1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El mentidero

Diez motivos por los que el director de CTXT es un grandísimo hijo de puta. ¡El quinto te sorprenderá!

De ustedes dependerá quienes permanecerán en pie cuando la fiesta se acabe y se enciendan las luces. O la prensa independiente, feminista, autogestionada y contestataria, o los que han convertido el periodismo en una subasta de mercaderes

@PabloMM 24/03/2018

<p>Miguel Mora, director de CTXT. </p>

Miguel Mora, director de CTXT. 

Vanesa Jiménez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El director de CTXT es Miguel Mora y no tengo, hasta la fecha en la que se escriben estas líneas, argumentos en su contra, y mucho menos en contra de su madre. Esto es un clickbait, un gancho, un cebo. He utilizado el titular como una zanahoria que he colocado delante de sus ojos y usted, como un conejillo hambriento, se ha lanzado ávido a morderla. Puede parecer una nimiedad, pero se trata de un negocio muy rentable que genera suculentos beneficios. Es tal su eficacia que ni siquiera es necesario que siga leyendo para que el clickbait haga su efecto. Muchos compartirán este artículo sin haberlo leído y es que un redactor que insulta a su jefe en su propio periódico provoca en las redes sociales la misma reacción que un caramelo en la puerta de un colegio.

En estos tiempos de sobreinformación instantánea, basta con una sabrosa lombriz para que el pez pique en el anzuelo. "¿Por qué las feministas son más feas que las mujeres normales?". Este titular, lamentablemente, sí es real. Se trata de una "noticia" publicada por la gacetilla Mediterráneo Digital que levantó una gran polvareda en las redes, allá por 2017. Una usuaria de Twitter, de buenas intenciones, logró que empresas de renombre retirasen la publicidad de este panfleto ultraderechista. Lo que en un principio parecía una victoria del bien sobre el mal se transformó en una gigantesca y gratuita campaña publicitaria. La noticia logró más de 250.000 visitas en apenas 24 horas, o lo que es lo mismo, más de 250.000 personas se tragaron el clickbait.

Mediterráneo Digital era un desconocido que alcanzaba picos de popularidad a base de escándalos. En 2014 ofertaron un puesto de trabajo donde solicitaban, y cito textualmente, una reportera "guapa, sexy, con muy buena presencia, desparpajo ante las cámaras y menor de 30 años".  Por aquel entonces solo contaba con un empleado a tiempo completo, su director. Ahora, continúan ejerciendo como propagandistas del odio en una pomposa oficina en pleno centro de Madrid y presumen de una legión de seguidores en Twitter que supera, por ejemplo, a los de CTXT. Parten de una estrategia sencilla pero efectiva; el impacto vende y poco importa si es mentira o una media verdad. Agitan la bandera de la xenofobia y sobre todo de la misoginia, sabedores de que ahora que la revolución de las mujeres es imparable, la resistencia de los temerosos a perder su posición de privilegio es más férrea que nunca.

En el mismo fango de las medias verdades se mueve como gorrino en cochiquera Alfonso Rojo y su Periodista Digital. La burla contra una mujer que había sido víctima de abusos sexuales ("Un falso novio de postín camela a una pardilla en Barcelona y se la lleva de esclava a Rumanía") le costó el escarnio público e incluso la sorprendente reprimenda de las asociaciones de la prensa, habituadas al corporativismo gremial de según qué tipo de periodismo. En lugar de predicar por el propósito de enmienda, Rojo sigue revolcándose en el lodazal de la infamia del que también hace bandera en la televisión pública del Partido Popular. Transitar más allá de los límites básicos de la moralidad, lejos de ser una peregrinación por el desierto, resulta una ocupación muy lucrativa.

Internet es un reflejo de lo que somos y también de lo que nos gustaría dejar de ser. La actividad en la red, como en la vida, funciona a base de impulsos irracionales. El odio, el morbo o la venganza –y últimamente los gatos de la periodista Marina Lobo contra Rafael Hernando– son el combustible que mantiene en funcionamiento la maquinaria.

El pasado 13 de marzo, el escritor y filósofo Santiago Alba Rico publicó en CTXT un artículo titulado "Gabrielillo en el cuarto de juegos". No exagero si afirmo que ojalá fuesen las únicas palabras que se hubieran escrito sobre Gabriel Cruz, el niño asesinado en Almería hace apenas unos días (dedíquenle cinco minutos si quieren reconciliarse con el mundo). El texto en cuestión se compartió más de 11.700 veces en Facebook, una cifra nada desdeñable para un medio, en muchos aspectos humilde, que sin embargo no pudo competir con los números de este otro: "Los cuatro minutos de estrangulamiento de Gabriel: una muerte con sufrimiento"; una minuciosa radiografía sobre la agonía y muerte de un crío de ocho años que corrió como la pólvora por los mentideros de internet. Aunque el temporal de críticas todavía arrecia sobre la cabeza de Pedro J, la mala publicidad también es publicidad.

En 1976, el maestro Chicho Ibáñez Serrador se preguntó "¿Quién puede matar a un niño?". Han pasado más de 40 años, los infantes siguen siendo asesinados pero ahora, al añadido por la pérdida más dolorosa, los padres se ven forzados a asistir a una suerte de mercadillo donde gacetilleros de dudosa humanidad compiten por llevarse la pieza más jugosa del cadáver.

En el negociado del clickbait existen modalidades más inocuas. Son habituales en la prensa deportiva; "¿Qué le dijo Cristiano Ronaldo a Zidane después del partido?", y en esas revistas idiotizadoras de supuesto corte femenino que tratan a las adolescentes como princesitas cuya mayor aspiración vital es ligarse al capitán del equipo de fútbol: "10 trucos infalibles para atraer a ese chico que tanto te gusta pero que no te hace ni caso. ¡La octava te sorprenderá!" Valoraciones profesionales aparte sobre la idoneidad de esta clase de contenidos, convendrán conmigo en que la ausencia de malicia lo hace tolerable hasta para los estómagos más delicados. Más aún si hacemos una comparación con esos otros anzuelos, afilados y sangrantes, que suelen utilizar los pasquines de inclinación fascista que todavía hoy sobreviven al amparo de las anchas tragaderas de la libertad de prensa.

En 2014, Alerta Digital, un medio dirigido por un camorrista que fue jefe de prensa de Jesús Gil, anunció la noticia de que Pedro Zerolo padecía cáncer de páncreas con un montaje donde el antiguo político socialista aparecía abrazado a un mono. De nuevo, la semilla del odio germinó de boca en boca granjeándole a esta purria cavernaria un cuantioso número de visitas. Alerta Digital ha sumado a su arsenal mediático una televisión en la que, a propósito de Zerolo, un sacerdote vomitó que su enfermedad era fruto de la "providencia divina".

En el mercado del clickbait, como en cualquier otro, no existiría oferta sin demanda. La tercera pata de este banco somos nosotros, los lectores, los usuarios de la prensa que saciamos los instintos más morbosos a golpe de ratón. Es la versión moderna del conductor que aminora la marcha para deleitarse con el espectáculo de un accidente de tráfico, los ojos curiosos que ladean la cabeza para comprobar si en un ángulo imposible son capaces de atisbar la agonía del moribundo, mientras desenfundan el móvil con la esperanza de que un video le suba la autoestima en estos tiempos donde la felicidad fluctúa según el número de likes.

De nuestra decisión depende el futuro de la prensa. Internet ha expandido las fronteras de la comunicación hasta extremos que no hace mucho eran inimaginables. Asistimos cada día al nacimiento de nuevas cabeceras, más o menos informativas, que con apenas unos pocos euros pueden llegar a plantarle cara a los tradiciones imperios mediáticos. Una buena noticia, sin duda, que ha contribuido a ampliar los márgenes de la pluralidad, pero el embudo es tan ancho que las malas hierbas han logrado echar raíces.

En una situación parecida a la sucedida a finales de los años 90 con el llamado boom de las punto com, una burbuja especulativa de las empresas ligadas a internet que reventó en 2001 con pérdidas millonarias, el sector de la prensa está surfeando sobre una ola que más pronto que tarde terminará colisionando contra el espigón. Hay demasiados comensales sentados a la mesa y no todos podrán llevarse su trozo del pastel.

De ustedes dependerá quienes permanecerán en pie cuando la fiesta se acabe y se enciendan las luces. O la prensa independiente, feminista, autogestionada y contestataria, o los que han convertido el periodismo en una subasta de mercaderes a golpe de clickbait.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

20 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. MAM

    El artículo bien. Pero en el título, compañera, mejor poner "hijo de putero". Ellos son los culpables de la existencia de esta forma de esclavitud, no las mujeres que en su inmensa mayoría se ven obligadas a sobrevivir con su práctica.

    Hace 2 años

  2. Susana

    Y yo que pensaba que había estos textos eran para lectoras-es inteligentes!!!

    Hace 2 años 10 meses

  3. Leandro

    Que articulo mas raro

    Hace 3 años 1 mes

  4. Samerdeck Barefoot

    Bravo. Gran texto y estupenda explicación de la situación del periodismo digital hoy en día. Cada día tengo más claro que Ctxt es de los medios que se merece "seguir de pie cuando acabe la fiesta".

    Hace 3 años 1 mes

  5. Carlos Martinez

    Les rogué que no publicaran mis datos personales y... En el fondo todos sois buitres en busca de carnaza, y los demás, para ustedes, sólo somos vil metal. Sigan teniendo un buen día.... ya quedan pocos.

    Hace 3 años 1 mes

  6. Carlos Martinez

    gracias por lo que vales

    Hace 3 años 1 mes

  7. Fran

    Mejor si son 9 motivos. Los impares venden más. También hay que tener en cuenta el titular. Es demasiado largo y al compartirlo en Facebook se pierde lo de "hijo de puta". Como estoy con el móvil, no sé la descripción alternativa de la imagen, pero si fuera "foto de un hijo de puta", seguro que posicionaba bien en Google imágenes. Sí, soy el más divertido en las fiestas.

    Hace 3 años 1 mes

  8. Carlos Martinez

    Pues sí, Vanesa, así está el Patio ¡y no va a cambiar! Otra cosa: esto lo hemos hecho entre todos, hunos (de Atila) más que otros. Cuarenta años aguantando una dictadura para que... Franco se debe estar partiendo de la risa. ¡¡Menudo!! el pueblo español eligiendo sus... menudo. "La clases dirigentes son el fiel reflejo de la sociedad a la que representan" Tengo una, creo, buena idea para un artículo. Se cumplen ahora 40 años dedemo cracia en esta Hespaña (con H de hunos) devastada. (Este año el Tesoro va a "colocar" 220.145 M de E. ¡¡37 Billones de Ptas!! es lo que van a pedir en nuestro nombre, para seguir funcionando) No estaría mal preguntarle a nuestras señorías qué es la política y qué es ser político, ..¡cuantos quedarían retratados! Después, si quiere, conozca mi versión. No creo que haya otro en este país que haya dado tanto por la democracia en los últimos treinta años. Me gustaría contactar con ustedes, y por favor, si puede ser, no publique esto. Mi correo está inservible si considera llamar, hágalo por favor a este: 868 049 839 "y me apuesto mi casa contra un café que jamás se arrepentirá" le ofrezco la oportunidad de entrevistar a un político. Les invito a casa, Si quieren ir haciéndose una idea la tienen en Airbnb Cartagena Habitación Vintage. Y créame si le digo que jamás se arrepentirán, "me juego mi casa contra un café" Les esperamos, que tengan un buen día.

    Hace 3 años 1 mes

  9. jose

    me llama la atención el sensacionalismo de cadenas y periodicos ,nadie escapa a los clikbaits,incluso este mismo articulo ha utilizado el recurso

    Hace 3 años 1 mes

  10. Jose Goñi

    En el caso del niño de Almería llegué a oir en la Sexta presentar a un periodista de el Periodico de Cataluña, clmo periodista amigo de la familia...

    Hace 3 años 1 mes

  11. Jesús

    Más razón que un santo pero me he quedado con la duda del quinto motivo

    Hace 3 años 1 mes

  12. Joaquín

    Interesantísimo, enhorabuena. Un artículo totalmente necesario que me guardo en favoritos. Solo un añadido: creo que también el empleo tan generalizado de términos angloparlantes en prensa y ciencias sociales (como clickbait, fake news...) endulzan, maquillan o quitan hierro a los problemas de fondo en esta relación información-política-atontamiento de masas. Tu brutal y sarcástico titular anticipa y subraya tu reflexión, y haces bien en aclarar lo de clickbait como gancho, cebo, zanahoria y anzuelo. Términos como el tan usado “fake news” suenan hasta agradables a nuestras ibéricas mentes en el lugar de bulos, mentiras, engaños, falsedades y trampas.

    Hace 3 años 1 mes

  13. Mark

    Para enmarcar… y reflexionar.

    Hace 3 años 1 mes

  14. Urioliva

    Yo me lo lei todo, interesante y ciertamente es asi..por desgracia...el morbo vende mas que la calidad

    Hace 3 años 1 mes

  15. Francisco

    Esto demuestra la cultura o incultura de un pueblo y el nuestro lo demuestra cada dia, yo le pondré una velita a la virgen por si puede hacer algo por nosotros.

    Hace 3 años 1 mes

  16. Francisco

    Estupendo artículo!! Me ha gustado mucho el análisis y reflexión sobre qué temas mueven las redes e interesan a los lectores. Desgraciadamente es verdad que titulares con morbo son los que incrementan las ganancias de medios sin ética ni moral. Por cierto, he leido todo el artículo!!

    Hace 3 años 1 mes

  17. FalsaIzquierda

    JA JA JA. Ahora resulta que el feminismo es contestatario, independiente y autogestionado, no una mierda delirante impuesta desde arriba a punta de pistola y regada con una inmensa cantidad de pasta de nuestros impuestos y "filántropos" multimillonarios. Me parto.

    Hace 3 años 1 mes

  18. Vigomutante

    Larga vida! (Pero captcha demasiado largo...)

    Hace 3 años 1 mes

  19. Anónimo

    Dirijo un periódico con 40 millones de visitas anuales y sin click-bait y nos cierran todos los sponsors, cuando no, la otra capa > Google, te da una colleja en tráfico mientras premia a todos los click-baits porque su tasa de rebote y CTR lógicamente es mayor. Un ejemplo es diariogol.com todo el rato el primero al buscar neymar, zidane, ronaldo... con noticia inventadas, el resto marcas clásicas que venían del papel, ni rastro de los nativos digitales. Si eso no cambia, esto no tiene remedio. Deberíais publicar algo así en el foro de Webmasters de Google, que es lo único que este gran monstruo deja, para ponerte en contacto con ellos ante cualquier injusticia o mierda que sus bots cometan, porque son los principales culpables de lo que está ocurriendo. Solo priorizan grandes marca y el algoritmo es incapaz de entender la calidad literaria.

    Hace 3 años 1 mes

  20. Kimpbal

    Felicidades por el artículo!!! Tienes mucha razón en todo...solo me preocupa que porcentaje de los que han hecho click por el Titular habrá acabado de leerlo todo!!! Adelante con el periodismo de verdad...analizando y contando las cosas!!!

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí