1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Diane Atkinson / Historiadora

“La Reina Victoria odiaba a las feministas porque pensaba que eran peligrosas”

Irene G. Pérez Londres , 13/03/2018

<p>Diane Atkinson.</p>

Diane Atkinson.

I. G. P.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Imaginen a un grupo de señoras de clase media en la Inglaterra victoriana haciendo cosas punk –antes siquiera de que el punk existiera – para conseguir el sufragio femenino. Un periodista del Daily Mail las bautizó en 1906 como suffragettes, como si de una cosa pequeña y ridícula se tratara. Ellas hicieron suyo el nombre y consiguieron estar en boca de todos, aunque no fuera para expresar elogios precisamente. Reino Unido celebra este año el centenario de la aprobación de la ley que permitió el sufragio femenino por primera vez. Se limitó a mujeres mayores de 30 años, con estudios en una universidad británica y que cumplieran ciertos requisitos de renta, pero supuso la culminación de un aguerrido movimiento feminista que nació con un único objetivo: conseguir el voto femenino. La efeméride ha dado lugar a varias publicaciones, entre las que destaca Rise Up, Women! (Bloomsbury, 2018) de la historiadora británica Diane Atkinson, quien considera que si las sufragistas tuvieron éxito fue precisamente porque tenían un único objetivo.

Sobre las suffragettes, usted escribió también The Purple, White and Green. Suffragettes in London 1906-14 (Museum of London, 1992). ¿Qué novedades aporta Rise Up Women!?

Purple, White and Green es el catálogo de una exposición que comisioné en el Museo de London y se centraba en lo modernas que eran las suffragettes en cuestiones de márketing. Inventaron el márketing político. Tenían los colores que les representaban y un eslogan, que era Votes for Women [el sufragio para las mujeres]. Eran muy ambiciosas y pioneras en cómo lanzaron su mensaje, de una manera muy colorida y diversa en una campaña constante.

¿Qué les inspiró?

Tenían una recaudadora de fondos magnífica, Emmeline Pethick-Lawrence. Era una activista brillante. De profesión era tesorera y pensó en miles de formas para recaudar fondos para la causa del sufragio femenino. Pensó que las suffragettes necesitaban una identidad para destacar sobre el resto. Consideró que los colores era una buena manera: el púrpura representa la dignidad; el blanco, la pureza; y el verde, la esperanza. Pensó ‘esto es lo que somos nosotras como mujeres y usaremos estos colores para decir al mundo que esto es en lo que creemos, y lo vamos a proponer de una manera muy particular que es militante’. El estilo era deeds, not words (hechos, no palabras), que significa no vamos a hablar de esto, lo vamos a hacer realidad con nuestras acciones. Las empresas hicieron merchandising con estos colores para vender entre las sufragistas. Podías comprarte una bici, vestidos, accesorios en púrpura, blanco y verde. Había mucho consumismo en torno al movimiento, aunque no todas las sufragistas podían permitirse comprar este tipo de cosas porque eran pobres, pero las que tenían recursos eran buenas clientas para estas tiendas. Podías comprar tabaco, bombones, confitura con el etiquetado de Votes for women!.

En el libro habla primero de la Kingston Society, que se establece en los años 1860 para reclamar el sufragio femenino, pero no es hasta 1903 que las sufragistas pasan a la acción con la Women’s Social and Political Union (WSPU). ¿Por qué este lapso de 40 años?

Ese estilo de los años 1860 era como de damas, gentil, pacífico, educado, clase media. La familia Pankhurst, que empezó el movimiento militante, dijo “ya se ha acabado el diálogo, no nos lleva a nada. Vamos a hacer que el gobierno nos dé el derecho a voto, nuestras acciones les harán tomar cartas en el asunto”. Lo suyo era acción directa, un comportamiento chocante por parte de las mujeres y consiguió que la gente hablara de ello, aunque fuera negativamente, pero eso les daba igual.

Lo suyo era acción directa, un comportamiento chocante por parte de las mujeres y consiguió que la gente hablara de ello, aunque fuera negativamente, pero eso les daba igual

Pero el movimiento militante seguía siendo clase media.

El liderazgo sí, eran las que tenían la formación y los contactos. Pero muchas de las militantes eran clase obrera. Los Pankhurst buscaban clase obrera y querían que se sumaran porque eran quienes tenían las peores condiciones de vida.

¿Pero por qué en 1903?

Se debe al momento personal de los Pankhurst. La Sra.Pankhurst era una burócrata, registraba los nacimientos y defunciones en su comunidad local y en el pasado siempre había sido muy política, había hablado de teoría política, pero por primera vez vio a las personas de las que había estado hablando y entendió la necesidad y la urgencia del sufragio femenino. 

El movimiento militante surge de la clase media pero en Manchester, un polo industrial. ¿Por qué Manchester y hasta qué punto la clase obrera en conjunto apoyó el movimiento?

Los hombres no lo apoyaron. Muchos hombres de la clase trabajadora tampoco tenían derecho a votar, así que no vieron la necesidad de ayudar a las mujeres de clase media a conseguirlo, ni a otros grupos. Respecto a Manchester, la ciudad era un centro muy importante para el feminismo. En el siglo XIX ya tenía organizaciones en la órbita del Partido Laborista planteando cuestiones sociales. Había muchas mujeres interesadas en el socialismo y entre ellas, algunas proponían temas de la agenda feminista. Los políticos de la clase obrera no estaban interesados en los Pankhurst porque pensaban que si las mujeres conseguían el voto no iban a votar por ellos, sino por los conservadores o los liberales.

Pero los conservadores argumentaban lo mismo, que iban a votar por los otros partidos.

Efectivamente, era política. Hombres pensando que no tenían nada que ganar en todo esto.

En el libro explica que algunos políticos sí apoyaron el sufragio femenino ya en el siglo XIX, entre ellos John Stuart Mill desde las filas liberales, y más adelante se sumaron parlamentarios laboristas. ¿Qué razones daban los que negaban el voto a las mujeres para hacerlo?

Para los laboristas, la prioridad era conseguir el voto para los hombres de clase obrera. Todos los partidos eran misóginos, y muchos de los diputados laboristas y líderes laboristas no estaban interesados en el sufragio femenino. Tampoco los hombres de clase media. Era una campaña muy impopular. La idea era que si alguien tenía que conseguir el derecho a votar eran los hombres de clase trabajadora, pero no había una campaña entonces para reclamarlo. Y tampoco iban a apoyar un movimiento que, si conseguía el sufragio femenino, quienes iban a poder votar eran las mujeres de clase media, que no iban a votar por ellos. Por su parte, los conservadores tenían esa idea de dejar las cosas como están. Los liberales son interesantes porque ideológicamente deberían ser partidarios del sufragio femenino, y algunos de sus diputados lo eran. Algunos votaron a favor de leyes que se encaminaban hacia esto, pero en la campaña de las suffragettes, el Primer Ministro liberal Herbert Asquith y su círculo más próximo eran muy anti-sufragistas y ellos eran el problema y lo bloquearon siempre que pudieron. Asquith, de hecho, estaba casado con una mujer muy misógina, que no soportaba a las mujeres, que hacía comentarios sobre lo estúpidas que eran, e instaba a su marido y demás a no concederles el voto.

Usted publicó un libro sobre la figura de Caroline Elizabeth Sara Norton, escritora y activista británica del siglo XIX que promulgó una reforma de la ley del divorcio y la custodia de los menores. ¿Fue una influencia para las sufragistas?

No especialmente, aunque sí la conocían y eran muy partidarias de ensalzar mujeres que habían destacado en la historia, algunas de ellas estaban todavía vivas, como Josephine Butler [hizo campaña en contra de la prostitución infantil y la trata de mujeres en Reino Unido, y lideró la campaña para derogar la Ley de Enfermedades Contagiosas, por la que la policía podía detener arbitrariamente a prostitutas por la calle y practicarles exámenes médicos con el fin de controlar las enfermedades venéreas, aunque también se utilizaba para encarcelar injustamente a mujeres jóvenes sospechosas de ser prostitutas]. Ponían como ejemplo también a la Reina Victoria, aunque ella se oponía frontalmente a los derechos de las mujeres. Decían de ella que era una madre, una esposa, era una mujer que era la jefa de Estado. La Reina odiaba a las feministas porque pensaba que eran peligrosas, que la mujer debía saber cuál era su lugar. Se le olvidaba que era la reina del mayor imperio del mundo en la época, que representaba un 25% de la población mundial.

Entre los métodos de protesta de las suffragettes estaban lanzar piedras, romper ventanas, provocar incendios… ¿Les sirvió para ganar adeptas?

No. La gente decía que era contraproducente. Las sufragistas eran impopulares desde el principio, molestaban a todo el mundo, poniéndolo todo patas arriba. Las mujeres les tenían miedo porque decían que lo iban a cambiar todo, que era la revolución y ellas estaban bien como estaban, que no necesitaban esto. La militancia les hizo ganar enemistades, pero no les importó. Se propusieron luchar hasta que el gobierno cediera. Su protesta era que estaban haciendo una reclamación política, estaban haciendo campaña por derechos humanos básicos y no las estaban escuchando y además estaban torturando a las sufragistas que metían en la cárcel. Les daba igual que el público se volviera contra ellas, aunque era peligroso, las atacaban a menudo. La cuestión era no rendirse, eran un grupo increíble.

Las sufragistas eran impopulares desde el principio, molestaban a todo el mundo, poniéndolo todo patas arriba. Las mujeres les tenían miedo porque decían que lo iban a cambiar todo, que era la revolución

También utilizaban métodos con los parlamentarios que hoy en día se considerarían acoso. ¿Fueron pioneras también en esto?

Yo diría que fueron las primeras en seguir unos métodos tan molestos como el acoso, seguirles a todas partes con el objetivo de aguarles la fiesta. Les seguían, les incordiaban, les agarraban del brazo. Entonces lo podían hacer porque los políticos no tenían los guardias de seguridad que tienen ahora. Y se divertían bastante haciéndolo. No les hacían daño tampoco, algún rasguño tal vez, pero eran más cosas como quitarles el sombrero. Pero lo que sacaba de quicio a los políticos era el “cómo se atreven a acercarse a mí, a hablarme, a llamar mi atención, a hacerme esto, quiénes se creen que son”, y luego que eran señoras de clase media, que no era la actitud que se esperaba de ellas.

El 18 de noviembre de 1910 las sufragistas organizan una protesta frente al Parlamento por la decisión del primer ministro Asquith de obstaculizar la Ley de Conciliación (Conciliation Bill) que hubiera permitido el sufragio censitario femenino, a pesar de que la ley que contaba con un apoyo mayoritario de los parlamentarios. La policía cargó con brutalidad contra las manifestantes en lo que pasó a conocerse como Viernes Negro (Black Friday). ¿Qué explica esa violencia?

No era la primera manifestación que hacían y creo que había una irritación bastante profunda simplemente porque las mujeres estuvieran protestando en la calle por esto. Pero también había una cuestión de clase porque, a fin de cuentas, los policías eran clase trabajadora, y entre ellas había bastantes mujeres de clase media educadas. Para ellas fue chocante que los policías las trataran así. El viernes negro fue un día especial por la interferencia de Asquith para que no se votara la ley, que no se pudiera debatir, diciendo que disolvería el Parlamento y tal vez se votaría el año siguiente pero que tampoco prometía nada. Las sufragistas estaban esperando para escuchar su decisión en el Parlamento y fueron para expresar su disconformidad. El gobierno previó la protesta y envió a la guardia montada a caballo para intimidar y concentrar a las manifestantes. Enviaron también a policías uniformados pero, sobre todo, enviaron a muchos policías del East End londinense [la zona más marginal en aquella época], acostumbrados a lidiar con hombres muy agresivos, así que eran tipos muy duros, vestidos de paisano y con chapas como si apoyaran el sufragio femenino para que se infiltraran entre ellas. Y estos fueron los responsables de atacarlas física y sexualmente. Tenías a policías empujando, golpeando, pateando en el suelo a las mujeres, tirándoles del pelo, arrancándoles la ropa. Se registraron 40 casos de policías de paisano que llevaron a manifestantes a un callejón y las agredieron sexualmente. Fue un día terrible. Había otras protestas programadas la semana después, pero la Sra. Pankhurst dijo que no podían salir, que era muy peligroso, que no podían exponerse de esa forma. A partir de entonces se decidió no ir más en grandes grupos a protestar frente al parlamento, sino actuar de forma clandestina: rompiendo ventanas, atacando buzones y otras formas de vandalismo, provocando incendios, quemando con ácido campos de golf, y así fue la campaña los siguientes cuatro años. Eran acciones que ya hacían antes, solo que se intensificaron y fueron más radicales.

En los incendios provocados quemaron iglesias también.

Lo que es sorprendente, porque las mujeres que participaban eran religiosas e iban a misa, pero decían que la Iglesia no salió al paso para criticar al gobierno por alimentar forzosamente a las sufragistas encarceladas por las protestas. La idea era que hasta que no cambiaran su postura iban a quemar iglesias. La alimentación forzosa fue algo que las marcó, era una forma de tortura por la que se vengaron. Sabían quiénes eran y dónde vivían los doctores que la practicaban, y les atacaban. Agarraban a estas mujeres, les ponían la cabeza hacia atrás y les metían un tubo en la garganta por el que introducían líquido. Hay descripciones en el libro de cómo era el procedimiento. Luego les sacaban el tubo de golpe, vomitaban, algunas explicaban que cuando les sacaban el tubo de golpe era como si les sacaran las tripas. El vómito a veces iba a los pulmones, otras veces les sacaban un diente en el intento. Esto, tres veces al día.

En la campaña contra las sufragistas, la prensa jugó un papel importante. ¿Qué imagen ofrecían de ellas?

Decían que eran feas, hombres vestidas de mujer, gatas furiosas, mujeres sexualmente frustradas, lesbianas, que sólo hacían esto porque les faltaba un hombre en su vida.

¿Hubo algún medio que apoyara el movimiento, más allá de los que fundaron las propias sufragistas?

No realmente. En algunos casos se publicaron noticias con un tono más suave, pero ninguno dio un paso al frente para apoyar la causa. Y cuando la militancia se radicalizó, todavía menos, era demasiado escandaloso.

Comentaba que muchas mujeres no se unieron porque les parecía revolucionario. ¿Cómo consiguieron apoyos?

Al final era una cuestión de justicia social, aunque una cosa era apoyarlo y otra sumarse a la acción. Yo diría que ser una suffragette implicaba tener el mayor de los corajes, porque implicaba también el mayor sufrimiento. Podías perder a tu familia, tu marido te podía rechazar, tu compromiso se podía romper, tus padres te podían repudiar, podías perder tu trabajo. Realmente necesitabas un buen marido, una buena familia que te apoyara. Era salir del armario como sufragista, y eso requería mucha fuerza. Salir a hacer la campaña era aguantar insultos, que te tiraran deshechos humanos, verdura podrida, carbón…

¿Se señalaba también a los hombres que apoyaron el movimiento? 
Sí, otros hombres les decían que qué hacían, que eran unos traidores del género, que eran mujeres vestidas de hombre, cuestionaban su masculinidad. A veces incluso cuando maridos, primos, hermanos iban a las manifestaciones para ofrecerles protección física, recibían palizas de otros hombres contrarios al movimiento. Algunos también fueron a la cárcel por la causa, hicieron huelga de hambre y les alimentaron forzosamente. Otros perdieron su trabajo.

¿Hasta qué punto ayudó la Primera Guerra Mundial a conseguir el sufragio femenino?

Dio a las mujeres cuatro años de tregua horribles para ganar la guerra en la retaguardia. Hubiera sido muy difícil para cualquier gobierno no dar el voto al menos a una parte de las mujeres. ¿Qué más tenían que hacer para lograrlo? Y por otro lado, si no se lo daban, ¿qué iban a hacer al respecto las suffragettes? En esos años muchos de los viejos dinosaurios habían muerto también y había más consenso.

¿Y qué pasa entre 1918 y 1928 para lograr el sufragio universal?

En esos años las sufragistas habían salido a hacer otro tipo de campaña, pero ya se había roto la barrera del género. La Primera Guerra Mundial supuso la muerte de un millón de hombres para el país, cuatro millones de heridos. En los años 20 viene la crisis económica, el gobierno tiene que hacer también concesiones a la clase trabajadora, y en 1928 se logra el sufragio universal. Yo creo que se tardó 10 años porque la prioridad era reconstruir el país.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manumenorca

    ... el ocho de marzo de madrugada miré en el tube la película "sufragettes" en portugués, pero se entendía pasablemente bien... gran película, para celebrar el día de la mujer trabajadora... un recuerdo para todas esas luchadoras anónimas que tanto dieron para la causa... es triste que tuviera que ser una guerra lo que precipitara todo, pero reconozcamos el trabajo que hubo previamente, el que fue socavando la estrechez de miras de la sociedad de aquel tiempo...

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí