1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Sobre inmunidad y privilegios

El intento de petrificar la inviolabilidad del Rey emérito, extendiéndola a todo el tiempo que duró su mandato y a toda clase de delitos, no es compatible con la doctrina internacional y la jurisprudencia de nuestros tribunales

José Antonio Martín Pallín 20/07/2018

<p>Sello real</p>

Sello real

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Según los teólogos que justificaron las monarquías absolutas, el poder de los reyes emana de Dios, por lo que sólo pueden responder ante el ser supremo. En consecuencia, la inviolabilidad tenía un origen divino y no podía ser discutida por los hombres sin el riesgo de exponerse a duras sanciones. Como decía San Pablo en su Epístola a los romanos, quien se opone a las autoridades se opone a los designios de Dios y tendrá que presentarse ante la justicia.

La prepotencia absolutista cedió ante el impulso arrollador de la Revolución Francesa, que redujo a los monarcas absolutos a simples ciudadanos sometidos al imperio de la ley. La evolución posterior no desembocó en una total igualdad ante las leyes: permanecieron algunos de los resabios del pasado, que se trasladaron a monarquías parlamentarias y repúblicas, pero ya no por prerrogativas divinas, sino por acuerdos parlamentarios aprobados por la soberanía popular.

La Constitución de los Estados Unidos de 1787 ya establecía que el presidente puede ser apartado de su puesto por incumplimiento de los deberes del cargo 

Durante el siglo XIX y gran parte de principios del XX, se mantuvieron, con carácter general, inviolabilidades, inmunidades y privilegios. Anticipándose a épocas venideras y marcando el camino que consagraría la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), la Constitución de los Estados Unidos de 1787 ya establecía que el presidente puede ser apartado de su puesto por incumplimiento de los deberes del cargo y exigía responsabilidad en los casos de traición, cohecho u otros delitos y faltas graves.

Todas las Constituciones posteriores conceden ciertos privilegios a los jefes del Estado cuando se trate, exclusivamente, de actos realizados en el ejercicio de las funciones propias de su cargo. Esta interpretación ha sido asumida por todos los Estados democráticos modernos y es de común aceptación por los tribunales constitucionales.  España se ha incorporado a esta corriente dominante en las sociedades democráticas al adaptar, en el año 2015, las normas internacionales sobre los privilegios e inmunidades de los jefes de Estado. 

Nuestra Constitución de 1978 proclama que la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad. Sus actos estarán siempre refrendados en la forma establecida por el Gobierno o los ministros, careciendo de validez sin dicho refrendo. Parece obvio que ningún ministro puede refrendar homicidios, violaciones, fraudes o cualquier otro hecho delictivo ajeno a las funciones propias de su cargo. No creo que a nadie se le ocurra mantener, a estas alturas, que el Rey goza de una inviolabilidad absoluta o ilimitada, cualquiera que sea la naturaleza de los hechos delictivos que pueda o haya podido cometer.

También los parlamentarios tienen reconocida la inviolabilidad por las opiniones manifestadas “en el ejercicio de sus funciones”, mientras que respecto de la prerrogativa de la inmunidad disponen de una doble acotación: material (“salvo en caso de flagrante delito”) y temporal (“durante el período de su mandato”). Así lo ha consagrado de forma unánime la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Cuando se constata que un aforado ha perdido su condición, esta prerrogativa ha de ser objeto –al igual que las restantes que conforman el estatuto del parlamentario– de una interpretación estricta en atención al interés que preserva, interés que decae cuando se pierde la condición de parlamentario.  

Si las declaraciones de Corinna zu Sayn-Wittgenstein –profusamente difundidas y comentadas en los medios de comunicación– fuesen ciertas, implicarían al Rey emérito Juan Carlos I en hechos que, en principio y de forma provisional e incluso dubitativa, podrían ser considerados como constitutivos de delitos de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Hemos podido comprobar cómo, con muchos menos mimbres, la Agencia Tributaria ha iniciado investigaciones por hechos análogos a los publicados. Por cierto, algunos manifiestan que acaban de conocerlos, mientras que otros sabíamos ya de su existencia a través de prestigiosos periódicos extranjeros.

Para tratar de evadirse de un delicado problema político, diversos sectores han hablado de la inviolabilidad del Rey, en la época en que los hechos se dicen realizados, para explicar la imposibilidad de investigarlo. Este argumento choca frontalmente con lo que hemos venido exponiendo sobre la limitación temporal y personal de las inmunidades y privilegios, incluida la inviolabilidad. Es cierto que no hay una previsión legal, puesto que el Gobierno se encontró en 2014 con la inesperada abdicación del Rey Juan Carlos, que no estaba prevista en la Constitución.  Salió del paso de forma precipitada, admitiéndola y proclamando Rey a Felipe VI, pero se olvidó de regular el estatuto del denominado Rey emérito, al que atribuyeron, únicamente, fuero personal ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo por los hechos delictivos que hubiera podido cometer. En mi opinión, la inviolabilidad no puede mantenerse, porque nunca ha existido, respecto de los delitos cometidos durante su reinado, siempre que sean ajenos a las funciones propias de su cargo.

Es inconcebible que la tortura de los propios súbditos y de ciudadanos extranjeros pueda ser interpretada por el derecho internacional como la función normal de un jefe de Estado

La respuesta más acertada para aclarar el alcance de la inviolabilidad de los jefes de Estado la podemos encontrar en la decisión del Tribunal de Justicia de la Cámara de los Lores al resolver la petición de extradición del general Pinochet solicitada por España. Con la concisión y el rigor lógico, propio de la cultura judicial anglosajona, al debatirse la vigencia de la inmunidad de los jefes de Estado, la mitad de la Cámara se había decantado por acceder a la petición española. La decisión dependía de Lord Nichols, que se inclinó por la entrega, con un razonamiento lapidario: “Es inconcebible que la tortura de los propios súbditos y de ciudadanos extranjeros pueda ser interpretada por el derecho internacional como la función normal de un jefe de Estado”.

Lo accidental era la clase de delitos por los que era reclamado, pero lo esencial radicaba en la confirmación del común sentir internacional, que solo admite la inviolabilidad en los casos en que los jefes de Estado realicen funciones propias de su cargo.

Unos hechos que son inequívocamente impropios de un jefe de Estado, que no tiene entre las funciones propias de su cargo las de blanquear dinero o eludir el pago de impuestos

No creo que haga falta un minucioso estudio jurídico o político para llegar a la conclusión de la imposible cobertura, con un manto de impunidad, de unos hechos que, en el caso de que resulten probados, son inequívocamente impropios de un jefe de Estado, que no tiene entre las funciones propias de su cargo las de blanquear dinero o eludir el pago de impuestos.

El intento de petrificar la inviolabilidad, extendiéndola a todo el período que duró su mandato y a toda clase de delitos, no es compatible con la doctrina internacional y la jurisprudencia de nuestros tribunales. En ningún caso alcanzaría a los hechos que, al margen de su carácter delictivo, merecen el rechazo de una sociedad democrática. Las “razones de Estado” serían demoledoras para la estabilidad y la salud de nuestro sistema político, tan necesitado de confianza.

Autor >

José Antonio Martín Pallín

Es abogado de Lifeabogados. Magistrado emérito del Tribunal Supremo. Comisionado de la Comisión Internacional de Juristas (Ginebra).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cgoiko21

    Más allá de la interpretación democrática que Martín Pallín hace de los principios de inviolabilidad e inmunidad, habría que empezar en pensar en ir más allá, e introducir mecanismos revocatorios para cualquier cargo del Estado como, por ejemplo, se contempla en la Constitución venezolana. Para ello, todos los cargos deben ser elegibles, algo incompatible con una monarquía.

    Hace 9 meses 2 días

  2. CapitanRed

    La inmunidad del rey de España siempre me ha recordado a la del antiguo Emperaror japonés. Un Rey que permite, consiente y, lo peor, colabora en el saqueo de SU Reino, ese, ese no es Rey ni es náa.

    Hace 1 año 1 mes

  3. jura

    solo responde ante dios y dios no pregunta salvo a los de izquierdas, por lo tanto no tiene que responder nada ante nadie. no me imagino yo a ningun rey de las monarquias europeas que, practicando estas artes de escamoteo, comisioneo, y guardando su producto en paraisos fiscales, no responda ante nadie ni se le investigue ni se le pueda juzgar y en su caso condenar. que una persona goce de esta tipo de prerrogativa le permitiría andar por la calle acuchillando a la gente y ejerciendo el derecho de pernada por doquier sin recibir ningun castigo

    Hace 1 año 1 mes

  4. sebastián nowenstein

    Y no estaría de más que el Rey devolviese sus grados militares, conseguidos, parece, a la manera de una Cifuentes o un Casado: http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2018/04/25/la-carrera-militar-del-rey-de-espana-cual-es-la-base-legal-de-los-reales-decretos-813-1989-814-1989-815-1989-del-7-de-julio-de-1989/ Le escribí al Rey para someterle el problema, pero no me constestó...: http://sebastiannowenstein.blog.lemonde.fr/2018/04/25/carta-al-senor-de-borbon-rey-de-espana-sobre-el-trato-de-favor-que-parece-haber-recibido-durante-sus-estudios/

    Hace 2 años 8 meses

  5. José Antonio

    Un excelente razonamiento acerca de la inviolabilidad en democracia como jefe de estado y la comisión de delitos, que siempre estarán ajenos a su cargo.

    Hace 2 años 8 meses

  6. Karlos Kum.

    Completamente de acuerdo con el planteamiento del artículo. Bravo. No se puede entender en una sociedad supuestamente democrática la figura del ciudadano intocable, independientemente de los delitos cometidos. Es de todos conocido desde hace mucho tiempo la baja estofa de Juan Carlos de Borbón. Un comisionista insaciable, con medio dedo de frente, pendiente siempre de mantener sus prerrogativas a costa de lo que sea. Un tipo inmoral, vamos. La monarquía no debe (ni va a) prolongarse más. Es otra de las herencias franquistas que debemos superar. Ya. Muy pronto. Por el bien de la salud de nuestra precaria democracia.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí