1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica

El 'marinismo' se lepeniza

El congreso número dieciséis del Frente Nacional, celebrado el 11 marzo en Lille, transcurrió en un ambiente enrarecido. Para superar un verano turbulento y un otoño depresivo, Le Pen y los suyos han diseñado una estrategia de “refundación"

Guillermo Fernández Vázquez Lille , 18/03/2018

<p>Marine Le Pen, durante el congreso del Frente Nacional en Lille. Marzo 2018. </p>

Marine Le Pen, durante el congreso del Frente Nacional en Lille. Marzo 2018. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El Frente Nacional ha dado en Lille un pasito para adelante y dos para atrás en su modernización. El congreso número dieciséis del viejo partido fundado por Jean-Marie Le Pen en 1972, celebrado el 11 de marzo, ha sido de todo menos una fiesta. Sobrevolaban en el ambiente las ausencias del abuelo totémico del partido y de la nieta, Marion Maréchal Le Pen, la preferida de muchos militantes para ocupar en el futuro la presidencia de la formación de extrema derecha. Se percibía además un cierto vértigo: como cuando alguien en situación de debilidad tiene que afrontar un gran salto al vacío. Nada más ilustrativo de ese ambiente enrarecido que la imagen de Marine Le Pen sola en el escenario tras su discurso de clausura, sin saber qué hacer, con la música tronando, el público aplaudiendo a media gana y sin que nadie se acercara a ella, siquiera para darle la mano o abrazarla tras haber anunciado el cambio de nombre del partido. Un mundo ha pasado desde aquella crónica de su acto como candidata en esta misma ciudad en marzo de 2017 y este 11 de marzo de 2018: un debate con Macron calamitoso, unos resultados en las elecciones presidenciales por debajo de las expectativas, la ausencia de un grupo parlamentario propio en la Asamblea Nacional y una escisión interna protagonizada por el exnúmero dos del partido Florian Philippot.

Para superar un verano turbulento (repleto de rencillas internas) y un otoño depresivo, Marine Le Pen y los suyos han diseñado una estrategia llamada de “refundación” que busca reorientar el partido hacia una política de “unión de las derechas”. Para ello, el primer paso, culminado el 11 de marzo, era cambiar el nombre de la formación con el fin de borrar tanto las connotaciones bélicas de la palabra “Frente” como desprenderse de la herencia diabólica de sus siglas. Por eso Marine Le Pen ha propuesto a sus militantes cambiar el nombre del “Frente Nacional” por “Reagrupamiento Nacional” (Rassemblement National). El segundo paso consiste en poner en marcha una ofensiva de alianzas con otras fuerzas de la derecha identitaria y soberanista, como el partido de Nicolas Dupont-Aignan (Débout la République) o el de Philippe de Villiers (Mouvement pour la France), con el objetivo de crear un polo potente de la derecha desacomplejada. El tercer paso es atraer hacia este polo al sector más conservador de Los Republicanos.Toda esta estrategia se sustenta en una hipótesis a la que el (todavía) FN fía todas sus cartas: el centro-derecha francés va a explotar preso de sus contradicciones y escindirse en, al menos, dos corrientes, la más moderada que será absorbida por Emmanuel Macron, y la más radical, que tendrá que reconstituir un partido debilitado. O, como lo expresan dirigentes del FN en conversaciones privadas: a Los Republicanos les va a pasar lo mismo que al Partido Socialista. Esa hipótesis alimenta (¡y de qué manera!) sus esperanzas.

Le Pen ha propuesto a sus militantes cambiar el nombre del “Frente Nacional” por “Reagrupamiento Nacional” (Rassemblement National)

No obstante, poniendo los pies sobre la tierra, el cambio de nombre no es en sí mismo gran cosa. En los últimos veinte años el centro-derecha francés ha pasado de ser RPR (Rassemblement Pour la République) con Chirac, más tarde UMP (Union pour un Mouvement Populaire), y finalmente con Sarkozy LR (Les Républicains). El Partido Socialista continúa existiendo nominalmente pero muchos de sus cuadros han partido al REM (la République En Marche) de Emmanuel Macron y otros se han unido al movimiento “Generaciones-s” recientemente creado por Benoît Hamon. A Jean-Luc Mélenchon también le encantan los cambios de siglas: Parti de Gauche, Front de Gauche, La France Insoumise… en definitiva, en Francia, cada cierto tiempo, las siglas de los partidos tienen la costumbre de bailar un rigodón. Por eso el asunto a dilucidar es si este cambio de nomenclatura del FN implica algo más que un mero lavado de cara. 

Un FN con ambos pies en la derecha

En la sala de congresos del Grand Palais de Lille se habla del cerdo en los comedores escolares, de la necesidad de bajar los impuestos, del derecho a poner belenes cristianos en ayuntamientos y edificios públicos, y, por supuesto, de inmigración. El Frente Nacional retoma sus temas estrella (identidad-seguridad-inmigración) abandonando la vía del populismo soberanista para tomar una ruta próxima a Vox con quien, por cierto, multiplica sus contactos.  Lo paradójico de este FN rebautizado es que pretende culminar el proceso de desdiabolización situándose en posiciones cada vez más derechistas. A modo de resumen podría decirse que el Frente Nacional regresa a los años 90 desde el punto de vista de las ideas, mientras que asume la vía iniciada por Bruno Mégret desde el punto de vista de la estrategia.  O lo que es lo mismo: derechizarse y credibilizarse a través de una marca nueva para poder llegar a acuerdos regionales y locales con un centro-derecha en plena crisis de identidad. No es casual que durante todo el fin de semana uno de los nombres propios más evocados fuera el de Matteo Salvini.

Este golpe de timón estratégico se explica en buena medida por el tipo de personas que ahora mismo rodean a Marine Le Pen. El más influyente, Philippe Olivier, es el marido de su hermana, Marie-Caroline Le Pen, quien, tras tener un papel relevante en el FN de los años 90, se marchó del partido para unirse a la escisión provocada por Bruno Mégret en 1999, harto de las salidas de tono de Jean-Marie Le Pen y deseoso de crear una fuerza política respetable capaz de entenderse con la derecha republicana. Hoy es visiblemente quien le hace los discursos a Marine Le Pen. Otra de las caras importantes del FN y actual portavoz del partido es Nicolas Bay, cuyo recorrido se asemeja mucho al de Olivier: militante del Frente Nacional desde 1992, se une a la escisión megretista para regresar recientemente a las filas de la casa-madre lepenista. Varios colaboradores del ex número dos, Florian Philippot, lo resumen del siguiente modo: “Marine se ha rodeado de personas que sólo piensan en la inmigración y que no están dispuestas a renovar la propuesta política del partido”. “Gente”, continúan, “que nunca terminó de creerse aquello de que estábamos tan alejados de la izquierda como de la derecha”.

Conversando con pesos pesados del actual FN, como Philippe Olivier o Sébastien Chenu, así como con dirigentes históricos del partido, como Bruno Gollnisch, llama la atención algo que los emparenta con los viejos marxistas y explica su actual entusiasmo. Están convencidos de que las condiciones geopolíticas y demográficas les son favorables; y que, por tanto, basta con mantenerse firme en los propios postulados para que los hechos les den la razón. Según Olivier, “para mí lo más importante es hacer un análisis geopolítico. Y lo que me dice el análisis geopolítico es que nosotros vamos a ser empujados ahora por una ola de aire favorable. Las tensiones geopolíticas y la explosión demográfica en África va a hacer que vengan cientos de miles de inmigrantes a Europa”. “En esas condiciones”, continúa Olivier, “no va a haber espacio para fuerzas intermedias: o estás con los mundialistas, o estás con nosotros”. O, como se encargó de repetir enfáticamente Stephen Bannon, director de campaña de Donald Trump e invitado de última hora en el congreso: “la Historia está de nuestro lado”.

el partido de Marine Le Pen concluyó que si no se habían logrado los resultados esperados era porque no habían sabido movilizar al electorado de la derecha clásica

La salida del euro

El cambio de nombre se acompaña de una suavización de su postura sobre la salida del euro. Tras el debate interno que siguió a las elecciones presidenciales de 2017, el partido de Marine Le Pen concluyó que si no se habían logrado los resultados esperados era porque no habían sabido movilizar al electorado de la derecha clásica (con un sesgo de edad muy decantado hacia las personas de más de 55 años) a su favor. La transferencia de votos en la segunda vuelta desde Los Republicanos hacia el Frente Nacional había sido demasiado baja. Y si esto ocurrió así, sostiene la posición vencedora en aquel debate interno, fue porque el FN dio demasiado miedo a los electores conservadores con su propuesta sobre la salida del euro. Así, aunque Macron no fuera un candidato muy popular entre los mayores de 55 años, fue sin embargo capaz de aglutinar el voto conservador temeroso de ver devaluados sus ahorros. Esta es, al menos, la explicación a la que llegó el sector liberal-conservador del FN (el más próximo a Marion Maréchal Le pen) y que hoy se ha convertido en la versión oficial del partido.

“Hemos reconsiderado nuestra posición sobre la salida del euro: los franceses no nos entendieron y quizás tuvieron razón”, reflexiona en los pasillos Sébastien Chenu, portavoz del partido. “No supimos entender los deseos profundos de los franceses y pecamos de ingenuos”. Por eso el actual Frente Nacional propone, por un lado, focalizarse en la recuperación de algunos aspectos de la soberanía política (como el control de fronteras), y, por otro lado, trabajar a medio plazo en un estudio de viabilidad económica, técnica, jurídica y diplomática sobre la salida de la UE. De hecho, en privado, algunos cargos del FN reconocen que ellos nunca fueron especialmente hostiles al euro, o incluso, como Bruno Gollnisch, que el euro no les molesta demasiado, aunque preferirían “algo más parecido al ECU”.

El mensaje que se esfuerzan en repetir es que son “favorables a Europa, aunque no a la UE”; esto es, que desean un proyecto común para Europa, pero que ese proyecto tiene que poner por delante la idea de nación. Por eso en el argumentario frontista figura una palabra cada vez más repetida entre sus portavoces: UNE, Unión de Naciones Europeas, que teóricamente debería sustituir a la UE si las fuerzas de la derecha euroescéptica llegaran al poder en varios de los países de nuestro entorno. Resta por ver si esta idea coge vuelo en los discursos de Matteo Salvini, Heinz-Christian Strache, Geert Wilders o Alexander Gauland. En cualquier caso, lo que parece claro es que la extrema derecha europea está suavizando su postura sobre el euro para tratar de atraerse al electorado más conservador que ya comparte con ella sus postulados sobre identidad o inmigración, pero que recela sobre la inestabilidad que provocaría el retorno a una moneda nacional.

Un congreso paradójico

Si este no ha sido un congreso feliz para el FN es porque ha estado repleto de contradicciones. El entusiasmo de los dirigentes y portavoces del partido contrasta con la frialdad de los delegados allí reunidos. La llamada refundación es poco compatible con el desembarco en puestos de responsabilidad de antiguos cuadros bregados en la actividad política del FN de los años 90. Y el liderazgo de Marine Le Pen, que tendría que haber salido reforzado de este congreso, se acomoda mal a una situación en la que la mayor parte de los periodistas están constantemente preguntando por Marion Maréchal Le Pen, la gran ausente de este congreso, como posible futura presidenta del partido.

Es difícil vender credibilidad cuando se fían todas las opciones del partido a la llegada masiva de inmigrantes. Es difícil vender modernidad cuando tu ideario se arcaiza. Pero, sobre todo, es difícil vender moderación cuando tu invitado estrella, Stephen Bannon, concluye su intervención de este modo: “cuando os llamen racistas, cuando os llamen supremacistas, llevadlo con orgullo, porque esa es nuestra mejor carta de presentación”, y provoca el aplauso más encendido del público en todo el fin de semana.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo Fernández Vázquez

Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí