1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Matteo Salvini: de corazón a corazón

Italia es siempre un enigma político. Tras los últimos resultados electorales muchos análisis se han preguntado por las razones del éxito del populismo del Movimiento Cinco Estrellas. Pero hay otro populismo quizás más peligroso

Francesca Romana Santoro / Federico Giustini 31/03/2018

<p>Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. </p>

Matteo Salvini, líder de la Liga Norte. 

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Si la ex Lega Norte (hoy sólo Lega) ha alcanzado una posición tan ventajosa se debe en buena medida a sus aciertos políticos y a una coyuntura favorable. Para entender las reivindicaciones de justicia, democracia y patria (en un sentido restrictivo próximo al etnonacionalismo) necesitamos retrotraernos a noviembre de 2011, cuando en Italia se instala un gobierno técnico guiado por el ex comisario europeo Mario Monti. En un momento de fuerte crisis económica se aprueba, en el ámbito de lo que fue llamado Decreto Salva Italia, la reforma del sistema de pensiones Fornero, por el nombre de la ministra de Trabajo y Políticas Sociales. La reforma fue votada por todas las fuerzas políticas, excepto dos partidos: Italia dei valori, cuyo presidente era el magistrado Antonio Di Pietro, y la Lega Nord. A partir de ese momento, la Liga hace una campaña muy contundente y sostenida en el tiempo contra la ley Fornero y, en general, contra los recortes sociales. De hecho, en el año 2013, en el tradicional mitin de la Liga Norte en Pontida, Matteo Salvini llega a pronunciar las siguientes palabras contra la ministra: “Si por casualidad pasara por Pontida la ministra Fornero, espero que la pateéis durante 10 kilómetros. (…) En una noche decidió que millones de personas tenían que morir de hambre. Porque si pierdes el trabajo a los 50 años por culpa de una pordiosera como Formero, es muy difícil empezar otra vez”. Y pocos días antes de las recientes elecciones del 4 de marzo, Salvini, en una manifestación en Roma, prometió que “el primer acto de un gobierno con la Liga será la abolición de la ley Fornero”.

Otro de los filones que ha aprovechado la Liga para resucitar tras la llegada de Matteo Salvini es la vinculación entre inmigración e inseguridad en un país donde la temática migratoria es omnipresente. Y es especialmente relevante que la conquista de la mitad norte del país (incluso zonas tradicionalmente de izquierdas) se haya hecho hablándole a las clases populares de seguridad (contra los inmigrantes), justicia social (contra los recortes) y patria (recuperando un cierto mito de la Italia renaciente). El incremento de votos en ciudades como Cascina o Gorino son representativas de ello. Otro escenario que se ha convertido en simbólico es Macerata, donde el pasado día 3 de Febrero un ex candidato de la Lega disparó desde su coche a algunas personas de origen africano. La Lega en Macerata ha pasado de un 0,6% en 2013 a un 21% en 2018. Al mismo tiempo, en las regiones más adineradas de la Lombardía, la Liga conjuga la temática de la seguridad con la legítima defensa: “La propuesta de la Lega es muy simple, reconoce que la legítima defensa es siempre defensa legítima (…) Quien viola la propiedad privada y pone en peligro la vida de otra persona tiene que considerar la eventualidad de salir ‘noqueado’”.

Otro de los filones que ha aprovechado la Liga para resucitar tras la llegada de Matteo Salvini es la vinculación entre inmigración e inseguridad

Cabe destacar, además, la importancia del éxito del gobernador leghista Roberto Maroni, máxime cuando uno de sus compañeros de partido en la región, Attilio Fontana, llegó a afirmar en plena campaña: “No podemos acoger a todo el mundo porque no cabemos, así que tenemos que elegir. Hay que decidir si nuestra raza blanca tiene que seguir existiendo o si tiene que ser borrada”. Después se disculpó arguyendo que fue un lapsus. Estamos hablando de alguien que fue alcalde del ayuntamiento de Varese desde 2006 a 2016 y que ha sido nuevamente elegido con un apoyo del 49,74%. 

El giro narrativo de Salvini

A la hora de forjar su carácter político, Matteo Salvini ha privilegiado valores como la coherencia y la fidelidad. Ha querido ser la roca que resiste para poder ser luego la primera piedra en la reforma del país. El proyecto salviniano es una misión heroica de reconstrucción del país; es, como decía su eslogan de campaña, una “revolución del sentido común”, una tarea de rehabilitación sobre la base del descontento y los valores tradicionales. Matteo Salvini se esfuerza por encarnar la figura del líder-padre que reconstruye un país colapsado por el descrédito del trabajo y la burocracia.

Así como el Frente Nacional de Marine Le Pen ha tratado en los últimos años de emprender una labor de desdiabolización, la Liga de Matteo Salvini se ha esforzado por pulir aquellos elementos de su discurso que pudieran colocarlo inmediatamente en el extremo derecho del tablero político. Cuando Salvini se dirige a su electorado emplea un lenguaje de tintes caballerescos en el que se mezcla el amor hacia la patria con el gusto por la prueba, el desafío y las empresas heroicas y complicadas. Como si se tratara de un torneo medieval, Matteo acepta tomar partido por los ciudadanos que sufren el descontrol de una política egoísta y autorreferencial. “Tenemos que llegar al corazón y a la cabeza de los italianos, especialmente de aquellos que siempre se han quedado  en casa”. De esa misma apatía sufrida por el pueblo italiano se hace cargo el programa de gobierno de la Lega con un lenguaje simple, directo, accesible, versátil y universalmente inteligible. La fuerza de su discurso se basa en la concisión de sus fórmulas, en el uso de pocas palabras y en el empleo de expresiones que representan esquemáticamente un cierto mal humor tan vago como extendido, y también una sensación de urgencia.

La fuerza de su discurso se basa en la concisión de sus fórmulas, en el uso de pocas palabras y en el empleo de expresiones que representan esquemáticamente un cierto mal humor 

El suyo es un populismo de revuelta contra el sistema, contra el actual gobierno y los precedentes, contra la ministra Fornero, contra Europa, contra quienes no dan prioridad a los italianos y a sus derechos y contra quienes se oponen a esta lucha justa por un nuevo pensamiento crítico. Hay más de un enemigo declarado, repetitivamente acusado y claramente definido. El día 6 de Marzo, dos días después de las elecciones, Salvini publicó un sarcástico tuit con una foto que lo muestra sonriente, con una copa de vino en la mano y la leyenda: “Un brindis de mi parte y de la vuestra por Roberto Saviano, Fabio Fazio, Oliviero Toscani, Vauro, 99 Posse, Gad Lerner y Saverio Tommasi. Abrazos y besos”. O sea, un escritor, un presentador televisivo, un fotógrafo y publicitario, un caricaturista, una banda musical militante de extrema izquierda y dos periodistas. En el nombre de la transparencia, de la coherencia, de la cercanía entre política y pueblo, de una cierta simpatía por la veracidad y espontaneidad de un líder que salta por encima del formalismo que se presupone en los políticos, Salvini trata de forjarse una imagen campechana entre los italianos. 

El peligro de tanta ‘claridad’ es desencadenar una guerra no sólo entre posiciones políticas, sino incluso entre personas. El problema fundamental de Italia es que la Liga opera en un terreno explosivo. Bien es cierto que esta situación no es exclusiva de Italia, sino que forma parte de un escenario global en el que las sociedades están altamente tensionadas por la incertidumbre laboral, la infoxicación mediática, la brecha cada vez mayor entre mundo de la política y mundo de la ciudadanía, y la sensación de estar viviendo un cambio de época. 

Sobre estas bases, compartidas extraterritorialmente, se arman el discurso y los objetivos de la nueva Liga: restablecer el rigor, la disciplina, la regularidad y los derechos de los ciudadanos; restablecer, en suma, la fuerza de un mundo que sentimos precioso y se nos escapa por el sumidero de la Historia. El verbo que mejor caracteriza el lenguaje de la Liga es “recuperar”. Se trata de restablecer la valía de aquello que se desvaloriza y corre el riesgo de desaparecer. Por eso Matteo Salvini se presenta como ese líder político que comprende a los ciudadanos en su valoración positiva del pasado y que además les reconoce en su debilidad y olvido actuales. La Liga sabe que Italia tiene raíces estables, tradiciones y valores que no han sido dignamente escuchadas. 

Uno de los éxitos comunicativos de Matteo Salvini fue la campaña iniciada en 2014 con el nombre “Basta Euro! Tour” en el que se recorrió Italia en una humilde furgoneta parando en múltiples ciudades y escuchando a los ciudadanos, sur incluso. Es ahí cuando empieza la aventura política “nacional” de la antigua Liga Norte. Lo verdaderamente llamativo es que en ese tour por Italia, Salvini construye su imagen de hombre trabajador, que escucha al ciudadano, que recorre kilómetro a kilómetro el país con medios humildes y que les habla a los italianos de sus problemas cotidianos. Matteo Salvini es un político contradictorio (¿y cuál no?) que, sin embargo, echa de menos y ensalza los valores del orgullo, la responsabilidad y la coherencia. Y pertrechado de esos valores, encarnándolos, Salvini se lanza al duelo contra el establishment por haber ofendido a la ciudadanía italiana.

El suyo es un populismo franco y engañosamente necesario que restituye un primitivismo dialéctico cuyo riesgo es hacer descender hasta lo más bajo el nivel del debate político italiano. Más allá de las fronteras italianas, el resultado electoral de la Liga está siendo muy celebrado por las fuerzas de la derecha radical europea: de Nigel Farage a Marine Le Pen pasando por FPO, Geert Wilders o AfD. Para estas fuerzas políticas, el resultado de la Liga demostraría que el futuro de la política europea se juega en la oposición entre nacionalistas-identitarios y globalizadores y que el espacio entre medias se reduciría casi a cero. Es decir, que en la política del futuro ellos son un actor fundamental.

el resultado electoral de la Liga está siendo muy celebrado por las fuerzas de la derecha radical europea: de Nigel Farage a Marine Le Pen

¿Y ahora qué?

Los próximos días serán escenario del último gran reto que pondrá a prueba las virtudes como estratega de Matteo Salvini, que tendrá que hacerse cargo de pactar con el verdadero ganador: el Movimiento Cinco Estrellas. De momento es a Matteo Salvini a quien la coalición de centro-derecha ofreció el encargo de negociar con el M5E para elegir a los futuros presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado. Y tras las primeras negociaciones puede decirse que Salvini ha obtenido lo que esperaba: la Cámara de los Diputados será presidida por Roberto Fico (M5E) y la presidencia del Senado irá para algún miembro de Forza Italia. Con ello Salvini ha sido capaz de salvar los muebles y restablecer el equilibrio con la coalición de centro derecha, que en algún momento pareció en peligro durante la última semana. Vuelve a ser la cabeza visible de la derecha italiana. Y ha ganado en confianza. Tanto es así que Beppe Grillo, fundador del Movimiento Cinco Estrellas, ha llegado a decir: "se puede confiar en Salvini, cuando dice una cosa la respeta".

El escenario tan abierto en Italia y el respeto político ganado estos días por Salvini permite imaginar un posible gobierno entre los dos grandes partidos populistas italianos: la Liga y el Movimiento Cinco Estrellas. Es una posibilidad que sin estar todavía cerca, ha ganado en posibilidades durante los últimos días. Queda por ver cómo dos programas electorales tan diferentes pueden relacionarse entre sí: de un lado el Flax Tax de la extrema derecha, del otro la Renta Básica, punto clave de la propaganda grillista. Si el acuerdo va a más, nos encontraríamos con un populismo débil, de base contradictoria, inestable en sus ideales y que, a pesar de situar siempre al pueblo en el centro de su discurso, le resulta difícil dialogar y hacer concesiones. Sobre el papel una coalición de este tipo ideológicamente difícil de llevar adelante, pero como el mundo sabe (y la historia italiana ofrece en esto buenos ejemplos), la política es el arte del compromiso.

 

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Francesca Romana Santoro / Federico Giustini

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí