1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La huelga feminista y la envidia de pene

El 8M no es un fin sino el principio de un proceso que está en nuestras manos construir para reclamar cosas concretas, e imaginar otras formas de organización social. La huelga constituye la constatación y toma de conciencia colectiva de nuestro poder

Nuria Alabao 21/02/2018

<p>Manifestación en defensa del aborto libre, en septiembre de 2016, en Madrid.</p>

Manifestación en defensa del aborto libre, en septiembre de 2016, en Madrid.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Freud dijo que toda mujer desde el momento de su nacimiento está frustrada por no tener pene. En un clásico del feminismo, La mujer y la subversión de la comunidad (Akal), Mariarosa Dalla Costa señala que a Freud se le olvidó decir que este sentimiento de frustración surge en el momento en el que la mujer se da cuenta de que tener pene quiere decir tener poder (Evidentemente no se refería a las transexuales). “Y ni mucho menos puso esto en relación con el hecho de que el poder tradicional del pene abrió una nueva etapa de su historia cuando la separación entre hombre y mujer se convirtió en una separación capitalista. Nuestra lucha parte de aquí”, concluye Dalla Costa.

Evidentemente nadie niega que la separación –la subordinación de la mujer– fuese anterior al capitalismo, aunque las formas de desigualdad tuviesen declinaciones muy diferentes según el lugar y las formas de producción. Lo que creó el capitalismo de forma masiva fue el salario, y de él excluyó todas las tareas que hacen posible la vida y se las atribuyó a la mujer. Así, lo que llamamos tareas de reproducción –limpiar, cocinar, criar, cuidar–, es decir, producir trabajadores, estarían exentas de cualquier reconocimiento social y derecho y permanecerían invisibilizadas en el ámbito de lo privado. El salario sería para el hombre y con él mantendría al resto de la familia –y su poder sobre ella. Casi no importa decir que las desigualdades que sufrimos las mujeres hoy están relacionadas con esa separación de roles. Además, nuestra falta de “poder social” y la reclusión de las mujeres en el ámbito de lo privado ha sido el humus para el crecimiento y consolidación de la violencia machista. Por tanto, lo que queremos no es un pene biológico y funcional –aunque algunas pudiéramos sentir curiosidad por la cosa en sí– sino el poder de los que están abajo, el poder social que nos permita revertir la situación de desigualdad que todavía se produce. 

La huelga productiva ha sido el instrumento por antonomasia de la clase obrera para demostrar su poder. Una herramienta que nació y se desarrolló en otra era, entre fábricas y sindicatos. Interrumpiendo la producción y los servicios, el beneficio peligraba y las ciudades se paralizaban y con ello los trabajadores organizados demostraban su fuerza, conseguían mejores condiciones y a veces un reparto algo más justo de las rentas que generaba su trabajo. Hoy día es más difícil hacer huelga porque las propias características del trabajo han cambiado: es menos estable, más fragmentado y precario. Incluso algunas autoras como Cristina Morini hablan de que la feminización del trabajo se ha extendido a toda la sociedad. Es decir, la mayoría del empleo está asumiendo los rasgos que hasta ahora tenían aquellos sectores donde era mayoría la fuerza de trabajo femenina: mal remunerados, poco reconocidos, temporales y precarios, con jornadas parciales infrapagadas. Es decir, cada vez es más difícil hacer huelga porque no tenemos derechos reconocidos. 

A pesar de todo convocamos huelga

El 8 de marzo el movimiento feminista en asambleas masivas, alegres y potentes y de manera internacional –muy a lo 15M– ha convocado huelga general de mujeres, y también de cuidados, estudiantil y de consumo. Es cierto, para muchas es complicado hacer la huelga laboral. No hace falta ser una trabajadora de un taller clandestino en Elche para que parar de trabajar un día implique que no se cobra, que tu puesto peligra –o que luego habrá que trabajar el fin de semana o por las noches–, cualquier periodista o traductora freelance y otros tanto trabajos de mujeres que se consideran de clase media, tampoco podrán hacer huelga de forma organizada. 

Y aunque contra todas las dificultades se decida secundarla, ¿quién se va a enterar si esos trabajos no cuentan en la esfera pública? ¿Cómo hacer que parar cuente? La clave es estar organizadas, juntas se puede visibilizar nuestra fuerza –ese poder que buscamos– y encontrar maneras de sostener las huelgas de las que no pueden hacer huelga, ya sea con cajas de resistencia o de otras mil maneras que ya inventaron los hombres y mujeres del movimiento obrero, nuestros predecesores. Solo hay que reconstruir la memoria de las luchas y trenzar de nuevo las amarras de la organización. Aunque hoy nos parezca complicado. Los principales retos, llegar a las mujeres que más difícil lo tienen, también el organizarse, y encontrar un suelo común con ellas. Las Kellys, las trabajadoras domésticas o las dependientas de Bershka que hicieron huelga marcan el camino.

Por tanto, el 8M se trata de visibilizar el trabajo –pagado y no pagado– de las mujeres, de tomar conciencia y demostrar nuestra fuerza, de inventar la protesta otra vez, juntas. O al menos, de reflexionar públicamente sobre nuestros trabajos, nuestras vidas y cómo queremos vivirlas. No es una convocatoria cerrada, sino una palanca para seguir inventando la protesta que inaugura nuevas preguntas. ¿Cómo va a parar cada una y cómo lo va visibilizar? ¿Cómo paran las que están cuidando en lugares como residencias de ancianos donde a veces los servicios mínimos coinciden con los turnos habituales que ya están bajo mínimos? ¿Cómo hacen huelga las trabajadoras domésticas que apenas tienen reconocidos derechos y la mayoría no tiene contrato? ¿Qué pueden hacer los hombres que no están llamados a parar pero quieren colaborar? Y todas las relacionadas con la huelga de cuidados: ¿cómo podemos dejar de hacer esas tareas ineludibles, quién llevará al niño al cole, quién cuidará al abuelo? (Aquí los compañeros o amigos pueden encontrar formas de apoyar la huelga.) ¿Ese día no se come, no se limpia, no se lava?

Poder para contestar el poder

Este artículo empezaba hablando de penes y poder. Las mujeres queremos poder, pero ¿qué poder? Si el trabajo de reproducción de la fuerza de trabajo es vital para el sostenimiento del capitalismo y el de cuidados es un trabajo que hacemos fundamentalmente las mujeres, tenemos una enorme palanca de poder. En los 70, las primeras marxistas que ampliaron el concepto de producción de mercancías y servicios a la reproducción social decían que reconocer la enorme importancia de este trabajo para el capital implicaba comprender la extraordinaria fuerza de las mujeres.

La huelga feminista no es un fin sino el principio de algo más, un proceso que está en nuestras manos construir para reclamar cosas concretas: servicios públicos, socializar los cuidados, un cambio radical en las condiciones de las trabajadoras domésticas, permisos de paternidad/maternidad iguales –y sufragados por las empresas–, la renta básica y tantas otras cuestiones. Pero también para imaginar otras formas de organización social. Con la huelga se abre un momento de disyunción momentánea para que nos replanteemos qué es el trabajo, para que reconfiguremos los espacios y las formas de producir de las mujeres. Para evidenciar el conflicto capital/vida. ¿Cómo es una vida que merece la pena ser vivida? ¿Cómo la conseguimos para todos y todas? La desigualdad –y la retirada del Estado– nos resta dinero, posibilidades, libertad, descanso y tiempo para organizarse. La huelga es pues, una promesa, una subversión momentánea, las cosas podrían ser de otra manera, démonos el tiempo para pensar cómo lo hacemos y con quién. 

“Hemos trabajado bastante”, decía Mariarosa Dalla Costa, “hemos recogido millones de toneladas de algodón, lavado millones de platos, raspado millones de suelos, mecanografiado millones de palabras, puesto los hilos de millones de radios, lavado millones de pañales a mano y a máquina. Cada vez que nos han “abierto puertas” para entrar en alguna fortaleza masculina, nos han abierto a una nueva cota de explotación. Con todo, la lucha de la mujer que trabaja fuera no va dirigida a volver al aislamiento del hogar, por más que algunas veces los lunes por la mañana, el lugar pueda parecer atractivo.” Las mujeres tenemos que descubrir nuestras posibilidades. La huelga es una oportunidad. Porque queremos guarderías y residencias, pero también queremos tiempo para estar con los niños y con los ancianos, y con los amigos, cuándo y dónde queramos. Queremos tener tiempo, queremos tener poder.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Flipado

    ¿Y si un día hacemos huelga los hombres? También se pararía el mundo, ¿no? Ya está bien de intentar enfrentarnos

    Hace 3 años 1 mes

  2. juan

    Algunos hombres y algunas mujeres afortunadamente viven un 99% del tiempo y se relacionan como personas, sin que cada acto dependa del género, ni del partido a quien se vote, ni del puesto de trabajo....y si hay una injusticia se denuncia sí, pero no se crea un modus vivendi alrededor de la diferencia.

    Hace 3 años 1 mes

  3. Hanna

    «Y todas las relacionadas con la huelga de cuidados: ¿cómo podemos dejar de hacer esas tareas ineludibles, quién llevará al niño al cole, quién cuidará al abuelo? (aquí los compañeros o amigos pueden encontrar formas de apoyar la huelga.) ¿Ese día no se come, no se limpia, no se lava?». Esa es la cuestión, falócratas de mis entretelas, ¿nos echaréis las dos manos, en lugar de sacar la lengua a pasear, cosa que ya habéis hecho, estáis haciendo, antes de que la huelga sea un hecho, y seguiréis haciendo? Y, vosotras, compañeras, NO dejaréis todo resuelto en casa, incluido cuanto atañe al más chiquitín y mimado y sinvergüencilla de la casa, para ir a la huelga al día siguiente más en paz con vosotras mismas, más tranquilitas, ¿verdad que no? ¡Ay, Carmela, si no fuera ESO lo que somos, 'seres humanos', algo distinto a LO OTRO, 'botas que pisan sin mirar qué', golpean, literal o metafóricamente, y que, después, en el mejor de los casos, buscan el amparo de esos mismos seres humanos, cuando la fatiga de esa *uta guerra los estresa, los fatiga, los humilla, los derrota; en el peor, descargan sobre esos seres humanos, su frustración, su autodesprecio, su humillación, sus miedos... hasta que 'la lucha' los llama de nuevo, ¡ah, del infartito a tiempo! Y esto lo dice quien desde niña tuvo mucho más que claro lo imprescindible de la independencia económica, por encima de toda cosa la logró, cobró al céntimo lo que sus compañeros, ocupó cuantos puestos ocupaban ellos, o los humilló, mucho antes del primer asalto macho y en cualquiera de sus vertientes macho. Preguntaos a vosotras mismas, ¿seré capaz de NO dejar todo resuelto en casa, incluido cuanto atañe al más chiquitín y mimado y sinvergüencilla, para ir a la huelga en paz conmigo misma al día siguiente, más tranquilita y en paz conmigo misma? Esa es cuestión. En cuanto al pobre don Segismundo, compañeros y compañeras, que diuen, ou din... ¡a buenas horas esas mangas austríacas o casi! P.S. En preuniversitario, abuelos o jovencitos del alto plumero, a algunos ya nos tocó como cuestión para todo el curso un monográfico: El psicoanálisis: Freud, Jung, Adler.

    Hace 3 años 1 mes

  4. Paca

    no deja de ser curiosa la posbilidad de pensar de otra forma el capitalismo agonizante que la expansión de la conciencia feminista está facilitando y su contraste con los comentarios que provocan los artículos feministas, como este, lúcidos. Aunque sea verdad que tb. Freud dijera otras cosas, y las que no tuvo tiempo histórico...

    Hace 3 años 1 mes

  5. Jorge García

    A Freud no se le olvidó la relación de pene y poder. Todo lo contrario, se refería precisamente a eso. Cansadito estoy de los que juzgan a Freud sin conocer su obra.

    Hace 3 años 1 mes

  6. Kaeno

    Lamentable la situación a la que estamos llegando . Señores/as hemos perdido la guerra , nos han dividido , nos han disgregado , la lucha de clases ha quedado repartida en batallitas de género, de nacionalidades , de .... Estoy muy entristecido con que la presión reformadora de la olla exprés que debería ser el movimiento obrero se pierda en pequeñas grietas que no van a cambiar realmente el mundo , pero bueno señores/as no hay nada más que añadir. El muerto esta muerto y ahora solo queda enterrarlo y llorar.

    Hace 3 años 1 mes

  7. daniel

    Apoyo el comentario de Miki. Esa entrevista es de las mejores que creo que he visto/leído de Jordan Peterson. Está tan cargada de ideas esenciales, que a lo mejor necesitan ustedes leerla dos o tres veces para empezar a comprender la complejidad del ser humano. A ver si a si dejamos de reducirlo todo a cuatro argumentos estúpidos y dañinos para todo el mundo. Que no se puede ir diciendo por ahí con todo el orgullo que los hombres son los opresores porque tienen pene. Que aparte de pene tenemos cabeza, confío en que como ustedes. Da verdadera pena. Estáis cavando vuestro propio hoyo de victimismo, vosotras solitas. Enhorabuena. Por cierto, siento haberme explayado tanto en este comentario. Pero como que continuamente trato de decirme que al feminismo todavía le queda sentido útil y capacidad para conseguir cosas, y luego leo esto.

    Hace 3 años 1 mes

  8. Aimée

    Totalmente de acuerdo con el fondo, ojalá el día ocho marque un antes y un después en la lucha feminista. Pero, por favor, leed a Freud antes de hablar sin saber... Da vergüenza

    Hace 3 años 1 mes

  9. pablo

    pues nada vayanse a venezuela.MEDIOCRES.

    Hace 3 años 1 mes

  10. c

    ¡ si señoras ! ¡ si no huelga es que cuelga !

    Hace 3 años 1 mes

  11. Monica

    Ya se puede comenzar a hablar de la envidia de la vagina.

    Hace 3 años 1 mes

  12. Miki

    Os dejo aquí la estupenda entrevista a Jordan Peterson en elmundo.es: http://www.elmundo.es/opinion/2018/02/12/5a80aa4746163f61168b4622.html

    Hace 3 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí