1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Deseo y consentimiento no siempre coinciden

Cuando se viola a una mujer no se viola su deseo, se viola su voluntad. A esa voluntad la denominamos con palabras como consentimiento, acuerdo o decisión, y se expresa cuando decimos “no” y cuando decimos “sí”

Clara Serra 23/07/2018

<p>Desnudo</p>

Desnudo

Javier Sampedro

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

En estos tiempos en los que el movimiento feminista ha puesto tanto esfuerzo en hacer visibles las múltiples formas en las que se da la violencia machista, en estos tiempos en los que la Justicia ha demostrado en notables ocasiones no estar a la altura de esa exigencia, ha llegado –por fin– el momento de hablar de la libertad sexual de las mujeres. En los parlamentos, en los medios, en las redes y en las conversaciones cotidianas hacemos reflexiones y tenemos debates acerca de una forma de violencia contra las mujeres, la violencia sexual, que ha permanecido especialmente escondida en nuestra sociedad, nuestras instituciones y nuestras prácticas durante décadas y siglos. Estos días, por eso, hablamos de lo que nunca se hablaba, hablamos de consentimiento y hablamos de deseo, hablamos de sexo consentido y hablamos de sexo deseado. Pero ¿son la misma cosa? Y, si no es así ¿qué relación hay entra ambas?

Para reivindicar nuestra libertad sexual tenemos que enfrentar el hecho de que históricamente nuestro deseo haya sido acallado, desoído, ignorado e invisibilizado por un omnipresente y hegemónico deseo masculino que todo lo ocupa. Y no solo eso: el deseo de las mujeres ha sido especialmente penalizado, censurado y estigmatizado por una sociedad machista y puritana que ha querido hacer sentir a las mujeres culpables por sus deseos, tan complejos e insondables como los deseos de los hombres y, por supuesto, tan respetables como estos. Debemos aún reivindicar margen para que las mujeres imaginen y fantaseen fuera de los tradicionales estereotipos masculinos y, por supuesto, sin culpas ni castigos sociales. Pero eso no quiere decir que tenga que ser el deseo o el “sexo deseado” el criterio fundamental con el que distinguimos lo que es una violación de lo que no lo es. Reivindicar el deseo no supone ir más allá del consentimiento. No debería. Deberíamos conservar ambas cosas y, de hecho, conservar la posibilidad de distinguirlas, de que no coincidan entre sí o, incluso, de que se opongan. Porque el patriarcado ha anulado y censurado los deseos de las mujeres, pero también –incluso diría que prioritariamente– ha anulado la voluntad de las mujeres.

Una mujer puede decir “sí” al sexo y no desearlo sin que eso sea una agresión sexual. Si todo sexo no deseado (incluyendo el trabajo sexual pero no solo) fuera una violación, estaríamos no reconociendo a las mujeres la posibilidad de tomar decisiones a pesar de sus deseos o incluso contra ellos. Tratar a las mujeres como libres y mayores de edad implica entender que son capaces de decidir, allí donde decidir puede significar oponerse a muchas fuerzas o inercias: las costumbres sociales, los mandatos del padre o, incluso, los propios deseos. El deseo no se elige ni es fruto de nuestra decisión y nuestra voluntad, una voluntad que, precisamente por eso, puede oponerse a él.

Igualmente, una mujer puede decir “no” al sexo aunque lo desee y sí deberíamos llamar a eso, siempre y en cualquier caso, violación. Si no hacemos esto, se abren peligrosos caminos para dirimir lo que es una agresión sexual o para medir la gravedad de las mismas, caminos ya tanteados por jueces y abogados que han pretendido probar que una mujer fue más o menos violada según cómo su cuerpo reaccionó. Ese no es el camino. ¿Es que acaso, si se comprobara que una mujer, después de decir “no”, o de no dar su consentimiento, conectó en algún sentido con su deseo, dejaría de ser una violación en toda regla? Nada que tenga que ver con los deseos relativiza la gravedad de una violación y, mucho menos, hace a las mujeres corresponsables de ella. La culpa de las violaciones no es del tamaño de la falda, no es de las horas a las que volvemos a casa y tampoco es, en ningún caso, de los deseos de las mujeres. Es solo y exclusivamente de los violadores.

Cuando se viola a una mujer no se viola su deseo, se viola su voluntad. A esa voluntad la denominamos con palabras como consentimiento, acuerdo o decisión, y se expresa cuando decimos “no” y cuando decimos “sí” –con independencia de que quede pendiente un debate sobre cómo de expreso deba ser ese o de qué maneras pueda ser expresado–. Eso es lo que estamos pidiendo que sea absolutamente respetado. No queremos que se penalice o invisibilice nuestro deseo, pero tampoco queremos que se nos convierta en objetos pasivos de nuestros deseos sino en ciudadanas libres y mayores de edad, es decir, en sujetos activos con voluntad y decisión.

-----------------------

Clara Serra es diputada por Podemos en Madrid y autora de Leonas y zorras (Catarata).

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lola

    El consentimiento es un concepto jurídico, nada más. No refleja ni el deseo ni la voluntad, sino las distintas fuerzas y necesidades en juego. Es el resultado de una relación de poder. Clara Serra dice cosas que si las dijera alguien de ciudadanos nos llevaríamos las manos a la cabeza. Desde luego, ya no se puede caer más bajo en el debate sobre la violencia sexual.

    Hace 3 años 4 meses

  2. fer

    Caduca el consentimiento? Prescribe a partir del minuto 5? Debe manifestarse para cada acto constitutivo del acto sexual? Que prácticas sexuales autoriza o deben especificarse previamente? Como se demuestran todos estos extremos? Cuáles serían los medios válidos de prueba? Adquieren las mujeres presunción de veracidad y los hombres pierden presunción de inocencia? Todo esto va a ser precioso.

    Hace 3 años 4 meses

  3. Sara

    “Una mujer puede decir “sí” al sexo y no desearlo sin que eso sea una agresión sexual.” Esta frase es demoledora y una falacia: ¿qué hace que veamos normal que una mujer que no desee tener sexo acepte tenerlo? Si deseo tener una relación sexual la tengo, si no, no. ¿Tener sexo sin desearlo no influye psicológicamente? ¿No refuerza las conductas de desigualdad que estamos intentando aniquilar? Eso es decirle claramente a una mujer: no te apetece pero da igual, tu deseo no importa, no es relevante, debes complacer (que es lo que llevamos haciendo por los siglos de los siglos). Las relaciones afectivas, sean del tipo que sean implican igualdad y respeto, es decir, que si una de las dos personas no desea tener sexo no tiene por qué aceptarlo y eso, efectivamente va en contra de la idea de prostitución como trabajo, porque no, no es un trabajo. Hay que entender de una vez que las mujeres tenemos el derecho de DISFRUTAR de las relaciones sexuales de forma libre donde exista deseo por ambas partes. Si en una relación sólo una parte desea y la otra consiente, no hay igualdad, pues se están relegando los deseos de una parte (la que no quiere) a los deseos de la otra (la que sí quiere, y en el caso de la prostitución de la parte que paga por ello porque si no de otra manera no podría poseer el cuerpo de esa mujer). Deseo y consentimiento siempre deberían ir de la mano, lo que dice este artículo no tiene nada de feminista, al contrario, justifica la sumisión (la aceptación de una situación que no se desea) y la envuelve de libertad.

    Hace 3 años 4 meses

  4. Sara

    "Una mujer puede decir “sí” al sexo y no desearlo sin que eso sea una agresión sexual." ¿Esto es algo que debemos ver normal? ¿Por qué parece normal que una mujer pueda tener sexo sin desearlo? ¿Qué te lleva a consentir una relación sexual que no deseas? ¿Eso no deja ninguna marca psicológica? ¿Eso es también lo que justifica que la prostitución se vea como un trabajo normal: mujeres que diariamente mantienen relaciones sexuales que NO desean, que son sometidas a los DESEOS de hombres que sólo pueden acceder a sus cuerpos pagando? ¿Ellos pueden desear siempre pero nosotras no? Deseo y consentimiento sí deberían ir siempre de la mano, si no, lo que se genera es una situación de desigualdad. Estamos hablando de derechos fundamentales: las relaciones afectivas de cualquier tipo deben estar basadas en la igualdad y en el respeto. Si no deseo tener sexo con alguien no tengo por qué tenerlo, punto.

    Hace 3 años 4 meses

  5. Don Peregrino

    Vaya obviedad de articulo.

    Hace 3 años 4 meses

  6. Antuán

    Tanta disquisición para llegar a ningún sitio. Una retahíla de evidencias que aburre demasiado.

    Hace 3 años 4 meses

  7. Antuán

    Un verdadero peñazo de artículo.....

    Hace 3 años 4 meses

  8. Tío Tom

    Podéis borrar la crítica elaborada y razonada a este lamentable artículo que hace mucho daño a los derechos de las mujeres y al movimiento feminista pero no dejará de ser un artículo lamentable.

    Hace 3 años 4 meses

  9. n

    Nos educan en el sado maso mental que fluctúa en las personas de una relación de todo tipo y se crean luchas de poder que petan la relación o a los hijos

    Hace 3 años 4 meses

  10. Web Dubois

    Podéis borrar la crítica elaborada y razonada a esta basura de artículo, pero el artículo no dejara de ser una basura que hace daño al feminismo y los derechos de las mujeres.á

    Hace 3 años 4 meses

  11. n

    Con amor se consigue mas y mejor ¿ a quien le interesa que no sea asi ? http://diario16.com/amor/?utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_term=http%3A%2F%2Fdiario16.com%2Famor%2F&utm_content&utm_campaign=Novedades+en+Diario16 AMOR Y CAPITALISMO : https://www.democresia.es/pensamiento/la-agonia-del-eros-segun-byung-chul-han/ - DISCRIMINACIÓN POSiTIVA Es absurdo el negar discriminación positiva "por que debe llegar arriba quien vale", como si los hombres que estan arriba valieran todos cuando se discriminó injusta-sistemática-dogmática-mente en muchisimos casos durante muchisimo tiempo y por cultura, a las mujeres por serlo. http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/07/16/sociedad/las-politicas-contra-la-pobreza-no-solucionan-la-situacion-de-las-mujeres - PEDROCHE no es lo que dice, es lo que no dice aparte de salir siempre medio desnuda : nunca pide ayudas a la natalidad ni reivindica quie ellas no se tengan de destapar para currar ( formula 1, tele, etc ) . - Cientificamente demostrado que orgasmo en la violacion no es aceptación : https://mujeresconciencia.com/2018/07/15/la-verdad-sobre-la-excitacion-sexual-no-deseada/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+mujeresciencia+%28Mujeres+con+ciencia%29 - CULTURA DE LA VIOLACIÓN : http://www.noticiasdegipuzkoa.eus/2018/07/09/sociedad/si-quieres-vivir-tendras-que-dejarte-violar-pero-luego-nadie-te-va-a-creer ¿ se podrá romperle la polla de un caderazo cuando te la haya metido el violador? 1ª-Para los violadores el alcohol es atenuante, pero a las victimas se les pregunta si cedió por estar borracha ( agravante ) 2ª-En la violación es el único caso de agresión que se pregunta a la victima si hizo algo para ser agredida . 3º-Si te resistes te revientan o matan y si no, en el juzgado te preguntan si cerraste bien las piernas, si ibas borracha, si la ropa, si follas habitualmente lo que te gusta ( caso "Manada" ) etc : no te creen . 4ª-En las web porno el tema mas buscado es "violación" : también a madres, hermanas etc etc . 5ª-Yutube no censura nicks de gente que insulta, pero si videos que hablan sobre violación 6ª-Una denuncia de violación cada seis horas = 1460 al año : los violadores estan entre nosotras . 7ª-Gente que en vez de ocuparse mas de obtener con-sentimiento a base de empatizar escucha comunicación respetar asertividad reciprocidad etc, protesta por que les puedan denunciar (al no obtenerlo): no quieren esforzarse en ser personas por la otra persona, ellos se lo habrian buscado pero luego se victimizan : tipico de sicopatas (no empatizan ni quieren y luego se victimizan, no se hacen preguntas ni se arrepienten-etc) . 8ª-Normalizan-minimizan y se esconden en los demas con los que cometen el delito 9ª- mientras desde la cultura machista se incita a las mujeres a ser libres sexualmente y enseñar, luego si las violan les culpan por enseñar. 10ª-¿ Cuántos progenitores han hablado con sus hijas y también hijos ? Alguno sin ocuparse de tener consentimiento (empatizar escucha comunicación respetar asertividad reciprocidad), protesta que le puedan denunciar (al no obtenerlo): no quieren esforzarse en ser persona : tipico de sicopatas (no empatizan ni quieren, no se hacen preguntas ni se arrepienten-etc) . - DENUNCIAS FALSAS DE VIOLACIÓN : . Es un supuesto absurdo por que ninguna mujer va a denunciar una violación si hubo sexo y si se le ha tratado con respeto y empatia meridianamente de principio a fin, seas o no su pareja ( estable o pasajera ). Pensar asi es un perfecto desconocimiento de las mujeres provocado por-ej por la segregación de géneros en escuelas y los dogmas bíblicos, que crea miedos-prejuicios que llevan a querer dominar en vez de conocer empetizar respetar etc . Si una mujer dice si y luego no , por que cree que le has engañado-presionado-asustado-liado de algún modo ( y lo mas probable es que sea asi pero si eso que te lo explique ), o se lo piensa o se acuerda de algo o no quieres condon o no le gusta nada como se lo haces o incluso quiere ser aun virgen, pero se sigue : es violación. Ninguna tia va a dejarse estimular hasta lubricar solo para adrede dejarte a medias y para fastidiarte. Siempre será mejor parar, que te lo explique y asi no hay dudas. Pregunta y si eso pasa de ella y punto . Lo mismo podrías hacer Tu. A muchos les gusta que las tias sean libres , para ser cachondas folladoras que enseñan casi-todo, pero no para decidir nada mas. - . Es solo una excusa para no tratar con respeto a las mujeres y para no darse cuenta que el machismo crea sus pesadillas y asi no evolucionar como personas : algunos no quieren mirar en su interior y les da miedo la amabilidad. Sin machismo no habria feminismo etc - ¡ Y encima dan ideas !....Con amor se consigue mas y mejor ¿ a quién no le interesa que sea asi ? - Si quiere separarse no te va a denunciar por violación salvo que haya habido, por que no tiene mas que alegar-etc maltrato. En estos casos es posible que ya no te quiera por tu forma de ser, (por machista o por borde o por fascista-sicologico o sicopata sin emaptia cruel , etc) . Pero si está agusto no te va a dejar y si está agusto es por que le tratas bien, hay buena onda (y no meramente por que se aburre : lo mejor es hablar y negociar) y si no te parece que ella te trata bien se lo dices y que te de lo que tu le das. - El nº de denuncias falsas de mujeres no pasa en ningun delito del 1%, y siempre son una cifra ridicula comparado con las crimenes probados de los hombres a las mujeres y a otros hombres ( el machista se destruye a los demas hombres y a si mismo ) pero algunos se han empeñado en bombardear con que hay denuncias falsas, sin dar detalles verificables ( poniendo fotos que no cuadran incluso : agredido hombre con áciso en la cara y sale un tipo con una venda en la cabeza y nada de una venda en la cara ni herida en cara ), sin contar el nº de denuncias verdaderas, trayendo a foros casos de otros paises, para consolarse y dar sensación que es algo mas habitual. - Tal vez si algunos jueces tuvieran mas claro lo que es violación-etc, las mujeres no tendrian tampoco dudas a la hora de denunciar o no : si muchas denuncian es precisamente para salir de dudas y hacen muy bien . Pero de esto algunos no dicen nada . -

    Hace 3 años 4 meses

  12. Eduardo Piolo

    Me gusta este artículo. Desde que me hice novio y luego al ser padre de tres hijas, he tratado de ir entendiendo todo lo relativo a la mujer, algo que, de muchas maneras, lo aprendí muy mal de niño. He tenido (y tengo) que reaprender muchas veces maneras machistas de razonar y actuar. He citado algo del artículo en FB. Gracias por compartir estos razonamientos.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí