1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Análisis

Historia de las huelgas: sí, el feminismo es anticapitalista

Desde el papel de las mujeres en el movimiento obrero, hasta las huelgas de la Segunda Ola del movimiento, la cuestión de la reproducción social dificulta un verdadero feminismo liberal

Fernanda Rodríguez 7/03/2018

<p>Dos mujeres, durante los piquetes de la huelga de las camiseras de 1910 en Nueva York.</p>

Dos mujeres, durante los piquetes de la huelga de las camiseras de 1910 en Nueva York.

United States Library of Congress

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

El 8M de este año ha suscitado polémica, deseos de desmarcarse de la convocatoria de huelga por parte de las fuerzas liberales y conservadoras. Se la ha tildado de ideológica, se ha dicho que esta movilización, tal y como ha sido expresada, divide a las mujeres. Incluso se la ha denominado como “anticapitalista”, por su manifiesto, pero probablemente también por el uso de la huelga como herramienta, que esta vez es sindical –laboral– pero también reproductiva o social, lo que sin duda la vincula demasiado explícitamente a la clase, por lo menos para PP y Cs.

Esta huelga, como huelga de mujeres, no es una novedad. En concreto se enmarca en dos tradiciones y dos tipos de huelgas de mujeres, las del movimiento obrero y las del feminismo de los años 70: ambas, a todas luces, anticapitalistas.

Sobre el primer marco obrero y tan solo haciendo mención a las huelgas masculinas, estas requerían del apoyo reproductivo de las mujeres, de la famosa socialización del cuidado, a fin de resistir a las jornadas sin ingresos y la vida entre piquetes permanentes. A menudo, se olvida que dentro del propio movimiento obrero y aunque no siempre las mujeres estuviesen en primera línea, la responsabilidad de las mismas en la reproducción de la vida, y en este caso, la de una comunidad obrera en lucha, conllevaba un empoderamiento femenino durante el proceso. Aunque este solía reconducirse a casa “convenientemente”, una vez finalizado el conflicto, se hacía presente en él como capacidad organizativa y cooperación entre los sexos, trastocando las jerarquías habituales. También recientemente, hemos podido comprobar como algunas luchas obreras hoy dan a las mujeres un destacado papel de portavocía en calidad de representantes de la comunidad. Es el caso de Coca-Cola en Lucha o de la “Marcha Negra” de los mineros en 2012. 

Las huelgas obreras femeninas –sobre todo en el sector textil– tenían un objetivo, destacar constantemente la conexión del trabajo fabril y el trabajo reproductivo que afectaba a las mujeres trabajadoras. Éste es el caso, por ejemplo, de la huelga de las camiseras de 1910 en Nueva York, que se extendió como la pólvora y que es conocida como el “Levantamiento de las 20.000”, la mayor huelga de mujeres hasta la fecha en los Estados Unidos. Algunas de sus demandas, como el acortamiento de las jornadas o el tiempo demandado para lactancia evidenciaban los primeros intentos de conciliación de la condición obrera con el deber maternal. Y siempre exigían además igualdad con los varones en la retribución del trabajo, sin tomar en consideración ese papel falsamente subsidiario de madre, y por tanto, no de trabajadora plena. Una demanda que continúa hoy, tras más de 100 años de lucha.

Pero otras veces, esa conexión entre trabajo fabril y reproductivo se enunciaba como una capacidad de desbordar o desafiar los lugares asignados y las subordinaciones conocidas. Frecuentemente, cuando las obreras del textil entraban en conflicto no solo ganaban capacidad de autoorganización política, sino también conciencia de que su condición requería afrontar la socialización de los cuidados y el reconocimiento de lo imprescindible del trabajo reproductivo, no como obligación de las mujeres, sino como obligación de la sociedad, para que las mujeres pudiesen acceder a la esfera pública. Así, a partir de la huelga de las obreras de Lawrence en 1912 conocida como del “Pan y las rosas”, cuyas protagonistas eran además en su mayoría jóvenes y migrantes, se organizaron en el sector textil guarderías, comedores comunitarios y escuelas. Contó con el apoyo de la Industrial Workers of the World (IWW), un sindicato anarquista que, frente al sindicato más extendido y tradicional, la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL). El IWW apoyó estas movilizaciones porque entendía que la “unidad de clase” incluía también a las mujeres y a los migrantes, colectivos a los que la AFL se negaba a afiliar, para evitar la competencia y el abaratamiento de la mano de obra masculina autóctona. Además, en el comité de huelga, se insistía en la autonomía política de las mujeres y se fomentaba la participación de las mujeres como absolutamente necesaria. La huelga de 1912 culminaría con la aplicación de la jornada reducida, el aumento de salarios y el reconocimiento de los sindicatos. Es un hito, y específicamente femenino, en la historia de las victorias obreras.

La huelga de 1912 culminaría con la aplicación de la jornada reducida, el aumento de salarios y el reconocimiento de los sindicatos. Es un hito, y específicamente femenino, en la historia de las victorias obreras

La Organización Nacional de Mujeres (NOW) convocó a una huelga en EEUU durante el 1970, en conmemoración de las sufragistas que en su última fase de lucha también quisieron llevar a cabo una confrontación huelguística. Durante la jornada de paro, la ciudad de Manhattan constató en esa masa de mujeres de distintas razas y procedencias sociales la existencia de un movimiento con sus propios objetivos, muy concretos, y muy parecidos a los de hoy: la igualdad de los salarios y la socialización de los cuidados –pedían guarderías 24 horas–. Otro de los elementos era el control reproductivo sobre el propio cuerpo: aborto libre, “gratis e inmediato”.

Islandia

Ya en 1975 la huelga de mujeres en Islandia denunciaba la brecha salarial, pero también buscaba la visibilización de los cuidados y su reconocimiento como trabajo. La huelga islandesa que concluyó con muchos logros en políticas de género, se convirtió en un modelo a seguir de largo alcance. Así, en 2016 en Polonia contra el decreto que prohibía el aborto en todos los casos, el cual se logró derogar. El ejemplo islandés es sin duda también modélico para este 8M.

No hubo convocatoria oficial de huelga, las Redstockings islandesas idearon un “día libre de las mujeres”. Durante esa emocionante jornada, las mujeres dejaron de ir a los centros de trabajo, pero también dejaron de cuidar. Con un noventa por ciento de seguimiento femenino de la huelga se paralizó el país: no hubo prensa, pues las tipógrafas pararon, tampoco servicio telefónico. Los vuelos se cancelaron porque ninguna azafatas se presentó, las escuelas tuvieron que cerrar y también las factorías de pescado… Sin mujeres que se hicieran cargo de los niños, los hombres tuvieron que llevar a sus hijos a las fábricas y a las oficinas. Fue cansado, fue duro, fue pesado, fue –para ellos– el llamado “viernes largo”. ¿Cómo de largos se nos hacen los días de la doble jornada? ¿Y cómo de precarios?

En efecto. Aunque una concesión a “no separar” o “dividir” (como dicen las conservadoras) obligue a hablar de un desarrollo profesional igual al de los varones, en realidad, la brecha salarial que se denuncia este 8M consiste sobre todo en la precariedad de quien asume los cuidados sobre sus hombros, no el techo de cristal de quien los salariza y descarga, a menudo sobre una mujer migrante malpagada y sin derechos.

No, el feminismo no es de clase media –ni liberal ni burgués–, ni siquiera cuando lo organiza puntualmente una organización liberal como NOW. Es así por lo menos desde el feminismo de segunda ola y lo descubrimos en su preocupación por los cuidados por sí mismos, y no como mero medio de acceso a la producción de mercancías en el mercado en igualdad con los varones. La huelga también es una huelga de cuidados, una potencia en la que cabría ahondar más. Las huelgas reproductivas (de cuidados) han sido una constante en las luchas de mujeres, a veces incluso en forma de huelgas de sexo, como en Liberia en 2002 cuyo objetivo tenía parar la guerra. Otro caso exitoso. Pero la recientemente convocada huelga social, aún incompleta y precisada quizá de un mayor desarrollo de lazos comunitarios, pone en cuestión de modo explícito “la invisibilización del trabajo doméstico” dentro del “capitalismo”, molesta implicación ideológica que es probablemente la que más ampollas levante entre los actuales críticos del este 8M.

Las huelgas reproductivas (de cuidados) han sido una constante en las luchas de mujeres, a veces incluso en forma de huelgas de sexo, como en Liberia en 2002

Poner la vida en el centro

En los años 70 se empezó a comprender la centralidad de ese conflicto: cuidado –o reproducción de la vida– frente a capital, a través de una certera revisión del marxismo. Se dijo, como en Islandia: “No cuidamos, hoy paramos en nuestras casas, hoy hacemos la revolución desde nuestras cocinas.” Porque los cuidados no se hacen por amor, es un trabajo necesario socialmente, pero no una obligación/inclinación de la naturaleza femenina. No es lo “no productivo” frente al trabajo productivo –el que produce mercancías–; es trabajo no-pagado y que se debería pagar, no reconocido como tal porque está naturalizado. Sin embargo, es productivo, pese a la negación capitalista. Porque produce una mercancía, la más importante: el trabajo, la fuerza de trabajo que se vende en el mercado.

¿Y quién quiere ser una mercancía? Ahora bien, aquí y ahora, ¿hay alguien que no lo sea? Y si no llegamos a serlo en este mundo en que no vale la vida, sino cada vez más eso y sólo eso –las mercancías–, y ante la escasez estructural del trabajo ¡qué elementos sociales más inservibles y olvidados seremos!

Vale la pena pensarlo: ¿qué pasaría si se ponen los cuidados, la vida y su reproducción, en el centro? ¿Cómo pagaría todo ese trabajo de cuidados el capital,  como lo socializaría, cómo acumularía riqueza a nuestra costa? ¿Cómo seguiría siendo la vida una mercancía? Si asumimos que todos damos y recibimos afecto, que todos recibimos cuidados o deberíamos recibirlos, y que todos debemos cuidar; si valorizamos esa vulnerabilidad constitutiva y exigimos que el trabajo que se hace cargo de ella, que es social, que es de todos, se retribuya socialmente ¿cómo continuaría el sometimiento a la cadena del salario? ¿Y si la valorización y visibilización del trabajo de cuidados nos revela que no queremos conciliar con el tiempo de trabajo del salario? ¿Y si no queremos conciliaciones con… el capital?

El feminismo en sus formas avanzadas, como auténtico movimiento, pone la vida –tu vida, nuestras vidas– en el centro. Es tendencialmente revolucionario. Sigue un recorrido histórico consecuente. Lo hemos heredado, y lo seguiremos profundizando: se llama anticapitalismo.

--------------------------

*Fernanda Rodríguez. Filósofa especializada en temas de género. @fernandarlop 

Autora >

Fernanda Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

60 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. deja

    Por otro lado, si una persona, quiere salir en las redes sociales, en internet, orinando en cualquier calle, espatarrados, me da igual, ni me escandaliza, ni me importa lo más mínimo. Es mayor de edad, y, se metió en la red social, presumiendo de que se había meado en diversas ciudades. Su imagen quedará para siempre en internet. Pero, claro, el silencio ha sido absoluto, nadie protestó, incluso defendieron en una televisión nacional a esa persona, que trabaja actualmente en un gobierno público, de una ciudad. La doble vara de medir, que se hayan metido con unas azafatas de Fórmula 1, que iban todas preciosas, es inaudito. No tiene sentido. No es creíble.

    Hace 2 años 5 meses

  2. Nombre

    He leído algo sobre Historia de las mujeres, no lo sé todo, ni mucho menos. No me metería nunca en la vida de otras personas, interviniendo, a decirles lo que tienen que hacer, dando lecciones, juzgando. No es algo que encuentre positivo, porque si hiciera algo así, luego no podría lamentarme de que se metieran en mi existencia, en mi vida privada, social,es un despropósito. Pero, lo dicen muy claro, lo personal es político, el que no está conmigo, es enemigo. Terrible.

    Hace 2 años 5 meses

  3. Cert

    Hay aspectos del feminismo que no me agradan, por ejemplo su obsesión por el idioma inclusivo. Lo que pasó con las azafatas de Fórmula 1, decirles a unas personas mayores de edad, unas mujeres, lo que tienen que hacer, metiéndose en sus vidas, juzgando. No me gustó nada. Porque las feministas o feministos no toleran que nadie les diga lo que tienen que hacer, ni soportan que los contradigan o cuestionen. Bien, entonces, que no se quejen si alguien se entromete en sus vidas, y, los mira con microscopio, juzgándolos, y, dándoles consejos. Parece que lo sepan todo.

    Hace 2 años 5 meses

  4. Soles

    Hay aspectos del feminismo que no me agradan, la obsesión por el idioma no sexista o lenguaje inclusivo,; y sobre todo lo de las Azafatas de Fórmula 1. Se han metido en las vidas de otras personas, mujeres, mayores de edad, juzgando, y, diciéndoles lo que tienen que hacer, irse, quedarse sin su empleo. Pero, a las feministas, o, feministas, que nadie los contradiga, o, o, los cuestione, se ponen de los nervios. Si el feminismo se mete en las vidas de otras personas, pues, también se podrá meterse en sus vidas, en lo que hacen, en como visten.

    Hace 2 años 5 meses

  5. deja

    Los descendientes de Emli du Châtelet, se pueden sentir orgullosos de una antepasada tan ilustrada. Desde luego, tener un negocio de comida, restaurante, bar, casa de comidas, es muy sacrificado. Pero, si les gusta su profesión, y, cuidan su empresa, se nota. Fallos puede tenerlos todo el mundo, no hay nadie perfecto.

    Hace 2 años 5 meses

  6. Nombre

    En un principio existió el sacerdocio femenino, en tiempos remotos, pero, con el paso de los siglos, el sacerdocio se convierte en territorio de hombres, supone poder, y, sobre todo el diezmo, a pagar por los servicios. El principio del capitalismo, tal vez. ¿Cómo se llamaba la mujer de Pilatos, el personaje de la Biblia? ¿Qué sueño tuvo? Si Pilares hubiera tenido un sueño, estaría en la Biblia, bien descrito. Siendo su mujer, la que tuvo el sueño, no hay forma de saberlo por medios normales.

    Hace 2 años 5 meses

  7. Cert

    Las madres, a menudo, han transmitido los conocimientos de cocina; en el Reino Unido, a partir de la II Guerra Mundial, se perdió la cultura propia de su cocina, no se lo preguntaron a las ancianas del Reino Unido nunca. Tienen muchos restaurantes, obviamente, pero, no es lo mismo. Porque es un negocio, es algo profesional, capitalista a tope, y, cuando sucede algo así, en general lo controlan hombres, se gana dinero. Es muy sacrificado, pero, no es lo mismo, que la cocina enseñada por mujeres.

    Hace 2 años 5 meses

  8. Cert

    Paracelso decía que aprendió mucho de las brujas; se sabe el nombre de este personaje, de Suiza, pero, el nombre de las brujas, ni se conoce.

    Hace 2 años 5 meses

  9. Soles

    En las enciclopedias, la biografía de personas famosas, músicos, pintores, escritores; normalmente sólo ponen el nombre del padre, a veces el de la madre, mas, no es lo habitual. Incluso en enciclopedias especializadas en Historia de las mujeres, cuesta encontrar el nombre de la madre del personaje femenino. Episodios Nacionales, con muchos papeles a interpretar para actores, actrices; dibujos en el cuaderno, y, el ordenador.

    Hace 2 años 5 meses

  10. Soles

    Existió María La Sanguinaria; también una condesa húngara que mataba doncellas; existieron las guardianas nazis. Pero, también existió Emilie du Châtelet, una noble francesa de principios del siglo XVIII, gran estudiosa de las matemáticas, filosofía,y, diversas ciencias; nunca han filmado una película de Emilie du Châtelet, no parece que haya ningún interés. Para mi, al menos mi Biblia particular, es la Historia de las mujeres en África, en Occidente, El mito de la Diosa, Las guerreras del mundo antiguo: las amazonas. Son mi Biblia, y, los libros de Criminología. Dibujos en el ordenador, en los cuadernos; enumeración de una lista de papeles para actores, actrices, según esos libros, incluido la Biblia. Comparación con los papeles que interpretan los actores y actrices, a lo largo de los años. Es una tarea minuciosa, paciente. Vale la pena. Mucho más que lo del lenguaje inclusivo, una manera de perder tiempo, energía.

    Hace 2 años 5 meses

  11. Soles

    Personalmente, vuelvo a escribir, preferiría una ley contra la violencia intrafamiliar, que abarcara a hombres, mujeres, niños. Mas, el feminismo no es responsable de la natalidad, si es baja, o, alta, los seres humanos son responsables. Con una ley del aborto legal, es una posibilidad, nunca una obligación. Una mujer, un matrimonio, pueden tener los hijos que quieran, 3,3,4,5,6....etc, con una ley de aborto legal. Todo son exageraciones, antifeminismo., hasta la obsesión. En fin, ya llegarán las elecciones.

    Hace 2 años 5 meses

  12. Soles

    Por otra parte, es preocupante el antifeminismo creciente que se observa a nivel político, dicen unas barbaridades, sin fundamento. No hay porqué creer o aceptar todo lo que afirma el feminismo; pero, es casi una obsesión, como buscando chivos expiatorios. Se olvidan, tal vez, de la corrupción de otras instituciones, como la PONU, y, no obstante hay mucha más benevolencia hacia la PONU, que hacia el feminismo. Es muy preocupante, recuerda a otras épocas, siglos anteriores, siglo XVI, XVII, cuando se desató una persecución fanática hacia la presunta brujería,o, lo que consideraban supuesta brujería. Es muy positivo leer libros sobre Historia, para no cometer los mismos errores.

    Hace 2 años 5 meses

  13. Cert

    En mi opinión, leer la Historia de las mujeres, en África, en Occidente, es como leer la Biblia, en cierta manera. Es una tarea muy laboriosa y paciente, y, depende de las entendederas de los seres humanos, y, su capacidad de sacar sus conclusiones, sin juzgar o criticar a nadie. Los libros del Tibetano, se me ocurre un centro de estudios tibetano, que sea legal, y que, incluso imparta títulos oficiales. La financiación se conseguiría por los socios. Es igual que los centros de estudios bíblicos, cristianos, titulación oficial, aunque los títulos son algo simbólico, se premiaría el esfuerzo, el interés. La financiación, por los socios.

    Hace 2 años 5 meses

  14. Soles

    Al escribir el comentario, de que se puede deducir o interpretar que según los libros de Historia de las mujeres, han transmitido una ideología, es una opinión. No un juicio de valor, o, una crítica. Los libros se pueden interpretar o entender de muchas maneras, a mi juicio. Si leen los libros que explican la ideología de género, y, los entienden, otro premio, porque es un gran lío. En cualquier caso, hay que dar siempre gracias por saber leer, y, poder dedicar un tiempo a leer libros, en un tiempo donde los libros van a la baja.

    Hace 2 años 5 meses

  15. Nombre

    Otro libro curioso, investigación de campo, y, archivo, Las guerreras del mundo antiguo: las amazonas. La realidad de la investigación, estudio, no tiene nada que ver con las películas. Mucho trabajo, esfuerzo, otra medalla.

    Hace 2 años 5 meses

  16. Soles

    Otros libros que pocas personas leen, en mi opinión, La Biblia, El Mito de la Diosa, El Libro del Tibetano. Quienes se los hayan leido, y, hayan entendido, asimilado la lectura, un premio. Un gran mérito. Mucho esfuerzo, trabajo.

    Hace 2 años 5 meses

  17. Cert

    Por otro lado, dicen que hay una ideología de género, es posible. Pero, según los libros de Historia de las mujeres, en África, en Occidente, ha existido una ideología. Todo lo deduzco de los libros, libros que pocas personas leen.

    Hace 2 años 5 meses

  18. Cert

    Adivino los comentarios despreciativos burlones, sobre la película El exorcista. Primero señalar que en la vida real era un niño, no una niña. Segundo, que no quisiera estar en la piel de una persona que pasa por algo así; hay mucha ignorancia; se lee muy poco. Y, en estos temas tan esotéricos, antiguos, del exorcismo, no me lo tomaría a la ligera. En mi opinión, RS como si esas personas que necesitan un exorcismo, primero ir al psiquiatra para descartar alguna enfermedad mental, segundo, tal vez se conviertan en un canal. A través de su persona se manifiestan seres muy bajos espiritualmente, y, al mismo tiempo, muy inteligentes. Quizás sea una prueba que tengan que pasar para crecer espiritualmente, y, hacerse más fuertes. Hay personas que han pintado cuadros sin saber nada de pintura, los maestros de la pintura, a través de ellos pintan sus grandes cuadros.

    Hace 2 años 5 meses

  19. deja

    En mi opinión, además, ni la persona que dice ser machista, ni la otra persona, que dice ser feminista, no han leído nada de la Historia de las mujeres; no serían capaces de mirar a la cara a la niña que aparece en la película de El exorcista, del año 1973; y, ninguno se quedaría más de un día en la casa de la niña, saldrían los dos corriendo, aterrorizados. Es una broma. Buen mes.

    Hace 2 años 5 meses

  20. Nombre

    Me da igual si una persona dice que es machista, o, feminista; en mi opinión son roles papeles, personajes, que los seres humanos deciden adoptar, son como trajes, que las personas se ponen. Pero, según las investigaciones de experiencias cercanas a la muerte, que se podrían interpretar como una iniciación, ese traje, cuerpo físico, se deja en este mundo material. Y, a menudo una persona ve su vida, con lo bueno y lo malo.

    Hace 2 años 5 meses

  21. Cert

    Evolución, salto espiritual, desarrollo espiritual, algo que todavía está muy lejos de producirse. Toda esa negatividad, dejarla atrás. Según la hipótesis de la reencarnación, todas las acciones tienen unas consecuencias, acciones buenas o malas, todo queda registrado. Y, se paga un precio, pasa bien o para mal.

    Hace 2 años 5 meses

  22. Soles

    También hay casos de hombres violentados, menos que las mujeres, pero, hay casos. Algún día se terminará el tabú que existe hacia esa cuestión. Los medios de comunicación no parece que tengan interés en investigar en este aspecto. Pero, incluso en un caso de agresión sexual, la mujer, lo tiene más complicado. Absolutamente a favor de la legalización del aborto en todos los países de este planeta. Y, se pueden sacar cifras escalofriantes, en todos los países. Es una lacra, que no para.

    Hace 2 años 5 meses

  23. Cert

    En mi opinión, mientras sigan produciéndose en este mundo hechos tan brutales, salvajes, como violaciones, y, violaciones en grupo, por el uso de la fuerza del grupo, de drogas, es imposible plantear siquiera la prohibición de la legalización del aborto, es algo imposible. También hay hombres agredidos sexualmente, violados, menos que las mujeres, pero, hay casos de hombres víctimas de violaciones. Es una locura. Indignante, por otro lado, estos personajes reaccionarios, machistas, que, están en contra de la legalización del aborto. Cuando las noticias son espantosas, indignantes, brutales, violencia contra las mujeres, de manera muy cobarde. El feminismo, estos hechos tan violentos, producen una reacción feminista.

    Hace 2 años 5 meses

  24. Cert

    No escribo más sobre este tema, pero, a mi juicio, cuando se decide meterse voluntariamente en algo tan complicado, enseguida detectan sus puntos débiles. Porque se detecta cierta arrogancia, ego, nosotros somos gente educada, somos los buenos. ¿Seguro que son ustedes los buenos? Lo dudo Esto se volverá a plantear el año que viene. Mientras existan guerras, y, de momento es una utopía, no se acabará nunca esta cuestión.

    Hace 2 años 5 meses

  25. Cert

    Y, tal y como está el desarrollo espiritual de los seres humanos, hombres, mujeres, no hay muchas personas dispuestas a esa consagración. Quizás en el futuro sea así.

    Hace 2 años 5 meses

  26. Cert

    Lo que quiero expresar, es que cuando unas personas deciden meterse en el tema complicado del aborto, para impedir su legalización, lo hacen voluntariamente, nadie los ha obligado. En un momento determinado decidieron intervenir; no basta con criticar al feminismo, eso no significa nada, criticar es como juzgar. Y, cuando se juzga, se está diciendo que el de enfrente es muy malo,y, nosotros somos los buenos. Es muy infantil, amiguitos, implica un compromiso, una consagración, estar dispuesto a llevar una vida espiritual muy limpia, coherente. Porque sino es así, no van a tener fuerza moral para juzgar, o, para impedir la legalización del aborto

    Hace 2 años 5 meses

  27. Cert

    No entro a juzgar a nadie, el decidir acudir a servicios de prostitución, eso sería meterse en un terreno muy complicado, hacer juicios de valor. Si se lo pagan con su dinero, es su decisión. Lo que resulta incomprensible es que todavía haya mujeres que mueran por abortos clandestinos en su país, aunque sea una, dos, el número da lo mismo. Pues, la lucha seguirá en los próximos años, y cada vez más fuerte.

    Hace 2 años 5 meses

  28. Cert

    No sabría,como calificar un país que vota en contra de la legalización del aborto. Hay que tener muy mala leche en el cuerpo, o, mucho interés en controlar las decisiones de las mujeres que deciden no ser mamás. Son mayores de edad, déjenlas en paz, no se metan en su vida. Igual que las personas que deciden pagarse servicios de prostitución, si ambos son mayores de edad, y, se lo pagan con su dinero. No se parará el tema aquí, lo volverán a plantear el año que viene, y sino lo consiguen, el siguiente. Y el ambiente estará cada vez más violento. Allá cada país con sus decisiones.

    Hace 2 años 5 meses

  29. deja

    He escrito machismo casposo; las personas que votaron en contra de la legalización del aborto, en un parlamento. Las mujeres que quieran abortar en ese país, irán al extranjero,o, a la clandestinidad. Da igual el número de mujeres que mueran por abortos clandestinos, aunque sea una. Igual que existe el machismo casposo, existe el feminismo casposo, por supuesto. Porque lo del idioma no sexista o lenguaje inclusivo me importa un bledo, es una manera de perder el tiempo, y, de dar argumentos para burlarse. Aunque es verdad que a veces se pueden emplear expresiones más generales: Escuela de Artesanía, por ejemplo. Me parecen perfectas las caricaturas, del machismo, del feminismo, del capitalismo del comunismo. Lo que quieran, mas en los países civilizados, el aborto es legal, no obliga a nadie.

    Hace 2 años 5 meses

  30. deja

    Bien, lo de las caricaturas está muy bien, en mi opinión. Ahora, voy a escribir sobre el tema del aborto; una cuestión muy sensible. Estoy totalmente a favor de la legalización, desde la mayoría de edad. Es una ley que supone una posibilidad, no una obligación. No se puede ni se debe obligar a las mujeres a ser madres, o, a no ser mamás. De la misma manera que no se puede obligar a los hombres a ser padres, o, a no ser lo. Votar en contra de la legalización del aborto, es un machismo casposo, aunque sea votado en un parlamento, o, en referéndum, o, aunque voten en contra muchas mujeres, que, ya es el colmo. La ley de violencia de género, personalmente la cambiaría por JNA ley de violencia intrafamiliar, pero, es mi opinión. Una ley que abarcara a hombres, niños, ancianos, igualdad ante la ley. Obligan a las mujeres a abortar en la clandestinidad, o, al extranjero. No hay nada más que discutir, en un mundo donde siempre ha existido la prostitución, guerras, violaciones. Por cierto, la prostitución, tanto femenina como masculina, violaciones, se incluyen a mujeres, a hombres. Incluso en la desgracia de la violación, traumática, las mujeres lo tienen muy complicado. Es cierto que las agresiones sexuales a hombres son un número menor, pero, existen. Quizás sea un tabú.

    Hace 2 años 5 meses

  31. Cert

    Tengo una colección de caricaturas sobre mi persona, hechas por dibujantes en la calle; me río mucho, y, no siento ninguna ofensa. Hay ideologías que me recuerdan a algo, a un país muy lejano, a la otra punta del continente. Es una curiosa tradición, de antiguos guerreros. Y, tengo mucho respeto por todas las culturas.

    Hace 2 años 5 meses

  32. deja

    No se pretende juzgar la Historia, lo que sé lo he sacado de los libros, los datos históricos. Quizás proteger de manera especial a las mujeres sea algo cultural, o, instintivo. Es posible que incluso siendo muy igualitario, se proteja más a una niña que a un niño, sin darse cuenta. Menos mal que existen medios de comunicación alternativos a las radios y teles.

    Hace 2 años 5 meses

  33. Soles

    En mi opinión, en el caso específico de la mujer, se ha pasado de la tradicional protección familiar, del padre al marido, según los libros de historia; a la protección del Estado, de organizaciones internacionales, como puede ser la ONU. Y, claro, esta institución, no me creo nada. Porque su historia es para hacer una película, una serie de televisión. Y, sin embargo, todos esos libros, no hay películas, quizás no interese al público. Es una opinión, pero, no me agrada esa especial protección de Estados. Las cosas se ganan con esfuerzo, no llorando, o, quejándose en las teles. Que habría que investigar mucho lo de los medios de comunicación, para hacer otra película.

    Hace 2 años 5 meses

  34. Soles

    No quiero una especial protección, para ser coherente, la primera que me río de mi persona, y, que me agrada que me hagan caricaturas, yo misma. No me tomo en serio ninguna ideología, las hacen los seres humanos, hombres, mujeres. Nunca me tomaré en serio a la ONU, no me creo nada de lo que diga dicha organización, o, al menos, me lo creo a medias. Quiero ser capaz de protegerme sola, cuando llegue a la ancianidad, será distinto. Por favor, no me protejan tanto, ni intervengan tanto, yo sé lo que quiero, buscarme la vida, conseguir las cosas con mi esfuerzo.

    Hace 2 años 5 meses

  35. Soles

    No creo en la ideología feminista, no hay obligación de creer, como si fuera un acto de fe. No es mi "religión". No soporto que la ONU, trate a las mujeres con tanto paternalismo, como criaturas. No soporto la especial protección que los Estados, gobiernos de todo tipo proyectan hacia las mujeres. Me enfada mucho que a unas azafatas de fórmula 1 mayores de edad les digan lo que tienen que hacer, marcharse, dejar su empleo, sin importar su opinión, evidentemente no las respetan para nada. Me ofende que exista siempre esa especial protección, nunca le he pedido a ningún gobierno que me proteja de manera especial, que me trate como sino pudiera valerme por mi misma. No soporto esa intervención, es algo que me molesta cada vez más. No me agrada el victimismo, el estar siempre quejándose, lamentándose. No entiendo porqué no se puede hacer una caricatura del feminismo, como si existiera una censura. Porque existen caricaturas, exageraciones, de muchos temas. Estas son mis razones, argumentos.

    Hace 2 años 5 meses

  36. deja

    Otro libro interesante, en mi opinión: Las guerreras del mundo antiguo, las amazonas.

    Hace 2 años 5 meses

  37. deja

    Se sugiere leer los siguientes libros: La Biblia, El mito de la Diosa, Historia de la vida privada, Historia de la ONU, Libros sobre Criminología, Episodios Nacionales, Historia de las mujeres en África, Historia de las mujeres en Occidente. En esos libros hay muchos papeles a interpretar para actores, actrices. Por otro lado, la sugerencia para leer lis libros anteriores, no significa que crea en la ideología feminista. Son libros perfectos, a mi juicio, para lis concursos de la televisión, porque pocas personas los habrán leido.

    Hace 2 años 5 meses

  38. Soles

    Los manteros, en las calles, están en su derecho a vender sus productos, pero, en un lugar digno, ordenado; no en el suelo, en una manta, en cualquier momento se pueden levantar, echar a correr, no miran nada, y, suelen ser tipos muy fuertes, robustos. Y, claro, a pagar sus licencias, como el resto de comerciantes. En cualquier caso, la Unión Africana, tiene que poner orden, sino lo hacen ellos, es imposible, por muchos muros que pongan en las fronteras. Orden en la Unión Africana, Orden en la Unión Europea.

    Hace 2 años 6 meses

  39. Cert

    El presunto machismo es transversal, en mi opinión, por la derecha, por la izquierda, también en mujeres, e, incluso, en los que son presuntamente feministas. Una cultura, muy ignorante de la historia de las mujeres en África, en Occidente, tal vez, porque supone mirar de frente a historias muy duras. Pero, todo llegará, poner fronteras, es absurdo, y, máxime, con los piratas informáticos. No sé donde está la solución para evitar la emigración desesperada de tantas personas, víctimas de mafias. Pero, dejar que se ahoguen en el mar, no es la solución, dejar que entren sin control alguno, tampoco, porque se tiene que planificar todo muy bien, no hacer nada, dejar que la situación se pudra en sus países de origen, tampoco es la solución. Esas personas dicen que no quieren tanta ayuda, basta conque se puedan ganar la vida en su tierra.

    Hace 2 años 6 meses

  40. deja

    Bien. La bonita flor de Onagra, como tantas otras plantas, flores, es una planta extranjera, llegó en un barco, en plena guerra, de los siglos XVII, XVIII, y, poco a poco se fue abriendo camino. Palió las hambrunas de las guerras, y al principio se usó como flor ornamental. Tuvo que ser un botánico el que la drscubrió. Es una sabiduría de siglos, de miles de años. Se podría filmar una película, con la excusa de la planta. Está todo conectado, si mueven una piedra en el otro continente, tiene una repercusión, y, viceversa. La historia de las mujeres, en África, en Occidente, muchos personajes para actores, actrices. Como los libros sobre Criminología, Episodios Nacionales.

    Hace 2 años 6 meses

  41. Soles

    Siento orgullo de la bonita flor de Onagra, es oro líquido, es preciosa.

    Hace 2 años 6 meses

  42. deja

    No me interesa lo del idioma no sexista, o, lenguaje inclusivo, es una forma de perder el tiempo, en mi opinión. Aunque es cierto, que, a veces, se pueden emplear expresiones más generales, como Escuela de Artesanía, Colegio de Arquitectura, se entiende perfectamente. Pero, no conocen a las mujeres, ni siquiera saben la historia. No podrían soportar un dolor de regla, todos los meses, desde los 12 años, más o menos. No tienen aguante, esa regla tan dura, tan dolorosa los tumbaría de un puñetazo de dolor. Tiene arreglo, claro, todo tiene arreglo, cada vez se investiga más en ese campo, de las mujeres. Por eso, cuando lloran, se lamentan, y, hacen esos comentarios, son como criaturas. No aguantan a largo plazo.

    Hace 2 años 6 meses

  43. deja

    No ofende quien quiere, sino quien puede. Para ofender hay que tener algo de cerebro, evidentemente, semejantes personajes no tienen nada de inteligencia, quizás mucha mala leche, mucho retorcimiento, pero es su problema. Bien, hablando de otro tema, si esta especie de histeria rancia, es la última ola, histeria presuntamente machista, a mi juicio, esperemos que pase pronto. Porque si usted no quiere que lleguen a su país, poniendo muros, muy bien, no se meta usted tampoco en los países de los demás, déjelos en paz, que comercien en igualdad de condiciones, no invada sus aguas territoriales, y arrase con toda su pesca, dejándolos sin sustento, sin medio de vida. La mayor parte de los emigrantes quieren volver a su país. No apoye a dictaduras, porque el que pueda se va a ir de su país, por cuestión de supervivencia.

    Hace 2 años 6 meses

  44. delfinatos

    Bien, una ola extremista y muy fanática recorre el mundo, a mi juicio. En un país de Iberoamérica, el más poblado de todo ese gran continente, un candidato a la presidencia, le dice a una diputada que nadie la iba a violar nunca, no se lo merece; y sino dice exactamente esas palabras, algo muy parecido. Se parece mucho, a otro presidente, que cuando era candidato, y ante las preguntas de una periodista, soltó lo de la menstruación, que si la periodista debía tener la regla. Me acuerdo de ciertas frases que determinados personajes han soltado por la radio; uno llegó a afirmar, que con todos los años que llevaba trabajando con mujeres en la radio, nunca había notado que tuvieran la menstruación en esos meses, quizás se tomaran un paliativo. No ofende quien quiere, sino quien puede, y en la mano está de los votantes el votar o no a esos personajes. Por cierto, esa gente que tanto se queja, se lamenta, llora, porque según su criterio existe una ideología de género, o , incluso una dictadura de género, se les sugiere que lean la Historia de las mujeres en Africa, la Historia de las mujeres en Occidente, Historia de la vida privada, el mito de la Diosa, la Biblia, las guerreras del mundo antiguo, las amazona, libros de Criminología,,,,quizás dejasen de lamentarse tanto, y algo aprenderían. Personalmente no creo que exista ninguna idelogía de género, pero, las opiniones son libres.

    Hace 2 años 6 meses

  45. deja

    Hay cosas que no tienen sentido, en mi opinión. La cabeza está para pensar, creo yo, lo que digan los medios de comunicación me da lo mismo; me estoy dando cuenta de muchas historias que no cuentan en los medios de comunicación, salvo honrosas excepciones. Parece que todo o casi todo está enfocado a ver una parte de la historia.

    Hace 2 años 6 meses

  46. deja

    Por otro lado, una huelga feminista, que ya lo plantearon el año pasado, una huelga feminista con todo lo que está pasando en Cataluña, una parte de Cataluña quiere la independencia, o, eso dice,y con algunas regiones en España que tienen un régimen especial, con una financiación excelente con un cupo especial,y, consagrado en la Constitución Española de 1978. No tiene ningún sentido, a mi juicio. Por otro lado, ¿por qué esa separación del 1 de mayo? ¿Por qué nunca han reivindicado que el 8 de marzo sea festivo?

    Hace 2 años 6 meses

  47. Cert

    Se me viene a la mente, una película que filmaron, hace años, sobre la vida de Hipatia de Alejandría, y, por extensión, la quema de la Biblioteca de Alejandría. Se pusieron enseguida a atacar a la película, de una manera feroz. Fuerte, la película no era perfecta, una hipótesis de la vida de Hipatia. Como se pusieron. Esto es la ofensa constante, nunca se sabe por donde pueden salir los ofendidos, por la derecha, por la izquierda. Claro, tal vez, si se leen los cinco tomos de la Historia de las mujeres en África, y, los otros cinco tomos de la Historia de las mujeres en Occidente, hay al quien que se ofende, nunca se sabe hoy en día.

    Hace 2 años 6 meses

  48. deja

    Me acuerdo de una caricatura, de una vendedora de mercado, ya se sabe que las caricaturas son exageraciones. Hubo un colectivo o red feminista que protestó, y, el artista tuvo que cambiar el dibujo. Con estas cuestiones de agresiones sexuales, muy desagradables, he decidido que no voy a ser audiencia, y, mucho menos, en las redes sociales. Quizás utilicen estos temas como excusa para enfrentarse, es su problema. Porque si se dedicaran a leer más libros, seguro que algo aprenderían, en vez de tanta red social. Pero, ya se apañarán.

    Hace 2 años 6 meses

  49. Soles

    Libros como Historia de las mujeres, en África, 4 tomos, Historia de las mujeres en Occidente, 5 tomos, Historia de la vida privada, 5 tomos, Episodios Nacionales, 5 tomos. Se comprende que supone mucho esfuerzo, con la cantidad de papeles a interpretar para actores, actrices. Lo de la red social, una locura, insultos, negatividad.

    Hace 2 años 6 meses

  50. Soles

    Pensando con más calma, igual hay personas que se ofenden cuando se tratan temas muy duros, a mi juicio, como es lo de las agresiones sexuales, porque, hoy en día, no se puede decir nada; o, se ofenden con lo de la Historia de las mujeres; hay mucha susceptibilidad, y, en las redes sociales mucho más, la gente dice barbaridades. De hecho, he optado, por no seguir ningún caso de violencia sexual, de este tipo de delitos por ningún medio de comunicación, y, mucho menos por las redes sociales; escriben atrocidades espantosas, pero, se lanzan a insultar de una manera cero, y, eso que no son las víctimas. Terrible.

    Hace 2 años 6 meses

  51. deja

    Creo que he escrito bien claro mi opinión sobre la ley de violencia de género, que no me agrada. También aprecio las cosas positivas de la civilización, no todo es negativo, por supuesto. Y, también incluyo a hombres como víctimas de agresiones sexuales, malos tratos, y hasta prostitución. Muchos hombres han muerto en guerras, luchando como soldados. Y pongo el dedo en la llaga, lo de la ley del aborto. Los sectores que votan en contra de la legalización del aborto, o, que dicen, salvemos las dos vidas, no tiene sentido alguno. Porque van a haber mujeres que recurrirán a lo clandestino, sea el número que sea, o, al extranjero. Y, desde siempre han existido guerras, violaciones. Es un problema muy grave, la mujer, como siempre, la que más complicado lo tiene. Tendría que producirse una especie de cambio espiritual tan profundo, dar un salto de conciencia, los seres humanos, como subir de nivel, para que no existiera lo del aborto. A lo mejor, algún día se produce.

    Hace 2 años 6 meses

  52. Soles

    Y no se olviden de leer, si quieren, las guerreras del mundo antiguo, las amazonas. Un regalo especial, en mi opinión, para los que afirman que hay una agenda de género, o, ideología de género, y, también para los que afirman que son feministas, eso dicen.

    Hace 2 años 6 meses

  53. deja

    Y no olvidarse de leer, La Biblia y el Mito de la Diosa.

    Hace 2 años 6 meses

  54. deja

    Me importa una higa lo del lenguaje inclusivo, no vale la pena, a mi juicio, perder el tiempo en esas bobadas, perder el tiempo, y, hasta hacer el ridículo. Por cierto, aquellos que tanto proclaman que hay una ideología de género, y, hasta dictadura o agenda de género, es de suponer que habrán hecho el esfuerzo de saberse muy bien la historia de las mujeres, en África, en Occidente, aparte de saberse muy bien los libros de ideología de género, según dicen. Y, lo mismo para los supuestos feministas, es de esperar que se sepan buen la Historia de las mujeres, en África, en Occidente. Porque si se han metido en esos bosques, es su rol o papel, lo escogieron ellos, nadie los obligó. Muchos papeles a interpretar para actores, actrices.

    Hace 2 años 6 meses

  55. Soles

    En resumen, que quien quiera meterse en estas cuestiones de ideología de género, feminismo, que lea mucho, y, que se prepare estos temas a fondo, ideología de género, eso afirman algunas personas, Historia de las mujeres, en África, Occidente, Historia de la ONU, y, que se lo trabaje a fondo, para no hacer el ridículo en un debate de radio, televisión. Se argumenta, los gritos, insultos, sobran. No es obligatorio, por cierto.

    Hace 2 años 6 meses

  56. Soles

    Los motivos por los que sugiero la lectura de libros de Historia de las mujeres, y, otros libros, que a mi, al menos, me agradan, son muy simples. Primero, dejar claro que no es obligatorio leer ningún libro, y, que, si un libro no agrada, sea el que sea, lo mejor es dejar de leerlo. La razón, que haya un debate, en serio, entre personas que se hayan preocupado por informarse sobre la historia de las mujeres, y, sobre lo que algunos sectores, denominan ideología de género. A mi juicio, durante miles de años, han querido imponer una ideología, l,o, una manera determinada de ver la existencia. Son millones de años, por otro lado, que son un verdadero misterio, mucho antes de que surgieran las grandes religiones. Y, claro, hay muchas incógnitas, objetos encontrados en excavaciones arqueológicas, que no tienen sentido, por ejemplo pilas, como las que utilizamos hoy en día. Objetos volantes no identificados, que ya se veían hace siglos. Experiencias cercanas a la muerte, que, hace siglos ya se conocían

    Hace 2 años 6 meses

  57. Cert

    Si todo es como una obra de teatro, a mi juicio. El ser feminista o no serlo, es representar un rol, un papel, y, llegar a creerse ese papel o personaje. También personajes como rockefeller u otros parecidos, están representando un rol, un personaje. La parte positiva, muchos más papeles a interpretar para actores, actrices.

    Hace 2 años 6 meses

  58. Soles

    Historia de las mujeres en Iberoamérica, dentro de la Historia de las mujeres en Occidente. Los expedientes X, fenómenos paranormales, en Iberoamérica. La fauna y la flora de Iberoamérica. En esos libros, más papeles a interpretar para actores, actrices. En realidad, el ser feminista,o, no serlo, es algo que supone desempeñar un rol, se esrá interpretando un papel, como si se formara parte de una obra de teatro.

    Hace 2 años 6 meses

  59. Soles

    Se sugiere leer los siguientes libros: Historia de las mujeres en África, Historia de la vida privada, Historia de las mujeres en Occidente, La Biblia, El mito de la Diosa, Las guerreras del mundo antiguo, las amazonas, Libros sobre Criminología, Historia de la ONU, la fauna ibérica, la de las islas, la fauna africana; en esos libros hay muchos papeles a interpretar para actores, actrices. Otro libro, Episodios Nacionales, con muchos personajes para actores, actrices. Libros sobre la denominada ideología de género, más papeles para actores, actrices. No me interesa el lenguaje inclusivo, es un lío. Las leyes escritas en idioma inclusivo, son mucho más pesadas y machaconas de leer. Aunque es verdad, que, a veces se pueden utilizar expresiones más generales: Escuela de Artesanía, Colegio de Arquitectura.

    Hace 2 años 6 meses

  60. juan

    Clara Campoamor, liberal (que no neoliberal) ¿tampoco fue feminista? ¿esta señora pretende apropiarse de una lucha transversal para sus otros posicionamientos ideológicos? Igual millones de mujeres pasan de seguir los credos de feministas apropiacionistas que buscan confundir luchas, pero con tan mala memoria que no recuerdan el papel en los regímenes no-capitalistas del este...pocas o ninguna mujer se veía en sus politburós y ninguna en el puesto de mando.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí