cualquier otra cosa, o cómo un futbolista simula una falta o protesta una decisión justa. El árbitro es un elemento esencial del juego que no está ni por encima ni por debajo del jugador. El diálogo es el secreto.

¿Qué le aportado este deporte?

En lo humano, muchas cosas. Me cambió el esquema mental, mis prioridades, las formas de relacionarme con mi familia y con mis amigos. El rugby te hace sentirte parte de un equipo donde lo más importante no eres tú sino una comunidad que te cuida y te respeta. Yo he desarrollado habilidades sociales que no tenía antes de empezar a practicarlo. Esos son valores gigantescos que he aprendido y que sigo aprendiendo de este deporte.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. CeX

    El ejercicio moderado es bueno, pero el deporte violento es muy malo (deportistas envejecidos prematuramente; literalmente quedamos por el consumo excesivo de oxígeno y los radicales libres que genera). Basta mirar a los ciclistas profesionales (por poner un ejemplo entro otros muchos) y las estadísticas de traumatismos y muertes derivados de los deportes violentos para comprobarlo ¿Por qué se oculta dicha información y se promueven dichos deportes violentos constantemente, incluso para niños?. La razón es muy simple: el llamado deporte mueve millones de euros cada día en todo el mundo. En vez de financiarlos, deberían explicar en los colegios que TODOS los deportes violentos son peligrosos y pueden causar serios problemas (traumas en articulaciones de por vida, hemiplejías, tetraplejías, e incluso muerte). Sin embargo, los deportes violentos están financiados con dinero público en vez de estar incluso prohibidos (incluyendo prácticamente todo el contenido de las olimpiadas, fútbol, baloncesto, tenis, etc, y por supuesto el obsceno boxeo que literalmente aniquila a "los nuevos gladiadores"). Vivimos en una era sorprendente de información, ignorancia y manipulación.

    Hace 3 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí