1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Obras y sombras

Consuelos y anhelos de don Antonio Machado

Hay una tarde machadiana en todos nosotros; ésa que susurra, por entre la tristeza, que “hoy es siempre todavía”

Miguel Ángel Ortega Lucas 4/03/2018

<p>Caricatura de Antonio Machado</p>

Caricatura de Antonio Machado

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

En mi soledad
he visto cosas muy claras
que no son verdad

Muchas, demasiadas veces necesitamos que alguien nos diga esas palabras.

En nuestra soledad, cuando caemos, castigados por nadie, en el sótano de nuestra conciencia, cuando todo se tizna de sombras y sólo vemos pájaros de luto, necesitamos que alguien nos tome la cabeza, nos mire a los ojos; nos recuerde, enjugándonos las lágrimas, que eso tan claro que estamos viendo no es verdad: sólo las sombras de marioneta que bailan al son del miedo.

(Necesitamos, demasiadas veces, que alguien nos recuerde que el miedo es sólo un bufón haciendo muecas, espantándonos de las puertas de los caminos que llevan a los mejores sitios: dijo alguien, alguna vez.)

Es el consuelo. El remanso hospitalario, como una caricia de aire, que parece tocarnos la cabeza cuando volvemos a la poesía de ese titán del infortunio llamado para la posteridad Antonio Machado. El consuelo. De alguna manera misteriosa, palpitante en el rincón más soleado de la conciencia, donde los recuerdos atardecen, una sombra muy familiar, muy parecida a la figura de don Antonio, vuelve a nosotros para revolvernos el pelo desde su altura, para decirnos que el llanto nos engaña, nos está enturbiando la vista del horizonte y el crepúsculo abiertos en la ventana más allá:

¿Lloras?... Entre los álamos de oro, 
lejos, la sombra del amor te aguarda.    

Hay una tarde machadiana en la cabeza de todos nosotros. Es algo muy tenue, un vislumbre apenas: algo muy frágil; algo invencible. Como la calma blanca, brillante, que queda después del llanto, cuando ya no se espera nada, y que sin embargo prende un fuego en alguna parte para hacernos andar de nuevo; para caminar de nuevo hacia la vida. Es una derrota dulce. Es un cavilar de tren a media tarde, entre las estaciones del dolor, recordándonos que siempre habrá allí, sin embargo, allí, más allá, a lo lejos en la llanura, un hogar humilde con lumbre y conversaciones en voz baja; una posada en que no tener miedo, y descansar. (Una calma que conjura la congoja por lo que sucedió o lo que sucederá, diciendo que todo está bien, que todo está muy bien). Es una amistad dentro de uno mismo.

Hay una tarde machadiana en la cabeza de todos nosotros. Es algo muy tenue, un vislumbre apenas: algo muy frágil; algo invencible

Antonio Machado también tuvo que ser su propio profesor de consuelo. Decía su madre, Ana Ruiz, que “nunca tuvo la alegría propia de la juventud”. ¿Por qué? Cómo saberlo. (Cómo saber nada, en realidad.) Lo que sabemos es que nació en 1875 en Sevilla, que al muy poco su familia se trasladó a Madrid, y que su anclaje a los vislumbres de sol del Palacio de las Dueñas, el sitio de su ciudad natal en que nació y vivió sus primeros cuatro años, se quedó a vivir titilando para siempre en su soñar, contando un cuento de surtidor y sombra con el lenguaje que sólo pueden entender los oídos del niño aquel que no muere nunca.

Un día, sentado con su abuela Cipriana en un banco de la plaza de la Magdalena, en Sevilla, con “6 ó 7 años”, el pequeño Machado disfrutaba de una caña de azúcar. Cuando vio pasar a otro niño con otra caña en la mano, preguntó a la abuela: “¿No es verdad que la mía es mayor?”. La abuela, “con un acento de verdad y de cariño que no olvidaré nunca”, respondió: “Al contrario, hijo mío; la de ese niño es mucho mayor que la tuya”. Y sentenciaba el escritor, ya adulto (en Los complementarios), quién sabe si aventurando demasiado: “Todo lo que soy –bueno y malo–, cuanto hay en mí de reflexión y de fracaso, lo debo al recuerdo de mi caña dulce”.    

Todo cuanto hay en nosotros de reflexión y de fracaso puede deberse a las veces (interminables) en que alguien, la vida misma, nos dice en su idioma variable que tampoco es verdad aquello que vemos tan claro; esta vez para nuestro bien. Esta vez para que no vayamos por ahí con la ilusión de ser omnipotentes, porque no somos, al cabo, apenas nada (somos Todo y nada a la vez). Pero si el fracaso es inevitable, la reflexión posterior es imprescindible para seguir viviendo sin rencor, sin la cadena siniestra de la culpa y la autocompasión y el resentimiento; para aprender la lección de sabiduría y coraje que viene a enseñarnos la humildad.

Sería muy grato que siempre nos enseñaran esto “con un acento de verdad y de cariño”. Por ejemplo:

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
–así en la costa un barco– sin que al partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.

Y si la vida es corta
y no llega la mar a tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa.

Antonio Machado supo esperar. Y esperó, y esperó... [A veces demasiado: no se sacó el bachillerato, entre unas cosas y otras, hasta los 24 años; no consiguió su plaza de profesor de francés hasta los 34. No hay noticia, por cierto, de que suspendiera a nadie jamás.] Esperó, sobre todo, “la hora de una ilusión” por emerger en el balcón aquel de “la desierta plaza”, tras “un laberinto de callejas”. Esperaba, como todos, por encima de todo, el amor, pero por alguna razón (su carácter, su timidez, su incapacidad para los juegos pícaros de salón en los que sí era tan diestro su hermano Manuel; o Dios sabe), se lo impidieron tenazmente hasta hacer arraigar en él la amargura temprana de haber “malgastado su juventud sin amor”. Quizá por eso se terminó enamorando de quien era casi una niña.

Leonor Izquierdo apenas había cumplido los 15 años cuando contrajo matrimonio con Machado, en Soria, primer destino del profesor de francés. Se sabe muy poco de ella, salvo que era morena, de tez pálida, ojos oscuros y carácter noble, y que todo el mundo la quería. Su noviazgo puede resultar grotesco teniendo en cuenta la extrema juventud de ella y los veinte años de diferencia que les separaban. Pero no tanto si tenemos en cuenta asimismo la precocidad (forzosa) de las mujeres (adolescentes) de la época para ciertos menesteres, y que la bondad y el carácter inofensivo de Machado hicieron que nadie albergase dudas sobre el respeto que le guardaría. Cosas de la época, si se quiere. Como la tuberculosis. De eso mostró los primeros síntomas, la jovencísima Leonor, durante una estancia del matrimonio en París. Machado renunció a la pensión que le habían otorgado para ampliar allí estudios y regresó con ella inmediatamente a Soria (Rubén Darío le prestó el dinero). Tampoco podemos saber cuánto llegaría a rezar por que aquella niña no se desvaneciese del todo entre las sábanas, pero así fue. Murió a los 18 años, tres años exactos después de la boda. Entonces,

Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería. 
Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar. 
Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía. 
Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar.

“Cuando perdí a mi mujer pensé pegarme un tiro”, contaba Machado en una carta a Juan Ramón Jiménez: “El éxito de mi libro [Campos de Castilla, publicado ese mismo año de la muerte de Leonor, 1912] me salvó, y no por vanidad, ¡bien lo sabe Dios!, sino porque pensé que si había en mí una fuerza útil, no tenía derecho a aniquilarla”.

Nunca se sabe dónde puede anidar de nuevo la esperanza. O la coartada para creer que hay esperanza, y seguir haciendo camino (no hay ninguna diferencia).

Hemos dicho que la poesía de Machado se parece a la palabra consuelo. También se parece a la palabra anhelo. Ese caminar continuo de su vida y de su obra, ese pasear de la ciudad provinciana al campo, del río al aula, de su soledad a sus asuntos, es también el transcurrir de todos nosotros: el andar cotidiano del que se busca a sí mismo a la hora de una esperanza /y una desesperación. Huyendo de la desesperación que quiere atarnos, pero que no tiene ya nada que dar (lo sabemos, lo sabemos en el fondo...), de la tristeza que hierve como olla de pobre en las últimas calles del pueblo en silencio, al atardecer, sacamos la fe y la fuerza que no hay para seguir andando. Al encuentro de algo, algo que aún espera. Como

el niño que en la noche de una fiesta 
se pierde entre el gentío 
y el aire polvoriento y las candelas 
chispeantes, atónito, y asombra 
su corazón de música y de pena, 
así voy yo,
(...)  
siempre buscando a Dios entre la niebla.

Pero era una diosa lo que buscaba. Un espectro que tardó dieciséis años en aparecer, estancia en Baeza de por medio. Se llamaba Pilar de Valderrama, pero en los poemas de Machado es Guiomar. También poeta, Valderrama, de 39 años en 1928, se presentó en Segovia (última plaza como profesor de Machado) hacia el mes de junio, sin previo aviso, para conocer al fin al autor de los versos que tanto amaba, y que sabía de memoria. Mujer culta, acomodada, católica y sentimental, acudió a Machado justo después de un episodio conyugal del que no se repararía nunca (el suicidio de una amante de su marido, relación que sólo descubrió entonces). Huyó a Machado, podría decirse. Éste quedó atónito al verla, como un crío ante una aparición. Y así sería durante los ocho años siguientes, atrapado el escritor en el anhelo por una mujer con quien se escribía de continuo y se citaba cada sábado, clandestinamente, en una taberna de Madrid –él volvía de Segovia todos los miércoles–, pero que sólo quería una relación exactamente platónica; intercambiar con su poeta fantasías e inquietudes líricas, y que él la llamara mi diosa, pero jamás nada cercano a lo erótico.

Hemos dicho que la poesía de Machado se parece a la palabra consuelo. También se parece a la palabra anhelo. Ese caminar continuo de su vida y de su obra, ese pasear de la ciudad provinciana al campo

Así fue hasta que Valderrama huyó con su familia a Portugal al inicio de la guerra civil. Machado jamás desfalleció; con una tenacidad, un desvalimiento, una humillación ora conmovedoras, ora penosas, siempre prefirió tenerla de esa manera fantasmagórica, arrodillándose en verso y prosa ante sus muros de continuo, a no tenerla en absoluto. Estaban, en cierta forma, condenados a encontrarse. A no encontrarse, queremos decir. Valderrama solía hablar de lo que ella llamaba el tercer mundo: no lo que ahora conocemos por tal, sino una dimensión inaprehensible “entre el sueño y la vigilia” donde lo posible fuera posible. Donde poder escapar mentalmente de una vida que no soportaba, por ejemplo, pero a la que debía presunta fidelidad. Donde poder encontrarse con el poeta tutor de su corazón, por ejemplo, sin la “mancha” (sic) impura que el amor y el sexo y sus destrozos van causando sin remedio: no le interesaba como hombre, sino como refugio sublime.

Muchas veces, al bajar del tren en la Estación del Norte, Machado iba a pie hasta la linde del Parque del Oeste, desde donde podía atisbarse el balcón de su espectro inalcanzable.

Como todos los amores, al cabo:

Todo amor es fantasía;
él inventa el año, el día,
la hora y su melodía,
inventa el amante y, más,
la amada.
[Pero] No prueba nada
contra el amor que la amada
no haya existido jamás.

No: no desmiente al amor, no lo hace menos real (pues ¿qué es real, al cabo?), que sea una fantasía; que invente, como un fantasma, a quien se ama.  

Y no nos equivocaremos, seguramente, al aventurar que todavía pensaría en ella en sus últimos días, agonizando al otro lado de la frontera con Francia, en el hotel Bougnol-Quintana de Collioure; donde murió el 22 de febrero de 1939, a los 63 años, perdida la guerra para la causa republicana tras un caminar horrendo hacia el exilio. Matea, la mujer de su hermano José Machado, contaría luego: “Estuvo cuatro días muy agitado. Se veía morir. A veces se le oía decir: ¡Adiós, madre, adiós, madre!, pero mamá Ana, que estaba bien cerquita en otra cama, no le oía porque estaba sumida en un coma profundo”.

...¿No le oía? Cómo podemos saberlo. Quién puede saberlo: Hoy es siempre todavía. Siempre, hoy, es todavía. Y a toda pena sobrevive, invencible, “una ilusión cándida y vieja”:

En el ambiente de la tarde flota
ese aroma de ausencia
que dice al alma luminosa: nunca,
y al corazón: espera...

 

--------------------

Las referencias biográficas de este artículo proceden íntegramente del volumen de Ian Gibson ‘Ligero de equipaje. La vida de Antonio Machado’ (Ed. Aguilar).


Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. El autor

    Gracias a los dos :)

    Hace 2 años 1 mes

  2. pepa

    Después: "en amor el olvido pone la sal". (Siempre un placer leer a Miguel Angel. Gracias).

    Hace 3 años 1 mes

  3. Ernesto

    Hacia mucho que no leía nada escrito con tanta sensibilidad.

    Hace 3 años 1 mes

  4. pepa

    O un refugio sublime.

    Hace 3 años 1 mes

  5. pepa

    Consuelo: "te quiero para olvidarte". Anhelo: "para quererte te olvido". Y al revés. Y aún cuando amor sea fantasía.

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí