1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

La brecha salarial: tendencias y explicaciones

No basta con señalar la mera existencia de este fenómeno y hacer de la discriminación un cajón de sastre en el que cabe todo. Debemos analizar las causas específicas de las diferencias salariales si queremos alcanzar un mercado laboral igualitario

Patricia Alonso 3/04/2018

<p>Desigualdad salarial</p>

Desigualdad salarial

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Hace unos días, concretamente el 22 de febrero, Día por la Igualdad Salarial, eldiario.es publicaba un artículo que presumía desvelar los verdaderos números de la brecha salarial. Con los datos sacados de la Encuesta de Estructura salarial del INE, los autores mostraban unos gráficos muy bien elaborados y con suficientes colores para captar la atención de cualquiera. El texto, por otra parte, se limita a descripciones simples de los datos, con la excepción de un estudio de la Universidad de Copenhague y la London School of Economics que sirve para apoyar una de sus aclaraciones. Las siguientes quedan sin respaldo. No es únicamente eldiario.es el periódico que en los últimos días ha publicado un sinfín de noticias sobre este asunto. Sin embargo, la referencia a esta publicación es por ser una suerte de estudio propio con el que los autores claman desvelar la verdad de la brecha salarial con el máximo nivel de detalle. El artículo, sin embargo, no hace ningún tipo de referencia a las carencias del análisis. Estas pueden resumirse en dos: poco rigor en las unidades de análisis y falta de controles en el tratamiento de los datos.

Respecto a las unidades de análisis, los grupos profesionales que utilizan son excesivamente amplios. En el primer gráfico, uno de los grupos de profesionales que utilizan son los “Trabajadores de País Vasco”, donde las mujeres cobran 34 euros por 40 euros que cobra el hombre. Usar a los trabajadores del País Vasco como conjunto tiene el mismo sentido en este estudio que decir que en España al completo los hombres cobran más que las mujeres: estamos comparando el sueldo de obreros o limpiadoras (el género está basado en los números que eldiario.es maneja) con el que reciben managers o altos cargos de la Administración. De esta forma no sabemos si las mujeres cobran menos porque existe una brecha salarial, porque normalmente ocupan trabajos peor pagados, porque trabajan menos horas o por otra razón que se nos escapa. Si seguimos buceando un poco en los datos, vemos que otro grupo es “Profesionales de la salud”, que parece agrupar a médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, directores y directoras de hospital, auxiliares, técnicos y técnicas de ambulancia y un largo etcétera –esto conjuntamente para la sanidad pública y privada. La conclusión es la misma: los hombres cobran más. Pero, ¿es esto debido a que hay más hombres trabajando como médicos y más enfermeras y auxiliares mujeres o a que la sanidad pública paga menos a las mujeres por el mismo trabajo? Ambas explicaciones muestran una forma de desigualdad, pero sus causas y, por tanto, sus posibles vías de solución son completamente diferentes. Un análisis precipitado de estos datos podría conducirnos a conclusiones erróneas y al desarrollo de propuestas que, aunque bienintencionadas, no producen cambio alguno o, incluso, gastos innecesarios.

En segundo lugar, faltan ciertos controles. En estadística, al demostrar una relación causal, deben sumarse a la ecuación principal –ser mujer aumenta las probabilidades de tener un salario inferior– otras variables –horas trabajadas, tiempo en la empresa, tipo de contrato, estudios, etc.– para comprobar que la relación que se trata de demostrar no está causada por otra variable que no es la principal, sino una que no estamos teniendo en cuenta. Esto es, si en general las mujeres trabajan menos horas que los hombres, ser mujer estará ligado a un menor salario, pero la causa principal será el menor número de horas trabajadas, no el hecho de ser mujer. Después ya analizaremos por qué las mujeres trabajan menos horas, pero es importante diferenciar las causas y no mezclar unas con otras. Igual que en el punto anterior, esto puede llevarnos a conclusiones erróneas e incluso dañinas.

Dicho esto, hay que aclarar que la Encuesta de Estructura Salarial no cuenta con todos estos datos. Sin embargo, y como ahora veremos, existen otras fuentes más precisas, aunque también presentan carencias. Pero, sobre todo, existen formas de presentar la información más honestas, que son conscientes de sus fallos y limitaciones y que no inducen a error a todo aquel que lea el texto final. Evidentemente, si el INE no publica más datos, poco se puede hacer en este sentido, pero sería conveniente dedicar uno o dos párrafos a comentarlo, contrastando los resultados con los de otros estudios y sin afirmar que lo que ahí hay es la verdad absoluta sobre un tema tan complejo como es la brecha salarial. La responsabilidad, en estos casos, cae sobre los autores y el medio en cuestión, que no dudan en publicar trabajos que carecen de rigor.

Tipos de cálculo y cifras ajustadas

Antes de seguir, quiero dejar algo claro: la brecha salarial existe. El techo de cristal existe. El desempleo es mayor en mujeres que en hombres. Sin embargo, no es suficiente con señalar la mera existencia de este fenómeno y atribuir al concepto de discriminación la función de un cajón de sastre en el que cabe todo. Debemos analizar las causas específicas de las diferencias salariales si queremos avanzar hacia un mercado laboral más igualitario.

la brecha salarial existe. El techo de cristal existe. El desempleo es mayor en mujeres que en hombres. Sin embargo, no es suficiente con señalar la mera existencia de este fenómeno

El cálculo de la brecha salarial emplea dos métodos principales y que se diferencian entre sí precisamente en los controles que aplicamos en uno y otro. En el primer caso se denomina brecha salarial sin ajustar (uncontrolled) y tiene únicamente en cuenta variables socioeconómicas, como el sexo, la edad o el nivel de estudios. Además de este cálculo sin ajustar, existe también la brecha salarial ajustada (controlled), que incluye variables como el tamaño de la empresa, el tipo de contrato, el tipo de jornada, la ocupación y el sector de actividad. Mientras que el primer cálculo nos da una medida general de desigualdad laboral, este segundo cálculo nos dará la cifra más aproximada de la diferencia de salario entre hombre y mujer por el mismo trabajo. Jugando con las variables, además, podremos dar respuesta a otras preguntas. Por ejemplo: ¿hay más mujeres en puestos más bajos del escalafón o en sectores de actividad peor remunerados?, ¿los contratos a tiempo parcial son más frecuentes entre trabajadoras?, etc. Por supuesto, pueden añadirse otras variables (en caso de existir datos disponibles) como estado civil, número de hijos, etc. para conocer su efecto.

En España, el estudio publicado el pasado 7 de marzo por FEDEA tiene en cuenta estas apreciaciones. Con los datos disponibles –los más completos son los de la Encuesta de Estructura Salarial (EES) del Eurostat de 2014–, esto es lo mejor que podemos hacer. No obstante, la brecha salarial ajustada aún necesitaría incluir alguna variable referente al puesto de trabajo (no disponible) para capturar la diferencia más exacta de salario por el mismo trabajo –siempre teniendo en cuenta que aún así no estaremos libres de error por completo. Como vemos en la siguiente gráfica, extraída del estudio de la FEDEA, a mayor ajuste, más se reduce la brecha salarial. Esto quiere decir que algunas de las diferencias en la brecha salarial sin ajustar se deben a otras variables como la ocupación o el número de horas trabajadas.

Sin duda, los números –en este caso un 12%– no son desdeñables, pero la diferencia entre cálculos es de cinco puntos porcentuales. Es decir, casi un 30% de la cantidad sin ajustar está explicada por otras variables. Si además tenemos en cuenta que Eurostat no diferencia por puesto de trabajo –volviendo al ejemplo de la salud, en este caso estaríamos comparando médicos y médicas, donde hay más hombres, con enfermeros y enfermeras, entre los que hay más mujeres (por suerte ya nos habríamos desecho de directores y directoras de hospital, que estarían en la categoría managers y auxiliares que serían technicians and associate professionals)–, es de esperar que la brecha sea aún menor.

Estudios realizados para Estados Unidos sugieren cifras de diferencia salarial de entre un dos y un nueve por ciento, y un 20% para la brecha sin ajustar. Tres fuentes que me parece oportuno destacar son esta herramienta interactiva de Payscale, este trabajo de Blau y Kanh (2016) y este informe de la American Association of University Women (2018) (solo para la brecha sin ajustar, pero muy interesante igualmente). Por puro rigor en la metodología, prefiero quedarme con la cantidad del nueve por ciento de Blau y Kanh que, al usar en el trabajo datos hasta 2010 y ser la tendencia de la brecha descendente, será ahora algo menor.

Tras este resumen, llegamos a varias conclusiones. La brecha salarial de género existe, pero la cifra es más baja que la que leemos normalmente en los medios e incluso en algunos análisis que no tienen en cuenta un gran número de variables. Esta diferencia entre resultados, además, se encuentra explicada por otros elementos –las variables omitidas, que veremos a continuación– que han de tenerse en cuenta a la hora de elaborar recomendaciones y políticas para reducir las diferencias entre géneros: no es lo mismo legislar para reducir las desigualdades salariales que para evitar la discriminación a la hora de contratar, por ejemplo. Además, según FEDEA, la brecha salarial es mayor en la parte más alta de la distribución de salarios, indicando la presencia de un techo de cristal. Por último, la evidencia muestra que la brecha ha disminuido en los últimos años y esta tendencia parece mantenerse para los próximos.

Factores explicativos

Como hemos visto, una parte considerable de la brecha salarial del 17% queda explicada por las variables incluidas en el modelo ajustado. Además, quedan otras variables que difícilmente pueden incorporarse al modelo por falta de datos o por ser difíciles de cuantificar. Sin embargo, un número considerable de estudios experimentales han analizado estas características y sus diferencias entre hombres y mujeres y pueden darnos algunas ideas.

Los principales factores explicativos de la división laboral entre hombres de mujeres pueden dividirse en tres grupos: características del tipo de empleo y empresa, condiciones socioeconómicas y factores psicosociales. En el primer grupo se encuentran el tipo de empresa, la duración de la jornada laboral y la proporción de mujeres en altos puestos. En general, las mujeres se localizan en empresas pequeñas y con salarios más bajos (como ejemplo este estudio de Card, Cardoso y Kline para Portugal). En cuanto a las horas trabajadas, estudios recientes han demostrado que la brecha salarial es menor en profesiones con horarios más flexibles –posibilidad de trabajar menos horas o en diferentes horarios–, normalmente peor remuneradas (Goldin, 2014). Por último, en este grupo de variables es importante referirse al menor número de mujeres en altos puestos. Si revisamos los datos de FEDEA, vemos que las mujeres están infrarrepresentadas en tres ocupaciones: artesanos y trabajadores cualificados, operadores de maquinaria, y directores y gerentes. En este último grupo, el porcentaje de mujeres es en torno a un 35%. Como en los casos anteriores, este fenómeno ha sido estudiado en varias ocasiones. Sin embargo, las conclusiones varían según el grupo objeto de estudio.

la llegada de hijos puede provocar la ruptura de la relación laboral (de forma temporal o definitiva) y trabajo a tiempo parcial. Por otro lado, se ha estudiado en mujeres y hombres si el mero hecho de tener hijos puede dar lugar a conductas discriminatorias

En segundo lugar, como muestran algunos trabajos recientes, la experiencia laboral y las interrupciones en la carrera pueden explicar parte de la brecha salarial por sí solas. La existencia de hijos también ha dado lugar a distintas conjeturas, estudios y experimentos. Por un lado, la llegada de hijos puede provocar la ruptura de la relación laboral (de forma temporal o definitiva) y trabajo a tiempo parcial. Por otro lado, se ha estudiado en mujeres y hombres si el mero hecho de tener hijos puede dar lugar a conductas discriminatorias. Por desgracia, los resultados difieren entre experimentos, lo que impide llegar a conclusiones sólidas.

Por último, otros factores que pueden tener implicaciones en las diferencias laborales entre hombres y mujeres y, por tanto, en las diferencias de salario son los atributos y preferencias de uno u otro sexo. Estas cualidades son muy difíciles de medir y, por lo tanto, no podemos saber con exactitud qué papel juegan. No obstante, podemos recuperar algunos experimentos que las analizan para averiguar si tienen alguna importancia, aunque desconozcamos su extensión exacta. En general, las mujeres son caracterizadas por ser menos competitivas, menos propensas a negociar sus salarios y tener una mayor aversión al riesgo. Las diferencias en competitividad han sido largamente documentadas (por ejemplo, Niederle y Vesterlund, 2007). Directamente aplicable a nuestro foco de atención, con datos de la Encuesta Británica de Relaciones Laborales, Manning y Saidi (2010) concluyen que los hombres son en general más propensos a trabajar en puestos con salarios variables en función del rendimiento que las mujeres, que prefieren salarios fijos. Sin embargo, las diferencias son menores de lo sugerido en los experimentos de laboratorio y no parecen tener suficiente fuerza para jugar un papel importante en la brecha salarial. Algo parecido ocurre con la aversión al riesgo. Un gran número de estudios y experimentos ha concluido que las mujeres se muestran más propensas a evitar el riesgo (por ejemplo, Jianakoplos y Bernasek, 2007), algo que puede tener consecuencias en sus elecciones profesionales y, por tanto en su salario. Además, los hombres son más propensos a negociar el salario que las mujeres, que tienden a aceptar el sueldo ofrecido (Leibbrandt y List, 2012). Por último, algunos trabajos recientes han destacado la importancia de los roles y identidades de género en nuestras elecciones personales. Sin embargo, aún es necesaria más investigación en este campo.

Pero, entonces, ¿hay discriminación?

En primer lugar, es necesario distinguir que llegados a este punto tenemos una brecha salarial dividida en dos partes. Por un lado, está la parte para la que encontramos explicación, esto es, el porcentaje de la brecha del que son responsables las variables que nombrábamos en los párrafos anteriores –tipo de jornada, lugar en la empresa, experiencia, etc.. Por otro, está esa otra parte que aún queda sin explicación, pongamos en torno a un 5-8%. Parece natural que achaquemos directamente a la discriminación este porcentaje. Sin embargo, esto sería erróneo, ya que, como veíamos antes, hay algunas variables muy difíciles de contabilizar que pueden estar jugando un papel importante y puede haber otras que no nos hayamos planteado –por ejemplo, si los hombres en general son más productivos que las mujeres–, además de los posibles errores de medición. Pero, además, también puede suceder lo contrario, la discriminación puede estar presente en factores tratados como independientes. Por ejemplo, si un empleador se niega a ascender a una de sus trabajadoras que tiene méritos suficientes, su salario sería menor debido a su puesto más bajo en la jerarquía empresarial, pero esto se deberá a la discriminación sufrida.

Algunos experimentos señalan la existencia de discriminación en diferentes grupos –por ejemplo, Goldin y Rouse (2000) en orquestas sinfónicas o Moss-Racusin, Dodivo, Brescoll, Graham y Handelsman (2012) en el ámbito académico. Una explicación sencilla para este fenómeno puede ser la extendida dicotomía mujer-familia, hombre-trabajo. Si la mujer es automáticamente asociada con la familia, parece lógico que, frente al riesgo de que ésta abandone su trabajo, las empresas prefieran apostar sobre seguro y contratar al hombre. Por supuesto, las cosas no son blancas o negras, y al igual que hay mujeres que prefieren el trabajo, existen hombres que prefieren la familia. Sin embargo, quien contrata no posee esa información individualizada y aplica el método fácil: imponer el estereotipo a todo el grupo.

Modificar conductas desarrolladas/aprendidas durante generaciones no es una tarea fácil. Sin embargo, y si nuestro objetivo es la igualdad entre hombres y mujeres, es importante analizar las situaciones en las que se da esa discriminación con detalle, estudiar los datos, ver en dónde existe verdaderamente y cuáles son sus causas. En este artículo intento desgranar los verdaderos números de la brecha salarial en España a la luz de los últimos estudios en nuestro país y en otros países de nuestro entorno con más disponibilidad de datos. Trato, también, de investigar los diferentes elementos que contribuyen a la brecha y exponer brevemente sus posibles causas. No pretendo negar la existencia de la brecha salarial, del techo de cristal o cualquier otro fenómeno quitándole hierro al asunto. Creo, sin embargo, que la única forma de atajar un problema es analizarlo desde todos los puntos de vista posibles, con el mayor número de datos, opiniones e investigaciones al respecto, y, a partir de ahí trabajar sobre los resultados. No es lo mismo atacar la preferencia por los hombres en el momento de la contratación –con, por ejemplo, currículos ciegos–, que las pausas en las carreras profesionales de las mujeres para dedicarse a los cuidados –con, digamos, una ley de dependencia fortalecida. Cada elemento tiene sus peculiaridades y tratar de unificarlos todos bajo el genérico “discriminación” simplifica un problema complejo y nos aleja de solucionarlo.

Lecturas complementarias

Atkinson, Bairdy y Frye (2003) destacan que las diferencias entre hombres y mujeres en aversión al riesgo no son aplicables a profesionales del sector empresarial y managers.

Blau y DeVaro (2007) afirman que la probabilidad de promoción es menor en mujeres que en hombres (los datos son del periodo 1992-1995).

Bertrand, Kamenica y Pan (2015) estudian los efectos de los salarios relativos de hombres y mujeres en el matrimonio.

Ceci, Ginther, Kahn y Williams (2014) sobre las diferencias de género en el ámbito académico no encuentran evidencias de discriminación en los ascensos de hombres y mujeres.

Correl, Benard y Paik (2007) y Williams y Ceci (2015) analizan si la paternidad/maternidad da lugar a conductas discriminatorias en el entorno laboral.

Gayle, Golan y Miller (2011) también observan un menor número de mujeres en altos cargos empresariales, pero lo achacan principalmente a la menor longitud de su vida laboral.

Noonan, Corcoran y Courant (2005) con recién graduados en Derecho por la Universidad de Michigan, y Bertrand, Goldin y Katz (2010) con MBAs de la Booth School of Business of the University of Chicago tratan el impacto de las interrupciones en la vida laboral de las mujeres.

---------------

Patricia Alonso. Graduada en Derecho y Ciencias Políticas por la Universidad Carlos III de Madrid. Master en Social Science. @palonsoal

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Patricia Alonso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí