1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Daniel Innerarity / Filósofo y ensayista

“La política ha gozado del privilegio de que ninguna alternativa radical era posible”

Cristina Monge 4/04/2018

<p>Daniel Innerarity.</p>

Daniel Innerarity.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Los tiempos que vivimos han llevado a Daniel Innerarity, catedrático de filosofía política y social, director de Globernance, y entusiasta montañero, a continuar las reflexiones que plasmó en La política en tiempos de indignación (Galaxia Gutenberg, 2015), con un nuevo título, Política para perplejos (Galaxia Gutenberg, 2018). Como si de la indignación hubiéramos pasado a la perplejidad, Daniel Innerarity recorre a lo largo del libro algunos de los acontecimientos que protagonizan la vida social y política con un denominador común: la imprevisibilidad. Y con ella, la perplejidad. Asiduo al Pirineo, es un gusto compartir con él una comida o un buen vino rodeados de picos que rozan los 3.000 metros, mientras ascendemos por las vertiginosas laderas del siglo XXI empujados por la curiosidad y presas del vértigo. 

Hay varias ideas clave que recorren todo el libro. En primer lugar, como dice el título, la de perplejidad ante la incertidumbre. Desconcierto ante el tambaleo de los paradigmas y los conceptos que nos ayudaban a entender el mundo. Sin embargo, cuando se alude al continuo cambio de las sociedades y con ellas de la política y la economía, también hay que referirse a las evoluciones constantes en el mundo del pensamiento. ¿De verdad no están surgiendo ideas y referentes que nos ayuden a entender la situación? Por mucha inestabilidad que nos generen todos los cambios, acelerados y multiplicados por la revolución tecnológica, ¿tan difícil es de asumir que lo único permanente será el cambio y construir herramientas conceptuales para ese contexto?

El mundo del pensamiento político está, como el mismo mundo político, muy agitado, es decir, con más interrogantes que soluciones. Esto es bastante lógico, si tenemos en cuenta que han sucedido más cosas en estos últimos años que los que nuestros conceptos eran capaces de entender y nombrar. Seguramente en otras épocas más plácidas de la historia había más miseria en la sociedad pero el trabajo de los filósofos era muy aburrido...

Desde hace unos cuantos años hay una obsesión que me corroe y que impulsa mi proyecto de investigación personal: la idea de elaborar algo así como una teoría de la democracia compleja. Parto de la suposición de que la mayor parte de las soluciones que ofrecemos (podríamos pensar en el autoritarismo tecnocrático o en el simplismo populista) no están a la altura de la complejidad de nuestra sociedad y de sus principales problemas. Si pensamos en asuntos como la lucha contra el cambio climático, la inestabilidad financiera o las consecuencias sociales de la robotización, estaremos de acuerdo en que ni tenemos los diagnósticos sofisticados que necesitaríamos, ni estamos planteando soluciones que sean un poco más complejas que, por ejemplo, esa típica moralización de los problemas que nos ofrece un cuadro sencillo de buenos y malos pero que apenas aporta nada que sirva realmente para superarlos. 

Las sacudidas de diverso tipo que ha sufrido nuestro espacio público en los últimos años son señales de disfuncionalidad e incluso de desesperación que el sistema político debe interpretar adecuadamente

De ahí que se hable cada vez más –y en sus reflexiones es una constante– de la necesidad de recuperar la innovación en política. Pero al mismo tiempo recuerda que no vale con la buena voluntad; que además, es imprescindible que la voluntad sea capaz. ¿Dónde debemos buscar esas capacidades? ¿Dónde están los garajes de la innovación política? ¿En la red? 

Esa apelación a la innovación política surge de una experiencia muy descorazonadora: todos los sistemas sociales (la técnica, la empresa, el arte… ) han aprendido con cierta rapidez de sus errores o de su falta de adecuación a los nuevos contextos, mientras que la política parece impasible ante sus propios fracasos y repite los rituales de siempre como si los ciudadanos no tuviéramos las alternativas que tenemos en tanto que usuarios o clientes (que, simplemente, dejamos de comprar y buscamos otras alternativas). La política parece haber gozado del privilegio de que ninguna alternativa radical era posible y por eso no tenía incentivos para espabilar. Pero esto ya no es así. Las sacudidas de diverso tipo que ha sufrido nuestro espacio público en los últimos años (desde el surgimiento de las llamadas democracias iliberales hasta la elección de líderes siniestros) son señales de disfuncionalidad e incluso de desesperación que el sistema político debe interpretar adecuadamente. 

Esto no significa, a mi juicio, que el sistema político deba hacer exactamente lo que las sociedades están demandando, entre otras cosas porque esas señales son contradictorias e incluso reaccionarias. Hay algunas que demandan solidaridad con los refugiados, pero otras muchas –probablemente más– que articulan injustamente un miedo al otro. Esos “garajes de la democracia” por los que me preguntas están en muchos sitios y yo solo puedo hablar del de la filosofía política, que es en el que hace años trabajo. Lo que ahí tenemos que diseñar es un tipo de sistema político cuya democracia aborde al menos tres grandes cambios: la inclusión de los “vecinos” en nuestros procesos de decisión, la inclusión de las futuras generaciones y la inclusión de la naturaleza. Las grandes innovaciones de la política habrán de venir de la superación del parroquialismo electoral, mediante la consideración del largo plazo y pensándonos como una parte de un entorno natural. Democracia transnacional, democracia intergeneracional y democracia ecológica son los tres elementos que nos permitirían superar lo que no es más que una democracia electoral.

Le veo muy cercano a los conceptos claves de la sostenibilidad; esos que nos obligan a repensar nuestra relación con el planeta. En ese sentido, destaco la figura que usa de “la política en una zona de señalización escasa” para plasmar la inexistencia de caminos ya marcados. Al mismo tiempo, creo que esta ausencia de referentes abre también un camino de innovación y de creatividad que en momentos en que las balizas están bien marcadas es más difícil encontrar. Máxime, si se trata, como dice, de articular lo próximo y lo cercano, los que estamos y los que estarán, nosotros y el entorno, lo mixto, lo complejo. ¿No es entonces mejor intentar interpretar el terreno y crear el sendero sin límites preestablecidos?

Venimos de un mundo binario, estamos muy acostumbrados a la patologización del adversario, soportamos muy mal la ambigüedad, descalificamos con rapidez el matiz como falta de convicción… Con estos esquemas mentales es lógico que la vida política esté llena de sectarismo y perplejidad. ¿Por qué no interpretamos esta nueva confusión como una oportunidad democrática? Que estemos menos seguros de nuestro equipamiento conceptual puede hacernos más sensibles a las razones de los otros, puede estimular estrategias cooperativas, puede abonar terrenos para el acuerdo y el compromiso. Mi concepción republicana de la democracia me lleva a pensar que la buena política debe estar diseñada para evitar la dominación de unos sobre otros y el vocabulario que se corresponde con esta visión es menos el de las seguridades dogmáticas que el de la conciencia de nuestra ignorancia compartida: límites, garantías, provisionalidad, revisabilidad… Siempre he pensado que somos demócratas a causa de nuestra ignorancia y no porque sepamos mucho. La democracia parte del presupuesto de que no sabemos suficientemente y combatimos colectivamente esa ignorancia con instituciones que permiten tanto el conflicto como la cooperación. Pensemos en lo que diseñaríamos si partiéramos del supuesto contrario: invisibilizaríamos los conflictos y otorgaríamos a la autoridad unas capacidades excesivas.

Salió la palabra conflicto, y es inevitable que un libro como éste se trate el tema del conflicto sobre el modelo de Estado, proyectado sobre el lío en Cataluña. Su apuesta, –si no he interpretado mal– enmarcada en lo que llama una “democracia de negociación”, pasa por llegar a un acuerdo entre los partidos para luego ratificarlo en referéndum. ¿Y qué ocurre cuando los partidos dejan de hacer su trabajo y se muestran incapaces de llegar a ningún tipo de acuerdo? 

La incapacidad de pactar solo se corrige aprendiendo a pactar. Seguramente hace falta que pase un tiempo y que los agentes implicados lleguen a la conclusión de que el otro es irreductible. No estamos aún en ese momento, pero llegará, estoy seguro. Ahora el lenguaje es el de héroes y villanos, de claudicación o victoria, pero los acuerdos en la historia los han llevado a cabo líderes que se habían agotado tras explorar todas las posibilidades de victoria y se asomaban al abismo de la hostilidad permanente. 

Lo que yo planteo en mi libro y a través de intervenciones en los medios de comunicación últimamente es que no renunciemos a la posibilidad de tejer un acuerdo que vaya más allá de la victoria de una mitad contra la otra

El resultado del 21-D mostró a las claras que el conflicto no estaba maduro –en términos de resolución de conflictos–, dado que castigó a aquellos que se mostraban más proclives a intentar algún tipo de acercamiento que rompiera los bloques. No sé si coincidirá conmigo, pero creo que todos sabemos que la solución al debate sobre el modelo territorial de Estado pasa por acuerdos y algún tipo de referéndum que los ratifique. Las dos propuestas que últimamente han hecho Miquel Iceta y Xavi Domenech certifican la derrota de la dinámica de negociación institucional entre los partidos: uno apuesta por un partido de concentración –con todos los partidos–, y el otro por un partido de independientes –sin partidos–. Es como reconocer el fracaso de las dinámicas de negociación del parlamentarismo. 

Me parece haberlas entendido como una propuesta provisional para transitar a otro tiempo diferente, no como soluciones definitivas. Lo que yo planteo en mi libro y a través de intervenciones en los medios de comunicación últimamente es que no renunciemos a la posibilidad de tejer un acuerdo que vaya más allá de la victoria de una mitad contra la otra. Las encuestas nos dicen insistentemente que una gran mayoría de catalanes aceptaría una solución que implicara mayor autogobierno sin unilateralidad. No hago más que oír a ciertos políticos decir que es demasiado tarde para ello en lugar de preguntarse si las estrategias adoptadas lo han hecho más fácil o más difícil. Si el procés se puso en marcha porque la vía de la negociación estaba cerrada, su justificación a posteriori dependería de que hubiera abierto nuevas vías, lo cual no parece el caso. Y en política no hay situaciones absolutas, todo es comparativo: debía haberse tenido en cuenta que un proceso de estas características daría lugar a un interlocutor menos dispuesto al compromiso y todos los puentes de la confianza destrozados. 

Es posible que esta asunción de la incapacidad sea una muestra más de los límites, cada vez más visibles, de la democracia liberal, que necesita de mecanismos de refuerzo de sus procesos de tomas de decisiones y de rendición de cuentas. Es decir, necesitamos una nueva cracia capaz de gestionar el actual demos. Un demos que, según explica, es “una realidad reflexiva, discutible, revisable y abierta”. Desde luego, hará falta mucha innovación, pero, ¿alguna pista?

Sí, dos pistas: fijémonos menos en las propiedades individuales de los actores de la democracia y no nos empeñemos tanto en moralizar los asuntos políticos. Si evitamos lo primero seremos capaces de entender que la democracia es un sistema de organización de la vida colectiva y no la agregación de propiedades individuales, que lo más importante es que nuestras reglas, instituciones y protocolos sean inteligentes y no tanto que pongamos a los más listos a gobernar (en el supuesto de que la identificación de estos fuera posible). Mi reserva contra la moralización de la política tiene que ver con mi convicción de que detrás de la mayor parte de nuestros fracasos sociales hay un error cognitivo, una falta de inteligencia colectiva. La perspectiva individualista y la perspectiva moralista son totalmente inapropiadas para entender y gestionar asuntos complejos, donde lo decisivo es la interacción entre los elementos y la capacidad estratégica de la política. Lo que hoy tenemos es más bien un conjunto agitado de agentes individuales obsesionados por el corto plazo  cuya interacción no produce nada realmente transformador y, en el peor de los casos, da lugar a situaciones que no pueden calificarse más que como de estupidez colectiva.

En sus últimos trabajos has ido esbozando líneas de fuga que ayudan a profundizar en democracia, con un optimismo militante. En estos momentos, y asumido que la perplejidad conduce a la parálisis (y a la melancolía), ¿cómo superar el estado de perplejidad? 

Soy optimista por defecto y no por virtud. No dispongo de las seguridades que habría que tener para decretar el final de la historia, la imposibilidad de nuevos caminos y alternativas. Lo siento… 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Cristina Monge

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí