1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Reivindicación del republicanismo

Otro gallo cantaría si lográramos insuflar espíritu republicano a una democracia que languidece entre las presiones neoliberales del mercado global y el desconcierto de una ciudadanía desengañada

José Antonio Pérez Tapias 21/05/2018

<p>El J.R. Mora de hoy: 14 de abril (14/04/2018) </p>

El J.R. Mora de hoy: 14 de abril (14/04/2018) 

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Es una pena que en Catalunya, y en el conjunto de España, no tenga más fuerza la tradición republicana. Y así nos va –mal, muy mal–, con una idea muy pobre de democracia que los hechos empobrecen aún más, redundando en el debilitamiento de un Estado cada vez más sumido en una grave crisis institucional. 

Los acontecimientos nos muestran lo que todos tenemos ante los ojos: un independentismo que en Catalunya tiene la mayoría parlamentaria suficiente –trabajosamente articulada, a pesar de lo supuestamente en común– como para investir un presidente de la Generalitat, pero que no llega ni mucho menos a ser capaz de poner en pie piezas fundamentales para una república catalana. Y ello no sólo por las consabidas trabas que a tal efecto pone el Estado español, sino por la debilidad de un proyecto que, junto al mucho independentismo, apenas cuenta con un muy escaso republicanismo –inexplicable que ERC se mantenga en silencio sobre ello–. Y si ahondamos, se concluye que el sedicente republicanismo no pasa para muchos de quienes lo invocan de un planteamiento antimonárquico, lo cual es a todas luces insuficiente para definir una posición consistentemente republicana. 

Ya hemos constatado en otras ocasiones cómo los impulsores del Procés dejaban atrás elementos fundamentales de lo que habría de ser un proceder cabalmente democrático. Así, por ejemplo, defendiendo la legitimidad de una comunidad nacional a manifestarse en referéndum por la forma en la que encauzar su futuro político, en este caso por el modo de relación con el Estado español, incluyendo como posibilidad la independencia, olvidaban, sin embargo, la necesidad imperiosa de no arrollar derechos individuales de ciudadanos y ciudadanas al tratar de sacar adelante un derecho colectivo. Es ese mismo conjunto de ciudadanos y ciudadanas, como sujetos de derechos, el que queda abusivamente subsumido en una idea de nación con la que se moldea la noción de pueblo a la que se remite el discurso soberanista del independentismo. Por más que se quiera apelar al pueblo entendido como demos, es lo cierto que la coloración identitaria del nacionalismo desde la que se opera –la que sin duda se acentúa al llevar a Quim Torra a la presidencia de la Generalitat– hace desembocar en un pueblo entendido como etnos. Precisamente eso es lo que se agrava desde el momento en que la fractura social generada impide el proceder inclusivo que supondría conjugar el pluralismo político al modo que exige la más elemental concepción republicana de la democracia. 

Diríase, recordando a Rousseau, con quien el republicanismo se vuelca hacia la democracia que hoy llamamos participativa, que el independentismo catalán ha tomado en exclusiva para sí una voluntad general que se permite interpretar en clave de la voluntad de todos, pero contando como todos sólo a los suyos, es decir, dejando fuera a la mitad de la población, como refleja un resultado electoral en votos que no llega al 50% a favor de la secesión. Siendo así, se ve imposibilitada la solidaridad a la que todo ideal republicano convoca –cual vínculo patriótico, según decían en otras épocas o dicen en otras latitudes, como sostén del Estado desde la fraternidad de los iguales–, la cual se entiende como condición para su mismo proyecto político. A tal desajuste se añade el hecho consiguiente que consiste en el desprecio olímpico al principio de legalidad como complemento indispensable del principio democrático que ha de ponerse en juego en todo Estado democrático de derecho, dicho tanto de los que existen como de los que aspiran a existir. Incluso cuando un poder constituyente se enfrenta a un poder constituido, por la intransigencia y rigidez de éste, no debe pasarse por alto esa combinación de votos y leyes que el republicanismo, desde la antigua noción aristotélica de un gobierno mixto, pone en juego, en aras de evitar toda arbitrariedad y toda ilegítima imposición de una parte sobre otra, incluso siendo minoritaria, a la hora misma de abordar los conflictos políticos. 

¡Ojalá, por tanto, el independentismo catalán fuera coherentemente republicano! No basta la borbonofobia para construir república. Como tampoco basta el exacerbado españolismo para salvar la democracia de un Estado en crisis –antes bien, es gran obstáculo para superar esa crisis–. Una y otra vez es necesario subrayarlo, aun a riesgo de que, tras lo dicho, venga cualquiera a calificarle a uno de equidistancia, lo que no deja de ser palmaria muestra de estulticia. De nuevo, pues, hay que decirlo cuando nada se vislumbra en el horizonte que dé pie a pensar que pronto se va a salir del inmovilismo impuesto por el presidente Rajoy. Lo grave es que se le sigue secundando por otras fuerzas, como, por ejemplo, Ciudadanos, por la derecha, partido que puja por sobrepasar al PP en dureza anticatalanista –va más allá de oposición al independentismo–. ¡Cuánto se echa en falta un ejercicio de republicana virtud cívica que facilitara al menos la búsqueda de un razonable desbloqueo de la situación, en vez de la cada vez más cerrada judicialización de un conflicto que sólo puede tener solución política! 

Desgraciadamente, el deslizamiento de la crisis del Estado hacia una endiablada judicialización –ésta afecta ya a las relaciones internacionales de España en el seno mismo de la UE– no hace sino acentuarse. También por el lado del autodenominado bloque constitucionalista se opta por vías que se alejan de una inteligente defensa democrática del Estado de derecho cuando, sin mediar debate parlamentario alguno, se prorroga la aplicación del artículo 155 de la Constitución para impugnar el nombramiento de personas que se hallan en prisión provisional, pero sin sentencia firme y en la plenitud de sus derechos políticos, como consejeros del Govern. Hay razones para pensar que no se trata de una ilegalidad, por más que haya muchos motivos para la más contundente crítica política al desatino político que supone nombrar como miembros de un gobierno a quienes de hecho no pueden ejercer dicho cargo. Ante el exceso de una prórroga tan ligeramente decidida, igualmente se echa en falta aunque fuera esa dosis mínima de republicanismo para autoexigirnos en democracia que las medidas políticas permanezcan en todo momento alejadas de esa arbitrariedad que a los republicanos de otros momentos le llevaba a tratar de impedirla promoviendo un gobierno de leyes en vez de un gobierno de hombres. El tantas veces mentado republicanismo del PSOE, ya que no está para plantear explícitamente un debate sobre la forma de Estado, debía dar de sí al menos para ese correcto uso del principio de legalidad en democracia –cosa a la que ha apuntado el primer secretario de los socialistas de Catalunya, Miquel Iceta–.  

Es una pena que otras fuerzas políticas, como es el caso de Podemos –los momentos complicados de este partido a causa de la polémica debida a la trascendencia pública de determinadas decisiones personales de su secretario general y su portavoz en el Congreso le tienen atascado, incluso para respaldar las posiciones defendidas por Xavier Domènech en el parlamento de Catalunya–, no entren con posiciones más clarificadas y esclarecedoras en un debate que no debe quedar atrapado entre lugares comunes de corte populista y tópicos de nacionalismos identitarios. Nos queda seguir intentando transitar por las vías de una radicalidad democrática a la que apunta una tradición republicana que de ninguna manera es mero asunto del pasado. Otro gallo cantaría –podría ser rojo y contrario a tanto vuelo gallináceo como presenciamos en la triste política española– si lográramos insuflar espíritu republicano a una democracia que languidece entre las presiones neoliberales del mercado global y el desconcierto de una ciudadanía desengañada. La cuestión, por consiguiente, estriba en trabajar el momento republicano que necesitamos.

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mark

    FER. Poco republicano y mucho cuñao, sin lugar a dudas. Primero de falange y segundo de rivera. Y tercero de susana, si me apuras, porque esa ignorancia de sus propias tradiciones es la que sembró el felipismo sobre el franquismo sociológico. ;)

    Hace 2 años 10 meses

  2. fer

    MARK, gracias por tu amable respuesta, prefiero quedarme con mis propias conclusiones, despues de leer la lista de tus prejuicios. Mucha republica para tan poco republicano.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Mark

    «Fer Prefiero un jefe de estado al azar, al azar del nacimiento, que uno resultado de los apuñalamientos de los partidos » Fer, el republicanismo en su tradición democrática (hay otra oligárquica o simplemente una impostura y tras esas "repúblicas " derechoides) no es una mera cuestion de forma de estado. Y lo de los argumentos cuñaos está bien para la barra del bar pero … madremía. Que no pasamos de primero de falange o segundo de rivera. A ver si nos ilustramos un poquito. http://www.sinpermiso.info/sites/default/files/textos//dominacion.pdf

    Hace 2 años 10 meses

  4. fer

    Prefiero un jefe de estado al azar, al azar del nacimiento, que uno resultado de los apuñalamientos de los partidos. A presidente de la republica no llega cualquiera, a rey o reina sí. Además, el jefe de estado español es un cargo vitalicio, libre, solo obligado por la ley, ni encuestas ni elecciones. No se me ocurre una institución más independiente. Mucha gente no considera a Rajoy legitimado para ser presidente, tampoco lo considerarían legitimado para Presidente de la Republica. La mayoría de las dictaduras no tienen rey sino presidente de la republica.

    Hace 2 años 10 meses

  5. Ramón García

    Gracias, Jose Antonio Pérez Tapias. Claro y contundente. Algunos estamos intentando hace años valer esa tradición republicana. Con no muchos medios humanos ni materiales pero con la mejor voluntad. Textos como este ayudan mucho.

    Hace 2 años 10 meses

  6. Joan

    Hombre, poner a ERC de ejemplo de que su antirepublicanisme es de pose tiene gracia. En cualquier caso el de ellos es de República catalana, i no creo que quieran coronar ningún rey. En cuanto al republicanismo al que te refieres, son Podemos, PSOE y resto de partidos españoles los que decidirían o no esa posición, y os recuerdo que el PP se lo tiene muy bien montado para impedirlo, y que ahora llega Ciudadanos...

    Hace 2 años 10 meses

  7. Mark

    Por desgracia el republicanismo emancipador de verdad (no el simple folklore de banderita) que se enarboló en los primeros meses de Podemos y que tan bien apuntaba gente teóricamente como Fernández Liria se vío eclipsado por paparruchas peronistas, schmittianas y simplistas de trazo grueso . Y ni siquiera la gente de sectores críticos ha sabido recuperar esa vitalidad republicana de verdad y se sigue regalando lo que siempre fue nuestra lucha, la democracia, la libertad, los derechos humanos, la justicia social y el derecho a los liberales e incluso a los neofascistas. El republicanismo entre las figuras del PSOE, Sr. Pérez Tapias, lo representan cuatro personas de valía que no caben en un taxi. Lo demás es ignorancia e impostura a partes iguales cuando no reacción descarnada. Mal momento para que se nos fuera Toni Doménech. :( Pero gracias.

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí