1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Relato de no ficción

En contra de la crítica musical

El autor recapitula su antigua experiencia como crítico de música clásica y hace algunas propuestas para quienes, en el futuro, quieran dedicarse a esta tarea

Carlos García de la Vega 20/07/2018

Heinz Bunse

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Lo confieso. Cuando era joven fui crítico musical. No tenía dinero para acudir a los conciertos del Auditorio de Zaragoza y agucé el ingenio. Localicé una revista digital que todavía existe y que no tenía crítico en la ciudad y con el descaro de los veinticinco años me postulé como crítico. Durante dos años escribí para esa revista a cambio de entradas gratis para los conciertos. Fui un elemento ácido y de colmillos afilados, siguiendo el tono general que propiciaba la dirección editorial de aquella web, pero creo que nunca fui hiriente. Mis textos debían de leerse en los círculos musicales de la ciudad, y cuando uno de los críticos del Heraldo de Aragón marchó al gabinete de comunicación del alcalde Belloch, me recomendó para suplirle como crítico en el diario. La drástica reducción de caracteres de la prensa en papel afiló mi pluma hasta volverla peligrosa, y recuerdo que en ocasiones fui demasiado impertinente escribiendo cosas que hoy no firmaría. En el Heraldo sí cobraba. Poco, pero cobraba.

Abandoné toda crítica a raíz de mi primer trabajo en la gestión musical. No concebía dedicarme a programar conciertos con dinero público y además enjuiciar la interpretación de otros músicos que podían aspirar a ser programados en el ciclo. Después me dediqué a trabajar para una orquesta de instrumentos originales en calidad de gerente, y tampoco me parecía honesto criticar la interpretación de colegas de profesión, aunque fuesen de campos estilísticos diferentes al nuestro.

Hoy en día lo último que haría, aunque no estuviese desempeñando ninguna actividad profesional incompatible, sería volver a la crítica. Y no sería difícil, porque han proliferado las revistas digitales, perviven las revistas especializadas en papel, que han ampliado su capacidad de contenido gracias a los portales en internet, y aunque en la prensa generalista la crítica casi ha desaparecido, aún hay cierto espacio para ella, seguramente de carácter más publicitario que crítico per se.

Hoy en día lo último que haría, aunque no estuviese desempeñando ninguna actividad profesional incompatible, sería volver a la crítica

Desde la musicología, los especialistas en siglo XIX valoran de una manera especialmente relevante lo que en la disciplina llaman la “recepción crítica”. Solo a partir de ese siglo, porque es cuando se empiezan a generalizar las publicaciones periódicas, y porque es en ese momento donde podemos rastrear lo que los “plumillas” de la época decían de la celebración de conciertos. Desde un punto de vista de reconstrucción factual de la vida musical de las ciudades, la labor de los críticos-cronistas de los periódicos del siglo XIX y XX sirve, más que para tomar en cuenta sus consideraciones, para ir dando contenido a la elaboración de carteleras que permitan saber y valorar qué música se tocaba, dónde y en qué condiciones, y qué tipo de gente conformaba el público. Rara vez se presta atención a lo que dice un crítico en una investigación musicológica, porque con la distancia resulta muy evidente cuándo uno de ellos está a priori a favor o en contra, además de ser sumamente cargantes por el estilo almibarado y repipi con el que escribían en aquella época.

Lo que enseguida percibí es que se generó un clima muy enrarecido alrededor de la crítica y del crítico. Fue en aquella época cuando me di cuenta, siendo honesto conmigo mismo, que lo único constructivo que puede sacar un músico de una crítica, aunque sea buena, es un entrecomillado vistoso para su material promocional. Todo lo demás, incluso las frases demoledoras y de crítica hiriente, no tiene más valor que el de una persona que está emitiendo una opinión. Y es que todos tenemos opinión, pero la mayor parte de las veces se podría vivir mucho más tranquilo en el plano personal sin las opiniones ajenas. En el mundo artístico la crítica está institucionalizada y está aceptada por toda la industria. Pero ¿es realmente útil?

Un crítico solo puede resultar de utilidad a un usuario de música clásica cuando uno mismo tiene comprobado que su opinión es estable, razonable, razonada y no responde a intereses económicos ni publicitarios encubiertos. No es necesario añadir, pero no puedo evitarlo, que es bueno que su opinión no se vea dominada por sus fobias y sus filias personalísimas. Pero con un perfil razonable es difícil destacar, y es por ello que abunda tanto la crítica campanuda, que ha de hacer alarde constante de testosterona mal entendida.

Un compañero crítico de uno de los medios en los que colaboré al principio de los 2000, con el que no podía estar más en desacuerdo con todo lo que pensaba y escribía y que, además, destacaba por poner en evidencia sus enconos personales en sus textos, me dijo en una ocasión: “El concierto me ha gustado, pero algo tengo que sacar”. Ese sacar se refería a buscar el defecto, el error, la tacha. Como si ser crítico se redujera a ser un profesor de colegio con un bolígrafo rojo. No sería la primera ni la última vez que escucharía algo así en esos años. Siempre hay una especie de actitud de alerta en el crítico musical que me parece incompatible con la disposición de ánimo apropiada para dejarse avasallar –en el buen sentido– por la música. Yo iba a cada concierto, y lo sigo haciendo, con las ganas de que la música y la interpretación me arrollen, y muchas de mis salidas de tono de aquella época se debieron más a los obstáculos que el propio intérprete me ponía para que me metiese de cabeza en su mundo, en su propuesta, que a errores de ejecución o de versiones inesperadas. Pero ¡ay!, yo a lo que aspiraba cada vez era a que el concierto me encantase, a poner todas las estrellas posibles, a escribir frases maravillosas sobre los intérpretes.

Dos anécdotas más sobre aquella época. Solo una vez mi editora me censuró parte de una crítica. Recuerdo que me llamó muy solemne para decirme que yo estaba ahí para criticar a los músicos, no al público. Me resultó curioso, pero acaté. En muchas ocasiones hay un artista dispuesto a dar todo lo que tiene dentro sobre un escenario, pero una concatenación de actos maleducados, perpetrados por personas casualmente reunidas en una misma sala, puede dar al traste con todo el clima de concentración necesario para dar un concierto hoy en día. Sabemos que los conciertos en el XIX eran un jolgorio, pero desde que Mahler impuso la dinámica del sacramento a la práctica social del concierto, al público se le exige una compostura casi marcial. Actualmente estaría dispuesto a volver a organizar conciertos en los que la gente pudiese levantarse, aplaudir a destiempo, o beber mientras escuchan la música, pero si uno acepta estar en un concierto cuyo código es el silencio, nadie debería impedir, por más suscriptor del Heraldo que sea, que el crítico, que normalmente martiriza al intérprete, aleccione también al patio de butacas.  

La segunda anécdota fue más desagradable. Las miradas glaciales, los recelos, los vetos y los comentarios exclamatorios se iban sucediendo a medida que escribía en el periódico. Había gente que me felicitaba, sin embargo. Solo una vez me llamaron para protestar por algo que había escrito. Sorprendentemente fue una crítica excelente. No fue nadie implicado en el concierto, sino un director que se consideraba rival del que había hecho el concierto. Aquel señor quería afearme que pudiese poner a su oponente tan por las nubes. Me acusó de falta de criterio y de desvergüenza. Le tuve que pedir por favor relajase el tono, y que me llamase una vez que se hubiera calmado. Nunca más lo hizo.

Un crítico solo puede resultar de utilidad a un usuario de música clásica cuando uno mismo tiene comprobado que su opinión es estable, razonable, razonada y no responde a intereses económicos

El negocio de la música clásica ha cambiado, en tanto que el paradigma social del intercambio constante e instantáneo de información ha alterado de manera que aún no podemos calibrar cómo funciona realmente el mundo el que vivimos. Los diferentes agentes implicados en las industrias culturales asisten a esta transformación de la manera que pueden, tratando de hacerse más accesibles a través de redes sociales e internet. Ya no hay que esperar al concierto para saber cómo suena un intérprete, en qué clase de proyecto está inmerso, cómo es la acogida de su música en todas y cada una de las ciudades de una gira. Un oyente informado, tiene a golpe de clic todo lo que necesita saber antes de comprarse una entrada o un disco. Los únicos que parecen no haberse movido del modelo decimonónico son los críticos, que siguen creyéndose notarios solemnes de lo artístico. Por suerte, sin embargo, precisamente gracias a internet y a su infinita capacidad de acumulación de datos, los investigadores del futuro tendrán la capacidad de escuchar interpretaciones, elaborar carteleras y tener opiniones directas de público y crítica para enjuiciar la labor profesional de un intérprete, la vigencia de un repertorio, o la supervivencia de una práctica social  de una manera desconocida para los investigadores que hasta hoy se han dejado los ojos en archivos y hemerotecas.

Pero como es una cosa muy de crítico el destruir sin aportar, quiero, desde la voz de la experiencia a ambos lados del tablero, ofrecer una alternativa a cómo hacer que la crítica entre por fin en el siglo XXI. Insto a que los críticos se impliquen seleccionando para escribir solo aquellos conciertos, discos, representaciones que a priori les resulten atractivas, solventes, destacables. Sería una forma previa de animar a futuros indecisos a comprar entradas y discos. Que la crítica previa consista en una justificación razonada de por qué uno se compromete con la elección de un proyecto. Que como voz autorizada que se le supone, se implique en la preparación del melómano para la experiencia estética. Es decir, que se le hable del programa, del estilo, de los compositores, de la relevancia de la decisión artística del intérprete de seleccionar unas piezas y no otras, y por supuesto, glosando de antemano la trayectoria de este. De esta manera evitaríamos a muchos críticos el mal trago de tener que pasar por la segunda parte, tan fatigosa, de tener que destrozar el trabajo de alguien en un concierto que no le apetecía cubrir. Una vez sucedido el concierto o editado el disco, y dado que la tecnología actual permite no dar por finalizado un artículo nunca, que el crítico se evalúe a sí mismo a modo de work-in-progress, junto con la interpretación, para ver hasta qué punto estuvo acertado en su pronóstico, y en caso de que no sea así, que lo razone en base a los criterios por los que recomendó previamente el concierto. No evitaríamos las malas críticas, pero, al menos, dejarían de ser destructivas, y sobre todo, se escribiría con más cautela.

En 2009 Pedro Almodóvar escribió una entrada en su blog quejándose amargamente de Carlos Boyero, Borja Hermoso y El País por la demoledora crítica que el primero hizo de su película Los abrazos rotos en su estreno en el festival de Cannes. Me pareció que se equivocaba. Le dio lo único que no se le puede dar a un crítico con mala leche: la satisfacción de saber que se ha salido con la suya.

------------------------

(@Cgdlv)

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos García de la Vega

Carlos García de la Vega (Málaga, 1977) es gestor cultural y musicólogo. Desde siempre se ha dedicado a hacer posible que la música suceda y a repensar la forma de contar su historia. En CTXT también le interesan los temas LGTBI+ y de la gestión cultural de lo común.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan Henríquez

    Excelente artículo Carlos. Yo pasé exactamente por lo mismo que has descrito, y desde luego, hace ya algún tiempo que la crítica musical me la trae al pairo. Un fuerte abrazo.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí