1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

¿Es Casado un buen pescador?

Fragmento de una novela, ‘Informe de méritos’, todavía en curso

Ramón J. Soria 18/07/2018

<p>Pablo Casado. </p>

Pablo Casado. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En la pugna entre Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría poco se ha aludido al buen conocimiento que tienen ambos sobre el lado oscuro del poder. Pablo Casado sabe moverse bien en los pantanosos terrenos del comisionismo legal y las amistades peligrosas. Lo que viene ahora es una ficción, porque la realidad siempre es más increíble. Fragmento de una novela en curso.

 *********************

Fragmento de "Informe de Méritos",  novela en curso. Otro capítulo en este enlace

(…) Volvía del exilio. Nueva Zelanda solo fue una forma de exilio o de descanso. Conste que pedí yo el destino. No me llevé mucho salvo tres cañas de pescar y el Bösendorfen. El seguro y el transporte me costó un riñón. Le tengo mucho cariño a este trasto. Había estado conmigo en Moscú y en Montevideo, así que se vino a Wellington. Es mi mejor amigo. Aunque no viene a cuento todo esto me recuerda la primera escena de la película The pianode Jane Campion, pero al mío la Fedex no me lo dejó en medio de una playa salvaje con la selva chorreante de fondo sino en el salón de mi residencia, junto a una hermosa maceta de bambú negro. Fue un regalo, no un soborno, quiero que conste en este informe de méritos que tuvo un precio de treinta y cinco mil euros, pero no fue en pago de ningún favor, sino el pago de una apuesta. Aunque suene tan chusco e inverosímil así es. 

La cosa fue como sigue: mi amigo Esteban, que tú conoces, redactor de pesca de un programa de Caza y Pesca de televisión me invitó a pescar al mítico embalse marroquí de Al Wahda, que está en Ouergha. Lo que no sabía es que en el reportaje sobre “la pesca del Black Bass en África” los protagonistas serían Al-Saadi el Gadafi, Sidi Mohammed ben el Hassan y David Obiang Delgado que entonces era casi un crío. Pescamos en tres Tracker de fondo plano estupendas, último modelo. Al-Saadi era entonces futbolista, Mohammed sólo un príncipe aburrido y Davisín el mejor pescador de toda la panda. Tocamos bass enormes, alguno de cinco kilos. Nos reímos mucho, hicimos un picnic de las mil y una noches en las horas de calor del día en unas jaimas que montaron en una preciosa playa artificial de arena blanca. Esteban y su equipo rodó un documental que hoy tiene bastante valor histórico y hasta político. No todos los días se va uno de pesca con el hijo de Gadafi, el hijo de Hassan II y el hijo de Teodoro Obiang. Fue al final de la tarde cuando me piqué con Al-Saadi y nos apostamos “un capricho” por ver quien pescaba más peces. Te resumo. Evito contarte las aburridas exageraciones de todos los pescadores. El caso es que yo cogí algunos peces más y más grandes. Nos dimos la mano y seguimos la fiesta en las jaimas toda la noche. Tampoco te voy a contar nada de la fiesta, secreto diplomático, pero ya te la puedes suponer. Yo no la olvido. Al amanecer, cuando cada mochuelo nos montamos en nuestros respectivos Toyotas, me dice Al-Saadi: ¿cuál es tu capricho, amigo? Y yo de broma le digo, un Bösendorfen vertical me haría muy feliz. Volví a Madrid con el equipo de Esteban y me olvidé del tema. Dos semanas después paró en la puerta de mi casa de Granada un camión con el piano. Mi primer impulso era devolverlo pero sabía que eso sería un insulto así que no lo hice. No se enteró nadie del ministerio de todo este lío hasta mucho después y porque yo se lo conté al presidente. Por eso luego tuve que ir a Libia unas cuantas veces. Por eso dentro del ministerio estoy etiquetado como un experto en el Magreb aunque no sepa distinguir un camello de un dromedario albino.  

Tras el terrible ataque de las Torres, Muammar decidió quitarse la etiqueta de colega asociado del “eje del mal” y acercarse al “eje del bien”. Recién entrado en el servicio estuve en la reunión entre Gadafi y González en Santa Ponsa donde juró y perjuró que era falso que hubiera dado a ETA ciento cincuenta millones de pesetas, aunque siempre aludía a Ceuta y Melilla como “ciudades árabes”, genio y figura. Gadafi era un número. A mí me asombraba que durante esa charla nadie dijera ni pío sobre esa cuestión. Años después estuve en la organización de la visita de José María Aznar a Trípoli. Puedes mirar todo el informe en la base, se llama El Rayo del Líder y tiene el código 23rd7oODd. El nombre del archivo es el mismo que el del caballo que le regaló Gadafi a Aznar por la visita, un pura sangre árabe precioso. Esa visita propició luego el viaje de Gadafi a España en 2007 y todos los buenos negocios que hicieron empresarios españoles en Libia. El tour fue de traca, estuvimos en Sevilla, Málaga y Madrid. Hubo flamenco, cacerías, corderos sacrificados, jaimas de seda, trescientas personas de séquito que había que meter en hoteles de lujo aquí y allá, todo el tema de su guardia de seguridad y el armamento que era un asunto muy delicado y que llevó personalmente el general Martínez.  Piensa que incluso hace pocos años, en 2011, con el famoso aeropuerto de Ciudad Real sin abrir, el avión de su hijo Saif al Islam aterrizó allí porque vino a una montería en una finca manchega. De aquel viaje la prensa aireó todo aquello de la súper jaima en la que se alojó y que luego regaló a Su Majestad el Rey, las llaves de Madrid que le regaló su alcalde Alberto Ruiz-Gallardón y la entrevista con José Luis Rodríguez Zapatero, pero salieron buenos negocios y buenas comisiones para algunos compañeros del servicio gracias a petroleras, hoteleras, empresas de ingeniería y sistemas de regadío, constructoras y los fabricantes de armamento que tú sabes. Sólo en armas se exportaron más de 11 millones de euros cada año, hablo de la contabilidad A, de la B y la C ni se sabe. Ahí mejor no meterse que te muerde el monstruo, ya conoces. Estuve luego en el ajo de la organización de la visita con Moratinos en los festejos de los 40 años de la revolución, un sarao en el que pudimos estrechar relaciones con Silvio Berlusconi, Hugo Chávez y Omar al Bashir y luego en la visita de Zapatero de 2010 y en la reunión de la cumbre de Trípoli Unión Europea-África. Claro que hice amigos. Claro que ayudé en los negocios. Para eso estamos los diplomáticos. No todo va a ser tocar el piano. De esta colaboración también tengo documentos que no están en el expediente El Rayo del Líder. Muchas grandes empresas lamentaron una y mil veces la revolución libia porque allí, con Gadafi, se ganó mucho dinero. Mi gratificación fue el Bösendorfen que tiene buena reventa y una bolsa de casi un kilo de Yohimbe. Una yerba que estimula el flujo sanguíneo y mejora los orgasmos. También regalo de Al-Saadi. No es mentira, es la única planta reconocida en el listado médico de referencia de disfunciones sexuales, funciona de verdad, aún me queda bastante, un día te doy.

Por algo me vino a ver nuestro común amigo Pablo Casado en septiembre de 2010 sobre el tema de las desaladoras y depuradoras que Befesa pensaba vender a Libia. Luego salió en la prensa que su jefe Aznar había firmado una pequeña comisión de. 1% hasta el máximo de 250 millones de facturación y rebajada al 0,5% a partir de esa cantidad y cobró un adelanto de ¿100.000 euros? Escribo de memoria. Casado era el mediador en ese negocio y requirió un poco de lubricante para Fórmula 1 del ministerio. Ya sabíamos que las primaveras árabes podrían cocer los huevos de Gadafi pero nadie se lo dijo a las claras. Sólo yo. Lo escribo aquí para que conste por enésima vez en un informe. Dile a Abengoa que no se meta, Libia va a petar, tu jefe no va a ganar nada, pero va a quedar como dios ante Befesa y eso no lo olvidarán. No se lo dije así, pero mi informe era bien claro. Ni puto caso. Que si la OTAN, que si la aviación, que si la oposición organizada por la CIA. ¿por la CIA? Le recomendé que hiciera una lectura de urgencia de Legado de Cenizas. No la hizo. Hay gente que no lee y es muy inteligente. Hay gente que lee y es muy imbécil. Al margen de que sea rica, poderosa o ambas cosas a la vez. 

El 22 de agosto tincaron al teniente coronel Al-Saadi el Gadafi en Trípoli. Fue capturado por el Consejo Nacional de Transición. A mí me pesaba el piano. Me llegó un SOS de Al-Saadi. Pedí permiso al jefe, al ministro, claro. Me lo dio sin decir ni mú. Sorpresa por mi parte. Me metía en una guerra africana, una guerra loca entre varios grupos que se odiaban mientras los aviones de los nuestros iban rociando bombas aquí y allá. ¿Qué pintaba un diplomático español haciendo de Pimpinela Escarlata?  Sobre el terreno se sumó Nasser, americano, Madelman, ellos también estaban pagando favores. No era de la CIA sino de Inteligencia Naval. Hacía un calor del demonio. No llevábamos chaleco antibalas pero sí unas mochilas de esas que llevan los corredores de maratón llenas de agua con un tubito de plástico para poder beber con sólo girar la cabeza. Era agosto. Sobornamos al cuartel entero, diez hombres. Madelman sabía el argumentario, no era la segunda ver que lo hacía, ni la tercera. Al-Saadi me abrazó antes de montar en el todo terreno, luego me besaba las manos. No es mal tipo este hijo de Gadafi. Volvimos al desierto y otro helicóptero sin matrícula ni distintivos nos recogió. El zumbido de la turbina fue acallando el tum tum de la guerra que se cocía a menos de tres kilómetros de allí. Le llevaron a Níger, luego a México. Sé que ahora está en EE.UU. junto con su familia, con identidades falsas. Seguro que va de pesca.

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí