1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

No queda nada de la izquierda

Solo reorganizando la protesta política en torno a la situación económica –mediante la oposición al neoliberalismo– puede la Izquierda recuperar un papel significativo en la sociedad actual. Por el momento, hacen caso omiso

Nicola Melloni 21/03/2018

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Para entender los resultados de las elecciones generales italianas basta con observar la distribución del voto en Milán: el Partido Demócrata (PD) –la Izquierda nominal– obtuvo buenos resultados en el centro de la ciudad, uno de los distritos más pudientes de Italia. Entretanto, los barrios periféricos votaron, en masa, a la Liga, un partido racista y chovinista. En Turín y en Roma, el Movimiento Cinco Estrellas ganó en las zonas más pobres de las ciudades, el PD en las más ricas.

En muchos aspectos, definitivamente, estas elecciones han dado al traste con el lento pero inexorable declive de la Izquierda: se ha vuelto irrelevante. Desde el final de la Guerra Fría, el que fuera el Partido Comunista (PCI) más importante del mundo occidental ha adoptado un cariz neoliberal que ha destruido sus raíces y ha expulsado a sus electores tradicionales. Las pocas victorias que logró –en 1996 y 2006– fueron muy reñidas, siempre parciales y obtenidas a costa de un continuo giro a la derecha mediante la formación de coaliciones antinaturales para detener a Berlusconi. Era el espíritu de la época: a medida que la hegemonía neoliberal se extendía por todo el mundo, en Italia, como en todas partes, los partidos socialdemócratas adoptaban la Tercera Vía en una pugna por ganarse al elector medio en lo que parecía un sólido sistema político de dos bloques.

Esto, sin embargo, estaba condenado al desastre en un país que no disfrutaba del (aparente) crecimiento económico y la expansión crediticia del resto de Europa. No había una clase media creciente que sedujera a los partidos a adoptar políticas más progresistas. Al contrario, había un malestar crónico, un descontento creciente entre un número cada vez mayor de trabajadores flexibles y mal remunerados, jóvenes desempleados, nuevos pobres. Al igual que en Francia, donde el Front National sustituyó al PCF en las zonas industriales empobrecidas, ha sido la derechista Lega Nord la que ha recogido los pedazos de la clase trabajadora del norte, anteriormente bastión del voto del PCI y ahora alejado de la Izquierda tradicional.

Con la crisis financiera y sus consecuencias las cosas, sencillamente, empeoraron. La insatisfacción latente hacia el establishment explotó en una auténtica revuelta ya en 2013, cuando la suma del centro-izquierda y el centro-derecha conquistó menos de la mitad del total de los votos. El decepcionante resultado del PD condujo a la desaparición del liderazgo postcomunista-convertido-en-moderado en beneficio de Matteo Renzi, un temerario inconformista que, sirviéndose libremente de la retórica del Movimiento Cinco Estrellas, había atacado a la antigua casta política que gobernaba el partido. Fue un cambio a peor: el proyecto político de Renzi anticipó –aunque con menor éxito– el ascenso de Macron: un centrismo radical para reunificar al establishment frente a la amenaza populista. Sus reformas ultraliberales –en particular del mercado de trabajo– eliminaron el componente socialdemócrata del Partido.

La clase educada y acaudalada

Los resultados de las últimas elecciones simplemente han confirmado la nueva naturaleza del supuestamente progresista PD. El Partido Demócrata es el único verdaderamente clasista, cuyo electorado se compone principalmente de gente pudiente con titulación superior. Únicamente el 8% de los desempleados y el 12% de la clase trabajadora votaron al PD. Aún es más interesante señalar que, según una encuesta de SWG, menos de un tercio de los votantes que votaron al PCI en 1988 votaron al PD en 2018. Sería un error culpar únicamente a Renzi por su resultado catastrófico: los partidos tradicionales socialistas y los socialdemócratas están retrocediendo en toda Europa, con la única excepción del Partido Laborista de Corbyn, que logró aunar el voto de los londinenses acaudalados con el de los estudiantes, los desempleados y los trabajadores del Norte de Inglaterra.

La nueva base electoral de dichos partidos es el espejo de su cultura política. Hablan de mercados financieros y de política económica “responsable” –y nunca de explotación, salarios y desigualdad–. Han dado por sentado el voto de la clase trabajadora y han intentado conquistar el voto de los moderados adoptando una ideología a favor del mercado. No obstante, esa propia ideología ha modificado drásticamente el paisaje social y económico: la desigualdad y la pobreza galopantes están erosionando a la clase media y han convertido la carrera hacia el centro en una opción suicida. Además, como demuestra Branco Milanovic, tanto la clase trabajadora como la mismísima clase media de Occidente son las verdaderas perdedoras de la globalización, y a menudo han experimentado resentimiento y se han vuelto mucho menos moderadas que antes. Las recientes tendencias electorales y políticas muestran que actualmente las elecciones también se disputan en los extremos, al lograr los votos de la gente abandonada por la globalización neoliberal que la Izquierda proestablishment ha apoyado tan ciegamente. Trump ganó la presidencia escamoteando los estados del cinturón industrial del medio oeste, mientras que en Inglaterra, tanto los laboristas como los conservadores se alejaron del centrismo mediante la adopción de plataformas más populistas –desde el Brexit a las nacionalizaciones–. En Italia, los partidos antisistema han logrado más del 50% de los votos.

El voto protesta en Italia no tiene ninguna representación significativa de izquierdas

A diferencia de otros países como EE.UU., Reino Unido, Francia, España y Portugal, el voto protesta en Italia no tiene ninguna representación significativa de izquierdas. Libres e Iguales –el nuevo Partido creado por antiguos líderes del PD– ha fracasado estrepitosamente ya que apenas ha obtenido el 3% de los votos. Más preocupante es que simplemente sean una copia mejor del PD y que les haya ido relativamente bien entre los titulados superiores y sean prácticamente inexistentes en las zonas urbanas más pobres. No es sorprendente: tras adoptar todo tipo de políticas liberales, constituir gobiernos con Berlusconi y apoyar a un gobierno tecnócrata, sencillamente no tienen credibilidad para dirigirse a la clase trabajadora. Incluso el líder de Libres e Iguales, el exportavoz del Senado Pietro Grasso, posee el perfil de un líder moderado: un antiguo magistrado antimafia, con impecables credenciales como funcionario y sin experiencia política directa. Libres e Iguales identificó correctamente la desilusión que provocó Renzi entre el electorado progresista, pero no logró comprender que los italianos solo quieren una ruptura limpia con el pasado y no una versión mejorada y más presentable del establishment.

Un paso a la izquierda

El Movimiento Cinco Estrellas, por su parte, posee el clásico componente electoral de una fuerza de izquierdas radical: obtuvo una victoria aplastante en las regiones más pobres del país y entre los votantes más jóvenes; logró el 50% de los votos de los desempleados. Capitalizó el sentimiento generalizado de frustración hacia la clase política, pero además dio voz a la inseguridad económica del electorado al prometer la introducción de un salario básico universal, una promesa clave en un país aquejado por un desempleo masivo y un sistema de prestaciones sociales cada vez menor –el PD no incluye la protección social en su programa–.

Sin embargo, la agenda del Movimiento Cinco Estrellas dista mucho de la de una fuerza progresista. Su narrativa, como la de Podemos y Occupy, se articula en torno al enfrentamiento entre el pueblo y la oligarquía. Pero esta oligarquía simplemente se reduce a una “casta” política corrupta. Los asuntos económicos, como las relaciones entre trabajo y capital, la desigualdad o el propio capitalismo, están ausentes. Más bien se trata de una fuerza política populista pero centrista –suficientemente oportunista para entrar en cualquier batalla que genere consenso, pero sin ninguna ambición por cambiar, o incluso reformar, el sistema.

Eso es exactamente lo que falta en Italia. Únicamente reorganizando la protesta política en torno a la situación económica –mediante la oposición al neoliberalismo– puede la Izquierda recuperar un papel significativo en la sociedad actual. Por el momento hacen caso omiso.

----------------------------

Este artículo se publicó en inglés en Social Europe

Traducción de Paloma Farré

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nicola Melloni

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. n

    pues debe ser ue el autor hace lo que critca mientras los demas nos curramos lo que dice que no hacemos un trePPamelon le recomiendo los mas de 6 canales en Yutube de iU y Podemos para que vea lo que él no hace

    Hace 3 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí