1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PROCESANDO LA EXTRADICIÓN

La rebelión ha muerto, viva la sedición

Seguiremos asistiendo a este partido entre dos grandes selecciones seleccionadas negativamente. En una peli de ‘Star Trek’, el señor Spock decía: “Only Nixon could go to China”. Hoy no hay Nixon en ninguna parte

Guillem Martínez Barcelona , 6/04/2018

<p>Puigdemont declara a su salida de la prisión</p>

Puigdemont declara a su salida de la prisión

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

1- Hola. Está todo tan liado que no sé cómo empezar. Igual empiezo, como en una peli porno, con un repartidor de butano.

2- BCN. Inmediaciones del Parc de la Ciutadella. Coches y, entre ellos, un camión de butano, con repartidor al uso. Cobran un euro por bombona, una vez descontado el dinero de la gasolina y la parte del camión. Lo que es pornografía. Entro en el parque. Voy al Parlament, que hay plenoZzzzzz.

3- Es un pleno confuso. Con mensajes confusos. Que es lo peor que le puede pasar a un sistema propagandístico. Lo importante, por otra parte, no pasa en el pleno. O pasa de rasqui. Lo importante: Puigde hoy puede optar por el voto delegado, en la persona de Elsa Artadi. Se trata de una desobediencia al TC. Lo que supone a corto plazo el empure de la Mesa, que puede ser inhabilitada o condenada a galeras por rebelión, el delito de moda. No se veían tantos delitos de rebelión en ningún Estado desde que Virginia declaró la guerra a los chupatintas de Washington. Como en el procés nada es lo que parece, les explico de qué va todo esto. Será, alehop, en el punto 4. Bajen sus ojos unos milímetros, que cuando unos ojos bonitos se inclinan unos milímetros, siempre son más sexis.

4- La Mesa está equipada de serie para la desobediencia. Vamos, que JxC y ERC han metido en ella dipus de medio pelo, para que si pringan la cosa no acabe con el primer equipo. El más afectado por la causa penal sería el presi del Parlament, Torrent. Que la mesa haya desobedecido es, por tanto, una –otra– partida de chicken game entre JxC y ERC, en la que pringa ERC, como siempre. La carta de ERC es ir tirando con estas triquiñuelas, participar en ellas, no sea que alguien diga que son traïdors o cobarts, hasta que Llarena, en breve, suspenda a los dipus imputados. Es previsible que, en ese momento, dimitan. Con lo que Puigde, y cualquier otro dipu imputado, dejaría de ser candidato, momento en el que ERC y JxC deberán decidir si van a elecciones o a formar Govern. Vete a saber lo que deciden.

5- Me temo que, como siempre, esta partida de chicken game se realiza con una información y un asesoramiento precarios, y un cálculo de las consecuencias penales muy alegre. ¿Por qué sigue sucediendo esto a estas alturas? ¿Por qué se la juegan en partidas con muchas consecuencias y pocos beneficios? Supongo que por selección negativa de los líderes.

6- El concepto selección negativa lo inventó el primer embajador USA en la URSS. Envió un larguísimo telegrama a sus superiores, explicando que los USA no debía intervenir en la URSS, pues la URSS se iría sola al garete, debido a la selección negativa de sus líderes. Los líderes, vamos, no eran seleccionados por su competencia, sino por otros valores propios y originales de un sistema vertical y propagandístico. El tiempo le dio la razón al embajador USA, en la forma de Jrushchov, consolidando su liderato ante Stalin, bailando para él danzas ucranianas cuando se lo pedía, en mitad de un cenorrio. El procés, en fin, en esta última emisión, está liderado por líderes formados en el procés, conocedores de ese sistema barroco de comunicación, seleccionados por selección negativa, esa cosa en la que son más importantes las danzas ucranianas que el QI. El staff del Estado está seleccionado, también, por selección negativa, el tipo de selección en los partidos –muy verticales– españoles. ¿Qué puede salir mal? Socorro.

7- El parque temático de la selección negativa culmina con una rueda de prensa posterior de JxC, en la que explican cómo reconquistar Bizancio a los turcos. El plan para las próximas horas es proponer a Jordi Sánchez nuevamente, iniciar otro chicken game, que ERC trague y culminar con otro no President, e ir ganando tiempo hasta –se supone– otras elecciones, a las que ERC concurriría con el sambenito de no haber hecho todo lo posible para yo qué sé qué. Es importante el discurso del pollo que habla en la rueda de prensa, seleccionado negativamente, pues mezcla realidad, irrealidad, propaganda y danzas ucranianas. Verbigracia: el gran qué para presentar a Sánchez es un informe de la ONU en el que se objetiva que sus derechos parlamentarios están siendo conculcados por el Estado. Independientemente de que ese hecho sea cierto –la prisión preventiva y el delito de rebelión son dos abusos, dos exageraciones que están afectando a los derechos parlamentarios de los afectados–, lo que ha hecho la ONU es emitir acuse de recibo a una queja remitida. Una circular. Poco más. En ese sentido, no hay mucha chicha. No hay nada tan épico ni trascendente como lo que se dibuja en esta sala y, posteriormente, en los medios públicos y concertados. Y así seis años. 

8- Este iba a ser el plan para las próximas horas. En eso, un rato después, los logros de la selección negativa procesista palidecieron frente a los logros de la selección negativa pepera. Puigdemont quedaba exonerado, en el tribunal de un lander alemán, del cargo de rebelión. 

9- El martes 27 se empezó a mascar la tragedia. Moncloa, por medio de Exteriores, hizo una pequeña reuni de corresponsales alemanes. Centrada en una idea, me dice una compi alemana, a la que desde aquí saludo con la manita: “La tónica general era que si no había extradición” –por el cargo de rebelión, se supone– “el fracaso sería de Llarena, no del Gobierno”. Los corresponsales, por cierto, alucinan con estos contactos gubernamentales que les ofrecen, en esta crisis, el Gobierno y el procesismo. Es decir, alucinan con esa Capilla Sixtina de la selección negativa que es la Península. Bueno. En fin. El Gobierno empezaba a darse cuenta que el delito de rebelión empezaba a ser como en su día el gasógeno, algo que asombraba a Europa, pero en la dirección contraria a la pretendida.

10- Que en Alemania se hayan pelado el cargo de rebelión para Puigde –ojo, provisionalmente; la fiscalía alemana está estudiando recurrir; ya veremos– es un fracaso. Un fracaso político, que no jurídico, creo. Les explico.

11- La carta de apostar por el cargo de rebelión –básicamente, sedición + violencia– fue una apuesta política radical. Vino después de otras apuestas políticas radicales, como la apuesta política de no discutir el tema cat, la apuesta política de someter el tema cat al Código Penal, y la apuesta política del discurso del rey en Octubre, del que hablamos poco. Básicamente, una reorientación autoritaria de la democracia española. Este itinerario de apuestas habla de la selección negativa en la parte gubernamental, unos genios tampoco seleccionados por sus competencias, sino por su aproximación a lenguajes, cosmovisiones, fantasías propagandísticas y danzas ucranianas. La decisión alemana viene a especificar eso. Especifica que el delito de rebelión, en el contexto señalado por nuestros piensas, es un producto local, no universal, no traducible en otras culturas. Un delirio local, vamos. Por lo mismo, erosiona todas las instituciones que ha atravesado: el Gobierno, la monarquía, la Justicia. Y los medios locales.

12- Dicho lo cual, no es un drama para el Gobierno. Es normal que en una extradición pasen este tipo de cosas. Pasan continuamente. Puigde, de hecho, se sigue enfrentando a una condena de años. El Gobierno, al parecer, ha conseguido lo más importante de lo que quería. La foto de Puigde esposado llegando al aeropuerto de Madrid. Por otra parte, su fracaso político será menos, en tanto no hay muchos medios que expliquen, snif, el punto 11. Es decir, que controlen las ocurrencias del Gobierno. El Gobierno, de hecho, ha carecido de control periodístico en la crisis catalana. Los medios han comprado que lo de Cat era un golpe de Estado/rebelión, y no el circo de Pompoff y Thedy, con la misma naturalidad que compraron que no fue Al Qaeda. Una cultura vertical tiene eso. Las posibilidades que brinda una cultura vertical han impedido ver, en su rotundidad, el carácter caótico, repleto de mentiras y autoritario de las respuestas del Gobierno a ese corpus caótico, repleto de mentiras y autoritario que fue el procés. Lo que debería mosquear, pues el Gobierno, a diferencia del procés, es Estado. O lo es más.

13- Por lo demás, que el Gobierno se dé con un canto en los dientes. Ayer mismo, y en la misma zona horaria, la jueza Lamela la lió parda. Pasó del delito de rebelión, y empuró al Major Trapero por dos bravos delitos de sedición bravos dos –menos espectaculares, pero que suponen 15 añitos– y uno de, glups, pertenencia a organización criminal.

14- El concepto de organización criminal, del que nadie está hablando, es para mear y no echar gota. 

15- En el auto de Lamela entran dentro del pack organización-criminal “autoridades gubernamentales, parlamentarias y civiles, principalmente a través de asociaciones independentistas, como ANC, Òmnium y AMI”. A toda esa melé se le supone “una premeditada estrategia perfectamente dirigida”, lo que para los periodistas que hemos seguido el procés –muy pocos, me temo–, nos parece mucho suponer en ese objeto sin “una premeditada estrategia perfectamente dirigida”. Se trata de construir una ETA mejorada, con más de dos millones de afiliados. Se trata –ser organización criminal no da para mucho– de la ilegalización de partidos y de asociaciones. Tal vez, en primer lugar, de asociaciones, que son lo que se cita con su nombre propio. Se trata de detenciones y de acusaciones de sedición. Se trata de gangrenar un tema, en beneficio de otra política sustentada en mitos, y que prosigue su verticalización. Se trata –sigue tratándose– de algo que afectará a los derechos en más territorios que los señalados. Seguimos estando en donde lo dejó el rey el día que abrió la boca de la cara. Brrrrrr.

16- Llarena-y-su-ocurrencia-del-delito-de-rebelión, 0, Lamela-y-su-ocurrencia-del-delito-de-sedición-y-la-cosa-organización-criminal, 1. El TS ha dejado de ser el laboratorio de la Humanidad, para pasar a serlo la Audiencia. Rebelión, esa desmesura, baja. Sube sedición, esa desmesura que cuesta la mitad de años en trullo. A ver cómo le va la cosa rebelión en Bélgica y Escocia –pinta que le irá mal–. A ver cómo le va en Suiza, después de que el Gobierno haya decidido extraditar a Falciani, en lo que sería un cambio de cromos.

17- La fiscalía de la Audiencia ha empezado a investigar a los CDR, que serán, supongo, organización criminal en 3, 2, 1. Los medios públicos y concertados se están aplicando, explicando una violencia inaudita. Que no se ha producido. Hace unos días explotó una bomba en un concesionario de una marca alemana en Barcelona. Algunos medios han ido más allá del deber y han señalado a los CDR. Pinta que no. En informes de la GC empiezan a proliferar nombres de personas que, por otra parte, ni ponen bombas ni, por otra, son CDR, esa cosa que no pone bombas y que, incluso, adolece de capacidad para organizarse de manera notoria. Cuidadín. 

18- Bueno. La cosa queda, políticamente –el menos interesante de los aspectos–, así. Puigde –está por ver si también Comín–, al no ser un rebelde, no será suspendido como diputado por Llarena. Cabe suponer que JxC jubile la propuesta de simular una investidura con Sánchez, para pasar a simularla con Puigdemont. Si la circular de la ONU pasó a ser uno de los evangelios, lo de Alemania con Puigde puede pasar a ser la Torah, que es mas gorda. Hay partido –propagandístico– hasta unas nuevas elecciones, que es lo más probable.

19- Todo pinta que seguiremos asistiendo a este partido entre estas dos grandes selecciones seleccionadas negativamente. Zzzzzzzz. En una peli de Star Trek, el señor Spock decía: “Only Nixon could go to China”. Hoy no hay Nixon en ninguna parte. No hay ni siquiera eso. Nadie parece poder parar y hacer algo para que todo esto pare. La selección negativa es lo que es.

20- Por otra parte, se va a liar. Sedición sigue siendo tan inquietante como rebelión. Es un traje varias tallas mayor para vestir lo que pasó. Por lo que servirá para vestir cosas mayores. Y por aquí abajo no hay tribunales alemanes. Tal y como está la política, ese curso CCC de selección negativa non-stop, la única esperanza es que pase algo fuera de ella, que se pele la agenda política, como en 2011. Cifuentes, rebelión, sedición, organización criminal, pensiones, austeridad, igual pueden hacerlo. O no. Socorro.  

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. nostrasladamus

    Una característica de Hispanistán y sus militantes no-nacionalistas hispanistaníes es que comulgan con la trampa del búnker (de Hitler), es decir, si normalmente ya no se enteran de casi nada porque el no-nacionalismo hispanistano, como todas las ideologías tóxicas, bloquea rutas de razonamiento, pero particularmente se agrava cuando realmente están en un callejón sin salida, a lo que son, por ideología, muy dados a meterse hasta el fondo. Desde hace unos días, los panfletos mascarón del Tinglado Occidental (sin ir más lejos, The Times, The NYT o el Der Spiegel) están mandando unos recados muy claros y concretos, de esos que los vasallos no pueden permitirse el lujo de ignorar, y ya no es que los NO-DOs hispanistanos ni los comenten, tiene su disculpa hablando de Pesebres Mayores, es que tampoco los veo en los Pesebres Menores. Hispanistán se cree que es un país adulto y que puede jugar a las gilipolladas de UK o La France, o Brasil si se tercia, pero va a ser que no. Para jugar a Turquía, se deberían haber quedado fuera de la CEE. La hostia que viene en camino me barrunto que va a ser descomunal, dejando en nada la del tribunal "regional" de "Chulesguij-Jolstinin", de esas que rehabilitan a impresentables como Tsipras. No es del PP de los que están hasta los cojones, es de la Hispanistinidad que el autor intenta blanquear con muy poco éxito. A fin de cuentas, González fue un Gauleiter, y el subnormal actual no llega ya a portero de cortijo. Salen muy caros todos, incluidos los NO-DOs. Yo iría aprendiendo catalán.

    Hace 3 años 7 meses

  2. Uno

    Pollastre parodiaba a Guillem para dejar en evidencia sus carencias comunicativas y argumentativas. Por si alguno no se había enterado, vamos.

    Hace 3 años 7 meses

  3. Illstepdownhere

    Pollastre de poble, a lo mejor, si intentaras no ser quedón sin saber y te enrollaras menos, se te entendería más.

    Hace 3 años 7 meses

  4. Fino observador

    Cifuentes, rebelión, sedición, organización criminal, pensiones, austeridad, igual pueden hacerlo. " Te has dejado a la reina y a la infanta placando a la otra reina.

    Hace 3 años 7 meses

  5. pollastre de poble

    Hola. Quizás será porque leo demasiada prensa "procesista" --- término que cuándo lo escucho en según qué plumas libertarias-sexys (la tuya) o en otras más inquietantes de ex-convergents con corbata que en tiempos ha quisieron ungir Laporta en Súper-President (ya tu sabes) me recuerda, glups, a cuando vomitan "separatistas" por ahí en las cavernas---- y estoy, por tanto, asido a un sistema propagandístico que aplica a rajatabla los 11 puntos de Goebbels, trumpista-húngaro al tiempo que esencialmente ridículo y risible, pero creo ---o he estado inducido a creer por un sistema propagandístico que etc. --- que tu escrito de hoy contiene un par de cosillas "erróneas". Nada importante. Post-verdades, pre-mentirillas, para-realidades o, simplemente, detalles, como el que se te coló la otra vez, donde ya metías a los ocho pobres encausados para rodear el Parlament en 2011 en la trena ---y, en efecto, es una vergüenza que la Generalitat y CyU participaran en la construcción del delito de “sedición”. Ahí dejo los dos deslices que he detectado o por si tu o quién sea llega hasta aquí abajo. Si fuese así gracias Ah. Y al final añado un punto 3 donde (es viernes noche y aquí estamos, sí, es lo que tiene ser un "procesista" propaganda no amigos no sexy etc) planteo una reflexión interrogativa que te interpela directamente como creador de “relato” y, en cierto sentido, “propaganda”. 1. La fiscalía alemana no parece que vaya a recurrir la decisión, ni tan siquiera que lo esté estudiando. Básicamente porque no tiene base legal para hacerlo (hago como tú, no cito fuentes ni meto enlaces que sustenten mis afirmaciones) y, parece, que quizás tampoco quiere. Es algo que ya estaba bastante claro ayer noche y hoy día por la mañana antes de tu artículo (incluso lo decía El Mundo), pero que se ha ido diciendo por allá y por ahí, no sre porqué, en base a qué y en el marco de qué sistema de propaganda. He visto incluso cómo desaparecía fulminantemente del TL de un periodista tomado por serio y experto en cosas de leyes que, como tu, lo había sugerido. Pero bueno, este desliz no me parece muy importante. O al menos, no tanto como el que se explica en punto 2. Ahí vamos. 2. Lo de la "ONU" (el Comité de Derechos Humanos, pero bueno, lo aceptamos como licencia ) lo presentas como tantos otros periodistas liberados del virus de la propaganda “procesista”: como algo no trascendente ni épico, sino “transcendentizado” y “epeizado” (perdón) por el sistema de propaganda “procesista” --- rayos, una vez más y escribo “separata”--- , cuando en (tu) realidad no es sino un “informe”, una “circular”, una “queja” un “acuse de recibo”, algo sin “chicha”. Pues no. Se trata de la aceptación de una petición de medidas cautelares. Lo cual es bastante más épico y trascendente –--de hecho, es excepcional --- de lo que asumes. O, al menos, lo debería ser para alguien libertario-sexy que mínimamente se tome en serio los DDHH, esa nimiedad que Esp entiende más o menos como Trump entiende un migrante mexicano: como un molesto escarabajo a pisotear. Y hablando de México, estos “acuses de recibo” de “la ONU” −aka, medidas cautelares del Comité DDHH--- han hecho que el estado mejicano se vea (o entienda que está) OBLIGADO a sacar algún que otro preso de la cárcel ante peligro de grave vulneración DDHH. Como, ojalá, hará el estado y el TS brasileño con Lula. Porque, me repito más que el ajo, la cosa que ha emitido “la ONU”, a la espera de resolver el fondo de la cuestión, es esto: aceptación de la petición de medidas cautelares demandadas por Jordi Sánchez ante peligro inmediato de vulneración de sus DDHH si Esp no permite la investidura –el ejercicio de sus derechos políticos. Y esto es de ejecución inmediata para Esp, firmante del Parco de Derechos Civiles y Políticos y sometida por tanto a la jurisdicción del Comité. Vaya, que si no las ejecuta Esp se sitúa fuera de las obligaciones jurídicas que ha contraído. Otra cosa, mariposa, es que ONU no tenga, snif, mecanismos coercitivos para los estados -–esos canallas nada interesados en DDHH-- cumplan. Entonces, la cuestión es: ¿qué tiene la ONU para que lo que diga sea vinculante o sea lo que se suele pinchar en un palo? Esto se responde, en forma de la prometida reflexión interpelativa y un poco desafiante en el punto 3. 3. ¿Y que tiene la ONU para que etc.? Pues poco: a la sociedad organizada e informada para que presione a los estados y tiene, también, a los informadores de la sociedad: los periodistas críticos, punzantes y agudos que crean un “relato” que, incluso en el caso de CTXT, contribuye a la producción de cosas y realidades: como la cosa-realidad “lo de la ONU no tiene chicha” (Esp feliz) o la cosa-realidad, “lo de la ONU es trascendente” (Esp un poquito más molesta), algo que descartas ya directamente –sin informarte—por ser parte de esa propaganda “separatista” –ves, ya me ha salido-- que tan enérgicamente deconstruyes para revelarnos La Verdad. Pues eso. Aquí lo dejo que es tarde. Gracias. Por otro lado, hay otras cosas del artículo que están guays. O no.

    Hace 3 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí