1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Relaciones especiales y trabajo del hogar

La enmienda que retrasa hasta 2024 la incorporación de las trabajadoras del hogar al Régimen General de la Seguridad Social es un nuevo varapalo a los derechos laborales de este colectivo especialmente vulnerable

Sandra Ezquerra (La paradoja de Kaldor) 19/07/2018

<p>Aspiradora.</p>

Aspiradora.

La boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

En 2011 el gobierno del PSOE de José Luís Rodríguez Zapatero aprobó el Real Decreto 1620/2011, que introducía mejoras en las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar. Entre las principales mejoras se encontraban el incremento del descanso entre jornadas y avances en el disfrute de las vacaciones. El decreto, sin embargo, seguía considerando el trabajo del hogar como una relación laboral de carácter especial y, además de continuar permitiendo que los empleadores pagaran a las trabajadoras parte de su salario en especie, siguió sin garantizar la prestación por desempleo de las trabajadoras del sector. Se ponía como objetivo, eso sí, estudiar la viabilidad “de establecer un sistema de protección por desempleo adaptado a las peculiaridades de la actividad del servicio del hogar familiar que garantice los principios de contributividad, solidaridad y sostenibilidad financiera”. Por otro lado, la Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, instaba a integrar el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Empleados de Hogar en el Régimen General de la Seguridad Social, lo cual constituía un paso en la dirección de garantizar el derecho de las trabajadoras a prestaciones por desempleo o, entre otras, prestaciones de jubilación dignas.

El gobierno del Partido Popular nunca configuró el grupo de personas expertas previsto por el Real Decreto que debían impulsar el sistema de protección por desempleo de las trabajadoras del hogar y, a día de hoy, éstas continúan formando parte de un Sistema Especial. Su integración al Régimen General de la Seguridad Social estaba planificada para 2019. Sin embargo, la enmienda que el Partido Popular introdujo este año a sus Presupuestos Generales del Estado –enmienda 6667– retrasó dicha integración hasta 2024. El grupo de Unidos Podemos presentó en el Senado una enmienda para que estas trabajadoras se incorporasen al Régimen General el 1 de enero de 2019, tal y como estaba previsto inicialmente, pero la propuesta fue rechazada con los votos del Partido Popular y del PSOE. Ello significa alargar, de momento durante cinco años más, la discriminación laboral que las trabajadoras del hogar sufren, discriminación que se justifica, tanto por parte del Partido Popular como del PSOE, por el carácter especial de la relación laboral que se da en el trabajo del hogar.

En su preámbulo, el RD 1620/2011 insiste en que “las condiciones peculiares” en que se realiza el trabajo del hogar justifican su “regulación específica y diferenciada”. La primera condición peculiar es que esta actividad se realiza en el ámbito del hogar familiar, vinculado a la “intimidad personal y familiar” y ajeno “al común denominador de las relaciones laborales” que tienen lugar en entornos de “actividad productiva” regidos por los principios de la economía de mercado. La segunda de las peculiaridades reside, según el Real Decreto, en “el vínculo personal basado en una especial relación de confianza” que rige las relaciones laborales presentes en el sector.

El argumento de que, al realizarse en el marco de la privacidad de los hogares, el trabajo del hogar constituye una relación laboral especial no es nuevo. Ha sido esgrimido por gobiernos socialistas desde mediados de la década de los años ochenta para evitar equiparar las condiciones de las trabajadoras del hogar a las del conjunto de los trabajadores y para legalizar situaciones inaceptables de explotación laboral. Entran aquí en tensión dos derechos a proteger y dos regulaciones: los derechos laborales de las trabajadoras y el derecho a la intimidad de la familia contratante; Derecho Laboral versus Código Civil. Cabe reconocer, en este sentido, que el hecho de que el hogar familiar sea el lugar donde se lleva a cabo la actividad, convierte las relaciones que se dan en este tipo de trabajo en algo distinto a las de la mayor parte de actividades laborales. Sin embargo, debemos lanzar dos preguntas: ¿hasta qué punto la protección de la intimidad de las familias contratantes debe traducirse en la frecuente explotación de las trabajadoras como viene ocurriendo hasta ahora? y, ¿de qué manera la protección de dicha intimidad es incompatible con la garantía del derecho a la prestación por desempleo, en situaciones en las que la trabajadora pierde su trabajo, y con la incorporación de esta actividad al Régimen General de la Seguridad Social? Quizás con la excusa de defender la privacidad de las familias, las y los señores del PP y del PSOE buscan garantizar que el trabajo del hogar continúe resultando barato en un contexto donde las trabajadoras del hogar, la mayoría mujeres y buen parte de ellas de origen migrante, están prestando servicios de cuidado que deberían ser ofrecidos por las administraciones públicas de manera gratuita y generalizada. La precariedad e informalidad con la que la ley dota al sector hace que muchas familias sin acceso a servicios públicos de cuidado recurran al mercado para obtenerlo de manera asequible.

Esta sospecha es compatible con la caracterización que realiza el Real Decreto del trabajo del hogar como ajeno a las relaciones laborales de las actividades productivas y de la economía de mercado. El Estado niega con esta afirmación el carácter económico del trabajo doméstico y de cuidados y es precisamente esta negación lo que supuestamente le permite abordarlo de manera discriminatoria: si no son trabajadoras de verdad ¿qué sentido tiene tratarlas como tales? Desde el feminismo, sin embargo, hace mucho tiempo que venimos defendiendo que el trabajo del hogar es un componente fundamental de la vida económica: no sólo garantiza el bienestar de nuestros hogares y de nuestros seres queridos, sino también el propio funcionamiento de la economía considerada productiva. ¿Podemos intentar imaginarnos qué sucedería con la llamada economía de mercado si un día todas las trabajadoras del hogar se declararan en huelga? ¿Quién garantizaría que las criaturas fueran cuidadas o llevadas a la escuela? ¿Quién dejaría las comidas preparadas? ¿Quién haría guardia para que centenares de miles de hombres y mujeres pudieran fichar a tiempo en su empleo y sacar adelante la economía productiva? Nadie. Si en general las feministas solemos repetir que “sin las mujeres no se mueve el mundo”, la realidad es que sin las trabajadoras del hogar la economía entraría en colapso: ellas son los cimientos imprescindibles sin los que no se pueden construir ni las paredes ni el tejado del edificio social y económico; son el subsidio crucial a un Estado del bienestar que hace aguas y que necesita este trabajo precarizado como dique de contención.

Finalmente, el Real Decreto defiende que las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar no pueden ser equiparadas a las del resto de trabajadores porque las relaciones presentes en el sector se rigen por un vínculo personal basado en la confianza. Cierto es, cabe reconocer, que la naturaleza del trabajo del hogar, que incluye el componente del cuidado de niños y niñas pequeñas o de personas mayores, requiere de un mínimo de confianza entre las partes, particularmente de la familia contratante. Sin embargo, también es cierto que el trabajo del hogar está organizado por relaciones de poder en las que la persona trabajadora, a menudo en una situación económica e incluso administrativa vulnerable, se encuentra a merced de la voluntad de la familia que la emplea, y obligada a enfrentarse a ella de manera solitaria y aislada, sin poder contar con convenios colectivos y sindicatos de referencia que representen y defiendan sus intereses. ¿Acaso el gobierno del PSOE puede negar que las mejoras laborales suelen conseguirse de manera colectiva? ¿desde cuándo nuestro jefe nos sube el sueldo fruto del cariño que nos tiene? ¿qué porcentaje de trabajadores y trabajadoras en el Estado español consigue incrementos laborales u otras mejoras mediante interacciones individuales con el representante de su empresa o institución? ¿No es acaso esa la función de los sindicatos? Y, desde el momento en que el Estado las obliga a negociar “de tú a tú” sus condiciones laborales como resultado de unas supuestas relaciones de afecto y de confianza, ¿no están las trabajadoras del hogar en condiciones de desventaja respecto al conjunto de la clase trabajadora?

La enmienda 6667 ha supuesto un varapalo a los derechos de las trabajadoras del hogar y frente a esto, ni las izquierdas ni los feminismos podemos permanecer en silencio. Junto a ellas, debemos exigir no solo que se elimine la enmienda y el empleo del hogar empiece a cotizar en el Régimen General, sino también que se derogue toda la legislación que lo considere fruto de unas relaciones especiales que justifican su discriminación. Las trabajadoras del hogar llevan demasiado tiempo librando solas su lucha y es urgente que sus exigencias sean incorporadas a una agenda político-económica transformadora y claramente feminista. Esto obliga claramente a reinventar las nociones de economía aún hegemónicas en la izquierda, que en la actualidad siguen limitándose al ámbito productivo y mercantil. El primer paso para transformar la economía es precisamente proporcionarle una nueva definición, ampliar sus fronteras e invertir sus jerarquías y sus prioridades. La lucha de las trabajadoras del hogar muestra que es posible. Unámonos a ellas. Hagámoslo realidad.

---------------------

Sandra Ezquerra es directora de la Cátedra UNESCO Mujeres, Desarrollo y Culturas de la Universidad de Vic (www.paradojadekaldor.com). @SEzquerra

Autora >

Sandra Ezquerra (La paradoja de Kaldor)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí