1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Ortega: la posverdad nicaragüense

Con casi 400 muertos en tres meses y un éxodo juvenil que proporcionalmente dejará pequeño al venezolano, es hora de llamar dictador a quien mata a civiles desarmados para perpetuarse en el poder

Mercedes Gallego Managua , 20/07/2018

<p>Manifestación en Managua en contra de las políticas del gobierno de Daniel Ortega. Nicaragua, 9 de mayo de 2018. </p>

Manifestación en Managua en contra de las políticas del gobierno de Daniel Ortega. Nicaragua, 9 de mayo de 2018. 

Jorge Mejía Peralta (Flickr)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hay poderosas armas de destrucción masiva que se escapan de cualquier convención. Putin, Trump y ahora Ortega descubrieron el poder de lanzar a las cámaras una mentira flagrante sin pestañear, cuanto más grande, mejor. Sin medias verdades, sin visos de realidad, contra toda evidencia, aunque esté grabado, rebobinado y requeteprobado. Tan descabelladas que nos estallan en la cara y nuestro cerebro no es capaz de digerirlas. Quienes las lanzan cuentan con ello.

Hasta el día de hoy, el presidente ruso insiste en que no hay tropas rusas en Ucrania. El de Estados Unidos le sube la apuesta día sí, día no, desde que aseguró tener pruebas de que Obama había nacido en Kenia o que la asistencia a su investidura había sido la mayor de la historia –“hechos alternativos”, los llamó perversamente su asesora de comunicación Kellyanne Conway, sobre fotos que hablaban a gritos. El de Nicaragua va todavía más lejos. Daniel Ortega empezó llamando delincuentes a los manifestantes del 19 de abril, luego les culpó de los crímenes que cometen sus paramilitares, la semana pasada acusó a los curas de “satánicos” y ahora llama “cómplice de terroristas” al Alto Representante de Derechos Humanos de la ONU. Mientras masacra al pueblo que ha levantado barricadas para impedir la entrada de paramilitares dice en Bruselas haber derrotado a “los golpistas” y “avanzar en el camino de la paz”. Tanto cinismo marea.

Nos inmunizamos, vamos subiendo el listón. Ellos también

Está probado que cuanto más escuchemos una mentira, mayores serán las posibilidades de que penetre en nuestro cerebro. El viejo "calumnia, que algo queda" es la versión popular de un complicado proceso neurológico por el que nuestro cerebro se ve obligado a asimilar la información que recibimos sólo para poder analizarla y desmentirla, dejando una serie de patrones neurológicos en los que, con el tiempo, se pierde la fuente, pero queda un vago recuerdo de algo difícil de precisar y que deja de escandalizarnos. Nos inmunizamos, vamos subiendo el listón. Ellos también.

El otro capricho cognitivo es que nuestro cerebro otorga prioridad a aquellas informaciones que se alinean con nuestra visión del mundo. Por eso no sorprende que haya quien crea a Ortega cuando afirma que la CIA y el imperialismo yanqui están financiando a los manifestantes para derrocar a un honroso gobierno de izquierda. Después de todo estamos acostumbrados a ver a Estados Unidos meter las manos en Latinoamérica, sólo que Nicaragua ya no tiene un gobierno de izquierda ni es prioridad para la CIA. 

 

Esa es la otra gran mentira perpetuada por Ortega y el gran pecado de quienes hemos permitido con nuestro silencio que siniestros personajes como él o Maduro se apropien de lo que el escritor nicaragüense Sergio Ramírez llama “la franquicia de la izquierda”. Me lo reprochó en Nueva York días antes de recoger el Premio Cervantes: “¿Y eso es izquierda?”, cuestionó molesto. “¡Yo sigo siendo de izquierda! Me siento profundamente identificado con la izquierda y no puedo aceptar que todo eso se haga en nombre de la izquierda”.

Todavía Ortega no había empezado a asesinar indiscriminadamente, sólo lo hacía de forma selectiva. Era 16 de abril, faltaban dos días para que los estudiantes se levantaran en protesta por el decreto ley para reducir las pensiones y tres para que los reprimiera a tiros. Ramírez, exvicepresidente de Ortega, no podía ni imaginarse lo que estaba por venir, pero ya sabía que en los últimos once años el líder sandinista se había dedicado sistemáticamente a consolidar el poder reformando la Constitución y a convertirse en el mismo capitalista contra el que todavía da discursos retóricos de los 80. Acumuló empresas con testaferros gracias al petróleo venezolano, que se vendía en Nicaragua por encima del precio de mercado, pese a llegar subsidiado.

“Lo que yo aprendí cuando tenía 17 años”, insistía Ramírez, es que era al revés, “la izquierda es para repartir los panes y multiplicarlos, no para echarse los cuatro panes que existen a la bolsa y matar de hambre al resto de la gente, como hace Maduro”.

Para eternizarse en el poder, Ortega pactó con la Iglesia, con los empresarios y hasta con Estados Unidos. Frenó la inmigración en la frontera, cumplió los objetivos del FMI, le hizo de puente al narcotráfico e incluso se distanció de la conducta cubana, pese a que adoptó su modelo de control social. ¿Para qué iba a querer Estados Unidos deshacerse de un mandatario tan cómodo y desestabilizar toda Centroamérica?

Renegar de quien mancha el nombre de la izquierda y aceptar que la locomotora se volvió loca

Washington miraba para otro lado, como todos nosotros, los medios de comunicación que durante los últimos diez años habíamos abandonado la cobertura de un país que dejó de ser noticia. Somos responsables de que el lector medio se haya quedado anclado en el líder ochentero de una revolución que ahora cumple 39 años sin explicarle cómo se transformó en el mismísimo dictador contra el que luchó. Ramírez y tantos otros que dieron su vida por un país más justo no tienen hoy nada que celebrar. Con casi 400 muertos en tres meses y un éxodo juvenil que proporcionalmente dejará pequeño al venezolano, es hora de combatir la posverdad con verdades como puños y empezar a llamar dictador a quien mata a civiles desarmados para perpetuarse en el poder. Renegar de quien mancha el nombre de la izquierda y aceptar que la locomotora se volvió loca. No hace falta abandonar el tren, sólo cambiar de locomotora.

Quienes reclaman su salida no son “los pobres de derecha”, sino verdaderos sandinistas de carné que asisten asqueados a su diabólica transformación en mesías. Su ejército personal siembra el terror y lo celebra con vivas a Daniel, coreando su nombre puño en alto con el Oé del Mundial. Ellos mismos se graban y suben los vídeos a las redes, se pasean impunemente frente a las cámaras y la población, custodiados por la policía, seguros de que tanto descaro no podrá penetrar nuestro entendimiento. No basta condenar la violencia con una ambigüedad cómplice que puede entenderse como de ambas partes. En Nicaragua no hay más parte que un estado de fanáticos asesinos y un pueblo que por primera vez quiere hacer la revolución sin armas. La verdad, sin tapujos, es el único antídoto para la posverdad. 

 

 

---------------------

Mercedes Gallego es corresponsal en Nueva York del diario El Correo y los periódicos del grupo Vocento. Cubrió Centroamérica en los años 90 y actualmente es la enviada especial a Nicaragua.

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Mercedes Gallego

Corresponsal del Grupo Vocento en Nueva York desde hace 16 años, autora del libro 'Mas allá de la batalla: Una corresponsal de guerra en Irak' (Temas de Hoy) y codirectora del documental 'Rape in the Ranks: The Enemy Within'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Roger

    Hace una semana descubrí este medio por casualidad y en principio me parecía diferente... hasta que leo esta m....... de artículo (por llamarlo de alguna manera). Gracias por no hacerme perder ni medio minuto más de tiempo con vosotros.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Pietro

    Es difícil entender lo que pasa en Nicaragua, me parece que las manifestaciones surgieron a raíz de la voluntad del gobierno de este país de someterse a las reglas del FMI, es decir una decisión ordoliberista clásica como las de Macri, por ejemplo. Los ordoliberistas que tendría N que apoyarle pero tachan Ortega de dictador y represor. Algo no es claro. La estética de los manifestantes es idéntica a las de las matas y de los carteles. Si los manifestantes han sido hegemonizados por matas y carteles Ortega tiene que ser apoyado por ser el mal menor. El esquema parece el mismo que en la primaveras árabes donde los rebeldes demócratas resultan ser luego jihadistas terroristas y asesinos o beduinos sedientos de venganza clásnica o señores de la guerra queriendo controlar el petróleo (Libia, Siria) y los países afectados se hunden en el horror de la guerra por bandas, y los progresistas que apoyaron la primavera se hacen los suecos. Aquí parece que no se trate jihadistas sino de matas y carteles, el horror está a la vuelta de la esquina. El artículo es demasiado propagandista y acritico.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Zunbeltz

    CTXT no vais a ningún lado con periodistas ( por llamarlo de alguna manera) de este tipo, menos si quereis tener un minimo prestigio entre la izquierda. Vocento, o sea ABC y sus cabeceras vascas por ejemplo, son un vestigio del monarquismo borbónico que se desprestigia por sí sólo, mal camino lleváis por esta senda.

    Hace 4 años 6 meses

  4. Javier RP

    Gracias, Mercedes Gallego: mientras otros callan o son cómplices activos, usted es capaz de decirlo en voz alta: cómo hemos podido tragarnos este sapo. Gracias otra vez, Mercedes Gallego.

    Hace 4 años 6 meses

  5. Fernando

    y yo que pensaba... bueno por fin un articulo sobre Nicaragua que viniendo de ctxt me lo puedo creer... Menuda decepción... y como dice uno mas arriba, encima "Analisis"... que pinta Maduro, Ucrania, etc en el "Analisis"?...

    Hace 4 años 6 meses

  6. Harto

    O sea que "análisis", ¿eh? Repetir las mentiras de siempre. Un par de años después se sabe la verdad, los "europeístas" ucranianos eran nazis, los "rebeldes sirios" yihadistas extranjeros, no había armas de destrucción masiva en ningún sitio, la oposición venezolana quemaba gente viva... Y ahora intentan colarnos otra con un guion idéntico al de Venezuela. Pero el "análisis" nos dice que esta vez, sí, te lo juro, es verdad. A paseo, hombre

    Hace 4 años 6 meses

  7. Xulio

    Decepcionante la publicación de este "análisis" sobre la situación actual de Nicaragua. Es un panfleto sectario. La autora está en su derecho de opinar lo que considere, pero CTXT debería ser más exigente.

    Hace 4 años 6 meses

  8. Uwe Bein

    Sorprende y descepciona leer a una periodista de Vocento en CTXT. Nefasto articulo

    Hace 4 años 6 meses

  9. Fernando Aranburu

    Leo el articulo y los comentarios. Me quedo perplejo. Tengo poca información fiable sobre Nicaragua. Vocento nos va a aproximar a la verdad??????

    Hace 4 años 6 meses

  10. Iars

    Jodo, desde Nueva York apoyando a pandilleros terroristas, como en ukrania, si han llegado a apoyar a los salafistas en Siria y en Libia. Jaja, que no nos engañais. Ya puedes cobrar 4 duros por el articulo, pero que sepas que estás con los terroristas .

    Hace 4 años 6 meses

  11. Jose

    A qué viene apuntar a Maduro en un artículo sobre Nicaragua. Manipulación. Posverdad aplicada.

    Hace 4 años 6 meses

  12. marte

    Si Sergio Ramírez es el referente de esta señora periodista, entiendo muy bien su artículo. Además los malos son Trump, Putín y Ortega. Y se atreve a hablar de postverdad, la de los otros.

    Hace 4 años 6 meses

  13. Shaul

    Nicaragua y su pueblo tienen una revolución social que comparada con los gobiernos narcoterroristas de el salvador ,honduras, Guatemala ,Colombia, Perú etc. a excepción de costa Rica se podría decir que Nicaragua es un balneario comparado con esos otros paises . Miles de personas mueren por las bandas de pandilleros la prensa internacional no hace caso miles de centroamericanos salen de su paises por la violencia nade se acuerda de ellos .Nicaragua lo que esta haciendo es contener a las hordas d pandilleros de las Maras 13 y Salvatrucha infiltrados en territorio Nica , con el apoyo de la iglesia .Demasido suave esta siendo el pueblo Nicaragüense debe sacar a los cachorros de Sandino y exterminar hasta el ultimo pandillero.

    Hace 4 años 6 meses

  14. Karellen

    Hay quien insulta y difama y el peso de la ley le cae encima. Pero hay quien insulta y difama y cobra un sueldo por ello. No pasa nada, mientras el objetivo sean los países latinoamericanos cuyos gobiernos, simplemente por no alinearse con los propósitos imperiales, son objetivo de los Estados Unidos de América. Ya saben, Brasil, Honduras, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba, y ahora Nicaragua. No contextualizan, no contrastan, no dan una versión equilibrada de los hechos. La Verdad Pura sale de sus bocas y de sus teclados, y sólo por casualidad, resulta que es la versión que más conviene a los que no dudan en recurrir a la extrema violencia urbana, a las bandas armadas y a los francotiradores para derrocar gobiernos legítimos, rebautizados como "dictatoriales". Les llaman periodistas. Yo les llamo mercenarios.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí