1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Las Madrazo

Cecilia e Isabel Madrazo: dos destinos de mujer en un ambiente artístico dominado por los hombres

Carlos Alberdi 29/03/2018

<p>Cecilia e Isabel de Madrazo.</p>

Cecilia e Isabel de Madrazo.

Luis de Madrazo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

La exposición de Fortuny en el Museo del Prado ha venido acompañada de dos publicaciones tan interesantes como el propio catálogo de la muestra: una biografía de Cecilia Madrazo y una continuación del epistolario de la familia. Una de las virtudes de estas dos publicaciones es que nos permiten profundizar en el conocimiento de Cecilia y de Isabel de Madrazo, dos de las hijas de Federico de Madrazo, nacidas en 1845 y 1846, cuyas vidas fueron paralelas en muchos sentidos, aunque finalmente tuvieron derivas muy diferentes.

La biografía de Cecilia, escrita por Ana Gutiérrez Márquez, nos revela a una mujer singular. Estuvo casada siete años con Fortuny, para desarrollar luego una trayectoria propia, durante más de cincuenta, hasta su fallecimiento en 1932. Jugó un papel clave entre su padre y, al menos, tres de sus hermanos: Isabel, con la que estudia y convive hasta que rompen; Ricardo, que se va a vivir con ella cuando se casa con Fortuny y con el que mantiene una especial afinidad hasta su muerte; y Raimundo, con el que comparte casa en París, cuando ambos son viudos con niños pequeños. Es importante, cómo no, su relación con Fortuny. Ella acompaña al artista hasta su fallecimiento y se puede decir que le ayuda, además de llevando la casa, tanto en los aspectos sociales como en la gestión económica de su carrera. Por último, la biografía de Cecilia Madrazo mantiene el interés cuando se muda a Venecia, se hace wagneriana y protege la carrera artística de su hijo Mariano Fortuny Madrazo lejos de Madrid. 

En relación a este último aspecto, merece la pena citar una carta a su hermano Ricardo en 1892: “Mano trabaja siempre. Mucho me gustaría vieras sus composiciones, y si te manda las fotografías, no las enseñes a papá ni a Luis, ni a nadie, porque él dice que de seguro no les gustan y creen sigue falsos caminos. Naturalmente, es necesario haber estado en Bayreuth y muy enterado de todo para apreciarlas.” 

Estar muy enterada de todo es lo que Cecilia supo hacer toda la vida, y su correspondencia lo confirma. Habla de partos, de crianzas, de costuras y de arreglos, pero además maneja con soltura el quién es quién, opina de artistas y comenta el mercado del arte. Su biografía retrata la capacidad de Cecilia Madrazo para ser ella misma en diversas situaciones. Son tiempos convulsos. En España la revolución de 1868 supone un disgusto enorme para su padre, que pierde la dirección del Museo del Prado. En su carta a Raimundo, el 2 de octubre del 68, se expresa así:

“Nosotros, que tan poco hemos debido a esa familia (porque verdaderamente se han portado muy mal) lo vamos a pagar en grande […] Todo esto aparte de haberse largado estos señores debiéndome ¡más de 40 mil reales con los que yo contaba!”

Cecilia vivirá los sucesos de España desde Roma, donde algunos celebran la revolución. Los Fortuny tratan de mantenerse al margen, pero en Italia y en Francia son también tiempos inciertos. De Roma, donde tenían su campamento, se tendrán que ir durante los años en los que el ejército italiano ocupa la ciudad y el Papa se declara prisionero en el Vaticano. Aprovecharán para instalarse en Granada, porque también deben evitar París, que encadena la guerra franco-prusiana y la Comuna. En Madrid, parece, era suficiente con estar de visita.

Además de lo que aprendiera cuando estuvo interna en el colegio Loreto, de la calle Atocha, Cecilia estudió piano y fue una gran aficionada a la música. Cuando se queda viuda tiene veintiocho años y se instala en París con su hermano Raimundo, que acaba de quedar también viudo y con un bebé. Ella tiene dos hijos, María Luisa y Mariano. Los primos se crían juntos. Cecilia no abandona París hasta 1889. Su argumento es que París se ha vuelto muy caro para hacer la vida que le gusta hacer y para tener una casa grande donde guardar sus colecciones. La alternativa no está mal: se compra un palacio en Venecia. Allí se harán mayores sus hijos. Desde 1891 los lleva a Bayreuth. Su hija María Luisa vivirá siempre con ella y tendrá fama de excéntrica. Es aficionada a la grafología, defensora de animales e insectos y partidaria de no dormir acostada sino en los sillones. Hay numerosos testimonios de que a madre e hija les gustaba recibir juntas, enseñar la casa y sus tesoros, e invitar con dulces que hacían ellas mismas. Mariano, su hijo, será artista. La influencia wagneriana le llevará al mundo del teatro. Tendrá fama mundial como escenógrafo y modisto. Proust lo menciona en En busca del tiempo perdido. Convive con la artista Henriette Nigrin, divorciada y experta en telas, al menos desde 1902. A Cecilia no parece gustarle mucho al principio y, de hecho, la pareja no se casa hasta 1924.

De Cecilia Madrazo tenemos muchas imágenes. La afición de su hijo Mariano a la fotografía y al cine complementa, por estos nuevos medios, la larga galería de retratos de una mujer que vivió siempre entre pintores. Murió el 12 de agosto de 1932. Su hija María Luisa, murió cuatro años después, y Mariano en 1948. Henriette Nigrin, a la muerte de éste último,  se encargará de repartir el patrimonio acumulado por la familia. El Museo del Prado, la Biblioteca Nacional, el British o el Louvre recibieron importantes legados.

Por otra parte, el nuevo epistolario continúa la publicación de las cartas de José Madrazo, en 1998, y de Federico de Madrazo, en 1994. Ana Gutiérrez Márquez y Pedro J. Martínez Plaza son los autores de esta nueva entrega que contiene cartas de Fortuny (31), de Cecilia (144), de Raimundo (33), de Ricardo (145), y de Isabel (30). En ellas volvemos a encontrar los temas recurrentes de la familia. Entre ellos el drama de Isabel, la hermana, un año mayor que Cecilia. Ya no es solo el relato que conocíamos de un Federico de Madrazo espantado ante la vida de su hija Isabel en París. Ahora tenemos cartas de la propia Isabel y de su hermana Cecilia, que completan la escena.

La historia de Isabel es el contrapunto trágico a la de su hermana Cecilia. Estudiaron juntas en el Real Colegio de Nuestra Señora de Loreto. Dispusieron de biblioteca familiar y de entrada libre en el Museo del Prado, que dirigía su padre. Viajaron por Europa, aprendieron idiomas y en las cartas de ambas se aprecia su formación y su capacidad. Isabel ayuda a su hermana con los bebés y también a su hermano Raimundo con el suyo cuando su mujer muere en el parto de su único hijo. También, como Cecilia, entiende de arte y es aficionada a la lectura.

En las cartas de su padre, Federico de Madrazo, publicadas en 1994, ya habíamos podido conocer el drama. De manera incompleta, todo son medias palabras, pero lo suficiente para entender las dificultades de una mujer de talento que quiso llevar una vida propia fuera del matrimonio. Los pequeños fragmentos, de las cartas de Federico a su hijo Raimundo cuentan a fogonazos lo que pasó. La autoridad patriarcal se sintió amenazada.

1 de octubre de 1878: “PD.– ¿Habéis vuelto a ver a Isabel? La pobre le ha escrito a Perico la carta más rara que te puedas imaginar.”

8 de abril de 1879: “...a propósito de Molíns [el marqués de Molíns, embajador de España en París], ¿qué dijo cuando le hablaste de la pobre Isabel? […] ¿cómo sacarle de allí y de los peligros a los que está expuesta?”

11 de noviembre de 1879: “He sabido que Carlota encontró a Isabel. Esta me ha escrito estos días dos semi-cartas o lo que sea, enteramente ininteligibles y estrafalarias… se ve que la pobrecilla va cada vez peor.”

14 de diciembre de 1879: “...que por Dios, libre a Isabel y a todos nosotros de la deshonra y que la podamos poner en una casa de salud […] no sé cómo hacerme delante de las gentes el hombre tranquilo, o el contento, teniendo el dardo clavado en el corazón.”

25 de diciembre de 1879: “Hay todo lo que podríamos temer y que temíamos […] es preciso que allí no se divulgue.”

28 de diciembre de 1879: “El caso verdadero, por desgracia, es que aquella pobrecilla está para ser madre, dentro de dos meses y medio o tres, y que no hay tiempo que perder.”

12 de febrero de 1880: “Hay que pensar en el honor de la familia.”

20 de febrero de 1880: “...el tiempo vuela y la cosa se acerca… ya me entiendes.”

23 de febrero de 1880: “Ayer recibió Ricardo un telegrama de Isabel […] ‘Necesito pronto y secretamente 8.000 reales pero que no sean madrazo’”.

5 de febrero de 1881: “Es de absoluta necesidad el ver de hacer algo y no dejar por más tiempo a Isabel entregada a sí misma.”

25 de febrero de 1881: “Mi querido Raimundo: probablemente mañana saldrá de aquí para París el señor Vera (D. Jaime), joven y aventajado médico alienista que me ha indicado el doctor Esquerdo como muy capaz para la misión que se le confía.” Jaime Vera, fundador del PSOE en 1879, tenía en aquel momento veintidós años.

26 de febrero de 1881: “...haz lo que puedas para que el Sr. Vera halle lo más fácil posible su difícil tarea.”

26 de febrero de 1881, segunda carta: “Que no sepa Isabel que Vera va de nuestra parte.”

4 de mayo de 1881: “De Isabel tengo buenas noticias. Sigue muy bien y está, según me dice el doctor Esquerdo, bastante mejor que cuando llegó […] todavía cree que yo no sé que está allí y no quiere que yo lo sepa […] pronto se me nombrará por el juez su curador ejemplar […] la pensión de Isabel ya sabes que me cuesta 2.000 reales mensuales.”

1 de agosto de 1881: “Ayer vimos Ricardo y yo a Isabel, que está muy bien y llenita de carnes y de buen color: mucho mejor que cuando llegó; pero siempre la misma confusión de ideas y la misma indiferencia.”

Es un relato de alto voltaje dramático y de un importante contenido sociológico. Ana Gutiérrez, en su biografía de Cecilia, nos informa sobre la permanencia de Isabel en la clínica del doctor Esquerdo. De la documentación consultada se deduce que aún permanecía en 1930, y no vuelve a haber noticias hasta que la familia rescata, en 1941, el depósito que había hecho su padre para financiar sus gastos. Es decir, que Isabel falleció en algún momento, entre 1930 y 1941, sin que se sepa la fecha exacta de su fallecimiento, ni quede noticia de dónde está enterrada.

Las cartas de Isabel nos ofrecen otra perspectiva. Una mujer interesante que, con el paso de los años, se va complicando. El tema del matrimonio ocupa un lugar protagonista en sus preocupaciones. Por sus comentarios, parece que la relación con la segunda mujer de su padre, Rosa Guardiola, con la que se casa Federico de Madrazo en 1874, no fue buena.

Carta de Isabel a su padre hacia 1876, desde París: “...pues nadie tiene derecho a saber mis asuntos más que tú, y mi confesor los espirituales. Necesito querer para casarme, y además nunca lo haría a disgusto tuyo, si la persona no te gustase.”

20 abril de de 1877 a Ricardo, desde Londres: “No lo niego, he danzado, me he ocupado, he sufrido y ya no me suelo divertir, y por eso tengo aún más caprichos. Los nervios […] Todos los viajes se me ocurren excepto el de España. Esto no es capricho, no tengo gusto para ver la misma sociedad y la casa variada y ver gente que no me importa. La antipatía no se manda. ¡Dios sabe cuánto lo siento por papá! Pero yo no lo puedo remediar.”

16 de junio de 1877, desde Londres, a Ricardo: “Papá no se curará hasta que se dé libertad. Para eso están las leyes de un divorcio”.

Desde París hacia 1881, a Ricardo: “...cuando se hable de mí, ten tu boca cerrada. Ni palabra, como debe hacer un hermano.”

Las cartas pueden resultar poco convencionales, pero no parecen las de una persona que haya perdido la razón por completo. Al tiempo, queda claro que hacer vida por su cuenta y embarazarse sin estar casada es más que suficiente para que la sociedad la considere seriamente perturbada y legalice su encierro.

Una tercera perspectiva del conflicto de Isabel la aportan algunos párrafos de las cartas de Cecilia a su padre.

1 de marzo de 1877 (incompleta): “... hace año y medio que me estoy quemando la sangre con Isabel, sufriendo lo que solo Dios sabe […] Se ha vuelto tan insoportable que la vida con ella no es posible […] El carácter de Isabel solo es bueno para ella vivir sola.”

7 de marzo de 1877: “Hace 8 días ya que sale por la mañana y vuelve a las 10 de la noche, come y almuerza fuera de casa, pero está contenta.”

A través de todas estas cartas se vislumbra la intimidad familiar de los y las Madrazo. Y especialmente las estrecheces de la vida de las mujeres, en una sociedad como la de entonces. Las distintas derivas de las hermanas Madrazo nos enseñan, también, que esas dificultades no se solventan por pertenecer a un medio privilegiado, sino que, en algún caso, las contradicciones pueden, por los prejuicios de ese mismo medio, agudizarse. Los Madrazo son una dinastía de pintores célebres cuyo conocimiento es indispensable para los estudiosos del arte español del siglo XIX. Estas publicaciones del Museo del Prado, con motivo de la exposición de Fortuny, abren camino para que el estudio de las Madrazo sea también imprescindible para conocer mejor a las mujeres y a la sociedad española de su tiempo.

-------------------------------

Carlos Alberdi, gestor cultural, ha ocupado, entre otros cargos, los de director cultural de la Biblioteca Nacional de España (BNE), director de Relaciones Culturales y Científicas de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), y director general de Cooperación y Comunicación Cultural del Ministerio de Cultura.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Alberdi

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí