1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Norma Brutal

Viva mi libertad de expresión, no la tuya

Ángeles Caballero 21/02/2018

<p>Libertad de expresión. </p>

Libertad de expresión. 

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

Anoche, orgullosa de llegar siempre tarde a las últimas polémicas, me coincidió la condena al rapero Valtonyc con ese momento de paz en el que los niños acaban de dormirse. Primero vi un titular diciendo que la condena era por injuriar al rey y me pareció salvaje la sentencia, luego leí a un abogado pidiendo, casi suplicando, que nos leyéramos la condena. Apagué el móvil y puse la tele. Sí, estoy orgullosa de embrutecerme.

Entonces me encontré con una entrevista de Ana Pastor a Javier Gurruchaga en un vagón de tren. Hablaban del año 1988, cuando yo tenía 12, ya formaba parte de la Congregación de la Virgen de los Ángeles de Getafe y veía con mis padres Viaje con nosotros. Créanme, es compatible. El programa recordó el mítico sketch de un enano francés clavadito a Felipe González. Volví a partirme de la risa. Gurruchaga contó que esa hilarante entrevista provocó heridas en algunos socialistas. Pilar Miró, entonces mandamasa de Televisión Española, decidió emitirlo, no sin antes llamada previa al entonces presidente del Gobierno para advertirle. González reaccionó escribiendo una carta en la que calificaba a su imitador como un “hallazgo”. Me pareció todo maravilloso. Que la Miró lo emitiera, que el presidente encajara así el golpe, que nadie se quejase porque nos reímos con un enano.

El siguiente sketch tenía al Barça, Pujol y la Virgen de Montserrat como protagonistas. La Moreneta decía apesadumbrada que el niño le había salido perico, Pujol (Albert Boadella) tiraba fajos de billetes, el equipo culé acudía a pedir a su patrona una victoria ante el Real Madrid. También me reí, pero decidí que ya eran demasiadas horas en pie y me dormí.

Esta mañana me levanté y escuché, como siempre, a un señor que incita al odio y que se llama Federico Jiménez Losantos. Pedía a los oyentes información sobre el embajador español en Cuba, de apellido Buitrago, al que se le ha ocurrido ir a visitar la tumba de Fidel Castro. “Manden información para ver si nos podemos cargar la carrera de este señor”. Hermann Tertsch, probablemente uno de los periodistas con más clase para vestir y más odio que repartir, recordaba que el dictador cubano “ha sido el mayor asesino del Caribe”.  Me he metido en la ducha en vez de llamar a la Asociación de la Prensa o presentarme en comisaría a poner una denuncia. Soy una floja o quizá algo peor, una equidistante.

“Veo a los de Podemos y si llevo un arma disparo”, dijo hace un tiempo Losantos. Yo escucho esto y creo que encaja perfectamente en lo de incitar al odio, como creo que lo es querer “que explote un bus del PP con nitroglicerina cargada”. Pero debo ser yo, que estoy llena de incoherencias y grises. Porque cantaba de adolescente un rap infame que decía “Hey, pijo, de qué vas, tanto mirarme te voy a machacar” pero luego ahorraba para comprarme los lazos de lana y las colonias de Don Algodón.

Mientras hacía la cama me acordé de aquellos anónimos que se alegraron por la muerte del torero Víctor Barrio y que recibieron al día siguiente un mensaje de Carlos Herrera llamándoles hijos de puta. Dos millones de personas recibieron la bilis del periodista almeriense, que es una cosa un poquito desproporcionada para el mensaje de un señor del que ni usted ni yo nos acordamos cómo se llama. Y qué decir de Sostres, que destila odio, machismo y todas las cosas malas que acaban el -ismo como racismo y fascismo. Aquí, señores, hemos venido a defender la libertad de expresión siempre que sea la nuestra. Lo de unos es odio en mayúsculas, pero lo de otros es una gamberrada sin más, un aspirante a borroka.       

Me pregunto qué pasaría si hubiese un grupo de extrema derecha que dijese que todos los inmigrantes son mala gente, como al parecer lo son todos los policías, o todos los políticos de derechas. ¿Quién saldría a defender su libertad de expresión si también hubiera para ellos esos años de cárcel? ¿Los mismos, otros, ningunos? ¿La libertad de expresión depende de cómo sea la expresión, o de a quién se dirija?

Esta mañana hablaba con mi colega Esteban Ordóñez de este tema. Aseguraba que hay que defender la libertad de expresión en todos los flancos aunque nos afecte, porque de lo contrario quedan opiniones reprimidas que se enquistan, conducen al odio y éste a consecuencias imprevisibles. Luego hemos vuelto a coincidir en el problema de convertir a gente en símbolos, de lo peligrosos que son los bandos. He vuelto a leer fragmentos de las letras y las opiniones de gente poco sospechosa de sectarismo como el periodista David Jiménez y de Rubén López, que se define a sí mismo como “socialdemócrata, gay, feminista, culé y talaverano” y que sabe lo que es que te quieran partir la cara por no cumplir expectativas y opiniones ajenas. Activista de verdad, no torero tuitero de salón.

La condena puede ser desproporcionada, pero para eso ya hay gente como Miguel Pasquau, Magistrado del TSJ de Andalucía y colaborador de Ctxt, que dice las cosas con mucho más criterio y jurisprudencia que cualquiera de nosotros. Yo no he venido aquí a hablar de sentencias, porque soy una ignorante, al contrario que el 99% de Twitter. Yo he venido a hablar de libertad de expresión. O todas, o ninguna.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ángeles Caballero

Es periodista, especializada en economía. Ha trabajado en Actualidad Económica, Qué y El Economista. Pertenece al Consejo Editorial de CTXT. Madre conciliadora de dos criaturas, en sus ratos libres, se suelta el pelo y se convierte en Norma Brutal.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fer

    Colau impide un acto de Tabarnia en un local público, no permite en la via publica un acto de jura de bandera con miles de ciudadanos inscritos. Son solo dos ejemplos de limitaciones de la libertad de expresión por parte de politicos que ocupan cargos publicos y cobran sueldos pagados por todos los ciudadanos aunque no les hayan votado. A este juego juegan todos.

    Hace 3 años 9 meses

  2. pasturo

    Hay por aquí gente, hazteoír, Fer (Fer, tú no eres de izquierdas, no nos vengas con milongas, no pasa nada por ser del psoe o C,s hombre) que confunde manifestar que la opinión de alguien no te gusta en absoluto a pedir cárcel por ello. A mi no me gustan en absoluto vuestras opiniones, se me aflojan los esfínteres al leeros, pero no se me ocurriría pretender que os encarcelasen por ello. No sé si sois capaces de ver la diferencia. Vuestro afectísimo.

    Hace 3 años 9 meses

  3. hazteoir

    Lanzar piropos o citar siquiera la palabra “piropo”. No, no es broma. No sólo quieren prohibir los piropos, sino que además, el año pasado feministas de Podemos pidieron prohibir que se use la palabra “piropo” en campañas publicitarias. La apología del terrorismo y las amenazas de muerte de Valtonyc les parecen legítimas, pero llamar “guapa” a una chica les parece intolerable. Escribir “La Coruña”. Éste es el topónimo en español correspondiente a esa capital gallega, pero el BNG sostiene que es un “topónimo ilegal”, como si por escribirlo así te pudieran multar. Casualmente, el BNG es uno de los partidos que han salido en apoyo a Valtonyc. Si el rapero hubiese escrito “La Coruña” en vez de lanzar amenazas de muerte, a lo mejor el BNG estaría pidiendo su encarcelamiento. Criticar el comunismo. Ayer Izquierda Unida pidió a la UE que condene a España por el caso de Valtonyc, pues según la coalición comunista penalizar las amenazas de muerte y la apología del terrorismo hechas por el rapero vulnera derechos fundamentales. Precisamente, en 2014 Izquierda Unida pidió en su programa electoral que la UE persiguiese a los anticomunistas. La idea de la libertad de expresión que tiene IU se debe parecer mucho a la que tenían Lenin y Stalin. Poner una bandera española en tu balcón. Podemos es uno de los partidos que exhiben una actitud profundamente hispanofóbica, hasta tal punto que el pasado mes de diciembre su secretario de organización justificó un intento de incendiar un piso porque tenía la bandera española en el balcón. Entra dentro de lo previsible que tipos así sientan simpatía por un totalitario como Valtonyc. Decir que los niños tienen pene y las niñas tienen vulva. Es una obviedad biológica, pero los fanáticos de la ideología de género no admiten que la biología les lleve la contraria. Podemos, que ahora apoya al rapero Valtonyc, apoyó en el Congreso que se sancionase a HazteOir.org por afirmar esa obviedad biológica. Además, el año pasado Podemos presentó una Ley Mordaza en el Congreso para castigar a los que digan obviedades biológicas como la citada simplemente porque contradicen las opiniones de los podemitas. ¿Censura, dicen? Criticar la ideología de género. La semana pasada, Podemos fue uno de los partidos que lograron censurar una charla de Alicia Rubio en Santander, por el mero hecho de que la profesora defiende opiniones críticas con esa estafa anticientífica que es la ideología de género. No es la primera vez que Podemos intentaba tomar represalias contra Alicia por discrepar: el año pasado dos concejales podemitas montaron un acto de acoso contra ella en el instituto en el que trabaja. Así entiende Podemos la libertad de expresión. Criticar las cabalgatas del “orgullo gay”. Esos eventos se han convertido desde hace años en exposiciones de zafiedad y mal gusto, pero algunos no toleran la menor crítica al respecto. En agosto de 2015, Podemos y otros partidos de izquierda exigieron a un empresario una “inmediata rectificación” como criticar esas cabalgatas. Por lo visto, el concepto de libertad de expresión de los podemitas consiste en que si no te gustan esas celebraciones, te tienes que callar. Criticar la imposición de una lengua regional. En febrero de 2015 la dirección de Podemos en Galicia tachó de “racista” esa crítica, alegando el colosal disparate de que “la inmersión en gallego es una prescripción científica”. Incluso dieron a entender que rechazar esa imposición es propio de intolerantes. Para ellos lo tolerante es ser un totalitario de pacotil

    Hace 3 años 9 meses

  4. me

    Lástima el final. No hay opción, libertad de expresión siempre, libertinaje expresivo no tanto. El resto del artículo me ha epatado.

    Hace 3 años 9 meses

  5. troilo

    #2 Sobre el amor a una niña de doce años ya hay un libro llamado Lolita de un tal Nabokov. Corra a quemarlo, con mucha ironía y sarcasmo, eso sí

    Hace 3 años 9 meses

  6. Iago

    Ya hemos pasado el punto de no retorno. Es trágico, pero es así.

    Hace 3 años 9 meses

  7. fer

    Podríamos defender la libertad de expresión montando coros que canten el CARA AL SOL. No tiene por qué ofenderse nadie creo. Editar un libro en el que libremente se argumentasen los beneficios de la violencia de genero como terapia de pareja. No creo que a nadie se le impediría la venta de un texto así. La pedofilia y sus ventajas también podrían ser un campo para testear la libertad de expresión en nuestra modernas y libres sociedades. Decir que cuando tus razones no convencen a suficiente gente es legitima la desobediencia, el delito, el uso de la fuerza incluso el asesinato, entra de lleno en el ejercicio de la libertad de expresión, como manifestar tu deseo sexual por una niña de 12 años. De verdad es eso lo que defendemos los y las honrados y honradas personas y personos de izquierdas?

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí