1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

The Wire: la Guerra Civil comenzó en Baltimore

David Simon, creador de la mítica serie y antiguo reportero, se encuentra inmerso en la preproducción de una miniserie, 'A Dry Run', que tendrá a las Brigadas Internacionales como protagonistas

Pilar Ruiz 18/04/2018

<p>Cartel promocional de la serie <em>The Wire</em></p>

Cartel promocional de la serie The Wire

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

“Los dioses no te salvarán” (Burrell)

Títulos de crédito:

Una cámara de vigilancia gira sobre sí misma: graba a los chavales que trapichean con drogas en un descampado. Convertida en imagen subjetiva, al otro lado de la pantalla, el espectador observa: él es esa cámara. Uno de los chavales lanza una piedra y rompe en pedazos la lente de la cámara. Nuestra mirada.

Como el ojo cortado por la cuchilla buñueliana que inaugura el tiempo del cine, esta declaración de intenciones es el comienzo de la mejor serie televisiva de todos los tiempos. Hablamos, por supuesto, de The Wire

Creada por David Simon junto a Ed Burns y George Pelecanos en 2002 bajo una consigna ya famosa: “Fuck the average reader!” ("¡Que se joda el espectador medio!") Traducido al español sería “joder a la señora de Cuenca” –en sentido figurado, siempre–; el viejo y húmedo sueño de cualquier guionista del mundo. No solo entretenimiento, sino algo más. La excepción ganó a base de determinación, suerte y talento, aprovechando la vía abierta por la aparición de los canales por cable, con The Soprano y su pistoletazo –nunca mejor dicho– de salida, hasta el triunfo de la madurez de la ficción televisiva. Aunque el buque insignia de la calidad y el riesgo de los que tanto alardea HBO siempre estuviera a punto de ser cancelada. Simon lo ha contado mil veces, orgulloso de haber vencido al monstruo: “Nadie estaba dispuesto a convertirse en el tipo que canceló The Wire”. 

El ex periodista de The Baltimore Sun ya había trabajado junto al veterano de la guerra de Vietnam y policía de homicidios Ed Burns (The Corner, HBO, 2011) y el escritor y productor Pelecanos. Reforzados, además, por Richard Price, autor de Clockers –adaptada por Spike Lee– y el novelista Dennis Lehane, del que Martin Scorsese y Clint Eastwood adaptaron historias, cuando hubo que escribir la temporada de las elecciones a la alcaldía, el periodista Simon fichó a su ex compañero Bill Zorzi, cronista político de The Baltimore Sun.

¿Periodistas escaldados metidos a escritores? Un clásico del cine. Mucho rigor y talento, pero ninguna mujer, esto es así. Aunque los personajes femeninos están escritos con el mismo mimo que los masculinos, The Wire retrata un mundo de violencia donde el exceso de testosterona –y sus malas consecuencias– campa a sus anchas. (Pero a sus autores hay que reconocerles la paternidad del personaje de Kima Greggs, icono de reconocimiento lesbiano y racial sin parangón alguno en la ficción).

Después de The Wire vinieron Tremé, Show me a Hero, The Deuce… Los fans declaran unánimes que éstas no alcanzan la gloria de la gran crónica baltimoriana. Es muy difícil volver a tocar el cielo.

“No es una serie policíaca”, ha declarado siempre su creador. Entonces, ¿qué es The Wire? “Es una novela, como Moby Dick”. Ríe Simon de su vanidad, al compararse a Melville. Pero sí, quizá esa “gran novela americana” que buscan los editores como si fuera el Santo Grial esté ya escrita, pero en imágenes y no en papel. The Wire es literatura y cine de calidad, ¿solo para minorías? HBO intentó relanzarla en 2015 buscando al público de Breaking Bad. Fracasó. Quizá porque en ella no hay identificación ni reconocimiento: en The Wire estamos solos. “¿Dónde están las victorias?”, parece que preguntó un ejecutivo al ver la primera temporada.

“Contar sobre una comunidad requiere más trabajo y te vuelve más vulnerable, porque mucha gente no se va a enganchar. Pero, ¿por qué contar la historia de la Nueva Orleans post-Katrina o del Baltimore post-industrial? Porque es importante”, ha dicho en alguna ocasión David Simon.

Simon afirma que su modelo, a diferencia de la mayoría de ficciones modernas, no es Shakespeare –no manda el gran personaje–, sino la viejísima tragedia griega de Esquilo, Sófocles, Eurípides. En The Wire mandan los dioses olímpicos, crueles e indiferentes –las instituciones, el Sistema– y el Destino. El juego está amañado y quien intente enfrentarlo a fuerza de hybris, terminará aplastado. Ningún oráculo tendrá respuestas para ti si eres pobre, negro o adicto en Baltimore. 

“Vivo en una ciudad con población mayoritariamente negra, y si voy a escribir novela criminal urbana estoy obligado a reflejar esa realidad. Durante años he ejercido trabajos de obrero en la ciudad, así que no supone un gran esfuerzo. Pero tienes que salir ahí fuera, escuchar a la gente y mostrar respeto”. (George Pelecanos)

Los mitos clásicos destrozan otros mitos: el del libre mercado y el éxito como paradigma, el del trabajador que, si cumple las normas, siempre obtiene recompensa. The Wire avisa: el destino del siglo XXI es convertirnos a todos en el deshecho de una era postindustrial. Pero ¿no éramos ciudadanos? ¿Con derechos y garantías? Esos callejones sucios y abandonados de Baltimore podrían estar en Nápoles, Soweto o Río de Janeiro. La Ciudad, la urbe sobre la que se construye la sociedad occidental, refleja el planeta entero y su mal llamada “guerra contra la droga” alcanza calles, puertos, alcaldías, colegios o la redacción de un periódico; lugares estrangulados por el dinero sucio que sostiene un entramado gigantesco: el capitalismo. Obra de tesis demostrada con pura narración: la única solución al problema pasa por la legalización de las drogas. Porque The Wire es, por encima de todo, un drama político –de la polis griega- que cuestiona la verdad oficial ('posverdad').

El reportero que abandonó el oficio harto de la deriva del periodismo contemporáneo nunca esconde sus filias políticas, menos aún las fobias. Trump ha encontrado en Twitter un pitbull que le muerde sin cesar y no suelta la presa; Simon nunca se achanta en las redes. Tampoco tras el anuncio de la preproducción de una miniserie (A Dry Run) ambientada en la Guerra Civil española de fondo y las Brigadas Internacionales como protagonistas.

“La lucha española contra el fascismo y el mal uso del capitalismo como baluarte del totalitarismo representa la narrativa política preeminente del siglo XX y de nuestro tiempo. Cuando la República española se vio amenazada, el capitalismo eligió la tiranía. Así que los mejores hombres que no pudieron hacer esa elección vinieron a España a luchar. Hoy, esa misma elección nos enfrenta nuevamente" (David Simon) 

Proyecto que contaría con el apoyo de la productora española Mediapro, acusada de simpatías independentistas. Enzarzado con quienes le acusan de “parcialidad” –como si un narrador tuviera que ser imparcial–, Simon ha soltado algunas perlas a furibundos españolistas, a los enemigos de la libertad de expresión y a los vigilantes de las esencias histórico-patrióticas:

“Para la mitad de la población de Madrid y Barcelona que está recreando la lucha de 1937 a 1939 en mi 'timeline': no jodan aquí, en 2018, cuando este proyecto versa sobre unos hechos históricos específicos, concretos, en torno a un puñado de americanos y lo que les sucedió. Hasta que no esté asegurada la inversión, os sugiero que os disperséis” Y también: “Por favor, haga que los nacionalistas españoles financien parte del presupuesto. Su influencia en la actual narrativa será tan relevante o irrelevante como cualquier otra fuente de financiación. Si no, deje de lloriquear por adelantado sobre una producción que todavía no ha visto".

A quien le avisa de que se documente con cuidado, responde ya con choteo: "No habrá historiadores. Ni material fuente. Ni lecturas. Solo vamos a hacer esta mierda hasta que nos guste la historia. Y también habrá dragones. Y un halcón milenario".

Esa osadía ignorante –typically spanish– produce vergüenza ajena, porque Simon es un insobornable maestro del contar. Pocos saben tratar materiales tan inflamables como la violencia, el racismo, la desigualdad, la corrupción, la democracia devaluada y la degradación mediática, con humanidad pero sin sentimentalismo –el viejo plumilla y sus socios odian el sensacionalismo–; tomando partido, sí: en el respeto a los vencidos y a los olvidados, en un valeroso intento de remendar la Historia para devolverles la dignidad perdida a través de la ficción en una lucha enconada contra el caos. La estructura de The Wire ordena ese caos en una narrativa rigurosísima pero abrupta, donde no hay explicación obvia ni peripecias clásicas ni acción trepidante ni cliffhangers. Solo lugares y la gente que vive en ellos. Como Avon Barksdale: la calle, la esquina, el traficante; Bubbles, la fragilidad del yonki, la bondad abandonada; Frank Sovotka, el obrero vencido; Tommy Carcetti, la ambición política, o McNulty, policía rebelde sin objetivo ni rumbo. También Stringer Bell, un Michael Corleone –sin idealizar– empeñado en convertirse en empresario legal. Su historia es seguramente la más explícita en la crítica a la cultura del capitalismo, en la que el gánster es engañado y vencido por gánsteres mucho más poderosos: los políticos. Y, por supuesto, Omar Little: el enviado de Ares, dios de la guerra, sacrificado en su altar.

Historia de historias que no esconde, que no busca el efecto ni la resolución tranquilizadora, The Wire va calando en el espectador como una lluvia fina que envuelve, penetra y luego, convertida en pedrisco, machaca. Hasta la lágrima. Realismo lacerante de emoción, en un universo escrito con rabia, respeto y amor. 

Diez años han pasado desde el último capítulo. Pero no quedamos huérfanos porque todo sigue ahí, y su creador, también. La historia continúa.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí