1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Petro contra la historia, las encuestas, los miedos y el fraude

El candidato de la derecha, Iván Duque, encabeza los sondeos para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia

Joan Pedro-Carañana 6/06/2018

<p>Gustavo Petro, candidato a las elecciones colombianas, durante un acto de campaña en Yupal. 14 de mayo de 2018. </p>

Gustavo Petro, candidato a las elecciones colombianas, durante un acto de campaña en Yupal. 14 de mayo de 2018. 

Cuenta oficial de Twitter de Gustavo Petro

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Resultados

Pasan a segunda vuelta Iván Duque con un 39,1% de los votos y Gustavo Petro con un 25,1%. Por detrás quedan Sergio Fajardo con un 23,7%, Germán Vargas Lleras con 7,3% y Humberto de la Calle con un 2,1%.

Posición política

Empecemos por lo más sencillo: Petro es de izquierdas y Duque es de derechas. Claro que los términos izquierda y derecha han perdido precisión y valor analítico. Duque se presenta por el partido Centro Democrático y Petro (Colombia Humana) sostiene que la política mundial ya no se divide entre izquierda y derecha, sino entre los que luchan contra el cambio climático y los que lo promueven.

Ahora bien, si seguimos la conceptualización de Noberto Bobbio para el siglo 20, Duque es claramente de derechas por dar prioridad al crecimiento económico, mientras que Petro es de izquierdas por anteponer la igualdad económica.

Además, Duque propone «mano dura» como medio para lograr mayor seguridad y se opuso al Acuerdo de Paz con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) impulsado por el Presidente Juan Manuel Santos en oposición al ex-Presidente Álvaro Uribe. En campaña ha prometido «modificaciones estructurales» del Acuerdo, mientras que Petro prefiere impulsar el proceso de paz para el mismo fin y entiende la paz no solo como cese de la violencia guerrillera sino como pacto de la sociedad para la justicia social. La mayor dificultad en los procesos de paz es siempre la reconciliación y la reinserción, que incluyen la aceptación por parte los familiares de las víctimas.  

Más datos que permiten identificar la posición política de cada uno de los candidatos:

Duque representa la continuidad del proyecto uribista

Petro fue militante del M19, guerrilla izquierdista partidaria del nacionalismo democrático fundada en 1974 por estudiantes universitarios y desmovilizada en 1990 con la firma de un acuerdo de paz y la incorporación de muchos de sus miembros a la política institucional. Petro fue encarcelado y torturado por el Estado colombiano en 1985. Posteriormente fue Alcalde Mayor de Bogotá desde 2012 hasta finales de 2015, con un lapso en el que fue destituido por el conflicto de las basuras.

Duque, conocido popularmente como «el que diga Uribe», representa la continuidad del proyecto uribista, marcado por el apoyo al extractivismo y los oligopolios empresariales, además de por vínculos con el paramilitarismo, produciendo resultados terribles en términos de aumento de la desigualdad y violación de derechos humanos (más detalles aquí y aquí). También el entorno cercano de Duque se ha visto envuelto en acusaciones judiciales por nexos con el paramilitarismo. Duque incluso ha recibido el respaldo público de parapolíticos sin ningún disimulo.

Valla en Montería Colombia. 

Valla en Montería Colombia. 

Quién apoya a quién

Según la última encuesta antes de la primera vuelta, una parte importante de las élites (34,1% en los estratos 4, 5 y 6) y de las clases bajas (42,1% en los estratos 1 y 2) van con Duque (en mayor medida en zonas golpeadas por la violencia guerrillera), especialmente por ser el elegido de Uribe, a quién valoran su lucha a fuego contra las guerrillas. Otra parte importante (aunque menor) de los estratos altos (22,7%) y bajos (33,1%) apoya a Petro por su apuesta por el Proceso de Paz y la igualdad, especialmente en zonas golpeadas por la violencia paramilitar y militar. Petro ha mostrado dificultades para llegar a la clase media (estrato 3) en la que vence Duque.

Los feudos de Duque son Antioquia - Eje cafetero (58% vs 13,9% de Petro) y el centro oriental (53,6% frente a 16%). Petro domina en el sur occidental (41,8% vs 24,8%) y en el norte (Caribe) (48,6% vs 30,8%). En Bogotá están parejos, mientras que en las zonas rurales Duque domina ampliamente.

Petro tiene más éxito entre los más jóvenes y Duque entre los mayores, si bien Duque gana entre quienes tienen entre 25 y 34 años. Entre las mujeres, Duque gana con un 42,2% frente al 27,2% de Petro.

Posibles alianzas

El hashtag #NosUnimosONosHundimos, que fue Trending Topic en marzo, pedía a Petro, Fajardo y de la Calle (los dos últimos de centro) que se uniesen para evitar el mal mayor: la victoria de Duque y del No a la paz. Está por ver qué sucederá.

En la derecha lo más natural sería que Vargas Lleras brinde su apoyo a Duque.

Relación con las mayorías en el Congreso

Es importante tener en cuenta que Colombia tiene un sistema presidencial como el estadounidense (y no uno parlamentario como el europeo). Como señala el Financial Times, con partidos de derechas controlando alrededor de dos tercios del Congreso (conformado por el Senado y por la Cámara de Representantes) «una presidencia de Duque debería ser capaz de aprobar una agenda favorable a las empresas que incluya recortes de gasto público y una mejor recaudación de impuestos, al mismo tiempo que una reducción de los impuestos a las grandes empresas». Por el contrario, el Congreso podría bloquear las propuestas de Petro.

Estrategia electoral

Duque recurre al apoyo que tiene de Uribe como fortaleza electoral, si bien le resta autonomía y valía individual. En ocasiones, incluso le relega a un segundo plano, alimentando la idea de que el que verdaderamente manda es Uribe.

Además, Duque es cuestionado por su falta de experiencia y dicen las malas lenguas que se ha teñido canas para contrarrestar la acusación. En lo propositivo, Duque recurre abundantemente a significantes vacíos como construir «un país para todos». El eslogan del partido combina la propuesta de dureza de «mano firme» con la más sensible de «corazón grande».

Lo más relevante es que el foco de la campaña de Duque ha estado en la acusación a Petro de Castrochavista y, por tanto, de querer convertir Colombia en otra Venezuela.

Si bien los partidarios de Petro subrayan que el miedo al Castrochavismo es infundado y tildan de xenófoba esta estrategia del coco, lo cierto es que funciona eficazmente: Según una encuesta de Invamer, el 55,4 % de los colombianos consideran que el país está en riesgo de volverse como Venezuela.

Las apuestas en positivo por la igualdad, la democracia y la pluralidad quedan sepultadas por el término castrochavismo

Esta estrategia divide la sociedad en dos campos de buenos y malos, con el miedo y la rabia actuando como catalizadores para unirse al que defiende al país del castrochavismo. La racionalidad difícilmente puede penetrar en el miedo al caos, a la expropiación, a la miseria, a la dictadura y el control externo del país. Las apuestas en positivo por la igualdad, la democracia y la pluralidad quedan sepultadas por el término castrochavismo, al funcionar como un epíteto que define negativamente lo característico del enemigo. El término condensa lo indeseable, ilegítimo y amenazante –el enemigo, presentado como bloque homogéneo–, que, por tanto, genera por contraste una imagen positiva del bloque homogéneo de los salvadores de la patria.

El candidato uribista Iván Duque en un acto de campaña en Puerto Asís, Colombia. 

El candidato uribista Iván Duque en un acto de campaña en Puerto Asís, Colombia. 

Petro responde que su modelo es opuesto al de Venezuela porque busca alejarse de la dependencia del extractivismo mientras que el de Duque es el mismo. Sin embargo, la maquinaria mediática de Duque y la inmediatez del impacto emocional del mensaje del miedo han permitido una mayor y más eficaz difusión de esta narrativa.

Esta estrategia ha forzado a Petro a jugar demasiado a menudo a la defensiva, con lo que se relega el mensaje en positivo y, con ello, la esperanza. La campaña pregunta «¿por qué no debemos temer. Rumores y verdades?» El «no», el «temer» y situar «rumores» antes que «verdades» van en esa línea defensiva desde frames negativos fijados por el adversario. El lenguaje de Petro activa las ideas y valores negativas del marco del castrochavismo. Al decirle al público que no piense en un elefante, éste piensa casi irremediablemente en un elefante. 

Ciertamente la campaña de Petro también ha sido propositiva («Hacia una era de Paz») y ha subrayado sus logros pasados, pero han abundado las expresiones en negativo. Por ejemplo, ha enfatizado la lucha contra la desigualdad más que la necesidad de construir mayor igualdad.

Ha sido habitual la inclusión de los marcos negativos de sus adversarios políticos junto a sus propios marcos positivos para fijar su posición moral, proporcionar interpretaciones causales y redefinir los problemas y las soluciones. Ambos marcos se activan, pero se da prioridad al positivo (que además aparece resaltado en otro color). Hay defensa y propuesta.

En positivo también cabe destacar el logo del corazón que pretende humanizar y mostrar la bondad y positividad de Petro y que recuerda al utilizado por Unidos Podemos en la campaña de «La sonrisa de un país» para las elecciones del 26 de junio de 2016. De hecho el símbolo del corazón ha sido utilizado en numerosas campañas, entre ellas por Hugo Chávez, el Partido Popular y Ciudadanos.

Cartel de campaña de Gustavo Petro. 

Cartel de campaña de Gustavo Petro. 

El éxito de Petro radica en buena medida en su posicionamiento anti-establishment

Otro aspecto a destacar de la campaña de Petro ha sido las acusaciones de fraude electoral. No es la primera vez que hay sospechas. En 2010, los seguidores de Antanas Mockus alegaron fraude electoral en la derrota frente a Santos. Respecto a las elecciones del pasado marzo al Senado, se están investigando importantes contradicciones entre lo que votaron los ciudadanos y lo que registraron los jurados en beneficio de los partidos de derechas.

Podría decirse que el éxito de Petro radica en buena medida en su posicionamiento anti-establishment en un contexto de indignación de muchos ciudadanos. Según escribe el comunicador social Jorge Gómez Pinilla:

«Petro, para bien o para mal, es quien mejor recoge hoy el sentimiento de indignación por la corrupción generalizada, por el paramilitarismo que fingió una negociación con Uribe para quedarse, por el anhelo de una paz duradera. Y fue ese sentimiento de indignación lo que condujo a centenares de jóvenes universitarios de la señorial Popayán a cantarle la tabla al exmandatario al grito de ‘Uribe, paraco, el pueblo está verraco’, lo cual provocó que les echaran encima el Esmad para reprimir el descontento juvenil».

Petro ha criticado fuertemente estos fenómenos. En una entrevista para la revista The Nation dijo:

«¿Cómo desde el estado se pudo agenciar un genocidio? Esto tiene unos responsables políticos determinados. Uno de ellos, en mi opinión, es Álvaro Uribe Vélez, que es el gran responsable político de la expansión del paramilitarismo, el instrumento contemporáneo de toma política del estado, de narcotráfico y del genocidio en Colombia en una proporción mayor que las guerrillas».

En campaña, Petro ha combinado la crítica al sistema establecido con un discurso propositivo por la paz, la educación, la diversidad, una economía productiva y contra el cambio climático.

¿Quién ganará?

Dos visiones del mundo se enfrentan. Una cuestiona el Proceso de Paz y quiere seguir impulsando el extractivismo para fomentar el crecimiento económico. Otra propone impulsar el Proceso de Paz y transitar hacia una economía post-extractivista para combatir el cambio climático y mejorar la igualdad social. La última encuesta antes de las votaciones de primera vuelta predijo un 53,5% de los votos para Duque frente 43,4% para Petro en una hipotética segunda vuelta.

Para hacer una predicción del resultado en la segunda vuelta conviene tomar en cuenta las encuestas (aunque con cautela), la historia de Colombia donde siempre ha gobernado la derecha, los múltiples miedos inducidos en la sociedad, la más que probable compra de votos y el posible fraude electoral. Una victoria de Petro es posible (si recibe el apoyo de Fajardo y/o de la Calle), pero es más probable que venza Duque. El triunfo de éste supondría un aumento de la violencia, de la desigualdad y de la agresión a la naturaleza. Pero todo es posible: hay incertidumbre, contingencia y esperanza.

* La primera gran encuesta sobre la segunda vuelta de las elecciones, hecha pública el 5 de junio, otorga a Duque el 52% de los votos frente al 34% de Petro. El 14% de los consultados afirma que votará en blanco.

-------------------

Joan Pedro Carañana es Doctor Europeo en Comunicación, Cambio Social y Desarrollo.

Este artículo fue publicado originalmente en Amanece Metrópolis.

 

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Pedro-Carañana

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí