1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Documentos CTXT

Un Parlamento del que todos los ciudadanos puedan fiarse

Discurso inaugural de Roberto Fico (Movimiento 5 Estrellas) como Presidente de la Cámara de los Diputados italiana

Roberto Fico 4/04/2018

<p>Roberto Fico (M5S) durante su discurso inaugural en el Parlamento italiano, 24 de marzo de 2018.</p>

Roberto Fico (M5S) durante su discurso inaugural en el Parlamento italiano, 24 de marzo de 2018.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El pasado sábado 24 de marzo se eligieron en Italia los nuevos presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado tras un acuerdo entre el centro-derecha, coalición más votada en las elecciones generales del 4 de marzo, y el Movimiento 5 Estrellas, partido más votado. Mientras el Presidente de la República Mattarella desarrolla la espinosa ronda de consultas para la formación de un nuevo Gobierno, reproducimos aquí el discurso de Roberto Fico, precursor del Movimiento 5 Estrellas y desde hace unas semanas Presidente de la Cámara de Diputados. Destaca su defensa de la centralidad del Parlamento, así como las apelaciones a reconstruir la confianza de los ciudadanos en las instituciones mediante la respuesta efectiva a sus demandas y la eliminación de los privilegios de los diputados.

Señoras Diputadas, Señores Diputados: siento un gran emoción al dirigirme hoy, en esta Cámara, a todos vosotros y a todos los ciudadanos. Os agradezco la confianza que habéis depositado en mí para un puesto de tan alta responsabilidad. Cumpliré este cometido con la máxima imparcialidad y rigor. Deseo ante todo expresar un saludo muy cordial, en mi nombre y en el de toda la Cámara, al Presidente de la República Sergio Mattarella, garante de los equilibrios y valores constitucionales. Valores que para llegar a ser afirmados en nuestra Carta constitucional han necesitado del sacrificio de tantos hombres y mujeres en la lucha contra el fascismo y el nazismo. Queremos recordar aquel sacrificio con particular conmoción hoy [24 de marzo], aniversario de la Masacre de las Fosas Ardeatinas. Asimismo, deseo trasladar un saludo a la Presidente Laura Boldrini, mi predecesora en este importante cargo, a la nueva Presidente del Senado Maria Elisabetta Alberti Casellati y al Presidente de la Corte Constitucional.

Espero que me disculpéis si intento expresar, con una breve mención personal, mi emoción al dirigirme hoy a esta Asamblea. Mi participación como ciudadano en la vida pública, compartida con tantas otras personas, se inició con la defensa del patrimonio medioambiental y de los bienes comunes. Con el transcurso de los años, mi compromiso ha trascendido lo local y ha alcanzado una dimensión nacional, convirtiéndome en portavoz de todos los ciudadanos y, hoy, asumiendo la responsabilidad de representar a esta Asamblea. No os escondo que, si repaso este recorrido, desde los inicios hasta los caminos inesperados por los que he transitado, la jornada de hoy adquiere un significado que me toca humanamente en lo más profundo.

Debemos lograr que los ciudadanos puedan sentirse representados en esta Cámara

Nos encontramos en el lugar en el que se expresa la soberanía popular. El lugar de la propuesta, de la escucha, del análisis de decisiones destinadas a incidir en la vida de millones de personas. Noto personalmente esta gran responsabilidad. Este es el lugar donde el futuro va tomando forma: un futuro que, a partir de hoy, pretendemos construir conjuntamente con el bien colectivo como único interés, pues tenemos la tarea de servir a la nación entera. Debemos lograr que los ciudadanos puedan sentirse representados en esta Cámara, la vean como un punto de referencia en el que volver a depositar su confianza. Precisamente, pienso en la ciudadanía cuando (n)os invitó a reflexionar sobre la necesidad de que el Parlamento recupere la centralidad que le garantiza la Constitución. Se trata de un objetivo determinante para afrontar no solo los desafíos internos, sino también para dar un nuevo valor a la idea misma de Europa y afrontar los grandes retos globales de nuestra época.

La cuestión de la centralidad del Parlamento ha atravesado la historia constitucional de nuestro país con declinaciones y matices distintos. Querría intentar contaros qué es, para mí, la centralidad del Parlamento y cómo podemos contribuir a reafirmarla en nuestros días, en un contexto en el que la relación entre poder legislativo y poder ejecutivo se continúa caracterizando por el abuso de instrumentos que deberían ser residuales, en el que los poderes y competencias se transfieren a menudo a otras instancias decisorias, en el que los intereses están fragmentados, y las leyes son cada vez más sectoriales y técnicas. Tenemos que comprometernos con la defensa del Parlamento frente a quienes buscan influir en los tiempos y las preferencias para su propio beneficio personal.

Las instituciones han de hacerse plenamente cargo de los anhelos de cambio, si no quieren vaciarse y desertizarse

Hemos experimentado tantas veces la sensación amarga de estar expuestos a presiones externas inaceptables. El máximo grado de apertura y la construcción de vínculos, también fuera del Parlamento, son una contribución fundamental al proceso democrático, pero quiero afirmar con fuerza que las decisiones finales tienen que madurar únicamente en las Comisiones y en el Pleno de la Cámara, porque solo una labor que goce de independencia puede dar vida a leyes de calidad. Por este motivo quiero afirmar con decisión que no consentiré ni atajos ni abusos en el debate parlamentario. Un Parlamento central, en mi opinión, es un Parlamento del que todos los ciudadanos puedan fiarse y esto sucederá en la medida en la que aquí se persiga exclusivamente el interés general, aquí se examinen sus propuesta de leyes, aquí se dé cumplimiento a la voluntad popular manifestada a través de los referéndums, aquí se capte el espíritu de cambio que anima la Italia de 2018 y que los ciudadanos han mostrado tan claramente con su voto el 4 de marzo. Las instituciones han de hacerse plenamente cargo de los anhelos de cambio, si no quieren vaciarse y desertizarse. El intento de renovación debe ser la linfa vital de esta legislatura. La renovación tiene un significado muy claro: comenzar a tomar decisiones que miren por el bien de todos y no de una pequeña parte.

Los desequilibrios que se han creado en estos años deben ser reequilibrados. Por ello, ahora la prioridad es acabar definitivamente con los privilegios [de los diputados]. El recorte de los costes de la política debe ser uno de los principales objetivos de esta legislatura. Estoy profundamente convencido que se debe y se puede racionalizar los gastos de la Cámara de los Diputados, sin que por ello haya que recortar los costes de la democracia. Algo se ha hecho, pero queda todavía muchísimo por hacer. Es necesario seguir recorriendo esta senda, porque algunas medidas, que aún hay quien reduce a una mera cuestión de balance presupuestario del Estado, tocan en realidad dos temas cruciales de nuestra democracia: el respeto por la cosa pública y la relación de confianza entre la ciudadanía y la más alta institución representativa. Esta confianza no se construye con proclamas o declaraciones de intenciones, sino a través del ejemplo, de las acciones concretas, de nuestras decisiones cotidianas, de las votaciones mediante las que este Pleno se expresará. Debemos abrir aún más esta Cámara a la ciudadanía, tanto en sentido físico como poniendo en valor las herramientas de democracia directa previstas por la Constitución. Por ejemplo, a través del cálculo certero de los plazos para el examen de las iniciativas legislativas populares. Pero no solo. Pienso en cómo las Cámaras -compartiendo una reflexión iniciada en otros ordenamientos- puedan convertirse también en lugares en los que utilizar las nuevas tecnologías digitales como soporte del proceso legislativo, de cara a involucrar más a los ciudadanos. El de la innovación es un tema sobre el que en estos años se ha realizado un trabajo significativo. A este propósito, quiero agradecer a todo el personal de la administración de la Cámara de los Diputados, que es un modelo de calidad en el panorama europeo. Hay que seguir por este camino.

Es necesario poner fin a un modo de legislar confuso, hecho de parches constantes

Las innovaciones deben ir de la mano de otras importantes medidas que se podrían desarrollar en el ámbito de una reforma del Reglamento de la Cámara de los Diputados. Porque también esto contribuye a mejorar la calidad de vida de todos. Se trata de transformaciones a las que no nos podemos sustraer, también a la luz de las recientes novedades introducidas en el Senado de la República. En este sentido, mi compromiso como Presidente de la Cámara estará inspirado por tres principios: garantizar un elevado nivel de calidad del debate parlamentario; garantizar el respeto de todos sus componentes, ya sean de la mayoría parlamentaria o de la oposición; interpretar el espíritu de cambio que los ciudadanos han expresado en las últimas elecciones. Consentidme ahora una reflexión de carácter más general. Si el Parlamento ha de ser el lugar de análisis y de visión de largo alcance, tiene que dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Qué legislación queremos producir? ¿Qué instrumentos adoptamos y cómo los usamos para gobernar los procesos económicos y sociales? Es necesario poner fin a un modo de legislar confuso, hecho de parches constantes, excepciones y prórrogas que crean incertidumbre y se convierten en un perjuicio para los ciudadanos y para el crecimiento del país.

Cada persona que no consigue tener una existencia digna será una vergüenza y una responsabilidad para todos

Me gusta imaginar el Parlamento como institución pensante, como institución cultural que se interroga sobre lo que debe hacer. Un Parlamento capaz de expresar una visión de país es un Parlamento que respeta a los ciudadanos e infunde así en ellos un sentido de pertenencia y de confianza, en el futuro y en la clase política. Cuando los ciudadanos sienten que sus demandas son escuchadas, que se da una respuesta a sus necesidades, entonces se consolidan los lazos comunitarios, y es en ese momento cuando se crea unidad y cohesión. Una comunidad unida no puede tolerar ninguna forma de ilegalidad, no se resigna frente a las injusticias, al contrario, es capaz de responder con determinación, porque tiene la fuerza que nace de sentirse plenamente representada y respetada por las instituciones. Así pues, cada extorsión mafiosa a un empresario no será nunca más un ataque a un único individuo, sino a toda la colectividad. Cada chico que abandona la escuela y opta por el el tráfico de drogas o la violencia será una derrota para todos nosotros. Cada persona que no consigue tener una existencia digna será una vergüenza y una responsabilidad para todos. Solamente recuperando el espíritu de vivir en una comunidad de ciudadanos podemos recuperar el sentido de Estado que queremos encarnar: aportar equilibrio allí donde haya desequilibrios, de forma que nadie tenga que sentirse nunca más en los márgenes de la sociedad y todos consigan expresar sus propias potencialidades. Es a partir del individuo desde donde debemos empezar otra vez.

Por este motivo, quiero concluir con el augurio de que en esta Cámara cada uno de nosotros lleve adelante su tarea nutriendo una tensión constante hacia la mejora, superando incluso la mejor versión de sí mismo. Porque estoy profundamente convencido de que la bondad de lo que podemos hacer es siempre fruto del valor humano que ponemos en nuestras acciones. Mis mejores deseos de éxito en nuestra labor.

--------------------------------------------------

Traducción de Fabio Cortese Sanabria

Este discurso se publicó en italiano en Il Blog delle Stelle

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Roberto Fico

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí