1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tecetipo

La izquierda hashtag

Gerardo Tecé 15/05/2018

J.R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (textos@ctxt.es).

El abogado David Bravo participaba en Sevilla el pasado viernes en unas charlas sobre cultura y precariedad. Bravo, experto en defender a creadores y usuarios de redes sociales acosados por las leyes mordaza que conforman la maraña de la censura democrática en España, le daba un palo a la izquierda del país. “Mientras los poderosos se centran en la legislación y en los juzgados para imponer su visión censora, la izquierda hace hashtags quejándose en Twitter”. El público se reía -nos reíamos- tan pachorramente identificados con la idea como cuando un monólogo del Club de la Comedia empieza con un  “¿Os habéis fijado en esos botes en los que pone abrefácil y son imposibles de abrir?”. El que fuera -durante aquel rato comprendido entre las elecciones del asalto a los cielos y las del sorpasso fallido- diputado de Podemos en el Congreso, seguía atizando: para colmo, la izquierda, además de quedarse quejándose en Twitter, se queja para apuntarse al carro de la censura, pidiendo que se censure también a los imbéciles de la acera de enfrente. Si entramos a jugar el juego de la represión vamos a perder de todas todas, concluía. David Bravo ponía como ejemplo el caso del famoso autobús de Hazte Oír y me sentí identificado en la estupidez del comportamiento con ese ejemplo. 

En aquel momento, muchos aplaudimos o callamos que esa aberración naranja con cuatro ruedas fuera retirada de las calles de Madrid temporalmente por iniciativa del Ayuntamiento de Carmena y de la Comunidad de Cifuentes. Se hizo porque incitaba al odio o por ser una campaña que sólo buscaba provocar u ofender. Cuando leyes injustas y politizadas disparan siempre contra los mismos (tuiteros, raperos, humoristas con tendencia de izquierdas...), es humano y entendible que un desvío anecdótico del tiro nos provoque una sonrisa. Pero es un error del tamaño de un autobús lleno de fachas. Los de arriba son, por definición, más espabilados que los que observamos desde abajo. Tanto, que hace justo siete años (15M-2011) el marco –ese palabro de los politólogos que hace elegante el “aquí de qué se habla” de toda la vida– era la democracia real y siete años después, el marco es la represión y la censura. Y para colmo, con media izquierda apuntándose a la fiesta, como si la censura no tuviera derechos de autor: “¿Y a Losantos no lo meten en la cárcel?”. 5-0 y el tal marco, de portero.

David Bravo acababa la intervención acariciando la cabeza de la izquierda como el que acaricia al niño al que le han partido los dientes de un balonazo y lo celebra porque viene el ratoncito Pérez. “Cuando nos censuran, lo celebramos porque somos los más vendidos en Amazon. Las ventas en Amazon son fáciles de contabilizar, pero ¿cómo se contabilizan los futuros Fariñas que no se escribirán para evitar líos judiciales?”. La cultura, quizá único arma de la izquierda, acosada por la autocensura. ¿Qué hay más triste y precario que un creador que se autoimpone límites por miedo? Pues tal vez una izquierda que entra al juego de censurar.

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Gerardo Tecé

Soy Gerardo Tecé. Modelo y actriz. Escribo cosas en sitios desde que tengo uso de Internet. Ahora en CTXT, observando eso que llaman actualidad e intentando dibujarle un contexto.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. lambertino

    Hoy me he llevado con David Bravo una gran decepción. Me ha bloqueado en Twitter sin la menor justificación. La paradoja es que discutía, respetuosamente, en su TL con un seguidor suyo acerca del Bloqueo. Yo creo que hay que cambiar la forma de Bloqueo, evitando que se pueda hacer sin justificación. Bloquear es censurar, atenta cpntra el derecho de información, la libertad de expresión y el derecho de réplica. No deberíamos poder bloquar a nadie sin justificación. El bloqueo, solo es legítimo frente al insulto, descalificación o amenaza. Nunca se debería permitir bloquear por razones ideológicas, raza, prejuicios sobre orientación sexual, etc. Si a alguien no le gustan los negros, los gays o las feministas no por eso tiene derecho a bloquearles. Otra cosa es silenciar, que como herramienta tiene otro sentido. Pues bien, ya digo, una discusión respetuosa, con argumentos, y no con él. Y por estas, mis opiniones, discutibles como todo, me ha bloqueado... Recordaré ahora, porque estoy cuestionándole y creo viene al caso, un tema anterior relacionado con él sobre su salida de Podemos. El problema de David Bravo no es que, como se ha dicho, haya sido desleal con Podemos. El problema es que es un autócrata, y que está convencido de poseer la verdad. Si estás en un partido, aunque creas tener razón en un tema concreto, tienes que ser demócrata y consensuar con la mayoría democrática. No tienes derecho a mandar, ni a amenazar con irte si no se hace lo que tú crees que debe ser... Además, en este tema, el ha sido ridículamente purista. Está muy bien la teoría, pero existiendo la Ley Mordaza, lo que pedía Podemos (y no soy militante ni votante) para proteger los derechos LGTBI tenía todo el sentido.

    Hace 3 años 3 meses

  2. lambertino

    Hoy me he llevado con David Bravo una gran decepción. Me ha bloqueado en Twitter sin la menor justificación. La paradoja es que discutía, respetuosamente, en su TL con un seguidor suyo acerca del Bloqueo. Yo creo que hay que cambiar la forma de Bloqueo, evitando que se pueda hacer sin justificación. Bloquear es censurar, atenta cpntra el derecho de información, la libertad de expresión y el derecho de réplica. No deberíamos poder bloquar a nadie sin justificación. El bloqueo, solo es legítimo frente al insulto, descalificación o amenaza. Nunca se debería permitir bloquear por razones ideológicas, raza, prejuicios sobre orientación sexual, etc. Si a alguien no le gustan los negros, los gays o las feministas no por eso tiene derecho a bloquearles. Otra cosa es silenciar, que como herramienta tiene otro sentido. Pues bien, ya digo, una discusión respetuosa, con argumentos, y no con él. Y por estas, mis opiniones, discutibles como todo, me ha bloqueado... Recordaré ahora, porque estoy cuestionándole y creo viene al caso, un tema anterior relacionado con él sobre su salida de Podemos. El problema de David Bravo no es que, como se ha dicho, haya sido desleal con Podemos. El problema es que es un autócrata, y que está convencido de poseer la verdad. Si estás en un partido, aunque creas tener razón en un tema concreto, tienes que ser demócrata y consensuar con la mayoría democrática. No tienes derecho a mandar, ni a amenazar con irte si no se hace lo que tú crees que debe ser... Además, en este tema, el ha sido ridículamente purista. Está muy bien la teoría, pero existiendo la Ley Mordaza, lo que pedía Podemos (y no soy militante ni votante) para proteger los derechos LGTBI tenía todo el sentido.

    Hace 3 años 3 meses

  3. Fermi

    y mientras la izquierda se destruye sola, PP y Cs a lo suyo: twitter.com/PicturesFoIder/status/997647530577063936

    Hace 3 años 6 meses

  4. Anonimazo

    La "izquierda" actual, carente de ideario, ha buscado cobijo en el programa de la derecha pijprogre americana, la cual está compuesta por depravados millonarios que, como la sanidad americana es carísima (y les interesa que siga así), buscan chanchullos para que el contribuyente obrero les pague los caprichos y las fiestas. Sólo representa a la casta millonaria, y sólo tiene demandas que benefician y acrecientan el poder de ella. Por eso se entiende que el PSOE pusiera tanto interés en una subvención a los lujosísimos coches eléctricos Tesla, pues así políticos y amiguetes se podían dar el capricho por mucho menos dinero. Una subvención para unos pocos millonarios, pues díganme qué obrero se puede dar el lujo de comprarse esos coches. También se entiende ese redomado interés en exigir enchufes para sus HIJAS DE PAPÁ en las altas directivas de las empresas y del sistema judicial, algo que al obrero sólo le perjudica porque el mérito es su única vía de subir de escala social. Pero es que la izquierda ya no representa al obrero, representa al MILLONARIO PIJPROGRE que se ha adueñado del cotarro mediante corrupción y nepotismo. Por eso importa millones de ilegales, para destruir los salarios y poder pagar menos sueldos. Por eso ha destruido la educación pública para que ahora los títulos sean papel mojado y la gente salga menos preparada de lo que entró. Es la ideología de Google y Apple, multinacionales millonarias delincuentes, que no pagan impuestos, y que se inventaron la trola del calentamiento global para que el Estado LES PAGASE un fortunón por la molestia de llevarse la industria a China y a la India, donde les sale baratísimo contratar empleados porque viven en la miseria y en la esclavitud. La gente de "izquierdas" está votando a su tradicional enemiga, y ésta las está aniquilando y moviendo piezas para reemplazarla por esclavos negros que se traen de África. Por eso los obreros votan a la derecha, y la única gente que queda votando a la izquierda son los vendepatrias (que odian a la nación porque los que les pagan les han dicho que lo hagan), los esclavos andaluces del PSOE (porque si quieren comer no les queda otra, modelo que quieren exportar al resto del país), y los que sólo se fijan en las siglas y no en los hechos, que llevan décadas sin darse cuenta que judíos millonarios como Soros o Roures les dieron el cambiazo para forrarse.

    Hace 3 años 6 meses

  5. Anonimazo

    La "izquierda" actual, carente de ideario, ha buscado cobijo en el programa de la derecha pijiprogre americana, la cual está compuesta por depravados millonarios que, como la sanidad americana es carísima (y les interesa que siga así), buscan chanchullos para que el contribuyente obrero les pague los caprichos y las fiestas. Sólo representa a la casta millonaria, y sólo tiene demandas que benefician y acrecientan el poder de ella. Por eso se entiende que el PSOE pusiera tanto interés en una subvención a los lujosísimos coches eléctricos Tesla, pues así políticos y amiguetes se podían dar el capricho por mucho menos dinero. Una subvención para unos pocos millonarios, pues díganme qué obrero se puede dar el lujo de comprarse esos coches. También se entiende ese redomado interés en exigir enchufes para sus ZOQUETAS HIJAS DE PAPÁ en las altas directivas de las empresas y del sistema judicial, algo que al obrero sólo le perjudica porque el mérito es su única vía de subir de escala social. Pero es que la izquierda ya no representa al obrero, representa al MILLONARIO PIJIPROGRE que se ha adueñado del cotarro mediante corrupción y nepotismo. Por eso importa millones de ilegales, para destruir los salarios y poder pagar menos sueldos. Por eso ha destruido la educación pública para que ahora los títulos sean papel mojado y la gente salga más estúpida de lo que entró. Es la ideología de Google y Apple, multinacionales millonarias delincuentes, que no pagan impuestos, y que se inventaron la trola del calentamiento global para que el Estado LES PAGASE un fortunón por la molestia de llevarse la industria a China y a la India, donde les sale baratísimo contratar empleados porque viven en la miseria y en la esclavitud. La gente de "izquierdas" está votando a su tradicional enemiga, y ésta las está aniquilando y moviendo piezas para reemplazarla por esclavos negros que se traen de África. Por eso los obreros votan a la derecha, y la única gente que queda votando a la izquierda son los vendepatrias (que odian a la nación porque los que les pagan les han dicho que lo hagan), los esclavos andaluces del PSOE (porque si quieren comer no les queda otra, modelo que quieren exportar al resto del país), y los idiotizados que se fijan en las siglas y no en los hechos, que llevan décadas sin darse cuenta que judíos millonarios como Soros o Roures les dieron el cambiazo para forrarse.

    Hace 3 años 6 meses

  6. Oscar

    Llamadlo como queráis si no os gusta delito de odio, pero es imprescindible que exista alguna ley o norma que garantice la retirada de un autobús que puede hacer que nuestros hijos se suiciden. No soy jurista para saber cómo debería denominarse o articularse tal norma, pero debe haberla para garantizar la seguridad y la dignidad de colectivos tan vulnerables, y por supuesto debe ser un juez y no la administración quien decida si se retira el bus o no.

    Hace 3 años 6 meses

  7. Fermi

    Cuando se prohiben camisetas, banderas, pancartas... o autobuses, con el contenido QUE SEA, todos perdemos. Yo siempre lo he visto claro. Aunque sean esvásticas en un estadio, o proclamas homófobas en una radio. No sé quién decía que la libertad de expresión es, sobre todo, la libertad de los demás a ofenderte. El caso del bus homófobo es más sutil: los "ofendidos" eran niños trans, que ya bastante jodido lo tienen como para que los señalen así. Pero ¿"delito de odio"? ¿por unas pegatinas/pancartas/camisetas/proclamas? ¡vamos, no me jodas!

    Hace 3 años 6 meses

  8. Oscar

    Me parece un análisis muy simple, por supuesto no se puede meter a nadie en la cárcel por opinar o por un autobús, pero desde luego es necesario que paralicen el bus y que se multen ese tipo de conductas al menos si son reiteradas. ¿No nacen las leyes y el derecho para evitar problemas sociales como los causados por gente que mata o gente roba? Entonces, ¿no vemos un problema social en que haya menores de edad suicidándose por mensajes tránsfobos como los del autobús de Hazte Oir? El delito de odio protege colectivos vulnerables, algo básico que no se habla en este tipo de artículos. Mezclando delito de odio con libertad de expresión, al final nos quedaremos sin esa protección, que es lo que pretende el gobierno y sus medios con sus manipulaciones diarias. Por analogía con el tema descargas, lo que estáis planteando es algo así: si el gobierno mete en la cárcel a alguien por compartir una canción en el emule sin ánimo de lucro, es porque existe la propiedad intelectual, entonces vamos a cargarnos la propiedad intelectual porque luego el gobierno quiere usarla para encerrar a quien comparte una canción. No tiene ningún sentido, verdad? Hay que analizar las cosas porque ni todo es blanco ni todo es negro.

    Hace 3 años 6 meses

  9. ificrates

    hace 18 años, en abril del 2000 la revista de occidente dedicaba su número monograficamente a la salud de la democracia española considerandola mala. Así que el marco, no ha cambiado tan repentinamente.

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí