1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La oscuridad de la luz

Es preciso reconstruir un nuevo mercado de la electricidad distinto del sistema vigente donde siempre gana el dueño del kilovatio. Tenemos que saber de verdad cuánto cuesta producir y distribuir la electricidad, mediante una auditoría de costes

Emilio de la Peña 4/07/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

“Si los tártaros invadiesen hoy Europa, resultaría muy difícil hacerles comprender lo que es entre nosotros un financiero”, escribía Montesquieu en 1748. Si lo hubiera hecho ahora en nuestro país, habría podido aplicar la frase al mercado eléctrico, o más exactamente al sistema por el que se decide cuánto debe pagar por la electricidad el usuario. En mayo pasado, el precio de la electricidad en España rebasó todos los precios pasados en el mismo mes al menos en los últimos ocho años, mientras que el consumo de electricidad se mantuvo en línea similar a los años previos. El precio de producción de la electricidad fue de 55 euros por megavatio hora, lo que representa un 27 por ciento más que el mes anterior y un 16 por ciento más que el año pasado. La consecuencia es que en un solo mes el recibo de la luz para un usuario medio ha aumentado un 8 por ciento.

La frase del principio es para advertir que no deben hacerse muchas ilusiones en comprender con detalle todo el entramado que subyace a estos precios.  

La complejidad del asunto no viene dada por las dificultades de producir electricidad y trasladarla a cada vivienda. El negocio eléctrico es como otros muchos. Unos actúan en un mercado más o menos competitivo, como la producción y distribución de ordenadores. Otros, en mercados más regulados, por la naturaleza del servicio que prestan. Pero en ninguno hay montado un tinglado tan complicado y confuso como en el de la electricidad. Y eso que las empresas que la producen y comercializan en España son muy pocas: tan sólo cinco y tres de ellas disponen de la gran mayoría del negocio.

Cuando Aznar llegó al Gobierno, decidió liberalizar el sector. Aparentemente es casi imposible y además llevarlo a rajatabla sería ineficiente. Si cada compañía compite de verdad por producir la energía y vendérsela a los clientes, significaría que debería disponer de centrales distintas de las de su competidor, producir electricidad más barata que este y hacerse con la máxima cartera de clientes en todo el país. Se daría así el caso de solapamientos en el número de centrales y múltiples redes de hilo de cobre en cada edificio, para, en competencia, hacer llegar la energía a los usuarios que hayan escogido cada compañía.

España es el tercer país de Europa con la electricidad más cara para los hogares, excluyendo los impuestos. Sólo superada por Irlanda y Bélgica

Esto, claro, no es así. Lo que se consiguió aquí, y posiblemente en otros países llevados de la fiebre ideológica de liberalizar, es hacer un simulacro de competencia. Se estableció que debían ser diferentes las empresas dedicadas a producir la energía de las encargadas de distribuirla y de las ocupadas en comercializarla. Es el primer simulacro, porque simplemente consistió en que Iberdrola, Endesa, Unión Fenosa, Viesgo e Hidrocantábrico separaban nominalmente en filiales sus actividades de generación, es decir, la producción de electricidad, de distribución y comercialización. Cada compañía produce electricidad en sus centrales, y se la venden unas a otras mediante un procedimiento de subasta. Es decir, Iberdrola Generación vende electricidad en subasta a su propia empresa de distribución… y al resto, que hacen lo mismo. También participan en la subasta inversores financieros, que pueden adquirir la energía producida para venderla después a una compañía de las de verdad. El juego de los trileros es mucho más bondadoso que este sucedáneo de competencia. Y, sobre todo, más transparente porque el procedimiento establecido en la puja es de una complejidad tal que imposibilita una pretendida limpieza, a pesar de la vigilancia de numerosos técnicos de la Comisión de los Mercados y la Competencia. Vigilancia en cierto modo estéril, si se tiene en cuenta que los que compran y venden vienen a ser los mismos.

La consecuencia es que es imposible saber lo que cuesta de verdad producir la energía eléctrica en nuestro país. Sin embargo, un cálculo validado por las autoridades determina que las compañías, constituidas de hecho en un oligopolio, cobran menos por la electricidad de lo que cuesta producirla. Por ello cada año se anota una deuda de los clientes que habrán de pagar poco a poco, con los respectivos intereses. El año pasado ese llamado déficit de tarifa fue menor de lo que habían calculado, a Dios gracias. En total, 645 millones de euros que se acumulan a los casi 24.000 millones de euros pendientes de pago. Cada mes se incluye en el recibo una parte de ese enorme déficit, pongamos 3.000 millones anuales.

Pero hay más pagos que se llevan las eléctricas al cobrar a los usuarios: la distribución y comercialización, que también reporta beneficios a las compañías. En el recibo se paga además una cantidad para que las eléctricas tengan disponibles algunas centrales, aunque produzcan poco porque no hay demanda para ellas. Reciben igualmente dinero en cada factura como compensación porque en las islas, Ceuta y Melilla cobren lo mismo por la luz que en la península, aunque allí salga más caro producirla. Incluso se añade un montante para compensarlas de la decisión del Gobierno socialista en los años 80 y 90 que paralizó la construcción de nuevas centrales nucleares. O una tasa de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, para que vigile que el mercado eléctrico funciona bien. Todo esto encierra la factura de la luz. Las eléctricas no pasan una, con el beneplácito del Gobierno y del BOE, que les retribuye así una aparente competencia. Estos conceptos se engloban en la denominación de peajes, que aprueba periódicamente el ministerio competente en energía, ahora el ministerio para la Transición Ecológica. Además, se paga, claro está, el IVA, el 21 por ciento, y el impuesto especial de la electricidad, poco más de 5 por ciento.

¿Van muy justas las eléctricas con estos precios?

Una comparación con el resto de la Unión Europea indica que España es el tercer país con la electricidad más cara para los hogares, excluidos los impuestos. Sólo nos superan por muy poco Irlanda y Bélgica. Y la cuarta para los grandes consumidores, es decir, las empresas y las administraciones públicas. Sólo son más caras Malta, Chipre e Irlanda, todas ellas islas. Esto, y la búsqueda de una electricidad más limpia y sostenible, ha llevado al Ayuntamiento de Barcelona a constituir su propia compañía, con la que además espera ahorrarse 500.000 euros al año. Sin embargo, tal es la posición de dominio de las grandes empresas que constituyen el oligopolio, que hasta ahora Endesa lo ha evitado con el recurso a los tribunales. Un hecho más que pone de manifiesto que la liberalización es sólo una farsa.

Entre 2008 y 2018 la electricidad para hogares ha subido en España un 37 %, cuando el IPC, el coste de la vida, se ha incrementado el 12

Aplicados los impuestos, España tiene por delante cinco países. Teniendo en cuenta que los impuestos se aplican en porcentaje sobre el coste de la electricidad, significa que nuestros tributos están en la franja entre los países de la UE y que ese no es el verdadero problema del coste de la luz.

Podría pensarse que el encarecimiento del recibo de la luz es un episodio pasajero, pero los datos dicen que no es así. Entre 2008 y 2018 la electricidad para hogares ha subido en España un 37 por ciento, cuando el IPC, el coste de la vida, se ha incrementado el 12. Incluso el petróleo, calculado en euros, ha subido menos, el 30 por ciento.

Las grandes compañías eléctricas y de gas, que cotizan en el IBEX, ganaron el año pasado 9.000 millones de euros. Desde la liberalización falaz sus ganancias en España han sido tales que les han posibilitado con su excedente salir a comprar empresas fuera de España. En contraste, el número de hogares con pobreza energética se acerca a los dos millones.

Cuando se habla de los retos que debe asumir un nuevo Gobierno, estos no deberían pasar sólo por impedir el corte del suministro a los que no pueden pagarlo, asumiendo parte del recibo, por necesario y urgente que sea, o por corregir injusticias palmarias y abusos. Es preciso reconstruir un nuevo mercado de la electricidad distinto del sistema vigente, donde siempre gana el dueño del kilovatio. Para ello debe saberse de verdad cuánto cuesta producir y distribuir la electricidad, mediante una auditoría de costes. También recuperar la apuesta por las energías renovables, como la fotovoltaica. Los problemas no son técnicos, sino políticos. Es casi una tradición considerar a las compañías eléctricas como el primer lobby de España. Por ahí hay que empezar.

Autor >

Emilio de la Peña

Es periodista especializado en economía.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pau

    Artículo tremendamente interesante. Querría saber qué opina el autor sobre las nuevas pequeñas eléctricas verdes que han aparecido en los últimos años, como HolaLuz o SomEnergia.

    Hace 2 años 10 meses

  2. Bruno Espada

    Llueve mucho, sube la luz. Llueve poco, sube la luz. Hace frío, sube la luz. Hace calor, sube la luz. Hay crisis, sube la luz. Hay superávit, sube la luz. A ver si van a subir la luz porque les sale de las puertas giratorias y nos la están colando…

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí