1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

De pronunciamientos, errores y desobediencias

Réplica al artículo de Ignacio Sánchez-Cuenca

Santos Juliá 1/05/2018

<p>Momentos finales de la votación de la DUI en el Parlament de Catalunya. 27 de octubre de 2017</p>

Momentos finales de la votación de la DUI en el Parlament de Catalunya. 27 de octubre de 2017

JOB VERMEULEN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Firma Ignacio Sánchez-Cuenca en esta revista digital un artículo titulado, para mi gran sorpresa, No fue un golpe de Estado ni un pronunciamiento: respuesta a Santos Juliá. Sorpresa porque yo no le preguntaba nada ni me refería para nada a sus opiniones sobre lo sucedido en Cataluña en los días de septiembre y octubre del año pasado. Más que respuesta, su artículo es lo que en la tradición clásica recibía el nombre de libellus adversus… Pero, en fin, y puesto que dice responder a lo que yo no preguntaba, lo que sigue sí será una réplica a la falsa respuesta de tan distinguido analista de la política española.

Pasaré por alto la costumbre, tan característica de Sánchez-Cuenca, de comenzar su Libellus adversus Santos Juliá con el manido recurso a la argumentación ad hominem: fabricar un muñeco de aquel contra quien dispara para así desacreditarle desde el mismo punto de salida. Yo sería un autor “liberal”, entre comillas, del establishment español. Qué manía. Nunca dejará de admirarme la facilidad con que profesores universitarios españoles, y algunos hispanistas extranjeros, sitúan a un colega que no es menos, pero tampoco más que ellos en el plano institucional, en el centro del establishment para luego atribuir lo que escriben, sin mayor análisis, al espurio interés de la defensa de intereses bastardos. Así nos va: hemos acabado por convertir el debate de ideas en descalificación pura y simple del adversario desde la primera línea. Sánchez-Cuenca es adicto a este juego, alardeando de la superioridad moral que entraña no ser miembro del establishment ni escribir, por tanto, en su defensa.  

Más que este tipo de zafio argumento, interesa el hecho de que todo lo que tiene que decir este intelectual contra mi artículo Doblegar al Estado se limita a negar que haya existido violencia alguna y que, por tanto, se haya producido una rebelión; negación que valdrá lo que valga, pero que no es una respuesta a mi artículo por la sencilla razón de que en ningún momento aparecen en él las voces “violencia” ni “rebelión”. 'Doblegar al Estado' trataba de pronunciamiento, que es, como la misma palabra indica, un acto de habla con todos los ingredientes de los enunciados performativos: 71 diputados, con su presidente de Gobierno al frente, se reúnen en una sala del Parlament de Catalunya, se pronuncian y declaran constituida “la República catalana, com a Estat independent i sobirà, de dret, democràtic i social”. Lo hacen de la manera más solemne posible: tomándose por “els legitims representants del poble de Catalunya”; desde instituciones catalanas del Estado español y vulnerando la Constitución y el Estatuto de Autonomía que son las fuentes directas de su poder, legítimo en su origen, ilegítimo e ilegal, y presuntamente delictivo, en este concreto ejercicio, en sus antecedentes y en sus secuelas. 

Se presentan, pues, con su acto de habla, como un poder del Estado que se pronuncia contra la Constitución del Estado a la que habían prometido o jurado lealtad: en eso consiste el pronunciamiento de los secesionistas catalanes, similar al de Primo de Rivera en el hecho de que tampoco en este caso recurrió nadie a la violencia, ni a la amenaza de violencia, aunque muy diferente en su resultado final. Fue el de Primo de Rivera un pronunciamiento del todo pacífico, recibido con aplauso y adhesión por buena parte de la opinión pública, comenzando por los empresarios del Foment del Treball Nacional, y que obtuvo enseguida el respaldo de la jefatura del Estado, ostentada por Alfonso XIII, acusado años después formalmente de alta traición por las Cortes Constituyentes de la República. De la misma manera, se podría calificar desde el 10 de octubre, y ratificar desde el 27, al presidente del Gobierno de Cataluña como culpable de alta traición, pues ambos –Alfonso XIII y Carles Puigdemont– traicionaron al Estado que hasta ese momento legítimamente representaban, aunque, en el primer caso, el nuevo rey felón permaneció como su antepasado Fernando VII en el trono, mientras que en el segundo su equivalente president traïdor suspendió el resultado de su acto de habla a los ocho segundos de pronunciarlo. Pero haberlo, lo hubo, el pronunciamiento; militar en un caso, civil en otro.

El hecho de que Carles Puigdemont ocupara legítimamente un poder del Estado no significa que lo ocurrido, como afirma nuestro experto en ciencia política, sea resultado de una crisis constitucional producida por “un choque de legitimidades”. Cierto, reconoce Sánchez-Cuenca por parecer equidistante, las autoridades catalanas han cometido “errores graves” y es un “asunto muy serio” que una parte del Estado desobedezca. Errores, asunto muy serio, desobediencia; unas categorías impropias de un análisis científico y que indican bien la propensión al análisis ideológico tan habitual en este intelectual: califica de error aquello que desvía, entorpece u obstaculiza la obtención del resultado final que ideológicamente considera acertado. En este caso, transformar al Estado español en un estado plurinacional, por las buenas o a las bravas, tanto da. Un objetivo, por cierto, que a estas altura de la historia trae a Carles Puigdemont y a sus secuaces perfectamente al pairo. Pero al reducir lo actuado a simple error, Sánchez-Cuenca, además de formular un vano juicio moral, utilizando una categoría vacía de significado para el análisis político, no dice lo que la acción es, trivializa su potencial resultado –liquidar la Constitución española al constituir una República catalana–, y se sitúa en la falsa posición del croupier que reparte cartas a los jugadores en una partida de legitimidades para ver quién acierta o quién yerra. 

No estará de más recordar en este punto la reiteración con que Sánchez-Cuenca calificó de error –por lo que se ve, su categoría analítica preferida– la negativa a negociar políticamente con ETA aunque persistiera en su costumbre de matar. También se había producido en aquella ocasión un “conflicto” político y también era necesario abrir una negociación entre las partes, o sea, entre el Estado español y una organización terrorista, para alcanzar la paz perpetua. Tanto insistió en su argumento que, al final, cuando ETA anunció que dejaba de matar, atribuyó la buena nueva a que, si el Gobierno de Zapatero no hubiera negociado, y fracasado en el empeño, ETA nunca habría abandonado las armas. Años después, su defensa de la legitimidad de la acción política secesionista emprendida por las autoridades catalanas se sostiene en que Parlament y Govern catalanes han actuado como representantes de un nuevo demos, o sujeto de soberanía, que sería el sol poble de la nación catalana. Sánchez-Cuenca olvida, argumentando de esta manera, que el pueblo de Cataluña fue obligado a pronunciarse en unas elecciones ilegítimamente convocadas como plebiscitarias, en la convicción de que los partidos nacionalistas que sostenían el Procés alcanzarían, si se juntaban para el sí, una mayoría absoluta. El resultado fue que se quedaron por debajo de la suma de CiU y Esquerra cuando se presentaban por separado, en el 39,5% que, sumado al 8,2% de la CUP, que siempre ha ido a lo suyo, llegaban al 47,7%.

Antonio Baños, cabeza de la candidatura de la CUP en aquellas elecciones y autor de un libro titulado La rebelión catalana, en un arranque de honestidad política afirmó que con aquel resultado era imposible declarar nada; fue rápidamente marginado. La derrota en el plebiscito debía presentarse como el gran triunfo de una mayoría de catalanes, según las instrucciones explícitas de un fantástico documento en formato power point titulado ENFOCAT. Y así fue como procedieron a actuar, como si en efecto los diputados nacionalistas, sumados a los diputados de la CUP, representaran al sol poble de Catalunya: en eso consiste la legitimidad democrática que, según Sánchez-Cuenca, choca con la legitimidad constitucional. Hay que leerlo para creerlo.

Termina el autor del libellus expresando su dolor, como “nieto de la guerra civil”, por el hecho de que tantos hijos de la guerra, arrastrados por el resurgir del nacionalismo español, hayan abandonado los valores democráticos que hicieron posible la transición y califiquen como golpe de Estado lo sucedido en Cataluña demandando la prisión para los líderes del independentismo catalán. Consuélese el dolorido analista: ni la mayoría de la generación anterior ha renunciado a los valores democráticos en su defensa o apoyo a afrontar de nuevo la secular “cuestión catalana” por medio de una reforma de la Constitución española, ni ha exigido prisión provisional para esos líderes: Felipe González se ha expresado de forma inequívoca contra esta medida cautelar, y algunos hemos razonado y escrito que la prisión en el tramo de instrucción del procedimiento penal abierto contra ellos era un regalo a su causa, como así efectivamente ha resultado. Lo que ocurre, al menos a este hijo póstumo de la guerra civil que soy yo, es que no logro entender que un ilustre profesor de Ciencia Política pueda separar tan bonitamente la defensa de los valores democráticos del obligado respeto y lealtad, por promesa o juramento, que todas las autoridades del Estado deben a la Constitución.

No lo entiendo porque, sin haber sido nunca profesor de Ciencia Política, ni dirigido seminarios o tesis en la Fundación Juan March, sí he alcanzado a saber que en la historia política española, desde 1812 a esta parte, el mayor obstáculo para la consolidación de un Estado liberal y democrático ha procedido de aquellos poderes del Estado que se han pronunciado una y otra vez contra la Constitución vigente, convirtiendo toda la historia, como lamentaba don Juan Valera, en “un continuo tejer y destejer, pronunciamientos y contrapronunciamientos, constituciones que nacen y mueren, leyes orgánicas que se mudan apenas ensayadas”; todo esto, en fin, que “hace de nuestra historia política algo tan sin finalidad y sin propósito, tan triste y desengañado que da gran dolor el tener que escribirla”. 

Gran dolor, tristeza y desengaño debía dar la necesidad de vernos obligados a volver sobre el acto realizado por los 61 diputados de Junts pel Si más los 10 de la CUP, cuando el 10 de octubre de 2017 publicitaron una declaración tomándose como únicos representantes legítimos del pueblo de Cataluña y proclamando la constitución de una República Catalana. Y eso fue lo que con toda solemnidad votaron 70 de estos diputados en la sesión de 27 de octubre de 2017 del Parlament de Catalunya cuando “en el libre ejercicio del derecho de autodeterminación, y de acuerdo con el mandato recibido de la ciudadanía de Cataluña, constituimos la República Catalana como un estado independiente y soberano”. A Sánchez-Cuenca puede parecerle todo esto un mero error o una desobediencia, y proponer que se castigue a los errados y díscolos parlamentarios a ponerse de rodillas y de cara a la pared cuatro horas al día durante cuatro semanas; está en su derecho de intelectual opinante. Pero si 'hoy, aquí, nosotros, los representantes legítimos del pueblo de Cataluña', "constituimos la República catalana”, no es un enunciado performativo, proclamado desde una institución del Estado español contra la Constitución española, o sea, un pronunciamiento en toda regla, que venga dios y lo vea.

 

Autor >

Santos Juliá

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

21 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Quim

    Un artículo deleznable. Ni siquiera menciona que la supuesta declaración de independencia (que no fue tal cosa) del 27 de Octubre de 2017 fue una propuesta de resolución. Esto es, un texto sin ningún valor jurídico donde solamente se insta al Govern a desarrollar una república que ni siquiera existía, puesto que Puigdemont suspendió la aplicación del artículo 4.4 de la Llei del Referèndum el día 10 de Octubre de 2017. Convertir la votación de un texto sin ningún valor jurídico, y por tanto sin ningún efecto performativo en un pronunciamiento contra el Estado es una maniobra burda y de escaso reflejo democrático. El cansino y constante victimismo del autor respecto de un ad hominem que no se advierte en el texto al que responde es otra maniobra de distracción bien burda. En mi opinión, CTXT no debería publicar artículos de tan escasa calidad; medios haylos a porrillo para que Santos Juliá responda con las fantasías que considere oportunas.

    Hace 1 año 10 meses

  2. Larralde

    Yo creía que CTxt era un intento de revista de información y pensamiento. Pero no termino de entender su target, porque la mayoría de los lectores parecen incapaces de terminar de leer los artículos que no emanan del argumentario podemita. Osea, son incapaces de leer lo otro. Y si uno no es capaz de leer al otro, no piensa. Sólo reproduce.

    Hace 2 años 11 meses

  3. Iñigo

    Lo que me da miedo es la violencia que destila por todos los poros de sus palabras el señor Santos Julià. Al margen de que puedo estar de acuerdo con algunas cosas de las que dice.

    Hace 2 años 11 meses

  4. Santos-Tón

    Gran lección de sabiduría del insigne historiador del Reino Don Santos Juliá, púlpito de oro en El País (para los neófitos balón de oro de Historia) y entre cuyas creaciones destaca el hegemónico relato de la “modélica Transición”. Ahora nos alumbra sobre la historia reciente de Cataluña y lo allí sucedido. Oh! Santos Juliá, cuéntanos ¿era Tejero o Puigdemont con bigote postizo?

    Hace 2 años 11 meses

  5. Pepe Grilo

    Curioso paradigma el de los reaccionarios liberales. Espero no envejecer tan mal.

    Hace 2 años 11 meses

  6. Francesc

    No entiendo por qué Santos Juliá ha tenido que pasarse de frenada, porque en mi opinión acaba desvirtuando un análisis que sigue siendo necesario y me temo que seguirá en el limbo. El sector independentista forzó absolutamente la maquinaria parlamentaria, a sabiendas, y luego intentó disimular diciendo que no iba en serio, como si sólo fuera un aviso. Sólo un dato: para reformar la ley electoral catalana (que sigue siendo preconstitucional porque a CiU nunca le interesó cambiarla ya que le favorecía en el reparto de escaños) hace falta un quórum parlamentario que no se aplican los mismos independentistas para proclamar la supuesta República independiente catalana. Esto no es serio. Tampoco lo es que hayan aplicado prisión preventiva para unos actos que no fueron para nada violentos (aunque se saltaran la Constitución y ello signifique un pronunciamiento civil y/o desacato), y se haya abusado del conflicto catalán para reforzar la recentralización y el patrioterismo españolista. De todos modos, por este camino no acabaremos nunca, porque da la impresión de que si no se acepta el traje a medida (sea el de los independentistas o el de los llamados constitucionalistas) nadie se bajará del burro. Y me parece que hay una cantidad de gente que estamos hartos ya de esta bulla, que a algunos les irá muy bien, pero a otros nos está impidiendo que se haga política en otros menesteres que afectan a una gran mayoría de la población en Catalunya y en España. Igual que ocurre en todos los países europeos, donde los conflictos sociales producidos por la explotación del sistema capitalista se están derivando hacia otros derroteros ideológicos de cariz identitario. Y así nos va.

    Hace 2 años 11 meses

  7. Pau

    Después de leer los 3 artículos, por orden cronológico, dejando este para el último. Acabo de sorprenderme mucho por la respuesta de Santos Juliá, contradiciendose en el mismo artículo y sin dar respuesta al otro artículo, faltando al respeto y destilando odio al que se atreve a pensar y escribir algo distinto. El artículo de IGNACIO SÁNCHEZ-CUENCA no entra en ningún momento en la descalificación del autor. Esta respuesta de Santos Juliá me parece una chiquillada escrita con un cabreo, faltando al respeto, queriendo demostrar su superioridad intelectual, etc. Además no responde a un tema importante por muchos catalanes como es la sentencia contra el estatut del 2010, estatut refrendado por la gente. Mucha suerte a los autores y medios que os atrevéis a alzar una voz discordante.

    Hace 2 años 11 meses

  8. Juan Fernández

    El nomen que se le aplique a la cuestión (pronunciamiento civil, rebelión u otro) es irrelevante, no debe ser el elemento directivo del debate. Lo relevante es que un poder político subordinado al Estado se ha enfrentado a éste. A partir de ahí es necesario dirimir si los cauces para el enfrentamiento han sido los adecuados y si se tiene legitimidad para hacerlo. También habría que discutir las consecuencias de que de ese enfrentamiento saliese uno u otro vencedor.

    Hace 2 años 11 meses

  9. Carlos Ávila

    Dejo a continuación algunos ejemplos de que nadie está libre de culpa y también Juliá incurre en vicios que critica. No puedo entrar en el fondo del debate porque carezco de los conocimientos necesarios para ello. Sí puedo decir que he leído el libro de Sánchez- Cuenca y que me han convencido bastante sus argumentos. En todo caso creo que estamos ante un tema en el que la ideología y las posiciones políticas tienen mucho que ver con las opiniones, por otro lado como pasa casi siempre. “tan distinguido analista de la política española”. “Sánchez-Cuenca es adicto a este juego, alardeando de la superioridad moral que entraña no ser miembro del establishment ni escribir, por tanto, en su defensa. “ “Consuélese el dolorido analista” “No lo entiendo porque, sin haber sido nunca profesor de Ciencia Política, ni dirigido seminarios o tesis en la Fundación Juan March,”

    Hace 2 años 11 meses

  10. Gijs Mulder

    Un apunte lingüístico sobre el uso de los términos “acto de habla” y “enunciado performativo” por parte de Santos Juliá. ‘Constituimos la República catalana’ y ‘pronunciamiento’ no son actos de habla ni tampoco enunciados performativos. Al decir “constituyo una república” no se ha constituido una república; un ‘pronunciamiento’ no es un acto de habla “como la misma palabra indica” sino más bien un acto instrumental, igual que ‘hablar’. ‘Declarar’, por otra parte, sí es un verbo performativo con que se puede llevar a cabo un cambio en el mundo: “¡Declaro la República!” Sin embargo, para que un acto de habla sea adecuado, el que lo realiza tiene que cumplir con ciertas condiciones. Tal como explicó María Márquez Guerrero en su día en Público (http://blogs.publico.es/otrasmiradas/11266/un-acto-de-habla-muy-infeliz/) aquella declaración de independencia fue un acto no adecuado o ‘infeliz’ desde la perspectiva de la teoría de los actos de habla.

    Hace 2 años 11 meses

  11. Nepas

    Bravo, Juliá. Cuando leí el título de Cuenca ya apostillé que usted no hablaba de lo que él criticaba, que la Generalitat y el Parlament forman parte del Estado Español, que los catalanes han ejercido 40 veces el derecho a decidir desde 1977, y que el choque de legitimidades que decía Cuenca no era tal, sino la oración de una parte contra el todo. Bravo, otra vez, Juliá.

    Hace 2 años 11 meses

  12. Nukessu

    Aquí en los comentarios mucha gente que confiesa no poder acabar de leer un análisis razonado y bien argumentado, simplemente porque no casa con su ideología. Esa negativa a leer, a escuchar al que disiente, tan propia de la izquierda, y el consiguiente juicio moral y ataque ad hominem. Qué cansancio. Gran artículo, le pese a quien le pese.

    Hace 2 años 11 meses

  13. Emiaj

    He empezado a leer el artículo con la idea de enriquecer mis ideas a traves del contraste de opiniones, pero lo he dejado en el primer párrafo. Estoy harto que que las reflexiones se fundamente en la premisa del insulto moral e intelectual del que discrepa y eso es lo primero que hace el Sr. Juliá. Es sufciente para mi. Estoy harto de esas formas

    Hace 2 años 11 meses

  14. Mark

    Estado liberal y democrático. Ese oxímoron.

    Hace 2 años 11 meses

  15. Mark

    Pollaviejismo a sueldo. Triste cuesta abajo lo de Santos Juliá

    Hace 2 años 11 meses

  16. Xavier

    El profesor Santos Juliá se contradice a sí mismo en su respuesta a Sánchez-Cuenca. Le afea a este último que le acuse en su respuesta de hablar de 'violencia' cuando, según señala, en su artículo de El País hablaba tan sólo de pronunciamiento (que es, "como la misma palabra indica, un acto de habla con todos los ingredientes de los enunciados performativos"). Por ello, produce entre sonrojo y desconcierto leer lo que el mismo Santos Juliá entiende por pronunciamiento en su artículo 'Doblegar el Estado' de El País (al que él mismo enlaza): "pronunciamiento significa, en el DRAE, “alzamiento militar contra el Gobierno”". Comparar lo que ha pasado en Cataluña con el golpe de Estado de Primo de Rivera mediante la invención de un neologismo en mi opinión bastante desacertado ('pronunciamiento civil'), resulta obsceno para cualquier especialista en la historia de España del siglo XX. Más grave aún resulta que lo haga un historiador de tanto prestigio y de tanta influencia como el profesor Santos Juliá.

    Hace 2 años 11 meses

  17. Iggy

    Zasca

    Hace 2 años 11 meses

  18. Fermi

    Lo más curioso es que un sabio lider indepe como Antonio Baños, hoy sería despreciado como "constitucionalista" por los propios indepes. Y total, por decir lo obvio: que las cosas hay que hacerlas bien, y con los apoyos necesarios.

    Hace 2 años 11 meses

  19. sinbandera

    Seamos serios, por favor, al margen de nuestras coincidencias o discrepancias con el fondo del artículo. Su autor es un reputado historiador mientras que Sánchez-Cuenca no es más que un politólogo (encima creo que es sociólogo) de los que están de moda, que se ha venido arriba aupado por determinados grupos mediáticos que, hasta ahora, no goza de ningún reconomiento en el campo de la Historia. En fin, Vds. mismos. Y ahora, bórrenme el comentario como otras veces.

    Hace 2 años 11 meses

  20. Alnaru

    Dice el autor que le da pena escribir la historia de España. Lo que a mí me da pena es que gente como él la escriba. No se puede ser más parcial y reaccionario. Los autodenominados "constitucionalistas" nos son más que puros "borbónicos" que pisotean una y otra vez la Constitución de palabra, obra y omisión.

    Hace 2 años 11 meses

  21. Viperabeltza

    Lo siento mucho, no he acabado de leerlo, pero me he visto impelido a detener mi lectura, cuando he leido que " similar al de Primo de Rivera en el hecho de que tampoco en este caso recurrió nadie a la violencia, ni a la amenaza de violencia" fundamentalmente para que no se me pierda todo el cariño y respeto que a la gran obra como historiador, tengo para con este señor. Tratar de meter con calzador a un lector poco avisado que que un Capitán General de una de las regiones militares más grandes de entonces y ahora, suspendiera por decreto, con tropas en la calle, ocupando edificicios clave, no es usar violencia, por mucho que no obtuviera oposición, sino aquiescencia del resto de las fuerzas militares, llamadas a defender la legalidad vigente, no es serio. Sería como decir que el golpe de Companys, o Asturias del ·34 o el 18 de Julio de 1936, no eran violentos en origen, y solo se tornaron así, cuando hallaron resitencia. Vamos la lógica del maltratador "si te pego es por tu culpa, porqué ya sabes como me pongo cuando me llevas la contraria ..." Que la inacción e irresponsabilidad de los políticos del Estado Español y de Catalunaya nos hayan llevado a una situación inédita en la historia, que la escalada desobediente deba tener reproche legal, es bien cierto, pero también lo es que el Estado de Derecho no se defiende mejor, sobreactuando, y tergivesando al gusto, para tratar de tapar la inecesaria alarma social que la ineptitud de los polítcos ha creado. De hecho pude acabar herido de muerte, si se persiste en ese camino.

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí