1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El 601

El autor continúa sus particulares y mordientes recorridos por la historia antigua y reciente de España sirviéndose de las líneas de autobús de Madrid

Carlos Alberdi 22/06/2018

<p>Autobus de la EMT, Madrid. </p>

Autobus de la EMT, Madrid. 

Matteo Passera

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

El Pardo se anexionó a Madrid en 1950. Para ir al Pardo solo hay dos líneas de autobuses y ninguna pertenece a la Empresa Municipal de Transportes. Tanto el 601, que sale de Moncloa cada diez minutos, como el 602, que sale del hospital de La Paz cada hora, están operados por la empresa Alacuber mediante concesión administrativa del Consorcio Regional. Para tomar el 601 en el intercambiador de Moncloa hay que ir a la isla 3, dársena 30. Es un autobús con todas las características externas de los autobuses interurbanos, por su numeración y su color verde, pero no abandona en su recorrido el municipio de Madrid, cuesta lo mismo que cualquier otro autobús de la ciudad y admite pasajeros de pie a pesar de hacer buena parte de su trayecto por carretera.

Ir al Pardo, para cualquier ciudadano español de cierta edad, está ligado a la figura de Francisco Franco. Allí se instaló en 1940 y desde allí gobernó hasta su muerte en 1975. El 601, que es el autobús de El Pardo por antonomasia, pasa en su camino por delante del Palacio de la Moncloa, de la entrada al Palacio de la Zarzuela y del Palacio del Pardo. Termina en el cementerio donde están enterrados Carrero Blanco, Arias Navarro y Carmen Polo; donde se especula que podría enterrarse a Franco si algún día –parece que pronto– se le saca del Valle de los Caídos. El 601, escondido bajo su cascarón de autobús interurbano, conecta los principales espacios de poder madrileños y mitifica el Monte de El Pardo como el espacio en torno al cual se teje una buena parte de la tela de araña que ejerce el mando.

No deja de ser casualidad que el autobús que hay que coger para visitar el palacio de El Pardo arranque su recorrido con el monumento que hace alusión al Duce español

El Pardo tiene también otras historias. Su origen está ligado a la caza. Se suele fechar en los comienzos del siglo XV la construcción, por Enrique III, del primer pabellón de caza. Carlos I encargó el palacio que se quemó a principios del XVII y dio pie a la reconstrucción y redecoración que encargó Felipe III. Más de cien años después Carlos III, el rey cazador por excelencia, encargó a Sabatini una ampliación. Los Borbones decimonónicos siguieron enriqueciendo el palacio y Alfonso XII murió allí, unos días después de que Cánovas y Sagasta firmaran el pacto que dio cobertura al turnismo de la Restauración. Ser el autobús de El Pardo no es poca cosa.

El Pardo también tiene alguna anécdota republicana. Azaña usó el Palacio de la Quinta, que no está lejos, como oficina, y aseguró en sus diarios que le hubiera gustado retirarse como guarda mayor del Monte del Pardo. “Con mero y mixto imperio”, dice, en un tecnicismo de notario erudito. Y, hoy en día, El Pardo tiene un gran relato ecologista, porque pocas ciudades se pueden preciar de tener junto a ellas un encinar que las iguala en extensión, rico en fauna y flora, a poco menos de siete kilómetros del centro. En un estudio de los años ochenta se puede ver un dibujo de los perímetros del Monte y de la ciudad, el uno junto al otro, aproximadamente del mismo tamaño, y el perímetro del monte cobra internamente la forma de unos pulmones que asisten y refrigeran la ciudad. En cualquier caso, el pasajero del 601 irá durante todo el recorrido camino de El Pardo avistando la sierra y percibiendo esa sensación tan madrileña, cuando se mira hacia el norte, de que el secarral ha sido superado. Que Madrid es la ciudad más al norte del desierto y que el Guadarrama anuncia Europa.

De modo que el pasajero del 601 se sube al autobús y antes de salir a superficie va bien cargado de imágenes e ideas recibidas con anterioridad. Quizás por eso no es demasiado extraño que el autobús no sea de la EMT y se acepte con resignación la rareza. El Pardo, como Real Sitio, está asociado a Patrimonio Nacional que posee su suelo, otorga sus concesiones y es el único administrador del Monte, cuyo severo régimen ni siquiera acepta visitas, como los Parques Nacionales. Ya se sabe que es una organización no especialmente amigable.

El 601 arranca desde la dársena 30 y cuando sale a superficie junto al Arco de la Victoria es como un cetáceo que emerge del océano. No deja de ser casualidad que el autobús que hay que coger para visitar el palacio de El Pardo arranque su recorrido con el monumento que hace alusión al Duce español.

La salida por la carretera de La Coruña está dominada por el tráfico y tiene distintos aires según la hora del día Por la mañana el atasco de entrada marca la pauta y es difícil mirar con buenos ojos el paisaje. Los edificios van pasando por su orden y frente al Palacio de la Moncloa, hiperprotegido y en permanente expansión; la escuela de Caminos, con sus aparatos de aire acondicionado, es un buen ejemplo de las limitaciones de la ciudad. La carretera baja hacia el río y el 601 se desvía para tomar la carretera que sigue su curso aguas arriba. La primera parada significativa es en la puerta del Club Puerta de Hierro. Estamos ya en terrenos del Monte del Pardo. Una concesión real de 1904 de más de doscientas hectáreas, casi el doble del Retiro, donde se refugian las élites madrileñas. La parada en este club evoca inevitablemente la cercanía, del otro lado del río y de la carretera de La Coruña, del Club de Campo. Un club algo menos señorial, que fundaron unos aristócratas en 1931 en el límite del Monte con la Casa de Campo, y que el Ayuntamiento absorbió en los primeros años de la democracia de un modo un tanto confuso, pues, sin llegar a las alcurnias del Puerta de Hierro, es un club caro, para bolsillos pudientes. El contraste con estos clubs exclusivos lo puso, desde los años cincuenta, la piscina sindical, con su macro piscina que se llenaba hasta los topes en verano recreando las fotos de las playas neoyorkinas de Coney Island, en las que casi no se puede ver más que los cuerpos húmedos amontonados y felices.

En este tramo la carretera es así: llena de clubs e instituciones. Aquí estuvo la Playa de Madrid, de la que todavía quedan señales, y aquí un ojo avizor puede ver, al otro lado del río, las tribunas del hipódromo de La Zarzuela. El edificio que se impone por su mole y sus tejados de pizarra es el Instituto Llorente. Está vallado y en desuso, pero fue un centro de investigación en microbiología levantado en 1930 y que aguantó hasta los años noventa produciendo fármacos de distinto tipo. El Instituto lo fundó, a finales del XIX, Vicente Llorente, y se hizo famoso combatiendo la difteria. Sus sobrinos, los doctores Mejías, continuaron su labor y consiguieron la concesión regia para levantar en este punto el edificio. La ruina de la empresa en los noventa le dejó a Patrimonio Nacional con un inmueble que no se puede tirar y una difícil limpieza, porque la industria farmacéutica dejó fuertemente contaminado el entorno. Dicen que se dedicará a talleres de restauración u otros menesteres.

Estos lugares claves de la vida madrileña se mezclan desde hace tiempo con los nudos de carreteras frutos de la M-30 y la M-40. La primera utiliza la propia carretera de El Pardo para completarse y la M-40 horadó el Monte con unos túneles que pasan por debajo de la pista del hipódromo. El 601 va superando los diversos cruces y el pasajero curioso puede ver, en un momento determinado, un par de grandes señales de prohibido que indican la carretera de entrada al Palacio de la Zarzuela, y, al fondo, el control de seguridad, que se asemeja a los peajes de las autopistas. Si ya es curioso que un encinar esté tan asociado en Madrid a los espacios de poder, aún lo es más que la zarzuela, ese teatro lírico español que fue tan popular, dé nombre a algunos de los lugares claves del Monte.

Si se viera pasar por sus calles un autobús de la EMT quizás pudiera haber un titubeo en la percepción. El color verde del 601 protege la burbuja. Un trozo de Madrid con aire de pueblo

Pasado ese cruce y los clubes de Somontes, que lo hay de tiro y del resto de deportes, cada uno con personalidad propia y, cómo no, en terrenos concesionados por Patrimonio Nacional, la carretera de El Pardo es durante algunos kilómetros una carretera rural. No solo hay encinas, también se ven alcornoques, olmos y variadas especies de arbustos. El 601 ha salido al campo sin salir de Madrid y el tráfico no suele ser demasiado intenso. Al poco se avistan las primeras construcciones y se llega a los primeros cuarteles. El Pardo es alargado. El centro es el Palacio, al que flanquea el pequeño pueblo por el lado del río, y, más allá, el autobús sigue hacia Mingorrubio entre los cuarteles de la Guardia Real y el Canal de Experiencias Hidrodinámicas (CEHIPAR) del Ministerio de Defensa. Son dos equipamientos extensos. La Guardia Real se ubica en los antiguos terrenos del orfanato, que desalojó Franco para hospedar sus servicios de seguridad. Un orfanato con orígenes decimonónicos que la República rebautizó como Orfanato Nacional y que desde El Pardo se llevó al complejo carabanchelero de Vista Alegre. Hoy es un espacio enorme en el que los caballos tienen gran importancia. Del lado del río una enorme estructura de madera da cobijo a una pista para demostraciones hípicas con su pequeña grada para público. La instalación científica es más hermética. Son grandes naves para investigar y experimentar temas náuticos. Tiene un túnel de cavitación que permite estudiar la formación de cavidades, llenas de vapor o de gas, en el seno de un líquido en movimiento, lo que traducido significa estudiar los problemas generados por las hélices de los barcos. Sus dos naves más grandes están ocupadas por un canal de olas y un canal de aguas tranquilas.

Más allá de estas instalaciones está Mingorrubio. Una colonia para militares empleados en El Pardo, levantada en los años sesenta, con casitas bajas a medio camino entre el pueblo típicamente español y los aires americanos de aquellos tiempos. Entre medias algún que otro merendero que aprovecha la belleza del lugar, pues la colonia, situada al este de la carretera, no tiene otra cosa a poniente que el Monte en toda su belleza. El autobús continúa una parada más para llegar al final de su trayecto junto al cementerio. Es también el final de la carretera porque un portón cerrado impide acceder al pantano que se construyó en 1970 para regular el Manzanares. El viajero curioso puede acercarse a ver el pequeño templo en el que está enterrada Carmen Polo, o pasear entre las tumbas de Carrero Blanco, Arias Navarro o Fuertes de Villavicencio. Un cementerio en el que el franquismo mantiene su peso y al que se puede llegar en el 601 desde Moncloa y en el 602 desde La Paz, lo que nos trae, inevitablemente, recuerdos de 1975.

Pero la mayoría de los pasajeros se apean en el pueblo frente al Palacio. Los hay que vienen atraídos por los paseos junto al río, otros por la oferta gastronómica, en la que domina la caza, y otros por la visita al monumento, que es histórico-artística e histórico-personal en buena cantidad de casos. Las normas son estrictas. Nada de fotos y grupos controlados. El palacio se usa desde 1983 para alojar a los jefes de Estado de visita en Madrid. Los guías entreveran lo museal y lo histórico: lámparas, tapices y cuadros, con las anécdotas de visitas recientes y las huellas de Franco, que siguen siendo centrales en el relato. El salón y la mesa del Consejo de Ministros. El teatro dieciochesco, donde proyectaban el cine, en el que todavía se conserva la pantalla blanquecina y el agujero en la pared para el proyector. El comedor de diario. El despacho en el centro del palacio, con su retrato de Isabel la Católica, su enorme bola del mundo y su cuarto adjunto para el despacho con los ministros. El dormitorio donde sobreviven dos flexos baratos en las mesillas de noche, junto a dos camitas de estilo imperio colocadas sobre una tarima y una urna donde estaba el brazo incorrupto de Santa Teresa. Dejan ver también un cuarto de baño de hotel de cuatro estrellas y, a veces, una peluquería con uno de esos secadores de pie para señoras. Un recorrido, que es parte viva del autobús 601, en el que se mezclan comentarios sobre las bodas de las nietas con otros, más cercanos en el tiempo, referidos a la presentación a la prensa de Letizia Ortiz como novia del príncipe o la fiesta previa a su boda.  El aire de El Pardo es el aire de un pequeño pueblo. Si se viera pasar por sus calles un autobús de la EMT quizás pudiera haber un titubeo en la percepción. El color verde del 601 protege la burbuja. Un trozo de Madrid con aire de pueblo. Su fiesta popular fue la romería de San Eugenio. El barberillo de Lavapiés arranca con las Majas cantando a coro: “Dicen que en El Pardo, madre / al bendito San Eugenio / le han dejado sin bellotas / los señores madrileños”. Sara Montiel también lo cantaba en El relicario: “Un día de San Eugenio yendo hacia El Pardo le conocí…”. Un centro de poder camuflado en el paisaje.

Autor >

Carlos Alberdi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí