1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La polémica de ‘Lolita’

La autora del artículo que ha desencadenado la polémica en torno a la novela de Nabokov se defiende de las reacciones despertadas

Laura Freixas 27/04/2018

<p>Cartel de la película <em>Lolita </em>(Stanley Kubrick, 1962).</p>

Cartel de la película Lolita (Stanley Kubrick, 1962).

Elisa Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Cuando hace unas semanas publiqué un artículo preguntándome si Lolita, o la interpretación que se ha hecho de ella, contribuye a hacer aceptable la violencia contra las mujeres, ya sabía que iba a provocar revuelo, pero no me imaginaba hasta qué punto. Réplicas, contrarréplicas, reportajes, columnas, comentarios… La intervención en el debate de Mario Vargas Llosa multiplicó, naturalmente, su eco, y ahora alcanza desde Bolivia y Argentina hasta Israel y se mezcla con otras encendidas polémicas en curso: sobre la retirada temporal del cuadro Hilas y las ninfas de un museo de Manchester, sobre el artículo en una revista de CC.OO. que propone eliminar los textos de ciertos autores de la lista de lecturas obligatorias en la escuela, sobre el documental The problem with Apu en el que Hari Kondabolu, estadounidense de origen indio, critica el personaje de Apu, el tendero indio en Los Simpson… Parece haber algo muy importante en juego: ¿qué es? Libertad versus censura, dice Vargas Llosa y quienes se alinean con él. Yo creo que no es eso.

Para empezar, ni la directora del museo de Manchester, ni las autoras del “Decálogo para una escuela feminista”, ni Kondabolu, ni yo misma hemos propuesto jamás censurar nada. ¿Acaso depositar un cuadro en el almacén, donde están la inmensa mayoría de obras que custodian los museos, o proponer una lista alternativa de lecturas obligatorias es censura?... Qué importa: artículo tras artículo, las palabras censura, prohibición, incluso inquisición, totalitarismo, hogueras, aparecen una y otra vez. Una acusación que como hacía notar Anna Caballé, además de inexacta es paradójica, dado que históricamente los inquisidores han sido hombres y las “brujas” quemadas mujeres, y dado que el feminismo ha obtenido inmensos avances sociales sin derramar ni una gota de sangre. Poco importa, diríase, esa realidad frente a la fantasía de algunos, llena de rabiosas “feminazis” (será que no solo quemamos libros, sino que exterminamos a los hombres en cámaras de gas...).

Lo que me parece realmente curioso es que nadie, por lo visto, se pare a preguntarse quién hace esa cultura que nos acusan a las feministas de sabotear. Como si la decisión de quitar un cuadro de una sala fuera artificial e ideológica, mientras que el contenido de ese cuadro y su acceso a la sala de un museo fueran algo natural, sin lectura política posible. Como si las obras fueran el simple fruto de una libertad creativa abierta a todo el mundo, y la selección de las que pasan a la historia simple y obvio reflejo de su calidad artística.

¿Libertad? Hay un paso previo: la creación exige numerosas condiciones (desde la educación hasta una tradición en que apoyarse) mucho más accesibles para los privilegiados. ¿Calidad? No es un dato objetivo, sino algo que se aprecia subjetivamente, es decir, que aprecian sujetos, los cuales, en la práctica, se reclutan también entre los privilegiados: son muy mayoritariamente varones, blancos, de clase media o alta, quienes dirigen museos, cátedras o productoras de cine. Con lo cual nos estamos acercando a lo que de verdad, me parece, se discute: quién crea la cultura. Pues no es indiferente quién lo haga. Por poner un ejemplo, en el debate de Lolita casi todas las intervenciones defendiendo la lectura crítica de la novela que yo proponía han sido de mujeres, y casi todas las que se han opuesto a ella las han firmado hombres.*

La cultura la crean, básicamente, los grupos privilegiados, uno de cuyos privilegios –y no el menor– es precisamente el de hablar en nombre del conjunto. En el ámbito del género, ello se traduce en una equivalencia implícita que está en la base del patriarcado: la que consiste en tomar lo masculino por lo humano. Precisamente el artículo de Vargas Llosa nos ofrece de ello un ejemplo inmejorable, cuando reclama una literatura que ofrezca una “vía de escape” al “fondo retorcido de lo humano”. De que la fantasía desplegada en Lolita –un hombre mayor rapta, aterroriza y viola a una niña– es “retorcida”, no cabe ninguna duda; pero ¿“humana”? ¿De mujeres y hombres indistintamente? Por supuesto, todas y todos somos capaces de interesarnos por –incluso empatizar con– un deseo o una vivencia muy ajenos a los nuestros (sobre todo si hemos sido entrenadas para ello con muchos años de lecturas obligatorias de libros exclusivamente masculinos). La cuestión es que ese proceso –el de ponernos en el punto de vista del otro– es algo que algunos colectivos se ven obligados a hacer constantemente y otros casi nunca. La cuestión, también, es que ese proceso no carece de consecuencias. Cuando Rafael Gumucio escribe que “Lolita no inventó el abuso a menores, ni puede hacer nada para impedirlo, ni tampoco nada para fomentarlo”, a mi juicio se equivoca: fuera o no la intención de su autor (no lo era), se desprenda o no de la novela (es discutible), lo cierto es que Lolita ha sido ampliamente interpretada como “una historia de amor” o como la de una femme fatale de doce años que acarrea la desgracia de un pobre hombre inocente, y esa interpretación la convierte en una pieza de una cultura que simpatiza con los maltratadores e implícitamente exculpa la violencia que ejercen.

Afirma Vargas Llosa que, si intentamos “adecentar” la literatura, el mal se manifestaría “no en los libros sino en la vida, a través de barbaries”. Pero, como bien observa Patricia Merino, esa barbarie ya existe: en España 50 o 60 mujeres mueren asesinadas por hombres cada año, ante la indiferencia general. Para combatir ese horror, hay que despertar conciencias, como intentamos hacer las feministas; abstenerse de criticar la cultura misógina, considerándola una inofensiva o hasta beneficiosa “vía de escape”, contribuye, por el contrario, a adormecerlas.

A pesar de lo cual, insisto una vez más, no propongo ni he propuesto jamás que se censure o prohíba Lolita. Solo que podamos opinar sobre esa u otras obras, su contenido, su interpretación, su influencia, y que incluyamos en las listas de lectura otros textos, por ejemplo los que cuentan experiencias similares desde el punto de vista de la víctima (y que no por casualidad, suelen ser obra de mujeres). Queremos, en fin, luz y taquígrafos, para debatir quién se expresa, quién crea, quién decide qué obras se difunden y transmiten, quiénes, en fin, son los dueños del relato. De eso estamos hablando.

----------------------------------------

* No es el caso de El Ministerio y CTXT, donde, de las tres “réplicas” publicadas al artículo de Freixas, dos corresponden a mujeres: las de Elisenda Julibert y Nora Catelli. Ninguna de las dos, ciertamente, se oponía abiertamente al artículo de Freixas, pero sí planteaban lecturas muy divergentes de la que ella hace de Lolita, cuestionándola de forma indirecta. (Nota de El Ministerio).

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Laura Freixas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan

    En mi opinión, el objetivo de este artículo es claro y manifiesto: tratar de discernir qué personas o grupos de ellas están legitimados a para ostentar el monopolio de la censura. Más exactamentente cómo debería evolucionar dicho monopolio para que se adecúe al signo de los tiempos. Se trata dirimir la legitimidad de la acción censora. Justificándola en todo momento y dándola por consabida.

    Hace 3 años 7 meses

  2. Enriqueta

    Lolita es el modelo para las niñas y jóvenes de la postmodernidad. El patriarcado disimula muy bien las pulsiones de sus hombres de acostarse siempre con una niña. La pedofilia está castigada por la ley, pero no lo está el rasurado de los genitales externos de las jóvenes y no tan jóvenes, ni la cirugía genital para transformar genitales externos de mujeres adultas en genitales de niñas, y las empresas que la realizan salen a bolsa. Las "Lolitas" de la postmodernidad están en las camas de muchos hombre hechos y derechos, que bajo una falsa apariencia de higiene pueden consumar sus deseos de consumar sus pulsiones con una niña, que lleva un tanga que parece hecho de "seda dental". Enhorabuena buena Laura

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí