1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Italia hacia el abismo

Todo apunta a que será el primer país de Europa occidental con un gobierno nacional-populista. Y, entonces, no temblarán sólo los Alpes y los Apeninos. Cuando eso pase, temblará toda Europa

Steven Forti Trento , 29/05/2018

<p>El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, anuncia su negativa a aceptar al nuevo ministro de Economía, Paolo Savona. Palazzo del Quirinale, 27 de mayo de 2018. </p>

El presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, anuncia su negativa a aceptar al nuevo ministro de Economía, Paolo Savona. Palazzo del Quirinale, 27 de mayo de 2018. 

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Italia se asoma al abismo. Este domingo el país transalpino ha entrado en una de las mayores crisis institucionales de su historia, una crisis posiblemente mayor de la que se vivió a principios de los años noventa cuando la primera República sufrió su muerte súbita. Casi tres meses después de la celebración de las elecciones del 4 de marzo, todo está en el aire. Ya se ha superado el récord de tiempo en la historia republicana para formar gobierno: en la primavera de 1992, en medio de la tormenta de Tangentópolis y con dimisión incluida del entonces presidente de la República, Francesco Cossiga, Giuliano Amato tardó 83 días en jurar el cargo. Ahora las cosas van para largo. Y, ojo, porque se acerca una repetición electoral que puede favorecer una victoria por goleada de las fuerzas populistas y euroescépticas.

La crónica de un fracaso anunciado

Vayamos por orden. Tras dos meses de tiras y aflojas, en los que se han celebrado tres rondas de consultas en el palacio del Quirinale –sede de la presidencia de la República– sin ningún resultado positivo, los ganadores de las elecciones –el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga, que obtuvieron el 32,7% y el 17,4% de los votos, respectivamente– consiguieron ponerse de acuerdo para formar un ejecutivo. Hubo que esperar un nihil obstat de Silvio Berlusconi, ya que la Liga formaba parte de la coalición de centro-derecha –formada por Forza Italia, la Liga y Hermanos de Italia– que logró el 37% de los votos el 4 de marzo. Los de Di Maio y Salvini, que tenían la mayoría absoluta en las dos cámaras del Parlamento, elaboraron un “contrato” de gobierno, suficientemente genérico y ambiguo. Un programa claramente de derechas o neoliberal-populista, lib-pop en la sugerente definición de Mario Pianta. Una victoria clarísima de Matteo Salvini, el líder liguista, que ha conseguido que la Liga pase de ser una fuerza regionalista en declive para convertirse en un partido  nacional y nacionalista al alza, estrecho aliado de Marine Le Pen y que mira a la Hungría de Orbán como modelo. Los dos nuevos aliados eligieron como presidente del Gobierno a un desconocido abogado y profesor de Derecho, Giuseppe Conte, que había colaborado con los grillini en los últimos meses. Un presidente difuso, con un curriculum hinchado y sobre todo con poco margen de maniobra, atado a un programa de gobierno elaborado previamente –que es de por sí una anomalía– y dependiente de los líderes de las dos formaciones que, además de reservarse las vicepresidencias, se repartían unos ministerios cruciales, como el del Interior (Salvini) y el de Desarrollo económico, Trabajo y Políticas Sociales (Di Maio). Desde ahí, querían implantar las duras políticas relacionadas con la inmigración y una versión reducida y limitada –en comparación con lo que defendía el M5E en el pasado– de la renta básica.

Para los demás ministerios se habían seleccionado figuras más bien desconocidas o dirigentes políticos de segunda fila de de cada partido. Con una excepción: Paolo Savona, un respetado economista de 81 años, exministro de Industria en los noventa en el gobierno Ciampi. En los últimos años, en diferentes artículos y publicaciones, Savona había defendido posiciones contrarias al euro, que lo habían convertido en una pieza clave en el engranaje de Salvini y en una fuente de preocupación para Bruselas, los mercados y el presidente de la República, el exdemocristiano Sergio Mattarella. El pasado miércoles 23 de mayo Conte había aceptado el encargo de Mattarella y, en los días frenéticos siguientes, se habían producido reuniones y llamadas telefónicas para acabar de cerrar el equipo de gobierno. Entretanto, Savona había publicado un artículo en su blog afirmando que respetaría los compromisos internacionales italianos, mientras que en el contrato de la Liga y los 5 Estrellas se habían matizado sus posiciones euroescépticas; al mismo tiempo otros responsables de las dos formaciones regalaban declaraciones sin ton ni son que hundían los títulos italianos.

El imprevisto desenlace final tuvo lugar el 27 de mayo, cuando Conte renunció al encargo y Mattarella, en una tensa rueda de prensa, explicaba las razones que lo habían llevado a bloquear el nombramiento del llamado “gobierno del cambio”, que había quedado de un día para otro en agua de borrajas. El presidente de la República ha considerado que el nombramiento de Savona creaba incertidumbre sobre la posición del país respecto al euro y ponía en riesgo los ahorros de los italianos, como había demostrado la pérdida de 51.000 millones de euros en la bolsa de Milán en tan sólo nueve días y el aumento de la prima de riesgo –había superado ya los 200 puntos respecto a los Bond alemanes– que afecta a la abultada deuda pública italiana (132% del PIB, la segunda más alta tras la griega). Pocas horas después, Mattarella encargaba la formación de un nuevo ejecutivo al economista Carlo Cottarelli, alto dirigente del Fondo Monetario Internacional durante más de dos décadas y comisario extraordinario para la revisión del gasto público en 2013 en el Gobierno de Enrico Letta.

A partir de ahí todo ha estallado. Salvini y Di Maio han atacado duramente al presidente de la República que, según su versión, se ha doblegado ante los mercados y a los diktat de otros países –Alemania in primis– contra la soberanía del pueblo italiano. Una decisión “inconcebible” que tachan de “golpe de Estado”. El líder liguista ha pedido inmediatamente nuevas elecciones, mientras los grillini, conscientes de haber perdido la iniciativa política, se han lanzado a pedir el impeachment de Mattarella por haber violado supuestamente la Constitución. 

Más allá del ruido

Añadamos algunos elementos para entender mejor lo que ha pasado. Si bien es cierto que la decisión de Mattarella puede ser vista como aparentemente inusual, el presidente de la República se ha valido de la prerrogativa que le otorga la Constitución: según el artículo 92, es el presidente de la República quien nombra a los ministros propuestos por el presidente del Consejo, asumiendo así la responsabilidad institucional. Ya en el pasado, tanto Pertini como Cossiga, Scalfaro y Napolitano habían ejercido esta prerrogativa vetando el nombramiento de algunos ministros.

Una trampa hábilmente tendida por Salvini para encontrar la excusa perfecta para retirarse de un gobierno que tenía, posiblemente, los días contados 

Por otro lado, Mattarella había intentado llegar a un compromiso, proponiendo al liguista Giancarlo Giorgetti, hombre de total confianza de Salvini, para el ministerio de Economía. La respuesta del líder de la Liga ha sido una negativa tajante, junto al rechazo para proponer cualquier otro nombre. Por eso Mattarella ha remachado que no podía aceptar imposiciones. Se trata, en definitiva, de una trampa hábilmente tendida por Salvini para encontrar la excusa perfecta para retirarse de un gobierno que tenía, posiblemente, los días contados y que jamás hubiese podido llevar a cabo un programa imposible, descargando las responsabilidades sobre Mattarella. Ahora la Liga, aún más que los 5 Estrellas, tiene la campaña electoral definida: el pueblo contra las élites, la defensa de la soberanía nacional contra los poderes internacionales que quieren “colonizar” Italia. La máquina de la propaganda está ya funcionando.

Los 5 Estrellas, que lo habían fiado todo al éxito de la operación del “gobierno del cambio”, se han quedado anonadados. Prácticamente, se han tragado todas las imposiciones de Salvini, tanto en el contrato de gobierno –en el que han desaparecido todas las medidas progresistas de su programa–, como en la decisión de los nombres, aceptando que Di Maio no fuese el presidente del gobierno y que Savona fuese el responsable de Economía. Salvini ha revelado las primeras medidas que habría aplicado el nuevo gobierno: bloqueo de la llegada de migrantes y cierre inmediato de los campos de gitanos. Un hecho insólito teniendo en cuenta que los 5 Estrellas doblaron en votos a la Liga el 4 de marzo. A esto se debe la reacción esquizofrénica de los grillini, que han llegado a pedir el impeachment de Mattarella, una ocurrencia tildada de memez por el analista político e historiador Aldo Giannuli, hasta hace poco cercano al Movimiento. Es cierto que el artículo 90 de la Constitución prevé la posibilidad de acusar al presidente de la República, pero solamente por alta traición o por atentado contra la Constitución, casos que no se dan ni desde el punto de vista formal ni desde el punto de vista sustancial en la decisión de Mattarella.  

¿Y ahora qué?

Resulta extremadamente difícil, por no decir imposible, entender lo que puede pasar en los próximos meses. En primer lugar, habrá que ver qué margen tiene Cottarelli para formar gobierno, una misión casi imposible. No hay una mayoría posible ni en la Cámara ni el Senado para un ejecutivo con estas características. Así pues, lo más probable, a menos que Cottarelli no tire la toalla, es un ejecutivo de transición en minoría que se encargue de los próximos compromisos internacionales –G7 en Canadá, cumbre sobre Libia en París, Consejo Europeo y cumbre de la OTAN– y lleve el país hasta unas elecciones que se podrían celebrar entre septiembre y octubre.

De todos modos, no hay ninguna certeza y la situación podría cambiar de forma inesperada en los próximos días. Hay quien no descarta la posibilidad que se reabra la puerta a un gobierno político formado por la Liga y los 5 Estrellas o bien por todo el centro-derecha y quien habla de elecciones ya a finales de julio. Hay muchas especulaciones en un contexto que más que a una partida de póquer se parece a una ruleta rusa. Mientras tanto los especuladores siguen presionando: la prima de riesgo se acerca a los 300 puntos, los capitales abandonan el país y las agencias de calificación ponen el rating italiano bajo revisión por una posible rebaja.

En segundo lugar, habrá que obsevar cómo se mueven los partidos en esta nueva coyuntura. La principal incógnita atañe a la Liga: ¿se presentará en solitario para capitalizar la situación o mantendrá la alianza con Forza Italia y Hermanos de Italia con el objetivo de que el centro-derecha consiga la mayoría absoluta? De momento, en las elecciones regionales que se han celebrado en abril ha ido de la mano de Berlusconi y Giorgia Meloni (líder de Hermanos de Italia) y ha ganando tanto en Molise como en Friuli-Venecia Julia. Y la coalición de centro-derecha se mantiene también para las municipales que se celebrarán en junio, cuando se votará en 800 Ayuntamientos. El exCavaliere, recientemente rehabilitado y que podrá presentarse en unos futuros comicios, es posibilista y Salvini no quiere cerrarse ninguna puerta. Ya ha canibalizado a Forza Italia, ahora se trataría de darle el golpe de gracia: los sondeos otorgan a la Liga un avance notable (25% de los votos). Hay quien no descarta, sin embargo, una alianza populista entre los de Salvini y los 5 Estrellas: si se mantuviesen los resultados del 4 de marzo, una coalición de este tipo conseguiría una amplísima mayoría absoluta, conquistando el 90% de los colegios uninominales en todo el país, según el Instituto Cattaneo. Un escenario similar al de Francia del año pasado, pero con dos fuerzas escoradas a la derecha aupadas por Marine Le Pen y Steve Bannon y no por un liberal europeísta como Macron y su Republique en Marche.

La Liga y el M5E competirán por quién es más euroescéptico: Forza Italia estará entre dos aguas, mientras que el PD se presentará como baluarte del europeísmo

En tercer lugar, quedará por ver cómo se resuelve la profunda crisis institucional que se ha abierto. Aunque el impeachment contra Mattarella no prospere, el simple intento de promoverlo colocaría en una situación de debilidad al presidente de la República, que hasta hoy ha mantenido un alto nivel de apoyo en la sociedad italiana. La Liga y el M5E han convocado para el 2 de junio –fiesta nacional de la República– manifestaciones en Roma. Además, hay un elemento no desdeñable para tener en cuenta: el Quirinal se había esforzado durante los últimos meses en establecer buenas relaciones con los 5 Estrellas, convencido de que habrían jugado un papel clave en la nueva fase política. La estrategia había tenido éxito hasta ahora. Los ataques de Di Maio a Mattarella rompen los puentes que se habían construido con paciencia, empujando a los grillini a una posible deriva anti-institucional.

Entre tantas incógnitas hay una certeza: el tema estrella de la próxima campaña electoral –que ya ha empezado– será el europeo, junto a la inmigración, caballo de batalla de Salvini. La Liga y el M5E competirán por quién es más euroescéptico: Forza Italia estará entre dos aguas –dependiendo de si se presenta aliada a Salvini–, mientras el Partido Demócrata (PD), que ha defendido junto a los sindicatos al presidente de la República, se presentará como baluarte del europeísmo. Un PD, devorado por las luchas internas con un Matteo Renzi agarrado a su sillón, que ha desaparecido del mapa y ha perdido la ocasión histórica de abrir un diálogo con los 5 Estrellas, facilitando su salvinización.

No olvidemos que Italia, que fue un país euro-eufórico hasta los años dos mil, se ha convertido después, con la crisis de 2008, en uno de los países de la UE donde el europeísmo tiene menos apoyos. Pensar que las periferias –tanto las del norte como las del sur–, que han votado en masa a la Liga y al 5 Estrellas el 4 de marzo, cambien de opinión y pasen a defender la bandera europea es poco más que un espejismo. ¿Hay alternativas a esta elección binaria? De momento, no. La izquierda está desaparecida en combate, y no falta un sector –minoritario, eso sí– que no ve con malos ojos un gobierno soberanista, aunque sea Salvini el presidente. Para que estalle la “jaula” de la actual UE estos sectores se tragarían también a un xenófobo de extrema derecha en el gobierno del país. Apaga y vámonos. Prepárense porque en otoño todo apunta a que Italia será el primer país de Europa occidental en tener un gobierno nacional-populista. Y no temblarán sólo los Alpes y los Apeninos. Cuando eso pase, temblará toda Europa.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. tomas

    Triste que no sea la izquierda la que lidere la sposiciones anti euro y antiinmigracion para defender a su pueblo y a sus trabajadores de las imposiciones neliberales de Bruselas y Alemania El CAPITAL usa la inmigracion masiva para PRECARIZAR el mercado laboral, pagar salarios ridiculos a los obreros y aumentar sus beneficios, y si los obreros protestan les llaman xenofobos . Lo lamentable es que los partidos "socialistas", (¿obreros?) han caido en la trampa, han abandonado a los obreros, por eso han perdido tambien su voto. Esto lo explica muy bien Verstrynge: https://www.youtube.com/watch?v=i-9M53FmjOI https://www.youtube.com/watch?v=5gBO2MeUuYA https://youtu.be/ThnzCIoPjmg Es un ESCANDALO que con 4 milllones de parados - tengamos 5 millones de inmigrantes y que desde 2008 se haya dado la nacionalidad a un millon mientras 1,7 millones de españoles hemos tenido que emigrar. Gestion inmigratoria DESASTROSA -el #ppopular sigue nacionalizando inmigrantes para PRECARIZAR el mercado laboral http://www.publico.es/sociedad/extranjeros-espana-numero-extranjeros-adquieren-nacionalidad-crece-32-2016.html -España es el país europeo que más inmigrantes nacionalizó entre 2009 y 2014 http://www.20minutos.es/noticia/2832319/0/inmigrantes-espana-nacionalidad-nacionalizar-papeles-pais-europeo-mas-2009/ “La desmundialización es inevitable; muchos países están volviendo al proteccionismo” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169626 Hipocresía, ¿o no?. los inmigrantes / refugiados que están entrando / intentan entrar en Europa (y en USA) y las posturas al respecto de Gobiernos y ciudadanías http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/hipocresia_o_no1

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí