1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Berta Zúñiga Cáceres, Medha Patkar y Nonhle Mbuthuma / Activistas

Mujeres, resistencias y contrapoderes

Transnational Institute 14/04/2018

<p>Mujeres protestando en las aguas del Río Sagrado, en India, para reclamar que se compense a las personas afectadas por la represa de Narmada.</p>

Mujeres protestando en las aguas del Río Sagrado, en India, para reclamar que se compense a las personas afectadas por la represa de Narmada.

TNI / Fuhem

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Hablamos con mujeres que han sido líderes en movimientos sociales de Honduras, Sudáfrica e India, donde han resistido contra proyectos extractivistas –minería, construcción de presas– que amenazaban a sus comunidades

Berta Zúñiga Cáceres tenía apenas 25 años cuando su madre, Berta, una reconocida activista ambiental que había dirigido la lucha comunitaria contra la construcción de la represa de Agua Zarca, fue asesinada en 2016. Berta ha tomado el relevo de su madre, asumiendo el papel de coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) y continuando la lucha contra los proyectos extractivos en territorios indígenas y por el fin de la corrupción, la codicia, la violencia y la impunidad que han caracterizado al régimen hondureño. 

Nonhle Mbuthuma también sufrió la pérdida de un amigo, asesinado por liderar la lucha contra un proyecto para instalar una mina de titanio en la hermosa Costa Salvaje del Cabo Oriental, en Sudáfrica. Sin embargo, en lugar de amedrentarle, el episodio le proporcionó empuje para seguir luchando para evitar la destrucción de su comunidad. 

La vida de Medha Patkar atestigua la fuerza de su compromiso inamovible y su firme creencia en el poder de la gente para transformar el curso de la historia, pese a todas las adversidades. Medha visitó la zona donde se iba a construir la represa del Narmada (India) en 1985. Más de 30 años después, en julio de 2017, comenzó una huelga de hambre indefinida, mientras las mujeres de todo el valle protagonizaban una protesta en las aguas del río sagrado –conocida como jal satyagraha, que consiste en mantenerse dentro del río, sumergida hasta el cuello– para exigir que se compense adecuadamente a todas las personas afectadas por la represa. 

Sus palabras hablan por sí solas, pero las entrevistas son testimonio del papel decisivo que han desempeñado las mujeres en sus respectiva luchas, de las distintas formas en que las comunidades se han negado a ceder ante la política del terror y de la importancia de que los movimientos sociales mantengan su autonomía, sus vínculos con la comunidad y unas estrategias y tácticas inteligentes e integrales. 

¿Cómo os involucrasteis en las luchas por la justicia social y ambiental?

Berta: Pues empezó desde niña, porque estaba con mi madre participando en todas las actividades y las luchas del COPINH. Aprendí de mi madre la importancia de involucrarse en las comunidades, de hacer frente a quienes ostentan poder político y económico, y de luchar para aprender a luchar. Fue parte de mi formación personal y política. Mi pueblo, el pueblo Lenca, me enseñó desde muy pequeña, que no se puede permanecer indiferente ante la situación injusta de las comunidades y del país.

Medha:Mi padre era un luchador por la libertad y un dirigente sindical, así que siempre iba con él a las reuniones y, poco a poco, me fui empapando de su actividad política. Más adelante, pude estudiar y desarrollé la misma ideología y valores del socialismo democrático. En 1985, me invitaron a visitar el valle del Narmada y las muchas aldeas que se verían afectadas por el proyecto de la represa, que sería la segunda más grande del mundo. El amigo que me había invitado quería emprender acciones legales para impedir el proyecto, pero enseguida fui consciente de que, además de eso, se necesitaría una acción de resistencia en masa, ya que el Gobierno estaba quebrantando todas las leyes. Y fue así como empecé a implicarme en la construcción de una gran campaña popular.

Nonhle: La verdad es que, a veces, no sé cómo me involucré en la lucha, pero sé que, en parte, fue por la influencia de mis ancestros y las personas ancianas de mi comunidad. Mi abuelo participó en la Rebelión Mpondo, el primer gran alzamiento contra el apartheid, en 1960-1962, y siempre me contaba historias de cómo consiguieron proteger el territorio antes de que se instaurara la democracia. Él y otros mayores me enseñaron la importancia de la tierra, que es lo único que tenemos, que es la única cosa de la que disponemos para compartir con las próximas generaciones y que, si no la conservamos, no habrá ninguna compensación posible. Así que, en cuanto oí hablar del proyecto de la mina, me acordé de las historias de mi abuelo. Fue así como empezó mi implicación. Pero también sé que no se trata de luchar por una cuestión personal, sino que tiene que ver con mi comunidad y con las generaciones que vendrán.

A partir de vuestra experiencia, ¿cuáles son los ingredientes clave para construir movimientos fuertes que puedan enfrentar el poder de las élites y también construir alternativas justas al capitalismo?

Berta: Primero, que los movimientos deben anclarse en las organizaciones de base, cediendo el liderazgo a las víctimas de la injusticia y situándolas como protagonistas de la lucha por el control y manejo de nuestros recursos naturales, como la tierra y el agua. 

Berta Zúñiga Cáceres /TNI / Fuhem

Berta Zúñiga Cáceres /TNI / Fuhem

Segundo, siempre hay que pensar en la integralidad de las luchas; que no se puede separar un tema –como la tierra– de otros temas, porque estamos en una lucha antisistémica. Por ejemplo, cuando luchas por tener acceso a una escuela, estás también luchando a favor de la salud y de una alimentación sana.

Tercero, que hay que construir movimientos coherentes con nuestros valores, lo cual debe reflejarse en nuestros procesos internos. Esto significa enfrentar la violencia contra las mujeres en nuestros propios movimientos, porque también se pueden vivir procesos represivos en ellos.

Cuarto, la importancia de ser internacionalista. El COPINH es un producto de un proceso hondureño particular, pero también es producto de diferentes levantamientos en las Américas, como las luchas de muchos pueblos indígenas que se han alzado contra el sistema económico y social que impera en el continente.

Nonhle: Creo que la clave se halla en ser sinceras y transparentes y no dejar de movilizarnos, desde el convencimiento de que estamos luchando no solo por nosotras, sino también por las próximas generaciones. También es fundamental situar a las mujeres en la vanguardia de la lucha. Si te fijas en nuestra lucha, verás que la dirigen, fundamentalmente, las mujeres. No cambiamos de opinión con facilidad; también somos conscientes de que la comunidad no puede depender de nadie más, solo de sí misma. Sabemos que el Gobierno está colaborando estrechamente con las empresas para oprimir a nuestras comunidades, de manera que debemos hacerles el trabajo imposible.

Estamos exigiendo el derecho a decir ‘no’. Lo que necesitamos es un consentimiento libre, previo e informado, y es por eso por lo que luchamos. Este año, en abril de 2018, celebraremos un juicio, el primero de este tipo en Sudáfrica, para reivindicar ese derecho. Si lo ganamos, será una gran ayuda para otras comunidades. Pero aunque lo perdamos, o aunque el Gobierno no se detenga, seguiremos luchando para defender nuestra tierra.

Para nuestra campaña también ha sido importante difundir nuestro mensaje y tejer redes con otros grupos. En una zona rural, la gente lo tiene difícil para saber qué está pasando, así que necesitamos ayuda para transmitir nuestro mensaje a los medios y generar solidaridades con otras organizaciones. Si nos limitamos a quedarnos aquí hablando y nadie más sabe de nuestra lucha, nunca llegaremos al resto del mundo. Creemos que puedes construir tu hogar gracias a otras personas, por lo que esta interdependencia es vital.

Medha: Ante todo, necesitas un marco ideológico amplio que después puedas desglosar en objetivos concretos, vinculando lo local con lo global. No es necesario que todo el mundo que participa en un movimiento comparta esa visión integral –seguramente, abordaremos los problemas desde distintos ángulos y puntos de vista–, pero los y las activistas clave del movimiento deben compartir un mismo planteamiento. Además de la claridad ideológica, los y las activistas deben comprender perfectamente a las personas y qué necesitan; los ideales y las herramientas que animarán a la gente y propiciarán su implicación emocional.

Medha Patkar  /TNI / Fuhem

Medha Patkar  /TNI / Fuhem

La meta es ir avanzando hacia lo que yo llamo una organización comunitaria de masas; una organización que tiene muchas raíces, que se dirige desde el ámbito local y cuyos activistas movilizan a la gente para construir una fuerza unida.

De este movimiento surge una determinada articulación, que se debe desplegar en varios frentes: no solo en las comunidades, sino también a escala internacional. En el caso de la represa de Sardar Sarovar, por ejemplo, tuvimos que enfrentarnos al Banco Mundial y a las instituciones financieras internacionales que estaban financiando el proyecto. Y eso exigió conseguir apoyos de instancias internacionales y colaborar con movimientos internacionales.

También debemos trabajar en distintos frentes, desde nuestra comprensión del poder y los derechos humanos. Si bien la defensa de los derechos humanos está vinculada con el Estado, y debemos emplear las instituciones judiciales para desafiar al Estado, en última instancia creemos en el poder del pueblo, que es el primer pilar de la democracia y la base de nuestro trabajo. Debemos demostrar constantemente el poder de las personas y nuestro derecho a tomar decisiones; de lo contrario, no arrastrarás a la gente y dejarás de ser un movimiento. Así que siempre combinamos acciones legales y acciones en masa.

Y no se trata solo de una cuestión de táctica, sino también de valores y creatividad. Por ejemplo, en la India nos gusta la política de la no violencia –conocida como satyagraha– porque es una táctica eficaz y, además, porque pone de relieve nuestros valores y nuestros ideales.

También creemos que es importante formar a las personas y mostrar alternativas a la opresión. Así que en la Alianza Nacional de Movimientos Populares dirigimos formaciones y proyectos en los ámbitos de la salud, la educación y la gestión del agua. La gente no puede pasar todo el tiempo peleando, peleando y peleando; también debemos demostrar que hay alternativas.

¿Cómo seguís movilizadas cuando os enfrentais a tanta represión?

Berta: Esto siempre ha sido parte de la historia del COPINH. Cuando hemos luchado por el territorio, la respuesta siempre ha sido muy represiva, especialmente desde el golpe de Estado en 2010. Pero nuestra lucha surge justamente de la convicción profunda de que no podemos someternos a esta situación, y eso nos lleva a actuar y movilizarnos. Cuando las autoridades destruyen casas, cometen tantos abusos –hasta asesinar a la gente–, no hay otra opción salvo luchar. La necesidad de justicia nos hace luchar porque no podemos vivir así. 

Somos también un pueblo rebelde que ha luchado durante siglos –empezando contra los españoles colonizadores–, hasta hoy, por nuestros derechos frente a otros tipos de colonialismo. Tomamos fuerza de nuestros ancestros, que liberaron el país y defendieron nuestra identidad como pueblos indígenas. Es parte de nuestra cosmovisión: nuestros ancestros siguen caminando con nosotros y nosotras, acompañándonos. Nuestra espiritualidad nos ayuda a manejarnos en estos contextos difíciles.

Mi mamá nunca fue silenciosa frente a la injusticia; siempre estuvo comprometida contra la impunidad y la injusticia, y nos enseñó que tenemos el deber de plantar cara a las élites que socavan nuestro futuro. Ella dijo que tenemos el derecho de vivir en un país que respete nuestros derechos y que esté al servicio de los pueblos y no de la oligarquía corrupta. Su ejemplo nos ayuda a seguir luchando. 

También entendemos que no estamos luchando solos, que somos parte de movimientos de muchas comunidades y grupos en Honduras, el continente y el mundo. Esta fue la experiencia de mi mamá. Su fuerza y energía nacían de saberse acompañada, del hecho de que no se trataba de una lucha individualista, sino parte de una historia más larga y amplia. 

Nonhle: En nuestro caso, cuando presenciamos el derramamiento de sangre, fue como añadir leña al fuego. En lugar de asustarnos, nos movilizó aún más. Nos indignamos aún más, dándonos cuenta de que, si dábamos marcha atrás, traicionaríamos a quienes habían muerto defendiendo ese mismo territorio. Y decimos que no funcionará, que nos tendrán que matar a todos y todas. No podemos transigir con quienes tienen sangre en sus manos. Cometieron un gran error.

Nonhle Mbuthuma  /TNI / Fuhem

Nonhle Mbuthuma  /TNI / Fuhem

Medha: Es una lucha continua. El Banco Mundial se retiró porque dijo que la represa solo se podría completar por medios inaceptables y con terribles pérdidas sociales y ambientales. Y esto ha resultado ser cierto. Puede que la represa se haya inaugurado, pero sigue habiendo entre 35.000 y 40.000 personas –44 aldeas y un pueblo– en la zona sumergida. Y seguimos luchando. En julio de 2017, hubo 21 lugares en el valle donde las mujeres mantuvieron huelgas de hambre, resistieron en pie dentro del agua, negándose a salir, y se enfrentaron a la policía para exigir las compensaciones que se les habían prometido.

Se trata de una acción y un espíritu colectivos que alimentan la esperanza y permiten que la gente se mantenga movilizada y motivada. Es por eso por lo que soy optimista, porque sin el optimismo, además de la valentía y la determinación, no puedes seguir adelante.

¿Cómo podemos asegurarnos de que nuestros movimientos de contrapoder no se vean acaparados por los grupos de poder, o peor aún, que terminen reproduciendo estructuras de poder represivas? 

Berta: Cada caso es diferente. Pero cuando hablamos de ser coherente en nuestros movimientos, estamos hablando de no repetir estas prácticas que corrompen. Hay que construir movimientos sobre bases morales. El COPINH, por ejemplo, ha establecido cortes [de carreteras] populares donde se denuncian casos de violencia contra las mujeres compañeras. No tenemos miedo a llamar por su nombre a las empresas que cometen abusos y oprimen. Y mantenemos nuestra autonomía como movimiento, denunciando las prácticas represivas y defendiendo nuestro territorio, sin importar de qué partido proceden.

Medha:Es importante no perder de vista que los movimientos populares siempre deben estar movilizados y organizando a la gente, incluso cuando hay partidos solidarios que están desafiando al Gobierno o en el poder. Los partidos asumen compromisos porque desean subir al poder, por lo que los movimientos deben mantenerse al margen de las estructuras centrales de poder y desempeñar el papel de la oposición real. Los movimientos sociales deben ser una fuerza que no haga concesiones.

Para mantenerse fieles a sus valores, los movimientos populares deben estar anclados en sus bases, y mostrarse firmes y comprometidos con sus objetivos. La transparencia es un elemento clave; saber comunicar y evaluar de forma periódica cómo estás trabajando. La crítica es importante porque es una forma de aclarar y replantear la misión del movimiento. Es algo que toma su tiempo y en lo que muchas veces nos quedamos cortas, pero debemos intentarlo en la medida de lo posible. 

Nonhle: Cuando pienso en quienes lucharon por la democracia, se me saltan las lágrimas, porque esa misma gente, en lugar de protegernos, nos están oprimiendo y haciendo nuestra vida muy difícil. Para serte sincera, esperamos que lo que está sucediendo con el Congreso Nacional Africano –CNA– sea una gran lección. No es por lo que lucharon nuestros ancestros. Espero que, algún día, el CNA entienda que nosotras, desde las zonas rurales, también luchamos por esta democracia. 

Y sin embargo, cuando nos mostramos contrarias a este lucro destructivo, nos acusan de “antidesarrollo” y nos tratan como enemigas. Deberían hablar con nosotras. La lección, en este sentido, es que debemos sostener nuestros movimientos y mantenerlos alejados del dinero. Si los movimientos se convierten en algo para hacer dinero, nuestra lucha llegará a su fin; perderemos nuestro sentido y olvidaremos por qué luchamos.

¿Por qué las mujeres han desempeñado un papel clave en sus movimientos? ¿Creéis que el auge de los movimientos #YoTambién y #NiUnaMenos podría marcar un punto de inflexión en la lucha contra el patriarcado? 

Nonhle: Creo que las mujeres han liderado este movimiento porque serán las más afectadas por el proyecto minero. No trabajarán allí, pero necesitarán alimentar a sus hijos y encontrar agua potable; saben muy bien qué consecuencias tendrá la minería. Las mujeres tampoco temen plantarse; se mantienen fieles a sus creencias y no son fáciles de comprar. En la lucha contra el apartheid, fueron las mujeres las que lideraron las luchas contra la ley de pases y, ahora, encabezan la lucha contra esta mina. No es fácil tener que pensar en los hijos, cocinar, cuidar a la familia y, al mismo tiempo, dedicarse a la lucha. Pero las mujeres son capaces de ello. 

Medha: Sabemos, por nuestros movimientos, que las mujeres representan una gran fuerza y, por lo tanto, la transformación social no es posible sin ellas. Las mujeres tienen fe en la vida porque dan vida, porque comparten valores y conocimientos con la próxima generación, están estrechamente conectadas con la naturaleza y son más conscientes de nuestros lazos humanos. Se encargan de la mayor parte del trabajo en este país, ya sea en el campo o en los barrios marginales. También sabemos, por experiencia, que, sin las mujeres, nuestros movimientos no podrían sostener acciones a largo plazo. Siempre que hemos plantado cara al Banco Mundial, al Gobierno y a la policía, y desplegamos acciones militantes no violentas, las mujeres han desempeñado un papel decisivo. En las protestas de 2017 contra la represa, las mujeres demostraron una fuerza impresionante frente a la policía.

Por lo tanto, en el momento de desafiar a los poderes establecidos, las mujeres deben situarse en la vanguardia. También debemos situar en esa vanguardia las perspectivas de las mujeres. Una visión feminista es clave para lograr una visión alternativa del desarrollo. Hace hincapié en el amor y la compasión, la humanidad en lugar de la enajenación. También demuestra una relación distinta con respecto a los recursos, ya que la mayoría de las actividades de cuidado de las mujeres –como alimentar a los niños y sostener la vida– no se basan en el dinero. Puedes ver esos valores expresados en la forma en que nos referimos a los ríos y a la tierra como madres y, por lo tanto, como recursos que se deben proteger. Por el contrario, el desarrollo insostenible y explotador se basa en un sistema de violencia patriarcal. 

Berta: La dominación patriarcal es, tal vez, el sistema de dominación más difícil de romper, por lo que es sumamente importante crear movimientos dedicados a los principios de equidad de género. Yo tengo esperanza en que la claridad con que está saliendo mundialmente esta cuestión pueda reflejarse en nuestros movimientos y sociedades. Sin embargo, en Honduras, tenemos una situación de mucha violencia contra los cuerpos de las mujeres, una violencia cada vez más brutal del Estado contra los movimientos y, muchas veces, contra las lideresas.

Creo que el asesinato de Berta y otras compas refleja una intolerancia frente al liderazgo de las mujeres que se atreven a denunciar a los dueños de represas, bancos, empresas. Es difícil saber si esta situación va a mejorar en Honduras, porque estamos muy lejos de construir un sistema de justicia e igualdad para las mujeres, pero tenemos que mantener la claridad en nuestro camino y la convicción de defender la vida y detener la violencia.

 

Creo que todos y todas estamos involucrados en luchas que buscan humanizar nuestra sociedad, a nosotros mismos. No hay fórmulas para el contrapoder porque somos muy diversos, pero compartimos la unidad de caminar juntos y juntas, con coherencia e integralidad, a favor de la humanidad. Podemos retroalimentar el aprendizaje mutuo sabiendo que estamos conectados en una lucha por la vida, y que las luchas nos pueden entrelazar y fortalecer.

-------------------------

Traducción: Beatriz Martínez

Estas entrevistas se presentan en formato resumido; para leer la versión completa (en inglés): Bertha Zúñiga Cáceres, Medha Patkar y Nonhle Mbuthuma.

Este artículo forma parte del informe Estado del poder 2018, editado en castellano por Transnational Institute (TNI) y FUHEM Ecosocial.

@TNInstitute ‏ y @Fuhem 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Transnational Institute

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí